lunes, 24 de abril de 2017

LA MUERTE DE EL COBARDE TROY McFLUSTER POR LA INTRÉPIDA SEÑORITA TRACY LORDS, SOLTERA


Troy McFluster estaba enojado y armado con una ristra de chorizos. Los blandía amenazadoramente hacia Tracy Lords, la mas bonita del pueblo, el pueblo que tenia el mismo nombre que tenía: Boring City.
Boring City habia tenido 666 habitantes en su epoca de gloria, durante la fiebre del oro, pero ahora solo habia fiebre tifoidea, murcielagos excretando güano y un monton de putas, que no daban a basto rascandose las pulgas. Tracy Lords se las rascaba todo eltiempo, estaba en su cama, en su cabeza, en sus manos, debajo de las uñas y debajo de su craneo, que tambien estaba lleno de parasitos. Por ende, Tracy se portaba como tal: un parásito chupasangre. El mundo puede ser un lugar muy aburrido cuando uno es aburrido, y ahora Troy la corría por la calle principal tratando de lazarle el cuello para romperlo con una ristra de chorizos. Los chorizos los embutía el propio cura del pueblo, gran bebedor y eximio degenerado, en suma, cualquier cosa menos un creyente de Dios. No usaba calzoncillos. Si Dios hubiera proveido, se los hubiera sacado tan rapido como se los ponía, pero era viejo y no se le paraba. Bebía y se rascaba el culo. Se miraba la mano con una expresión soñadora. Entonces acercaba la mano y olía. Continuaba bebiendo. Nos pasa a todos.
Como sea: Troy le dio a Tracy con un chorizaso en la cabeza. Tracy cayó desmayada sobre el polvo de la calle y se rompió la nariz y Troy se acercó a ella. La vió a los ojos. Recordó su vagina, húmeda y abierta como una... como una... Troy quería decir «orquídea», pero nunca habia visto una, así que pensó en los lirios de los arroyos, blancos y perfumados, pero borró de su mente a esa flor inmediatamente puesto que la cosa de Tracy era cualquier cosa menos blanca y perfumada. Era mas bien una cosa apaleada, desfigurada y purpúrea, con algunos tintes grises. Le eran extraños, a la dama, los productos de belleza: no los necesitaba. Era bonita, y muy puta. Tenía derecho, tambien tenia algunos problemitas mentales que eran solapados por su capacidad innata de poner caliente hasta a las ratas. Cocinaba bastante bien. Colgaba de su ventana, en su pequeña casa de putas, unas cortinitas de macramé que juraba habian sido hechas e importadas de París, pero Yukón no era París, sino un agujero innegable perdido en el culo del norte de un infierno muy frio y muy estúpido, y ella venía de ahí y lo tenía en su sangre y sus padres eran dos cosas informes con olor a cebolla, estrábicos y con pelo en la frente y sin capacidad alguna de sinapsis mas que de agacharse para recoger papas congeladas en invierno. Los dos cayeron victimas de sendos aneurismas al caerse de un burro el dia que dejaban la iglesia despues de casarse por segunda vez, para evitar las habladurias de esa comarca idiota y despreciada hasta por Nuestro Creador Dios.
Troy la observaba embelesado. Se le inflaban las pelotas. Todos estaban mirando. Era vergonzoso y arrobador. Todos sabian que habia dado el oro y el moro por ella y que tenía el mejor traste de este lado del universo. Se habia partido la espalda por ella y ella andaba por ahí, correteando como una furcia feliz y dandole el culo a cada paisano que tuviera una pinta de whisky barato.
En la cabeza de Tracy no ocurría nada. Solo una negrura acuosa, esta negrura acuosa y blanda como el tiempo.
Habia tenido una sola muñeca cuando era niña y no habia podido sacarse de la cabeza, a travez de toda su vida, que no habia conocido un alma santa en toda su vida mas que esa muñeca trizada en jirones. Había hablado en voz alta con esa cosa de trapo hasta los dieciseis años. Se habia prometido a si misma ser como esa muñeca: ajada, sucia y con un solo ojo, e igual de silenciosa y melindrosa.
No lo habia logrado, y ahora estaba en medio de la calle tendida de costado con un sangrado de nariz, la visión borrosa y el culo lleno de polvo, y su marido, el petimetre insensible que la golpeaba todas las noches con un latigo de potro para empomársela, parecia estar ahí agachado como quien hubiera descubierto el reclinatorio de la iglesia o estuviera buscando un diamante en el retrete. Maldito estupido.
Se incorporó y le escupió un esputo lleno de sangre y flema. Venia el otoño. La cosa se ponia fresca.

- Hola papi -, le dijo ella, guiñándole.
- Hola mami - , dijo él, sonriendo.

No eran padres. Troy tenía su semen tan muerto como Abraham Lincoln, y probablemente se mereciera el mismo agujero en la cabeza de vaca que tenia por testa.
Y entonces Tracy desenfundó. Y desenfundó nada menos que del escote de sus voluminosas e impresionantes tetas sudorosas y polvorientas.
Los viejos ponian la palma a la altura de la cintura para agarrar la baba cuando Tracy salía a la calle con semejante tetamen. Era enloquecedor y estúpido. Tracy mantenia, ella solita, sexualmente activa a toda la población masculina de mas de setenta años de Boring City.
Y lo sabía. Y le gustaba.
Tracy sacó el Derringer del escote y disparó el unico tiro que podia dispara la pequeña pistola. Un gran invento de la industria armamentista norteamericana. Compacta. Silenciosa. Letal. Digno de una mujer impresionante como Tracy y directamente diseñado para un cabeza hueca como Troy.
Un poco de sangre y pelos voló por el aire repentinamente caliente alrededor de ellos. Troy inclinó un poco la testuz, la miró por ultima vez, y cayó de costado como una mosca es ajusticiada contra el vidrio sucio de una ventana que no mira a ningun lado interesante.
Tracy se levantó del suelo enfurecida, se limpió el polvo del culo con las manos y tomó a Troy por la cabellera grasienta y lo arrastró hacia adentro de la casa. Bebió un vaso de agua terrosa. Pensó, bueno, esto se pone interesante, y ahi afuera ya se estan cagando a trompadas y haciendo fila por mi pequeño corazón púpura. No tendré problemas, siguió pensando, aún soy bonita y tengo las billeteras de todo el puto pueblo en mis manos para reventarlas cuando se me cante la gana. No habrá problemas con los cerdos de la cana. El sheriff sabe que valgo mi peso en oro. La yuta tambien estaba apalancada con su vagina, digno sea de verse, no? Valía cada pelo pringoso que tenía ahi abajo entre sus muslos.
Entonces Tracy abrió los ojos muy grandes. Muy, muy grandes. Eran azules y Dios los había hecho para encantar al planeta entero y prenderlo en llamas con un pestañear.
Tracy salió corriendo afuera de la casa haciendo cien metros en siete segundos y se detuvo mirando la calle de tierra, totalmente desesperada.
Entonces los vió.
Su lengua salió afuera de su boca y todo el mundo vió como se la pasaba por los labios rojos y entonces todos los hombres de Norteamérica empezaron a masturbarse al unísono.
Levantó del suelo la ristra de chorizos y miró a su alrededor con una mirada de acero, gélida e impiadosa.
Volvió a la casa con una gran cara de culo, la cabeza gacha y la ristra de chorizos colgando detrás de ella.

viernes, 21 de abril de 2017

CORAZON EN BRASILIA

Tengo ganas de darle un abrazo a los brasileños. Necesito sus bananas. Nnnnop, no quiero ecuatorianos, lo cual no quiere decir que tenga nada en contra de los ecuatorianos. Pero esta noche Brasil me puede. Quiero meter las patas en un riacho amazoniano y sentir como los peces me pican los pies. Quiero estar allá y extrañar acá. Quiero irme de Balvanera. Quiero estar en un barco por donde nadan sin pensar las anacondas. Quiero. Quiero muchas cosas. Quiero que vuelva el sol. Quiero ir al pais donde los somniferos son un must y los antipsicóticos un chiste de un mundo extraño a la completud total de la alegria. Quiero acostarme en sabanas blancas al lado de Sonia Braga, ella, zumbando de calentura al lado de mi cuerpo pacífico. Quiero que me pique un dengue y que el corazón pelee porque sus puños pueden rechazar cuerpos extraños. Quiero luz de vela, grillos masivos en una noche gigante. Quiero una bicicleta amarilla y verde que diga en uin sticker que Dios es mi amigo, y que mis sandalias llevarán mis pies entumecidos al otro lado amigable de la vida. Quiero patear una pelota de futbol, dislocarme un pié y saber que con un poco de pan con chicharrón y una naranjada de sobre puedo tirar abajo las paredes totémicas que me llevarán ahi donde no tengo que ser un miserable nunca mas.

Ecléctico es mejor

Eclectico es mejor. Flexible es mejor. Sin patria es mejor. Sin patria no significa NUNCA paria o apàtrida. Me gusta ser invisible y a vos tambien dbebria gustarte ser invisible. Ser flexible, cambiar de forma, estar al costado de la tribu, y desconfiar inclusive de los que se declaran sin tribu. Suele llevar blasones en sus pecheras. Yo tengo mi cara de goma, mis ojos hundidos, mi piel blanca por donde fluye un rio interno. Flexible es mejor. Que no se sepa que caballo yegua montás es mejor. Tu enfermedad deberá ser un pajaro metálico con ojos de rayo laser que vuele debajo del radar de la plebe. Recibiré castigo, burla, carcel, manicomio, infamia, difamía, famía, fuegos no sagrados. Ser invisible es mejor, no dificulta la visión, la potencia. La obscuridad es tu amiga y el abrazo de todas las eras. Aquellos anatomistas locos escondidos del clero mirando las tripas para un mundo mejor, aquellos que saltaron el acantilado con las alas de pichones en los hombros para probar la ignominia de dios, ellos son tus amigos. Yo te conozco, vos me conoces. Somos la unica sal de la tierra, los dementes químicos que daran al mundo los hijos maravillosos del mañana. Aguardamos detrás de la puerta, cuchillo en una mano, detector de mentiras en el otro. Somos el amor amargado. Somos pedos y malos olores. Las flores se toman el estomago. Los bebés sonrien muy serios cuando nos ven a los ojos: han visto al hombre del mañana, a la mujer del mañana. Y aquellos cielos empetrolados por la verguenza de la guardia vieja, ellos saben como emparcharlos. Somos los guardianes de la sangre que hierve. Escupimos en los claustros. Sabemos que dios es una guitarra electrica y un teclado casio barato. Vamos a reventar todo o reventarnos a nosotros mismos como granados parados al lado de los cerdos que piensan que sus matematicas durarán por siempre. Uno de nosotros algun dia guiará a los guerreros anonimos de las batallas de oficina de el futuro, y estaremos mordiendonos los labios hasta sangrar hasta que las computadoras se pongan a llorar de pena.
Volá bajo. No tengas un rostro discernible. Sé como la niebla, que viene con la mañana para claudicarlo todo con el agua que con el mediodía reverdece solo a lo merecidamente salvaje.

jueves, 20 de abril de 2017

EMOCIONADO Y EN RUTA DE VUELTA A MÍ



Estoy emocionado esta noche. Les voy a contar por que. Dos familiares mios andan bastante jodidos, como quien dice de rodillas ante la vida. Y me doy cuenta de aque el mundo ofrece racimos de amor de una extraña tesitura, un poco amargo, un poco dulce, TIERRA TODA. Es menester decirlo porque mi corazon solemne hoy se agazapa friolento y mojado contra las paredes que levanté delante de mis sentimientos mas virgenes, mas nobles y altivos. Es tiempo de cambio y mi certeza es el enorme oleaje sentimental que cobijo en este corazon tribulado delante de mis seres queridos que tambien siempre fueron tribulados. A ellos les debo media vida, la otra mitad, tambien, y de esa mitad sale la musica y por eso, en mis dias buenos, soy un entero, completo en mi gozo por la vida, la musica, las letras , mis compañeros en esta ruta tormentosa, mis compañeros en esta "thin raft", como diria Jim Morrison. No tiene precio haber sido amado, y hasta en los momentos de conexion, el corazon me palpitaba hambriento buscando la emocion necesaria, el feeling supremo que me llevara a vos. No creas lo que dicen de que soy tosco, que soy un animal, que me como los mocos despues de sacarmelos de la nariz (por lo menos les doy un buen uso culinario: son ricos). Mi cara está ajada, mi pelo en la cabeza se está tomando vacaciones, mis amistades se tiran de los pelos por tratar de entenderme y se enojan conmigo , con mucha razon. He tenidos seis novias, doce concubinas. Todas me han mandado cartas de aprecio, a este sucio hijo de puta que otorgó mieles sin paciencia y que envenenó la presencia del siguiente macho. No soy especial, no tengo una gran pija, mi cadera se muere al cuarto embolo, mi cabeza piensa en baseball y en Kurt Cobain para evitar acabarle adentro, pienso sin querer, involuntariamente durante el acto, en las paredes humedas, en la musica de cumbia de la calle, en mi padre muerto en mi madre enferma, en mi enfermedad de hace quince años. Las pastillas me nublan la mente y mi aura interior funciona a nueve volts. Tengo una maquina de amar oxidada que de tan esteticamente intrincada es amada por sendos museos de daño, de la dejadez y del maltrato: las maravillosas mujeres del futuro que de vez en cuando caen en mi lecho de lechón y comen galletas baratas de cupones de descuento mientras sube el sol a la media mañana y los bartenders del abasto con sus provisiones de chancletas gritan como los micos de 2001 odisea del espacio. Los amo. Los amo a todos. Yolos amoA USTEDES . Con cada fibra de mi ser, en overdrive, en distorsion, en erosión, quebrado como un bote quebrado, como el brillo verde de la cocaina y la insulina, como la droga mas potente, esa estupidez tan grande que debió ser penada con la pena de muerte el primer dia que la sintió el hombre al pisar esta tierra triste: amor, amor, amor. Y diciendo tres veces amor, me habras vendido a mi, Pedro, PIEDRA DE LA iGLESIA DEL cORDERO. Oh, la Biblia en los huesos de mi pecho, mi abuela yu su letania oratoria musitada en el camison color crema y contando las cuentas del rosario. Cuanto he perdido recordando a aquellos que no tuvieron tiempo de lamentaciones. Amo. Amo enfermo,, amo veneno, amo droga, pastilla, licor, fumata de tabaco, amo el veneno que corroe cada segundo de mis letras y mis musicas y los deleites que siento, amiga mia, amigo mio, son supremos, ni siquiera Mozart se atreveria a tocarme con un palo para no despertarme de mi pueril sueño faSCINADO. He visto ciudades del futuro donde desnudos corren por la arena y los maremotos los hombres y las mujeres del amor del mañana. Tiemblo de tanto rumiar. He visto doctores desde los cinco años, me han sacado las visceras hacia afuera y con su lupa han visto que el muchaCHO NO esta listo para vivir porque se empecina en amar. Y una y otra vez, este muchacho falla, se cuelga, se autosodomiza, se mete palos en el culo para llegar ahi al principio de donde se empiezan a sentir los dulces y los salados, la dieta infernal, y el vino que llegaba ya no llega, un yogur, una rosa pendiendo de el costado de un viejo edificio con el revoque arrancado a dentelladas por la poca salinidad del RIACHUELO La Matanza. Siento barcos esta noche que llegan a mil kilometros por hora y ese puerto seguro es aqui a los costados de mi quijada, de lado a lado, perennes ellos porque navegan ÁCIDOS y no coinciden en hacer otra tarea, y es perenne mi jeta porqyue la afeitaré esta noche, lleno de amor, un amor flaco que se disuelve en cada tecla loca que aprieto en este año de nuestro señor jesucristo de dos mil diecisiete. Soñé con la luna que me atrapaba en una ciudad de hormigas Y DE DIMINUTAS CHOZAS PARA HOMBRES INANES E INICUOS, CHISTES DE PERSONITAS, y desperté siete veces y la musica me mordia las orejas, y era mi juventud, virgen y brotada como una zarza del infierno, y en este momento el lobo citadino Balvanerense abre las fauces rojas y coaguladas y babeantes y me reza, me reza, me reza, bosteza, y me escupe a la sartén con una tos seca de cogollo, de pescuezo atoradisimo, mezcla de tabaco barato y risa sardonica aprendida de algun primo enano del Diablo. Camino con Dios, cualquier dios, acepto a cualquier dios. Puede ser una brisa fresca de otoño o la grieta antartica engullendome como la ballena a Job. Pienso en mercados, pienso en puertos otra vez. Pienso en Bahia Blanca y en mi pase de discapacitado que me puede llevar de Usuahía a la Quiaca en un santiamén. Este año será de llantas gastadas y de uñas encarnadas. Es promisorio. No se armar una mochila de ochenta litros ni llenar una botella de agua de medio litro, pero persistiré en este pensamiento residual detras de mi cabeza que me dice que mi viaje esta en el corazon y que ahora que el corazon pareciera salir afuera, yo debo salir con el a ver mi pobre esqueleto, mi camisa, mi escudo y mi espada de madera, y va a ser una vision pavorosa, puedo perder la locura, puedo perder la locura, puedo perder la cabeza en una escupida de bronces, pero será una visión de amor, y auqnue me trague la sombra todopoderosa de la muerte, en tragedia o en ultima y delicada flor depositada en los labios frios mios por parte de una mujer, seré victorioso.

miércoles, 19 de abril de 2017

CORAZÓN EN BRASILIA

Tengo ganas de darle un abrazo a los brasileños. Necesito sus bananas. Nnnnop, no quiero ecuatorianos, lo cual no quiere decir que tenga nada en contra de los ecuatorianos. Pero esta noche Brasil me puede. Quiero meter las patas en un riacho amazoniano y sentir como los peces me pican los pies. Quiero estar allá y extrañar acá. Quiero irme de Balvanera. Quiero estar en un barco por donde nadan sin pensar las anacondas. Quiero. Quiero muchas cosas. Quiero que vuelva el sol. Quiero ir al pais donde los somniferos son un must y los antipsicóticos un chiste de un mundo extraño a la completud total de la alegria. Quiero acostarme en sabanas blancas al lado de Sonia Braga, ella, zumbando de erotismo al lado de mi cuerpo pacífico. Quiero que me pique un dengue y que el corazón pelee porque sus puños pueden rechazar cuerpos extraños. Quiero luz de vela, grillos masivos en una noche gigante. Quiero una bicicleta amarilla y verde que diga en uin sticker que Dios es mi amigo, y que mis sandalias llevarán mis pies entumecidos al otro lado amigable de la vida. Quiero patear una pelota de futbol, dislocarme un pié y saber que con un poco de pan con chicharrón y una naranjada de sobre puedo tirar abajo las paredes totémicas que me llevarán ahi donde no tengo que ser un miserable nunca mas.

lunes, 17 de abril de 2017

FOTO TRAS FOTO TRAS FOTO TRAS FOTO Y NADA

Toy calaco
cinico frio chato
me hace falta una sopa nueva
un pelvinazo al medio de mi río

me falta y me resta y porque me quita
me llena
en medio de la noche fria y pegajosa
con su resina me tatúa días fatuos
perplejo chato cansino entre mocos me retraigo
doblo rodilla cartílago y quiebro espinazo
miedo mortal desde la cuna que me dió encima de la Tierra
en un escupitajo

Fotos ya ancianas me cubren el cuerpo blanco
y las cuento:
una foto... un recuerdo... dos fotos.. un escopetazo de
recuerdos... tres fotos y soy casi muerto...
cuatro fotos y el niño ha nacido en los brazos de sinmadre
y el niño ha nacido con media sonrisa saliendo de los dientes del padre
y la rosa prometida se calcina en el crematorio de los dias
músicas que son como trombas de agua disolviéndose
en el desierto cósmico de todos los tiempos anteriores

Un pañuelito del padre
reseco y cartonzuelo
cuestionado por su propia fibra
fría se retuerce invierno tras invierno
desde aquella primavera negada en el dos mil cuatro
en que el padre decidió irse de tan flaco y de tan triste

Tal vez fué Buenos Aires que siempre rezonga de los cowboys
paridos en un norte imposible
el indio que fuera mi Padre se puso gris como un
carancho destrozado empapado por un cachetazo de mar
se puso gris de tanta cama de tanta frazada de tanta parálisis
de tanta radio en la obscuridad de la noche de este barrio
ardía su cigarro naranja
en el huevo de la noche

Duermo en la misma habitación
ángeles rondan los ventiladores
la misma noche se abre la sotana roja
para revelar el candor de su ingle huesada
se contraen espantajos los pájaros en sus niditos pobres
cuando me ven vestido de tamaña locura

Se canta lo que se canta y se bebe de lo que no se debe beber
precisamente por lo que se canta y no se debe cantar
y el jarabe contra esa fiebre es el desplazamiento por podredumbre
de esos mesmos labios que dicen SOY HABITANTE
porque me llevan al otro lado del cuerpo del rio de fuego
dejando en mi cara lisa
la pestilencia solitaria de la lágrima que hiende mi podredumbre

viernes, 14 de abril de 2017

BA, 14 de abril, 2017, 4:35 am

Estoy bastante seguro, y esto lo digo con toda la solemnidad del mundo, que si tuviera un entorno favorable, una ciudad tranquila, vecinos ecuanimes, un lugar donde vivir la vida de una manera no dañina y sin una constante psicopatologica confrontacional y, en suma, un buen lugar donde vivir (verde, oxígeno, capacidad de reflexión y meditación), al menos podria cortar la medicacion a la mitad, probablemente vivir mas despierto, menos impredecible y con mucha menos angustia. La chatura. Esta idea de: como levantarme del suelo. Tooodos los dias. Es muy desgastante. No me hago mas joven con cada dia que pasa, y vos tampoco, así que todos lo sospechamos. Al menos Dios nos dió el objetivismo suficiente como para saberlo, perdiendo yo todas las fiestas de los demas, las alegrias pequeñas, la vapidez, el party constante. Así que puedo verlo bastante claro. Es una cuestión de vitamina, al final de todo, eso es lo que cuenta. Estos ultimos dias estuve como un viejecillo, apresurandome para ir a mear o en la silla, escribiendo o haciendo dibujos o grabando tonadillas. Me encontré en la muy poco comfortable situación de encontrarme a mi mismo sin la capacidad de levantarme para ir a comprar algunos víveres, o una cervecilla. Por que? Cansancio, o una paja extrema. El pasmo. Encorvado sobre mi estómago y mi plexo, como quien aguanta una canilla rota. Hasta ir al teléfono (está a menos de un metro de distancia) se hizo un parto (malas noticias). Piernas doloridas. El plexo lleno de este pesar. La luz mortecina en este living de paredes de maderas de cedro mojadas por la humedad. Las luces permanentemente crepusculares de este otoño que recien empieza. Oh, dioses del olimpo, envienme una pija para que me la ponga en el culo pues ando muy malcogido. En fin. La mariconería de siempre. Cuidado, que no vengan en tropel para decirme que hay un ejercito de condenados a punto de bajarme la puerta a patadas para rescatarme y llevarme al Pais de Las Maravillas de Todos los Loser del Mundo Uníos? Sale foto de Patti Smith, mujer intensa a quien encuentro totalmente atractiva y valiente. Me hace sentior mejor. Esta foto probablemente debe ser mi favorita de ella. En su cara y en su pelo y en la foto (Mapplethorpe?) la configuracion del retrato es perfecta, cintilante.
Otra cosa que me gustaría compartir es que todavía me estoy recuperando de grabar una cancion instrumental qwue se llama "Cancion que se quedó muy sola". me gusta mucho esa tonada. Sección de cuerdas, un piano que al principio parecía muy trillado y que terminé grabando igual. Detrás de unos pocos acordes, usados por todos, puede esconder una melodia maravillosa y conmovedora. La canción tiene tres secciones, y la sección intemedia creo que me representa totalmente. Me conmueve y no solo porque yo estuviera mirando mi propio ombligo (la acusación trillada de siempre) sino aque es un ombligo muy solitario, y eso es lo que quise decir con esa tonada borrachina y lacrimosa y sentida. Si algun dia alguien quiere grabarla con la sinfonica de el teatro colón, no me negaré. Son solo cuatro minutos, ratas. Algo tienen que poner de musica en mi funeral. Usen esa.


PD: La foto en pelotas es gratuita y viene con el encordado GK con la primera de regalo. (wo?)



sábado, 8 de abril de 2017

ES SOLO UNA FASE, QUERIDA

Es solo una fase, querida
esa ultima vez que nos dimos un beso
debajo de la luna
y ya viajaban los misiles nucleares
hacia el Mar de la Tranquilidad
cuando despegué mis labios de los tuyos
y te miré afiebrado hundido en tu pupila
y medio satélite estalló en el espacio
mientras un ultimo niño nacía en la Tierra
y todos eramos despedazados
en el nombre de la libertad y la paz

Es solo una fase, querida, un
cambio de humor
un sesgado de brizna de hierba
un eructo escondido detrás del hombro
un pensamiento perdido de saltamontes
un espasmo de potrillo encendido en llamas
antes de perderlo todo
aquel pensamiento amarillo de flor en el
viejo carrete del videotape que ahora se detiene

el recuerdo de las tibias lluvias de otoño
cuando tus ojos se entornaban en una
reminiscencia perfecta contra la ventana
fue solo un soplo
el entreacto de una troupe astronomica que
acaba de bostezar y se ha levantado
furiosa
para borronear con fuego y piedra
la cara del alma de nuestro gran sueño
     
              Una fase, querida
tu hombro se desprende de mi mano
mi mano nunca fuerte y siempre trémula
y esta fase en donde nos recuerdo se disuelve
y con jirones remiendo este lapso salvaje
en que huíamos en circulos ahi donde ahora no hay
nada mas que polvo

miércoles, 5 de abril de 2017

LOS DIENTES DE UN DESCONOCIDO


Encontraron el cuerpo del occiso completamente carbonizado.
Nafta. Por menos de cien pesos lo mandaron al otro lado.
Probablemente estuviera alcoholizado. Simplemente durmiendo la mona. O era un groso de la zona. Un pope que se perdió entre los comunes.
No quedó nada, ni siquiera se le pudieron encontrar los registros dentales. Nada.
A cincuenta metros estaba la foresta y unos mil metros mas allá, al este, estaba el rio. Habia sudestada.
El río no dijo nada.
Pero eso fue el dia después. El dia anterior yo estaba en la costanera. Fui a por un bocadillo. Hacía frio, pero no tenia nadie con quien estar y me tomé el subte B. Me gusta el subte. Bajar a las entrañas de la tierra. Ver las caras de la gente. las mujeres, todas hermosas, con sus caras de cemento, con un dejo de grave tristeza. Andan por debajo de la tierra preocupadas por un amor que no viene, o por los años que sí vienen. Está calentito ahi abajo, en el subte.
Fue lo unico calentito del dia, ese dia.
Me bajé en Alem, al lado del Correo Central. El Luna Park cerrado. Todo encapotado, todo con un velo.
Me cierran el mundo, pienso a veces, y es verdad. La capsula de vitamina B, en este preciso momento, está trepando por mi lengua, con su color anaranjado, amargo, muy amargo. Me sube al cerebro y quisiera gritar. Es de mañana. Escucho a la gente charlar balcón abajo. Pero tengo que encontrar un tiempo para contar esto. No se donde voy a estar mañana. Vivo volando con el viento, un viento suave pero persistente que no para nunca. Tengo la espalda rota, mala vision, los dientes se me caen a pedazos y yo estoy vivo aún, escribiendo esto. Si el ser humano se conforma de actos o fortunios que llevan a hechos y consecuencias, escribir esto no deberia ser el fin del mundo de nadie.
Me bajé del subte, enfilé hacia madero, llegué al dock, doblé a la derecha bordeando la fragata Sarmiento, que no cabeceaba a pesar del viento. Muda, inmovil, bastante inútil, sin ningun acento mas que el de su historia, la cual ignoro porque no me importa. Blanca, gigante.
La gente como yo no anda en barcos. Solo una vez estuve arriba de un barco, por una media hora. Iba al colegio. Vimos a Buenos Aires desaparecer. Fué intenso. Las maestras estaban preocupadas e irritadas. Solo un divertimento para los alumnos perdidos de un colegio religioso, sin moral y sin destino. Volvimos y bajamos del barco. Pocos deben recordar ese trip escolar. Y yo, pasando de largo al costado de una fragata, hacia una hamburguesa fria, pasando de largo los Lamborghinis estacionados en Juana Manso, al lado del «Faena Oh que tan Exclusivo que soy» Club Art District.
Hay unos setos en la plaza del medio de la avenida. Apenas los veo me dan ganas de mear. Estan en filas paralelas, son frondoss, ríspidos, estupidos. Perfecto para una buena meada de invierno. A nadie parece importarle. Me lavo las manos en el bebedero. Tomo un sorbo de agua, cargo el tanque otra vez y ya estoy en los carritos. En My Dreams.
Solía ir con unos vagos a comer ahi, en los veranos, a comer choripanes grasientos y crudos que nadie queria comer. Era la unica via social que teniamos, ir ahi y comer, ir ahi y charlar, ir ahi y pelearnos. La mayoria de mis amigos están muertos o internados; o ya no son mis amigos y estan o muertos o internados.
«It was the best dreams we could afford».
Espero debajo de la columna persa, esa que tiene los toros cornudos en la punta. Los recuerdos de la niñez que tuve en algun momento se han disipado ya con todas las penurias que he pasado, pero esa columna aun me gusta. Tiene un tinte amarillo. Es mas vieja, mucho mas vieja, que cualquier pecado que exista en Buenos Aires. A veces la toco. Está fria y dura, como mis ojos cuando me enojo.
Ese dia, ese dia que es ahora, las nubes, las nubes. Grises, como de un gas metálico muy añejo y muy pesado. Bajas. Comiendose la mitad de los rascacielos donde nadie vive. No me importa mirarlos mientras no me ponga a pensar de que ahi dentro no existe el dolor, o si existe debe ser una suerte de dolor muy refinado, muy perfumado, muy de preocupaciones mas delgadas de lo que puedo llegar a imaginar. Pienso en paneles de papel arroz. Un ritmo diferente. Una suavidad diferente. Diferentes ropas, diferentes olores, diferentes cigarrillos, diferentes musicas, diferentes mugres y cucarachas.
Cuando veo esas torres que llegan hasta las nubes, siempre me acuerdo de todo lo que no quiero ser y de todo lo que nunca seré.
El grito de un parvulito de carancho. Una cosita. Ojo redondo rojo, mente evaporante.
Camino. Simplemente camino. Voy hacia el Sur. Hacia la villa. Hacia Lola Mora, blanca y suicidadapor siempre jamás, detras de un plexiglás mugriento, una escultura pulida por el poco salitre químico de el Rio de la Plata.
Viento. El sol oblicuo y mas viento y el viento trae un poco de obscuridad, una obscuridad de dimensiones astronómicas y físicas que cae desde el aire sobre la ciudad como un manto sólido y palpable, impregnandolo todo.
No soy valiente. No puedo rechazarlo.
Me pongo la capucha, mi cara se crispa, ahora soy un tunel de viento y mi boca recibe el cono gélido directamente a mis pulmones a travéz de el agujero en mi cara en el medio de mi barba. Me siento AZUL. Debo estar azul. Como era que decia el poemario popular de la infancia?
«Los zapatitos me aprietan, las medias me dan calor...».
Por lo menos zapatillas tengo. Son marca Rave. Mi bolsillo y mi refinado paladar de calzado e indumentaria me hizo notar en la casa mayorista de calzado economico que las Rave tienen, en la grilla de la planta del pie, debajo de la plantilla de utilería, unas bolitas de goma entre cada espacio de la cuadricula de la suela. Eso quiere decir que cuando se gasta la plantilla los pies te van a doler menos por el espacio ocupado entre cada varilla de PVC.
Me duelen los pies, de todas maneras.
Hay perdidas de agua en el farallón a mi izquierda, Uno se pregunta de donde sale el agua, estando el agua de la inundacion en la previa a la Reserva Natural a diez metros mas abajo de la baranda. Un reguero triste en una costanera triste que se cae a pedazos. Resiste, aún.
Un vago y una vaga por aqui y por allá. Caras imprecisas. Aves que chillan. Los arboles centenarios, cortezas negras, ennegrecidos por el smog como el carbón, susurrantes en su soledad magnánima y fria.
Me siento a gusto porque bajar mas abajo implica la muerte y el fin del dolor.
Trato de no caer mas bajo.
Gris, negro, gris, negro, verde, cemento y vidrio. Ausencia de niños. Ausencia de este niño que aquí tipea al borde del abismo, tambien con pérdidas de todo tipo.
Manos azules extienden unos pocos billetes. El olor a grasa saliendo de el planchón humeante de la parrilla. Los choripanes y las hamburguesas ya no son lo que eran. Desde que Macri cambió las parrillas a carbón por esas mersadas proyankis a gas, la carne no tiene gusto a nada. Antes por lo menos me mentian y parecia que uno comía carne, ahora la carne devorada es uno y el sandwich que te dan te mira y se te caga de risa.
Miro hacia el este, hacia la arboleda inmensa.
Pienso: «No se puede ir mas hacia el este, si tratara de nadar hacia Montevideo probablemente le pifie. Terminaria en Ciudad del Cabo, vería a mi alrededor y aun así querria prenderme un pucho y pasar de todo».
Por ende, me prendo un pucho. Fumo demasiado. Debe ser la angustia, o que me gusta. Planta sagrada, el tabaco, no?
Cuando fui a ver a Srta. Trueno Negro, me pidieron cortesmente que me retirara del establecimiento para fumar mi tabaquillo.
El siome neohippie/hipster/clón de Pángaro marica de playa que me habló acababa de salir de el pequeño patio cubierto apestando a resina de cannabis.
El progreso. Tabaco no, marihuana si.
No producen semen, les sale yogur diet de la pija.
Le dí un mordisco a la hamburguesa, ese dia que fué y que es hoy. Mastiqué tres veces, tragué, un pedazo de pata de vaca se me quedó entre las muelas rotas, hurgué con la lengua, pensé en mi madre, pensé en agua fria, en la posibilidad de la lluvia, me senté en una silla plegable y puse las piernas arriba de el farallón a ver las cigueñas pasar. Una , dos, tres. Van hacia el norte. Y hacia arriba.
Buenos Aires está invivible.
No es que yo sea un tipo malo sino que me empujan. Si empujás a cualquiera por un buen tiempo las cosas se van al carajo, no importa que hayas nacido con un buen corazón, o que el  sufrimiento de la soledad te haya hecho un hombre permeable y atento y casi justo. No alcanza. Se supone que te traten bien. El problema es que muchos hombres y mujeres, una vez que prueban la acción de la crueldad, ese primer paso hacia una vida de malicia, ya no pueden parar. Es como una droga. Hacés mierda a uno y no podés parar, y viene otro, y otro, y otro, es un vicio y una fiebre, un disfrute, como cazar elefantes: no tiene sentido, pero las caidas son resonantes y poderosas y te conmueven el corazon.
Y cuanta sangre. Mucha. Ataúdes. Pedazos volando por todas partes, lágrimas, internaciones.  Uno se lo hace a cualquiera, grandes, chicos. Se empieza por pequeños resentimientos, por un cruce de palabras o un gesto. Te terminás haciendo policia recibiendo petes de mocosas de once años en la rotonda de los colectiveros de Valentin Alsina.
O te hacés presidente y tus ojos se ven mas azules que nunca. Y te mirás al espejo y decís: no soy el tipo mas malo del mundo. Mi corazón es correcto.
O te empezas a poner crema en los ojos a los setenta y dos años porque toda tu vida te dice que tu vida es tuya y de nadie mas, y te preguntas por qué. Y en la cama a la noche todos los finados del mundo te miran desde la esquina del baño, esperándote, y ya no sos bella, ni por dentro ni por fuera, y te preguntás por qué. Y hay un plán. Y es siempre infalible.
No se puede parar.

Grasa vacuna en los dedos, la carne y el pan y el aderezo bajando por la garganta, y el sol casi se ha ido, es el filo de una moneda muy vieja casi blanco donde ya no queda nada, y de mi boca empieza a salir una vaharada persistente que se difumina en el aire gélido.
Tengo ganas de tabaco. Me doy un tiempo.
Termino la hamburguesa. Me prendo otro Baltimore con una mano dura y seca y temblorosa. Doy una seca, los labios resecos. Me los muerdo, arranco piel, me la como. Sabe igual a la hamburguesa. Está linda la tarde, no? Claro que sí. Mi mano ya está violeta. meto la izquierda en el buzo y la otra la dejo arriba cerca de mi cara.
Un viejo tic de cuando tenia mujer y yo fumaba cerca de ella. A ella le gustaba eso: verme con la mano arriba de la cabeza para que el humo no le fuera hacia su estúpida cara.
Ahora ella se fué lejos. Un dia simplemente desapareció. Me mandó un SMS muy corto, con la voz de otra persona, probablemente redactado por otro hombre.
No la extraño. Tenia buen cuerpo, el problema era el espacio vacio dentro de su cabeza y el espacio lleno dentro de la mía.
Sigo, de vez en cuando, subiendo la mano hacia el aire.
Un carancho se posa en el farallón cerca de mis piés. Le tiro un pedazo de pan. Se me queda mirando con su ojo inadmisible y muy rojo y muy certero. Da un salto. Picotea. Yo sonrío.
Te dieron gato por liebre, querido, pienso, y no me refiero a MÍ sino a ÉL.
Pero el no sabe mucho de esas cosas y yo no sé mucho de las cosas que sabe él, asi que estamos a mano. Le tiro un pedazo de carne. Picotea. Sonreiría (él) si pudiera.
Yo solo lo miro directamente a su ojo rojo, a su cabeza imposible y nerviosa. Dios hizo algunas cosas buenas en el mundo, la mayoria son cosas que uno no puede replicar y que por ende consideramos geniales. Los pájaros son una de esas cosas buenas.
La coronilla de Mi Cabeza extiende una Mano Roja, toca el penacho suave, retuerce su cabeza plumífera y quiebra el pequeño cuello, su pequeña alma de ave sale volando como en un viejo dibujo animado y entonces vuelvo a mi, a mi esqueleto que hierve, a mi fiebre, a mis dias sin sentido, al «crying human frame» de todos los días.
Desde el otro lado de la naturaleza puedo sentir al rio golpearme la cabeza una y otra vez, una y otra vez.
El río es marrón, y conforme ha caido la obscuridad ahora en la mas absoluta y divina penumbra, es profundamente negro, como una piedra finamente pulida hasta hacerla rabiar de ira por la ausencia de toda esperanza. Yo quisiera tener algo con que hendir el rio y hacer un hueco en el medio, para que sea mío. Pero no puedo. Pero que es mío es mío. No lo pienso muy a menudo, pero el agua sigue corriendo, y el fuego sigue quemando y la nafta sigue quemando maravillosamente y uno que está todo el tiempo dolido y maltratado por todo el puto universo con una caja de fosforos con mil fosforos encima todo el tiempo.

Pobre cosita iluminando la noche.



martes, 4 de abril de 2017

EL PERDEDOR DE RATONES

- Usted... usted tiene MI RATÓN!

Eriberto paseaba solo por la calle en la peatonal de Zaragoza y la concha de tu hermana cuando se sintiò asido por el maniatico que le espetaba su inquirimiento.

- Retire usted su mano de mi jarretera, de mi pechera, de MI SERRRR...!
- Bándalo bellaco... usted, el trinador del diablo, usted se robó mi ratoncito.
- Yo no lo he robado a usted, señor mio, sabrá usted lo que hizo con su ratón.

Argañaraz Rubén Rolando Maquiavelo Nepomuceno Aristidez Gracia Geniol Gallardo de la Fuente Gutierrez Eucarístico Jorge Miguel del Sel se sintió un poco perturbado, pero no solo por nacer sino tambien por morir como moría.

 Puede que usted tenga razón o que yo lo juzgue todo con demasiada pasion. Que podrá haber sido de mi ratoncito.
-Como era su ratoncito?
- Era todo blanco y con el hociquito rozado y asi fui fui fui.
- Como hacía?
- "Fui fui fui".
- No lo comprendo bien del todo, caray. Expláyese.
- Le explico: era blanquito, pequeño, de contextura gordita, de porte simpatico, para nada Disney. Tenia lentes y se peinaba la raya al medio. Era de buen caracter, pero a veces se salia de mi bolsita de los secretos.
- Su raton era su secreto?
- El mas preciado.
- El unico?
- Tengo otros ratones, pero eso no es ningun secreto.
- Digame, Eriberto, amigo del alma. Usted no puede ir por ahi perdiendo ratones. De hecho, es preferible que no solo no pierda nada de nada sino que tampoco ande por ahi cargando la alforja con boludeces. Un raton es un raton. Eso lo sabe todo el mundo, no es lo que se dice "un secreto", aunque solo usted puede saber el cariz de su pertenencia a sus intimidades.
- Es que era muy bonito.
- Me lo ha dicho, o mejor dicho, me lo ha sugerido.
- No lo sugerí, creo haberlo descripto de la manera mas febril y apasiaonada que se puede describir a un ratoncito que solo era mi secreto.
- Y dale con el secreto. Argañaraz, cuantos años tiene usted. 
- Como sabe mi nombre si nunca se lo dije?
- La magia de la buenaliteratura. Cuantos? 
- 43.
-43?
- En junio cumplo los 43. Mi mamá me parió casi a la llegada del invierno.
- 43 y con un ratoncito.
- Usted no sabe lo que se sufre la soledad.
- Me imagino que usted no dormira con el bicho ese.
- Es mas tibio el pobre... se me pone entre las patas. Bueno, no exactamente entre las patas, pero el dia que la palme me podria hacer una mini tanga... espere un momento. USTED POR CASUALIDAD NO TENDRIA UN RATONCITO PARA PRESTARME?
- No dispongo por el momento. Da la casualidad que los ratoncitos y el numero trece me provocan un poco de estupor, casi le diria una pizca de incomodidad insoportable.
- Pero son tan lindos los ratoncitos... hacen "fiú fiú" con la naricita.
- No era fui fui fui?
- A veces aspiran en vez de espirar.
- Si, y algunas veces expiran.
- No diga eso canalla, me parte usted el alma en dos... me toca el fondo del corazon y poco y nada me queda para dar sin mi amorcito.
- Se refiere a su mascota.
- Me refiero al roedor que dejo que duerma entre mis huevos.
- No lo culpo ni lo condeno, hombre mayor, la vida puede ser un yermo indecible.
- Cuenteme algo, usted, el caballero sin nombre...
- Pero recien me dijo que no sabiamos nuestros nombres.
- Una brecha en la sinapsis y un hoyo muy peculiar en la sinapsis del escriba tipeante.
- Cuente algo.
- Le cuento dos cosas...
- Cuales?
- No se, usted me dijo que le cuente algo...
- Pero usted dijo dos.
- Hombre del roedor, abrevie, que he estado todo el dia aqui en las calles de Rosario para que me compren pastillas Renomé Fumador y solo he hecho un niquel.
- Olvidé a lo que ibamos. Subráyeme las consecuencias actuales de este dialogo.
- No.
- No?
- Ni en pedo. Usted ha bebido o anda drogado. Vease a un hombre grande perdiendo ratoncitos... que será de su alma mañana si se le ha perdido enfrente de las narices el amor de su vida.
- Es que precisamente eso: necesito saber de mi ratoncito para saber la valía cualicauntitativa de mi sentir.
- No exagere. Es el vicio que lo lleva y lo trae.
- No, debe ser amor. Lo re quiero al guacho.
- Puede comprar otro raton en una tienda de mascotas.
- No sé. No podria. Este era especial.
- Que tenia de especial?
- Tenia pantaloncillos azules. Cortos. Gafas. Un pequeño sombrero de tres picos. Y de vez en cuando hacia fui fui con la naricita.
- "Fiu fiu", no era?
- BUENO ALGO HACIA NO SE MUY BIEN QUE, NO NOS PONGAMOS EN DETALLECITOS.
- Pero que se engrana si aca el que anda perdido perdiendo a mas no perder es usted??!!
- Disculpe, es la terrible emocion que me embarga.
- Como siga asi le van a embargar la casa de tanto querer venderle buzones a los pobres vendedores de pastillas. Mire como me ha dejado la manga, miserable. Si vivieramos en tiempos de orden militar... yo le llamaria a la polecia!
- Descuide, no volveré a desfruncirle la manga nunca mas, es la ultima vez que le pido...

El perdedor de roedores incrustó su mirada aterrada en los de eriberto y Eriberto lo vió: era el rostro perdido de un alma en pena nadando en un lago infernal de fuego. Sendas lagrimas,como lanzas monstruosas de indeciblecongoja caian de esos dos ojos azules: vio a Kosovo, a Bagdad, a Balvanera, a VILLA LUGANO y sus campos de batalla en llamas, bañados por la insensata sangre derramada en la infinitud prehitorica del tiempo y del completo sinsentido. 
Daban ganas de rociarlo hasta los huesos con un lanzallamas, solo por deporte y justicia.

- COMPÓNGASE AMIGO, YA VENDRAN DE VUELTA LOS RATONES!
- ES QUE EL MIO ERA MIO Y ERA ESPECIAL PORQUE ERA MIO Y AHORA YA NO ES MAS MIO Y EN LA ESCUELA ME PEGABANNNNN!!!

Estaba que no podia mas, el del raton perdido. Eriberto vio una piedra en el suelo y la levantò. Era una piedra guijarra de buen porte, gris, ausente, impersonal, desaliñada, querida por nadie. Si le hubiera hablado, no le hubiera respondido. Estaba cubierta por heces de paloma, blancas, verdes, óseas, petrifficadas.

- Mire esta piedra, mi jovial y apasionado amigo. Ve usted esto? Esto personifica todo lo inerte y lo silencioso y lo sucio que naides quiere. Una piedra, y tiene forma de huevo, pero si usted la hirviera, no podria comer mas que a pequeños pedacitos, milimetro por milimetro, microgramo por microgramo. Nadie la quiere, nadie ha amado a esta piedra y esta piedra ha navegado millones de años para encontrarse con usted y con mi mismo, ete aqui. CREE USTED QUE PUEDE AMAR? O puede usted amar de verdad? O solo es un gran "hombre interrogante"? Yo a usted lo aprecio. Está desesperado, es un hombre enamorado de la vida, de sus cosas grandes y pequeñas, y por ende usted debe ser cuidado, su alma nutrida y su espiritu regocijado con la companía. Ahora, tiene dos opciones, o aceptar que su raton piensa que es usted un miserable zoofilico y que por ende ha escapado a hacerle una denuncia por hacerle que le lama los pelos de los huevos, o puede usted empezar de vuelta.
- NO!
- SI!
- NO!-
- SI, MIERDA, APROPÍNCUESE!

Eriberto le propino dos bofetones ida y vuelta. El hombre solo derramaba mas y mas agua sobre la pechera de la camisa. Desconsoladisimo el vago.

- No me queda nadies, nadies!!!
- Vuelva a decir nadies y le arreo otra.
El perdedor de ratones petrificó la cara en un rictus de velorio y  retrocedio cuatro pasos con una mirada demente en los ojos, paró, y muy altaneramente, erguido como en una novela mexicana, volvió a repetir, como quien va a la guerra:

- NADIE.

Eriberto avanzó dos pasos, el perdedor de ratones dio un paso atrás, Eriberto avanzó dos pasos rapidos mas levantando la `piedra en la mano y el perdedor de ratones se perdió corriendo en la noche electrica de su país, un lugar borroso, indefinido, bastante brumoso, un lugar donde las maquinas estaban casi todo el tiempo adormecidas a lo largo del dia excepto a la noche, cuando estas bufaban y siseaban, pergeñando un gran plan con un gran corazon para ese pais donde solo en la bruma un hombre perdido se puede volver respirable a si mismo.

- LA CONCHA DE TU MADRE SI TE VEO DE VUELTA TE MATO!

Lanzó la piedra, que se perdió en la bruma. Milisegundos mas tarde, algo entre la bruma gritó:

- SORETE!

Eriberto respondió:

VIGILANTE!

                                              Fin           

domingo, 26 de marzo de 2017

UN BEBÈ


Te imaginas a vos mismo
en el extranjero
en la casa de alguien
y en esa casa de alguien hay un bebe gateando por la alfombra
y te arrodillas
y el bebe te mira
y vos lo mirás
y el bebe se babea y te sonrie todo pelado
y vos, Fernando, le acercás la cara todo solemne
y ponés tu cara frente al bebe y el bebe apoya
su cara en la tuya
y despues en tu pecho

Te ven

Te preguntan, Fer, para cuando vos un hijo

Y a vos se te hace un nudo en la garganta

Y asì terminás el poema:
diciendo en un solo poema
todo lo que nunca habias podido terminar.

jueves, 23 de marzo de 2017

Yo y Little Richards


La virgen del humo me aprieta con un puño
el corazón
y con su cinta azul me acuesta en
la cama de seda de oro
hacia donde voy a mi cielo

        (CorazÓn tiene un acento, y le pesa y me pesa)

son mios los placeres de la tierra
son de mis huesos las propiedades del volar
habiendo dado hasta la ruptura
caricias
que ni los dioses conocen
                           (Ellos tienen tetas, y las tetas los tienen a ellos)

santo es aquel que obra en el nombre
de la bajada del madero del el dios de los cielos
porque de El es el reino de todos los maderos descompuestos

y nuestro tambien, la reputisima madre que nos pariò
a todos.

Si hay un cielo
si hay un infierno
      Little Richard estarà tocando sobre mis costillas
      los pomulos anegados de maquillaje y lagrimas

Quienes somos uno en nuestra balsa solitaria
y somos metàlicos y salvajes
quienes somos salvajes
somos.

sábado, 18 de marzo de 2017

LOS SEGUNDOS EN LOS TE QUIERO


Que mi mano te acaricie el pelo
y subyugue al monstruo que corona tu cabeza esta noche

Hay una chance
una puerta al final del pasaje

Sabés que pasa? La observación de los pájaros a travez de la historia
nos ha rendido a la contemplación
pero no a la paciencia

Y nos han dado una pastilla
una curita
televisiòn y bebidas para soliviantar
nuestros pies en contacto con esta tierra 
extraña 
erigida en el nombre 
de la civilizaciòn

No hay demasiadas palabras
pero aun así muchos te quiero

Trinan los gorriones
es sábado
temprano a la mañana y
tiemblo:
nadie quiere ser subyugado
y veo las cabezas trastocadas
lamer con lenguas de sangre y fuego 
exasperadas
las nubes grises que raspan
la testuz de las nuevas criaturas

El espacio de largos minutos entre un
te quiero y
otro
te quiero
son plumas caidas
viento helado
precipicios de segundos en muñecas tocadas 
con piezas de oro
son las musitaciones de loquero
de los comunes

viernes, 17 de marzo de 2017

BA, 17 de marzo, 2017

Estuve leyendo a Benedetti. Poemas simples, claros, sencillos. Sin animo de romperte los dientes o asfixiarte con una toalla mojada. Me gustò eso. Los poemas de un hombre de corazón hogareño, bueno. 
El dia que deje de estar profundamente enfermo por el odio y por el miedo, ojalà pueda hacer poemas asì, o, hacer poemas largos sin que se me caiga la baba del desespero. Supongo que quien los lea debe sentirse apabullado del embole, de la repeticion o de lo que fuese. Ayer abri una carpeta con dos años de poesia. No tuve el menor deseo de volver a leerlos. Son muy largos, y se arratsran con el soliloquio interminable de un malamente poseìdo. Hasta a mi me pasma. En fin...

domingo, 12 de marzo de 2017

Pobre Vicente

Y entonces
el hombre distante de si mismo
y la mujer distante de si misma
construyeron un altar bastante parco
solo un rectangulo con angulos y vertices
Blanco como el Dios Blanco
y arriba de él pusieron la oreja de Van Gogh
aun sangrante y yo la pude escuchar llorar aùn
y enfrente de la oreja sangrante de Van gogh
en el mismo pedestal pusieron un cheque en blanco
y entonces me lo mostraron a mi
y me dijeron que eso era arte y cuando pasè 
la mano a mi espalda para buscar el cuchillo
con el que mataria a la verdadera pena de Van Gogh
no encontrè nada y
el hombre y la mujer distantes
sacaron un puñal de entre sus ropas de lujo
y era mi puñal y la hoja estaba hecha de mis dientes rotos
y de mis calzoncillos infantiles manchados de sangre
y nunca pudimos callar a la oreja de Van Gogh o
a aquellos que vendieron su alma para comprar otras, amor
y te escribo desde esta gran ciudad donde nadie
quiere demasiado a nadie y estoy esperando que me tasen a mi
a mi oreja a mis huevos que hiervan mi sangre y que 
cuando hierva yo todo separen mi cabeza caliente de mi 
cuerpo blando y me pongan un cheque en blanco dentro de la boca
al lado de otra hilera de cabezas que tambien pensaron
en el pobre Vicente.

sábado, 11 de marzo de 2017

Venite

"Venite a Buenos Aires. Aqui no funciona nada. Pero también negamos la esperanza, lo cual nos permite funcionar dia a dia. Somos gente muy practica, aqui en Argentina. Sentimientos? Que los tengan los robots. El vacio siempre es esperanza, y duele menos que un monton de esperanza".

F.

viernes, 10 de marzo de 2017

Una entrada musical: Jim Crow Baby - 8 de marzo, 2017



No problem on being black
no matter what in the back of the bus
aint gonna be my head the one cracking up
when this jim crow bus goes down in a crash

the distance in a prism
is the colours of a rainbow
dark and light walkin elbow to elbow
it is up to me it is up to me
to leave my little hole in the wall

I can go to a movie in the balcony
i got some white thick headed mister for me to spit
on and on and on
it was me it was me the one taking you for a ride

and back at home I think in my bed
how you fear the black and the brown and the red
so much silence will only separate
any colour from this song
and if its good for me its good for you and its good for all of us

miércoles, 8 de marzo de 2017

Traiga a nosotros los caidos


El hombre completo
es el que siempre està de retorno
el que siempre vuelve 
a si mismo
y a los suyos con las noticias de ESE extranjero

el que 
resucita el asombro
en aquellas tribus grises
a quienes nadie nunca le han hecho un regalo

El hombre completo
es el artìfice de la empatìa
el hacedor de las grietas ultraverdes
el mago uraño de la esperanza que
retoma el proyecto incocluso de la imbibencia
de la aurora

Traiga su esqueleto parcial
la tiranìa de la alegrìa a esta aldea
donde se alzan los puños cribados con los vidrios rotos
que fueron nuestros padres

Traiga a nosotros los caìdos
a nosotros los caidos.

lunes, 6 de marzo de 2017

BA, 6 de marzo, 2017. Mediodía.



Vst plugins, Midi, Mixcraft, primer dia experimentando eso. Muchos sonidos disponibles. Parece que el limite es el cielo. De todas maneras, sin cancion no hay nada que teclear. Es ahi donde fallan las mayorias de las bandas electronicas y por eso terminan desfigurados chocando sus naves contra ocho autos en contramano con la nariz llena de frula: tienen todas las maquinas pero no tienen las canciones. De todas maneras, pinta como muy interesante, y el Casio (oh yeah) se puede conectar por USB, lo cual es un plus, no hay necesidad de comprar un controlador que de todas maneras no puedo pagar, o vender una viola para comprar uno. Me siento como Piotr Yllich Tchaikovski descubriendo una celesta por la primer puta vez y diciendole al hermano "Comprame dos, guardalas y no le digas a nadie que se me ocurre una idea re grosa para estos aparatejos".
El minus de todo esto es que para aplicarlo en vivo necesitas una laptop, tengo una pero recalienta y se tilda y se apaga. Mal AHI. Por otro lado, los sonidos del Mixcraft (cuerdas, pianos, clavicordio... pito catalán, lo que fuese), son buenos. Importa poco que sean completamente realistas. Las cuerdas particularmente me volaron la cabeza y medio como que el programa es como el Cool Edit pero con la habilidad de procesar un teclado en real time y mandarte a la estratosfera con mas posibilidades de sonidos de preset y grabar al mismo tiempo. O sea, mi interes es hacer "musica clasica", "sinfonias", "etcetera", cosas por el estilo de composición clásica. Dios sabe que el Casio tiene unos nueve o diez sonidos de cuerdas, fagotes, cornos. Gracias. Hasta ahora han sido de lo mas amables, en especial los pianos, y tener un teclado sensible al tacto. Veremos que sale con este programejo. Por el lado de los sintes, tambien hay de todo y muy groso (hasta le ponen los nombres originales y todo en la version esta que tengo, la 6), lo cual sirve para poner esa nota jocosa al estilo Pino Donaggio en The Howling y para ponerle un poco de pimienta a toda la cosa sinfonistica. En fin, que la cosa funciona y que hasta que no me pase el "cagaso inicial" no voy a poder grabar una nota, como me pasò cuando compre el Casio. Serà cuestion de esperar, tomar mate y masturbarme copiosamente. Coincidentalmente, estoy viendo por segunda vez una peli que se llama Thanks for sharing, donde trabaja esta chica, la cantante, Pink, nombre real Alecia Moore. Està buenisima la mina. No se por que pero me pone en un completo estado de cachondez mental. A que venia esto? Si: audio midi y masturbacion (???). Opciones, posibilidades. Creacion. Estàtica de el reflejo de creación. Inamobilidad. Anoche soñè con un funeral, habia que hacer los tramites de pagos de velorio, etc.- Al final del sueño vi a un hombre con una calva bastante pronunciada y me di cuenta que era yo. Estaba chupado, con los huesos marcados. Me arreglaba el pelo de la parte de arriba del craneo con la mano y decia : "Vos solo hacè lo que te digan". Me despertè a las 4 de la mañana sintiéndome muy vacio, puteando porque era muy temprano, pero después a eso de las ocho ya todo el ajetreo de Balvanera me hizo extrañar el silencio de la madrugada, la lucidez del despertarme solo, el lujo de estar conmigo mismo en un mundo que no molesta porque casi no existe.