sábado, 30 de marzo de 2019

SOÑÉ CON PAPÁ

Hace dos noches soñé con mi padre. Mi padre aparecía en mi sueño, rozagante, con mucho pelo en la cabeza, entrecano, y me mostraba una gran mancha de sangre muy brillante, de un rojo falso, casi bituminos0, que había salido de mi cuerpo.

- Es esto. Cáncer. Te vas a morir de esto.

Se lo veía sereno y con la mirada clara y muy viva.
Por un par de horas no puede evitar el pensamiento de que en realidad me habló en sueños.
Se lo veía libre, sereno, en un lugar de CLARIDAD.
Creo que usaba una camisa o un saco azul.
Entonces digo: La trama de la vida se va desenvolviendo adelante de mis ojos, inexorablemente, y las mas terribles fantasías y las pueriles ansias de un epílogo...
Cuidado con lo que deseas porque se te puede cumplir, no?

jueves, 28 de marzo de 2019

Anahi Lazzaroni (1957-2019)




(Disclaimer: Estos poemas son robados de un blog y la foto de una web)


Anahí Lazzaroni nació en La Plata el 30 de agosto de 1957. Reside desde su infancia en Ushuaia, capital de Tierra del Fuego, Argentina.


Publicó, entre otros: “Dibujos” (Ediciones Revista Aldea, 1988), “El poema se va sin saludarnos” ( Último Reino, 1994), “Bonus Track” (Último Reino, 1999), “A la luz del desierto” (Último Reino, 2004), “El viento sopla” (El suri porfiado, 2011). Entre 1986 y 1994 codirigió la revista “Aldea”.


Colabora en publicaciones del país y del extranjero. Poemas suyos han sido traducidos al catalán, coreano, francés, inglés, italiano y portugués.


El disfraz


Para atravesar el invierno harás tu propio disfraz.


Tendrás que elegir los paños, los hilos, el color.


En otra época árboles y caballos alegraban el camino.


Ahora que todos


están viajando hacia sus propios miedos ¿qué pasará?


¿Te alcanzarán los preparativos?


¿O necesitarás:


un vaso de agua helada,


un cuaderno de notas,


una música del barroco,


y la mano que una vez te ayudó


a reconocer los escollos en el viejo mapa?


No podemos saberlo.


No te lo diremos.






Boceto


Cantos sólo cantos


escritos en una noche de vigilia.


La juventud huye, huye


a vuelo rasante,


en ese caballo con cara de Dios


van sus aromas.






Perfil


Ágil y lustroso


salta


(en la mitad de una mañana radiante)


el pez azul


de la melancolía.






En el fin del mundo


Hoy nadie se detiene


a mirar la lluvia.


Escribir cartas


es huir de la ciudad.






Leyendo diarios


Un cocodrilo del siglo diecinueve


bosteza.


¿El río?


Cualquier río fangoso


de África lejana.


Animal de sanas y sabias costumbres


si vinieras


y devoraras este caos perfecto


no harías otra cosa


que embellecer


el mundo.






En la casa del Tigre


Cuentan grandes penas, amoríos trágicos


e historias de madres posesivas hilando la tarde.


Despliegan el dolor como si fuera un mantel


y beben alegres las copas del olvido.


Una embarcación en ruinas


navega el río de la noche,


dicen que en ella viajan


el rey mendigo y su guardia de sonámbulos.


A mediados del siglo


en una ciudad mal llamada Buenos Aires,


repiten, un niño levantaba apuestas de caballos


a espaldas de sus inmaculados padres


y más lejos otro niño loco


se inventaba solitario la llanura.


Murmuran trozos de vida


ya cubiertos por el polvo


o casi.






Dos barcos


No se por qué me persiguen dos barcos


que se estrellan en la madrugada


o en una noche que no es ni áspera ni dócil.


Apenas veo sus proas.


No los distingo, los siento ahí


en alguna parte del mar,


de otro mar que no es el mío,


tampoco el de los sueños.


Quizás sí sea el de la infancia,


más allá del Le Maire,


el de los libros o el de las pesadillas de invierno.


Dos barcos grises, sin tripulantes,


chocando sin ruido


entre olas altas.

sábado, 23 de marzo de 2019

LOS FRESCOS


LOS FRESCOS

Supuestamente dos caballeros sentados el uno enfrente del otro en una mesa esperando un café que siempre se enfriará rápido.

- Y entonces aparece esta perra, con su sombrerito de fieltro con esa cinta de colores alrededor de la coronilla, con sus botas de caña alta a darse aires por ahi.
- Conchetisima la mina.
- No sé de que se la dá. Sabe unas palabras de alemán y anda largandolo todo en castellano como si fuera de la realeza. Hija de mil putas…
- Hay que andar con cuidado. Tiene poder.
- Si, tiene el poder de mamarme las pelotas. Solo porque nació rubia se piensa que sabe de una mierda. Yo estuve casado con una rubia ocho años, me dió dos hijos y desde hace tiempo que no quiero tocar a una perra. Son la base de todas las pesadillas del hombre.
- Eso es verdad. Cuarenta y un grados de fiebre.
- Si, cuarenta y un mil grados de penas.
- La yegua.
- Si, esa hija de puta con el dedo meñique sobre la taza de té…
- Me refiero al animal.
- Si, las hijas de mil putas, ahora entiendo a los putos…
- Tito, me refiero al animal. Al caballo. De hecho a el animal en el box 32. La yegua. Está enferma. Hay que ir a auscultarla. Esa cosa marrón toda llovida.
- Ok. Aún así me siguen sin agradar las putas. Vamos a ver a esa puta.

Y entonces se levantaron los dos caballeros y cruzaron el parquizado de la escuela. Y ahi estaba el animal, un mentro setenta de alzada, gran barriga, gran pila de bosta debajo de la cola de un color verde brillante. La bosta, no la cola. La cola era una cosa de pelos largos cortados al rape a unos cuarenta centimetros, negra, hirsuta, un tanto tosca. El caballo en si no era gran cosa. Algo gordo, pesado y marrón. Había que conocerla para quererla solo apenas. En el lomo solía llevar a viejas en rehabilitacion con grandes sonrisas babientas del ocaso, lisiados, niños con paralisis cerebral. Ahora el caballo estaba en huelga con diez centimetros de intestino colgando del ojete. En los ojos habia dos piedras negras sin mayor brillo. Cuando vió a los dos hombres acercarse empezó a saludar con la cabeza como si estuviera picoteando el heno de el suelo de la caballeriza.

- Pobre cosita.
- Pobre nosotros. Mirá toda esa pila de bosta caliente, recién salida de adentro. Casi me da pena.
- Nosotros?
- El animal.

Héctor suspiro.
- Vamos adentro.

Y entraron. Era un animal manso. Lo que había tenido de salvajo lo había perdido en el picadero con todos esos contrahechos cayendose arriba de la cruz. Los dos caballeros se pusieron detrás de las ancas del animal. Un gran ojete muscular, marrón y apestoso. Había que ser un gran amante de los caballos para poder pararse delante de semejante espectáculo grotesco.

- Usted que dice, Ramos?
- O médico o balazo.
- Es lo que estaba pensando.
- Va a haber que catar.
- De profundis.
- Ok, que hay?
- Vamos con un cien pesos cada uno?
- Dale, querido.

Buscaron en sus bolsillos y pusieron cien pesos en el suelo.

- Ok, usted primero.

Ramos se pasó la punta de la lengua por los labios, se arremangó las mangas la camisa rayada y levanto el brazo en alto con un ademán importante.
Tito sonrió y dijo:

- Adelante, cuando guste.

Y Ramos metió la mano en la vagina de la yegua. El cuero húmedo y masivo de el sexo del animal se abrió como una flor asquerosa adelante de la fuerza de la mano, y ahí desapareció la mano, la muñeca, todo el antebrazo.
A Tito se le puso dura.

- Mirá como se abrió la hija de puta.
- Y está bien calientita.
- Me imagino.
- Está bien cocidita.
- Y a cuanto diria usted que se eucuentra la nalga este día?
- Unos 39 grados, tal vez cuarenta.
- Apúrese antes de que nos vean.
- Nadie querria ver esto aunque estuvieran adelante, y si estuvieran adelante tal vez tambien querrian hacerlo.
- está todo acuoso y pegajoso aquí dentro. Tal vez tengamos que operar.
- Valdrá la pena?
- es una pobre criatura.
- Una pobre criatura con su brazo adentro. Tan pobre no es.
- Que quiere decir, Tito?
- Digo que es por el bien de el animal que estemos acá testeando a la criatura. O se cura o va para mortadela.
- Tengamos esperanzas.
- Apúrese Ramos, me toca!
- Bien.

Ramos sacó el brazo. Era un asco. Pero un asco asco, un asco bien asco por el bien asqueroso de la veterinaria equina. El caballo no valía mas de dos mil pesos pero estaba adiestrado y esos niño paraliticos le tenian cariño. Cuando lloraban o se caían de el otro lado del caballo, TAMBIEN LLORABAN. No importaba que les dieras o le quitaran. Querían al animal porque eran las piernas y los cerebros que ellos no tenian, que los veterinarios no tenian. Si hasta parecia que no tener cuerdas vocales para poder a mandar a todos los seres vivos del planeta a cagar estaba genial. Y un caballo no podía hablar. Si un animal era de uso, uno podia hasta sentir algo por ellos, incluso mas sentimientos, o solo unos pocos, que por un ser humano. A un caballo se le podía atar, se le podia dar de comer, le podias poner riendas y cabalgar o solo pasear, alguna gente, a los mejores caballos, los hacían correr por dinero. Mucho dinero. Cantidades gigantes de dinero. En eso se diferenciaba un caballo de una tortuga, o una tortuga de una rata. Había una pirámide de animales útiles e inútiles, el primero era el hombre, por darle el sentido a los caballos y un uso pecuniario, en el fondo estaban las ratas y las ballenas, que no aportaban nada.

Tito tambien se arremangó, inspiró hondo y metió el brazo adentro de el equino. Entró como dulce de leche en una manga de repostería.
- Definitivamente está caliente aquí dentro. Me hace acordar a una novia que tive. Una vez le metí el tubo del telegono en la… ahí.
- Me jode, Tito.
- No, es verdad. Adaba por ahí el teléfono inalambrico y ella estaba abierta de piernas masturbandose y chorreandolo todo por todos lados. Fué divertidisimo. Entonces sonó el telefono y lo tuve que sacvar de adentro de mi mujer. Por suerte ya no tengo mujer. Telefono si tengo. Yo diria que tenemos unos… cuarenta y dos grados…
Sacó la mano de adentro de la vagina de la yegua y se limpió el brazo con una toalla sucia.

- Ok, momento de la verdad. Hey, de donde vienen estos caballos tan hechos mierda?
- De algun lugar muy lejos de esto que estamos haciendo nosotros.
- Sí, de un lugar menos oscuro.
- Y menos limpio.
- Y con menos música. Escucha, Ramos?
- No, que?
- Es el sonido de los ángeles...
- Tito, usted desvaría.

Tito sonrió con todos sus dientes postizos.

- Sí, estaba chamuyando.
Metieron el termómetro gigante adentro de la bestia. Marcó 39 grados y medio.
Ramos tomó los dos billetes de cien y se los puso en el bolsillo de la pechera de la camisa.
Salieron los dos mirando a ambos lados para asegurarse de que nadie los hubiera visto entrar.
Llegaron al quincho y le pidieron al mozo del mostrador dos cafés cortados con una medialuna cada uno. De grasa.

- Todavía tenemos que decidir que hacer con esa perra.
- A mi me parece que mejor lo dejamos como está, que se monten arriba hasta que se caigan al suelo hombre y caballo.
- Me refería a la mujer. A la obsesa, al íncubo con el sombrerito, a la hacendadita, a la Gran Zorra.
- esperemos.
- Si, esperemos. Y si no que se curta la hija de una gran puta. La odio.
- Yo tambien. Y odio todo lo que tenga que ver con ella. Que la manden a Alemania, que reciba sus premiecillos y cocardas. Que le den todo el champán y que se ahigue en su propia mierda.
- Nosotros sabemos mas.
- Y ella no sabe lo que nosotros estamos pensando.
- Tal vez lo intuye.
- Tal vez podemos matarla.
- Como lo harías, Tito?
- Le haría oler mis pelotas hasta que se caiga enferma y azul. Usted ramos?
- Yo le meteria un palo de carne en el culo hasta que se quede ciega de alegría monumental. En realidad la zorra no me vá ni me viene. Con mi Volkswagen me alcanza y me sobra.
- Pero Ramos, con eso no hacemos nada.
- Conozco un cabarulo donde hay minas mas enteras que esta cerda de Sandra Cohn.
- Tiene nafta el auto?
- Sí.
- Quedemos a las 23 horas. Hoy he mandado el saco a la tintorería.
- Eso. A las 23 horas. Cuando brillen las luces.
- Nostros, Ramos, cuando brillemos nosotros.
Se tomaron sus cafecitos. Eran dos dobles con muy poca leche.

PERLAS Y JAULAS



Yo te quiero tanto

como raro fue en mis manos

un girasol y una orquídea,

así,

de otro planeta y fuera de alcance,

rara y radiante,

pensando yo en perlas y jaulas.

viernes, 22 de marzo de 2019

ASÍ


ASÍ

Creo que me gusta
su pelo, su cuerpo
la manera en toma mi
mano en las suyas
con las uñas pintadas de un azul cenizo
dándome esos rayos cósmicos donde la
dureza de la incómoda silla de metal
con mi culo encima
desaparece
me siento renovado - exaltación incluso -
confundido incluso en estas nuevas 
alegrías del mundo que nunca habían
venido antes

En su toque moran ambos la vida rediviva 
y el inminente sucumbir
yo me arrodillo por dentro todo quemado
y en mi cabeza desfloran la tierra 
los huesos de  mis padres y mis abuelos
y cuando miro la pared 
- ese agujero innombrable donde aparece
en marca al agua la linea de pobreza que
me oprime el pecho -
quiero morir y quiero vivir y
quiero suspirar y vomitar
quiero inundarme el pecho de angustia hirviente
y ahogarlas docilmente en alcohol
o en crear algún nuevo monstruo privado 
en mi mente momentáneamente clara
pero me reprimo y bajo el hombro
le acaricio el pelo la beso la abrazo fuerte
hasta que gime de dolor
comparto lo pegajoso y que hace chillar
de asco y de alegría y de exasperación histérica
y temblamos de vez en cuando
y me pregunto si algun día me
extrañará como 
yo ya la extraño
a ella

jueves, 21 de marzo de 2019

El lugar donde dije me muero de miedo

Uno se arrepiente 
de ciertas fotos o simplemente 
uno descarta 
recuerdos? 
Pregunto porque yo no 
me puedo deshacer de ninguno 
y cuantas mas fotos 
mejor 
para hallarme y hallarlos 
de vuelta aqui 
en el exilio de mis distancias. 
El lugar donde dije 
y repito que 
me muero de miedo 
y ay! de que algun dia 
me sepa en otro sitio.
Debo mejorar.


lunes, 18 de marzo de 2019

COMO SER UN BUEN PAPÁ

En el minimarket con mi novia de un metro cuarenta y seis
y él esta ahi, cochecito de bebé una niña
de dos años, un bebé de 10 meses
él está cargando exactamente unas diez botellas de litro de birra
las mete en el porta pañales
la niña mordisquea un pedazo de plastico
el bebé sale corriendo marroncito pelusilla en cabeza como es
el se agacha para poner las botellas en el cochecito
el pantalon se le baja casi hasta las rodillas
tienbe una raya de culo blanca, enfermiza y gorda
y llena de pelos
su cara es como su orto, no tiene felicidad alguna
sus hijos andan en andrajos, pero el es rico
tiene un reloj de oro
zapatos enormes en sus dos estúpidos pies
lo conozco desde que tiene unos trece años
no tiene destellos en sus ojos es hijo de un garca
y ahora se ha multiplicado
la niña nos mira y sonrie
y el bebé esta masticando un sachet de jabon liquido para
ropa
es la manera que algunos se preparan para un fin de semana
o san patricio
o cuando tenes dos hijos por los que sentís absolutamente nanda
yo agarro una lata de medio litro de Quilmes
dos tetras de salsa pomarola, mi mujer agarra media docena de huevos
y esperamos en fila
el medio hombre tiene una camisa negra y se tambalea para
sacar otra vez las botellas incrustadas adentro de el cochecito de bebé
paga seiscientos cincuenta pesos en efectivo
mi mujer dice: por eso no quiero tener niños nunca!
yo le digo: shhh.. es mi vecino

a veces, cuando veo cosas como estas me aterro y me fascino
al mismo tiempo:
he crecido para ser un ser humano bastante bueno
no tengo el corazon de oro
pero mi novia es gauchita y le gusta comerse mi cuerpo centimetro a centimetro
pero los dos sabemos que el invierno va a ser crudo
que es mejor dos que tres en la cama
que es mejor comerse una concha que andar por ahí
regalando peniques de semen a todo lo que en realidad no te gusta
conozco ese sentimiento
es oscuro y lleno de mierda que te corroe el marote
pero despues te empieza a gustar y sabés que la plata está
en los bolsillos de papi
pero mi mujer y yo no tenemos papis
pero dormimos abrazados y a veces ella llora mientras duerme
pensando en su padre en italia que llama de vez en cuando
y a veces yo lloro, pensando em mi padre suicidado
por lo menos sabemos que los cochecitos de bebés se hacen
todos los días
y los padres
nó.

jueves, 14 de marzo de 2019

viernes, 8 de marzo de 2019

srta trueno negro en el cultural matienzo 18-8-2018 - gRABADO POR fER


jueves, 7 de marzo de 2019

1 DESAPARECIDO



Cuando era muy niño y el rayo de sol tenia

sentido magno,

vi en un muro, abajo,

una media naranja siendo roida lentamente por

una colonia de hormigas negras. l


a picoteaban lentamente saboreando semejante ágape.

Eso recuerdo yo cuando estoy del otro lado del espejo,

aflijido. Son mis cosas, mis querencias,

mis salvatajes,

tanto inútiles a veces en estos dias en que pago boletas

y me hundo en mates amargos transpirando y vomitando bilis

en el

toilette.

pero están.

Donde veo una hormiga, donde veo una amiga,

ahi estan las naranjas deciliosas y grito al cielo con la boca llena

de espuma y sangre:

PLACER!!! GOZO!!! REDENCIÓN, AMISTAD, COMUNIÓN!

"No olvidamos, no perdonamos"

"1 desaparecido, presente, ahora y siempre!"

Y un ósculo divino me anega el ojo derecho,

y el izquierdo duda

y remorcede

y replica.

RU-DI-MEN-TARIO, BÁH-SIP-CO, WOOL-GAHR



Hace un tiempo mandé una novela, cuanto mas ruda, a unos editores jóvenes. Estos se llamaban viscerales, textualmente. me dije, estos tipos van a ser receptivos a esta obra magna mía (la cual es, para decirlo de alguna manera, el auto de los Hermanos Macana en Los Autos locos). Me respondieron que les parecia una cosa bastante vulgar y que el registro de el texto era inmanejable para la editorial. Por supuesto, yo, que soy una tranquera de bestia, fui corriendo a Wikipedia a releer lo que ya sabía en mi cabeza, a entender el contexto de la respuesta recordando lo que había escrito (sin leerlo de vuelta porque la cosa es bastante dolorosa de leer de vuelta) y, Wikimerda me respondió lo siguiente:

"La formalidad de una situación tiene que ver con el hecho de que en ella se permita un uso más creativo o abierto de la lengua o que, por el contrario, se recurra predominantemente a "fórmulas" o "guiones" específicos, considerados adecuados para esa situación. En función del grado de formalidad —llamado a veces grado de ritualización porque la interacción comunicativa a veces procede por una serie de pasos o "ritos" preestablecidos—, se distingue entre registros formales o informales:

Registros formales: Se caracterizan por la selección por parte del emisor de los recursos lingüísticos adecuados, y el uso del lenguaje de forma adecuada. Puede tratarse de registros especializados, como el científico-técnico.
Registros informales: Suelen darse en la comunicación familiar o entre amigos. El registro coloquial o familiar se caracteriza por la falta de planificación, la preferencia por las estructuras simples y la expresividad del hablante.
--- Y aquí derivado de aquello que nos lleva a esto, o sea, la evidencia innegable:
Derivado del registro lingüístico informal, está también el lenguaje vulgar, caracterizado por su pobreza léxica, su uso incorrecto de la lengua y el empleo de elementos lingüísticos rudimentarios. El argot o jerga son formas especializadas de lengua con un léxico específico, o donde las palabras comunes se usan en un sentido restringido más específico.

La parte de el empleo de elementos lingüisticos rudimentarios me cae como saco perfecto y eso me hace reir muchisimo, pero, como se sabe, los vulgares, los básicos y los rudimentarios se rien en una pieza vacía, solos.
Lo cual me lleva a pensar, de manera vulgar, limitada y rudimentaria: como cojen estos tipos? Deben tener dos caras. Como se limpian el culo cuando cagan? Y este perfumillo en el aire? Cuando les ataque el cáncer o se agarren un sida volador la dignidad será...? O...? Que tiene de malo ser vulgar y limitado. Hay enfrente mío un brillo ilimitado, una altura y nobleza genial que yo no puedo percibir? Bostezo a menudo. Todo el mundo dice sin decirlo que son very pretty, inconsecuentemente vociferando, desde sus carpetitas de macramé, que de alguna manera encontraron una puerta al paraíso. Y yo... sospecho que hay una masa crítica acorde a la dirección malévola de el mundo. No fue Bolaño el que dijo que el campo de la literatura está pululado por miserables? Y: soy uno de esos? oOk, no me gusta usar desodorante de sobacos, y mis pantalones estan manchados de dios sabe que o dios no sabe y yo sé pero... No es un misterio de ninguno de los dos lados del rio. El registro... el registro... Se apunta automáticamente a una literatura remilgada y complaciente, que no muerde y que no SALPICA. Tal vez es una cosa técnica: decir con las palabras del vulgo literario, con las palabras esperadas, o sea con la cabeza de las masas, algo así como : tengo la boca llena de waska. O: "Ella se limpio el culo con una toalla y un pedazo de caca quedó en el algodón blanco y la adoré, a esa hija de puta, porque era mi guaina."
Sep, me parece que estamos, vos y yo, tomando diferentes marcas de vino, o, yo soy Michel Torino Etiqueta Roja con tapa rosca y vos sos una champañera sin baba en la funda de la almohada. Mhm. A rumiar se ha dicho."Serio se ha convertido en el stablishment". Fúchila, chavito. Pero igual está todo bien.

SIN TITULO




cara de: mhm.




SANS TITLE




Miró alrededor del parque

vió mas de lo mismo

y lo mismo lo vió a

él

y lo mismo volvió al departamento

abrió la puerta, fue al cuarto

y se colgó con un cinturón

de la lámpara del techo

y al fin él, sin lo mismo

pudo ser feliz




Pero la verdad es que felíz

tambien le inflaba los huevos

él

y feliz tambien se fué a ahorcar

a una pieza, se puso azul casi transparente

la felicidad de él

y cuando lo mismo y la felicidad

fueron enterrados

solo quedaban él y el parque

y el parque se encendió de furia

y fuego

de hartazgo

y las gentes huian silenciosamente

mordiendo las faldas de la noche

y el parque pactó con

la obscuridad un trato delicioso

y terrible

y él

que estaba tan sin esperanza




nunca

más

escuchó

un

solo

sonido.

miércoles, 6 de marzo de 2019

HEY



Hurgando en la basura encontré una selección de cuentos de Cortazar de la Shoilem Aleijem para 7mo grado. Bien ahi. Extrañamente, me sentí triste, porque traté de leerlo y me embargó un sentimiento de mierda muy familiar: el no disfrutar de leer. Eso o simplemente me aburrió el tratar de absorber cuando lo único que deseo es rechazar aperturas indeseables. Julio no te enojes. Tan inmerso como estoy en el proyecto de hacer música me ha cerrado los ojos, literalmente. Me compro anteojos en los cuchitriles de los chinos, ya no puedo leer letras chicas. Tengo cuatro o cinco libros comprados aun en sus envoltorios sin abrir. Uno de Gabino Ezeiza, otro de Banana Yoshimoto. Me falta leer las 3 cuartas partes de Special Deluxe de Neil Young que me regaló Carla con mucho esfuerzo. Se apilan esas cosas con hojas, con alitas de papel que dicen: NO. Tengo la vista cansada, los dedos se mueven cansinamente mientras escribo esto. Tengo la cabeza llena de historias pero cero ganas de contarlas: el oído de el programa de procesador de texto me genera desconfianza. A donde va a parar lo que digo, lo que escribo, es un lugar cianótico lleno de líquidos extraños flotando por un aire enrarecido. No me agrado? Prefiero la música. estoy escuchando el último disco de Slayer (????) (posta) y me da un extrañísimo consuelo. Anoché dormí entre ayes una hora y media. Pasé la tarde en el parque Cent. Si un dia hacen una pelicula sobre este loser, pongan un plano de 45 minutos de un niño gordo de seis años jugando con la arena entre sus manos y se entenderá todo. En junio cumplo 45 años. Mis amigos son los trilobites y la madera de una guitarra. Tengo una muela floja, me faltan 9 dientes, aprox.- Mediodía, necesito un psicodepresór en forma de cerveza fría. La luz me lastima los ojos. Escribamos: "Puto sarnoso". Hey, eso se sintió casi bien. Por ahí debe ir la cosa. Cristianismo, autoescarnio, la culpa de dos siglos, los huesos de mis abuelos. Las canciones conocidas. Polvo de Rosario. Una cueva llena de agua de turmalina, el sexo de una mujer abierto como una flor apocalíptica. Un hombre arrugado y una mujer gris tomándose la mano adelante de una fogata en las llanuras marcianas de Afganistan. Apenas se miran, pero son mas rock and roll que mil años de vos, yo, el o ella. Pancartas que se agitan en el aire con un hueco en el medio donde entran todos los gritos de terror del mundo para convertirse en moléculas intrascendentes. La tarea del día, la intentona del milenio. Tratar de leer a Cortazar sin anteojos me dejó exhausto de huevos. Pequeños inserts aquí allá. Las cuentas no están claras, los músculos desfallecen, la idea de que es imposible abarcar a alguien sin un dogma preconcebido sin las ganas de abrirle la cabeza con una pluma de ganso, yo, ganso, el ganso, ella, gansa con la pluma de La Infacultad de filosofía y la Imposibilidad de la Letra. Fucking boring. Curso de cocina vegana para este pollo rabioso. La cabeza de Juan el Bautista al lado de mi almohada. "Dijo demasiado y demasiado fuerte a una puta quinceañera que queria tener un chico lindo al lado, a todos los chicos lindos al lado". Very familiar. Sangre materna apretandome el pecho, sin leche, tiempos ámbares de buenas remeras, de buen algodón, el niño llora debajo de el verano entrerriano, dejemos al niño llorar, durmamos la siesta de las chicharras. En la cocina se esuchan gemir cuchillos muy grandes y añosos, en el altillo late suspirando cocaína un corazón negro mas antiguo que todos los cedros, que todos los cerros, que todo lo que sierra, lomo, pata, testiculos, pelo rubio rosso de angel que duerme en la cerrazón de la quema de la infancia. Escuchame: no me escuchás. A blind leading the blind. Cash your pain. Horario laboral de los borregos. El zumbido del modesto, pequeño cerebro animal. La mierda del cordero en el asiento de atrás de el Ford Falcon. Comeremos los intestinos frescos, el ojo macerado por el grill improvisado. Soy césped. Hormiga que baja por brazo, rayo de sol que se hunde en el arroyo y llega a la piedra, que me besa por un precio imposible de pagar. Que mas decir que: sea. La cafeína hinchando mis venas, mis venas que suben a la cabeza y la infla y pelan una calva ya evidente. Alguna vez tuve seis mujeres en seis dias. Ahora tengo un amor sincero, dios la bendiga, y 4 miligramos de pridinol bajando por una garganta que se cierra al contacto del comprimido, y alguien debería gritar en la calle que encontró la clave para la cura de las curas, pero siguen pasando abajo como carpas en un lago de desktop wallpaper, en chacletas, usando remeras que dicen cosas, y esas cosas cuestan caros y llevan los colores del mundo, miro para otro lado escuchando admirado como Kerry king destruye una canción perfecta, y las notas se deshacen como partículas ferrosas que pasan por arriba de mi cabeza y ladean mi nuca como un último tiro.
Hoy estoy vivo por las razones correctas, y eso se sufre por kilo y se redime con las plantas de los piés en un movimiento sintético y bellísimo.
De alguna manera, estoy en camino.
Pié, pavimento, tierra, misma piedra en el camino, mismo santo.
Y vos?

F.
alguien lee este blog o es completamente al pedo?

=========

lunes, 4 de marzo de 2019

INDUSTRIA DE LA MÚSICA

"Se tiran un pedo, el pedo sube desde el pantalon, rapidamente le tiran un poco de Chanel Nro 5 y cuando esta ahi arriba ponen un cd cara abajo y lo aplastan con la mano contra el cd. Plaf! Saqué un disco! Industria de la música 2019".

viernes, 1 de marzo de 2019

RED APPLE

RED APPLE


Decian que cuando se le salió el espíritu se puso todo de un color ámbar, de el color de la luz que sale donde no se sabía que habia luz. Por lo general se sabía, si, que tenia muchos problemas para congeniar con la gente, que no tenia muchos amigos, la mayoria, dos o tres perdidos por ahí, medio dementes como él, que los veía muy poco.
- Tenia la cara hinchada, los ojos hundidos en toda la piel inflamada. Estaba gordo, mas gordo que lo normal de gordo de lo que lo conocimos.
- Y parecia triste. Apaleado. Las noticias que recibia era de espiasre el perfil de Facebook. Calaveras de colores, animales con dos cabezas y tres penes. Fotos de la niñez. Vi una que era él de chiquito y está con un poncho rojo, como un pequeño miembro de Los Chalchaleros, sonriente, con un chupete azul en la boca desdentada y el sol, ahi arriba en la cabeza, en el pelito pelirrojo.
- Yo tambien vi esa.
- Turbio, esa mezcla, lo deforme con lo virginal. Quien sabe que pasaba por su cabeza.
- Nosotros sabemos.
- Si. Fué mejor no seguirlo.
- Claro, uno no quiere decir que tiene nada contra los leprosos, pero mejor saber que uno no necesita tenerlos cerca.
Y yo tambien podía ver. Que buena que estaba la Delia. Si hasta parecia buena, con esa campera color beige para que no la azotara los vientos horizontales cortantes de Chacarita. Con ese pelo ondulado negro por los hombres, los dientes grandes y los ojos redondos y negros. Flor de petesdebe dar.
- La cuestión es que se nos fué - dije sin estar muy convencido de que queria decir yo mismo sobre lo que fuese.
- Bueno, pero la memoria queda. Y las canciones.
- La memoria queda no era un tema de Metallica?
- No se, no escucho mucho a Metallica.
- Buen tema, sí, buen tema.
La yugular gentil, delgada, con sangre joven y sana, alimentada a fuerza de bombeos de un corazon que se alimentaba principalmente de vegetales hervidos y tiernas harinas de mandioca. Me dieron ganas de llorar, pero tal vez fueran las pocas flores escupiendo esa esencia en el aire de la sala de velatorios, o la mala luz.
No sé quien diseña las salas de velatorios, pero siempre tienen esa luz amarilla, los vidrios esmerilados. Te dan esa tonalidad cuasi cremosa, tan cremosa como el cutis del finado, esos tonos cianóticos en las paredes tan lívidos como la cara de el por siempre dolido.
- Si, esa que decía «But the memory remaaainsss...».
- A Fer le gustaba esa?
- Le gustaba mucho ver los documentales de bandas de rock, de escritores malditos, de gente que se sobreponía a cosas. Las historias de la guerra... siempre estaba comentándome como habían venido los abuelos de Alemania huyendo de la guerra, de la persecución de judíos en las dos primeras guerras mundiales, aunque no me sabía decir exactamente cuasl de las dos… de como la madre lo callaba todo porque era una ortiva de ojos azules y nunca se abrió con él. Fer queria saber mas e ir un poco mas allá, saber los secretos de la gente, de por qué le dolia la sangre como le dolía… puro drama, siempre, inbancable...
- Che, hablemos mas bajo, a ver si nos…
-… escuchan...
- ...Pero nunca entendió que tener secretos es la gran salsa secreta de la hamburguesa de la vida es esencial, y que nadie tiene ganas de que le anden tocando las pelotas con esas cosas profundas. No se llevaba bien con su flia. No veo a muchos aquí. No hay fotos de sus hermanos dando vueltas por ahí.
- Si las hay. El hermano era igual que Fer, se llamaba Germán, era igual pero flaco y apuesto. Mucha barba. Ojos juguetones. Él lo queria mucho. Decía que se respetaban con distancia y con un debido silencio. Probablemente la única persona a la que no le rompió las bolas.
- Pobre chabón.
- El hermano?
- No, el finado. Bah, el hermano tambien.
- Sí... bueno, no? Ya.
Le dí un sorbo a la taza de café. Hasta hace un rato estaban dando rondas... una empleada de la casa, pero hace rato largo que se fué y no pienso ir a esa maquina maldita. Ni siquiera sé como operarla. No da para pelar un bocadillo. Ya bastante Bocadillos hay en esa caja marrón ahi parada. Hay algo en el aire. No hay mucha gente llorando. Es mas raro. Hay gente que está muy trabada. Es como una cuestion de sobreponerse a un TRÁMITE. No estoy muy seguro quienes son los pocos que andan por acá. Parece un velatorio pobre, tanto de ataudes como de gente, gente liviana. En algunos funerales hay un sentimiento de que el finado ha cumplido con la tarea de honrar la vida, pero en este… Y me da miedo porque uno no puede ir por la vida esperando tener un funeral de mierda o un entierro de mierda o estar destituido de una mujer, por lo menos una sola!, má si, que llore cuando bajen el jonca.
Me doy vuelta hacia Delia.
- Por lo menos se sacó las ganas de hacer canciones.
- Sep. Casi dos mil canciones solo en Bandcamp.
- No tenía trabajo.
- Tenia una jubilación por discapacidad.
- Ojalá le alcanzara.
- Andaba por ahí vociferando que dormía al lado de agujeros en las paredes llenos de agua.
- Dicen que había fotos online.
- Efectos especiales de un poeta sensiblero.
- Era un primitívo.
- Vanguardia de la retaguardia.
El vasito de café blanco. No se por que el otro dia escuché que todos los pedazos de plastico producidos en la historia del hombre aun están presentes en la tierra. La mayoria no son biodegradables. Esas cosas se juntan y ocupan un espacio. Los que flotan en el mar terminan en un vortex en la mitad norte de el Pacifico. Una zona muy especial, como un claustro, una superficie entre corrientes en el Pacifico norte. Los marinos mercantes cuando pasan por ese basural descomunal pueden estirar la mano y apagar los cigarrillos solo estirando la mano por la borda. Es como un mar de mierda de revolvedores de café que da vueltas sobre sí mismo como una galaxia de mierda y vómito. Nadie lo ha podido limpiar. Es como una gran, extensa obra de arte compuesta por desechos en un mar maravilloso de escombros de la estupidez humana. Warhol y Rauschenberg nunca imaginaron semejante cosa. He visto fotos de ello. No me gustó lo que vi, pero me siento cansado y no dejo el vasito de plástico en el tacho en el descanso de la sala, sino que lo dejo en un borde de una ventana, una ventana donde brota hacia el suelo en un angulo oblícuo una luz prefabricada. Me siento mal, enfermo. No era un mal tipo, pero era un tipo que vos no podias amar completamente. Me daba la sensación que a veces uno le contaba cosas y con esa información, Fer te acicateaba constantemente, empujándote a la incomodidad. Como si metiera el dedo en la llaga. Por que la gente que es mas o menos gente siempre te mete el dedo en el culo? Por supuesto uno no queire ver esa llaga, uno no quiere fajar a los padres o hacerse un maniático engullidor de pastillas, pero uno lo hace, en la privacidad de su vida, como cualquier hijo de vecino, mal vecino en este caso, pero cuando Fer se hacía tu vecino vos estabas contento y excitado pero tambien a flor de piel porque no te daba tregua, siempre preguntaba. Y como estas? Te sentís bien? Estas bien? Cuando te preguntaba si te sentías bien, AUTOMATICAMENTE TE SENTIAS UN POCO MAL. Y eso él no lo entendía. La gente tiene que andar con cuidado como si fuera un enfermero en un hospital. Todos estamos un poco en un hospital y por ende el enfermero, el que atiende a los enfermos y a los recuperantes, debe mantener su compostura profesional, o no? Es menester, casi una obligación. Hay que prestar atención a la fiesta particular de uno. El queria saberte un poco mal para que el se pudiera sentir acompañado en su aflicción. Eso lo sé ahora. Eso está llanamente mal.
Ya no estaba entre nosotros. Ya estaba hecho uno consigo mismo afuera de este teatro ridículo de vida.
3500 canciones. Yo ví las cajas de casettes. Siete u ocho. Cada una tenia unos treinta casettes. Los movia afuera y adentro de un armario para secarlos de la humedad de las paredes.
Sí. Era verdad.
Que buenas gambas que tiene la cerda de Delia. Me muero por cogérmela por la boca ya mismo. Me cago en esta farsa.
Sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando.
La miro, a la Delia. Estamos en una cápsula, en este lugar. nadie parece conocer mucho de nadie. Veo a una morena un tanto regordeta, hoyuelos en la cara, amable. Un gringo alto, rubio, con una niña. por lo que escucho parecen estar los primos, son corteses, se guían por el protocolo. La que llora un poco es novia. Parece que está a punto de explotar como una olla de puchero. Hay gente mas vieja, unos pocos. Se mantienen enteros. Hay una mujer mayor que se ha quedado parada a unos metros del féretro. Me da la sensación de que esos ojos tristes ya venían tristes desde hace ya mucho antes que este día. Por supuesto, está la madre. Ojos de acero, inflamados. Pequeñita y rolliza y orgullosa. Es ella. Esa. En calzas y pullover.
Nunca voy a poder quejarme lo suficiente de la iluminación en las casas de sepelios.
- Sí - reanudé. Tres mil o cuatro mil canciones. No paraba. Era un poco incómodo de ver todo lo que sacaba porque las canciones...
Bajé la vos, estaba hablando muy alto.
- ... las canciones eran muy tristes.
- De que hablaban, al fin y al cabo?
- De esperar supongo. Cuando la vida te pone en una silla a esperar a que la vida venga, sacas esas canciones.
La miré a Delia. Nos paramos, o yo me paré y ella se paró conmigo y fui a fumar un cigarrillo afuera.
Prendí el pucho y le dije a Delia: vámonos a la mierda. Llovía muy fino. Parches de nubes intrascendentes. Pensé: debería haber hecho la cama, dejé un revoltijo enorme lleno de pestes entre las colchas.
- Delia, nos vamos a la mierda?
- Sí.
- Entramos a saludar?
- A quien? - , dijo Delia
Y tenía razón.
Vi hacia la puerta de la casa de sepelio y un viejo que estaba tambien a punto de espichar manguereaba el garaje de la casa de funerales. Tenía un par de zapatos de cuero marrón doblados hacia arriba, furiosamente, tal vez de tanto inclinarse a dejar este mundo limpio y presentable, y al lado de él había un macetero que parecía una gran flor de piedra, y dentro de el florero había flores hermosas, de todos los colores, intactas y perfectas y me dí cuenta de que eran solo flores de plástico.
- No hay nadie a quien saludar.
- Nos habrán visto irnos?
- Ellos tambien quieren irse, por ende solo pueden callar.
Por un momento pensé en el cuerpo adentro de el ataúd. Seguramente frío. Levemente exudando en su quietud dentro de el modesto ajuar.
Nos fuimos. Cuando llegáramos a mi casa haríamos unos mates y hablaríamos mas bajo que en el funeral de Fernando. Cuando cayera la noche, tal vez Delia me chuparía la pija.
Y si no lo haría el día siguiente. Probablemente solo durmiera conmigo esa noche.
Iba a tener que trabajar fino, pero no tanto.