lunes, 1 de junio de 2020

Buewnos Aires, 1ro de junio, BIS - 7:15 PM.

Escuché tu voz en el celular y me puse a llorar, porque me di cuenta de que sé lo que es una manzana pero nunca vi un manzano. Y me puse a llorar, porque las cosas nunca van a estar mejor que ahora.
Y se me caen las lagrimas, nada nuevo, pero tengo un nudo en la garganta, y me duele la garganta, porque me duele.

domingo, 31 de mayo de 2020

Buenos Aires, 1 de junio, 2020

Ausencia de planes, presencia de la incertidumbre. Ocupa toda la casa, es una cassa vasta, grande, muy fria. Mi cuerpo se parte por la ansiedad y el miedo.
Escucho música en esta silla incomoda. Estoy solo conmigo mismo. Bebo para aplacar el terror interno, la abulia. Trato con todo mi corazon de no ser patetico pero me doy cuenta, en el momento de todos los momentos, que mis brazadas son desesperadas.
Ya lo he dicho antes, sobre mi exceso de peso, mi tabaquismo rampante, mi cara que cambia y se expande, blanca y extraña. Simplemente ya no puedo contar con los proximos 20 años. He de hacer algo, pero soy un objeto apénas tembloroso atrapado por la gravedad terminal de cada segundo en esta tierra extraña y agresiva.
Aun tengo algo de música para soliviantarme. Un par de pesos y un buen jogging para abrigarme.
Trato de hablar con la gente, la gente sale despavorida, despues viene el silencio. Quisiera entender lo que ven mis ojos, lo que huele mi instinto, lo que desean aferrar mis manos. Me muero de sed.
Veo fotos de playas paradisíacas en internet. Intuyo a las vidas luminosas que me circundan en un paralelo cada dia mas distante y angustioso.
Uno se preguntan como hacen y creo que en algun momento alguien se preguntó sobre mi como lo hago.

Parece que lo que hacía ya no lo hago mas o no me sale tan bien.

Quisiera heraamientas para reventar la maldad del mundo, la misma maldad que hizo de mi un cenicero, una mano a punto de prender un velador en una mesa de luz que iba a iluminar el mundo con su candor.

(Wow, podes escuchar esos violines agonicos en el novelón de mi vida?)

Si, han sido dias malos estos dias. Pánico, temor, fragilidad, mi mente tratando de entender la escena de algo, lo mas cerca. Otra vez, terminados los dias de entender y ser fuerte, por debajo de la puerta, solo pasan boletas a pagar y el tufo de lo que es malo y es activo y golpea con silencio.

No quiero ser silencio. No quiero ser quietud.

Dicho sea de paso, y para dejar las cosas mas que claras, no busco caridad. Como prueba de ello, digamos que si he sugerido una tregua, con lo cual no he tenido ni una miga, por ende, asi estamos, ya que todo lo que digo en este blog, se escribe, y cuando lo escribo, o por lo menos asi era antes, se dice mejor que con la garganta y la lengua en movimiento.
Mi garganta tiene arena vieja importada de los balnearios de los 80's y alcohol tumificante. Es triste. Me veo triste. Camino triste. Estoy pesado. Siento que tengo cosas adentro que se han enraizado hasta momificarme de bronca y asco.
Soy un soldado en la enfermeria de un ejercito compuesto solamente por generales, o por lo menos asi me siento. Pequeño. Tengo reacciones fisicas estomacales de solo ver Facebook.
Ya no hay burbujas en tu champaña, Fer. Tal vez solo sea por el momento hatsa encontrar una nueva marcha en la caja de cambios.
A pesar de que se me tomó por fatalista yo siempre digo que si el dia no funcionó, mañana va a ser un dia diferente.
Y me digo a mi mismo: la vida no funcionó. Y algo en mi responde: Y QUE? YA SABIAS BIEN DE PENDEJO QUE LA COSA NO FUNCIONABA.

No puedo compilar data para hacer de esa información algo solido en que plantar los pies.
Añoro, añoro, añoro, añoro.
No tengo necesidad de escribir poesia porque he perdido el centro poético desde hace mucho tiempo, particularmente haciendo estas entradas de diario.
Es un alivio, en realidad. No lo extraño. Estas entradas son la mejor poesía que puedo escribir, por ende, son.
Aunque veo que los poetas son siempre solemnes y estan muy vivarachos haciendole la cama a los niños en el nido de viboras. Ah, si solo pudiera pensar que es eso algo realmente importante. No lo es. Es mas importante tirarle unos pesos a un vagabundo que escribir sonetos. la mayoria de la gente que escribe lo hace para rodearse de diletantes. Al igual que una camada de animales, el mas pequeño muere o es rechazado por su madre y se lo deja morir de hambre. A menos que seas un completo idiota, quien querria ser parte de esto? Es estúpido y vano y cruel y demente. Decime cuantos escritores conocés que puedan salvarte la vida? la respuesta inteligente es: ninguno. Que cosa mas estupida y huraña que andar jurandole amor eterno a un pedazo de arbol con algunas ideas locas impresas adentro :)
Amo los libros, querido lector. Solo que desprecio a los escritores. Te prefiero del otro lado de la mesa con un vaso de cerveza en la mano, unos ojos claros y sin malicia, un abrazo tierno y en tus labios relajados el silencio que nos repara.
Queda algo por decir aparte de que el sol es Dios, y que la luna te quiere como yo te quiero, con claridad irreprochable y sin los medios para acercarse?

miércoles, 27 de mayo de 2020

domingo, 24 de mayo de 2020

el SUCESO/EFECTO/DECESO COBAIN

Lo que hizo Kurt Cobain fue llamar a las filas primeras del frente de batalla de la musica a los desposeidos quinceañeros del mundo a que se caguen en la capa de maquillaje del rock. Funcionó, de la misma manera que la escena de Seattle fue diezmada por las drogas, el suicidio, la depresión, la ignorancia y la pobreza de sus actos secundarios. En suma, el rock se materializó otra vez como fuerza de vida que reasigna su derecho ambos a la vida y a la muerte, y , en el entretiempo, poner en cinta magnetofonica de dos pulgadas, un sinnumero de piezas ya legendarias y desgarradoramente potentes. El punk, el hard rock, lo acustico, la simpleza conjunta con la complejidad de la fragilidad hace no solo martires sino una escucha musical trascendente. Es bueno saber que Mick Jagger ya no es Mick Jagger, es bueno mas aun saber que nosotros, en nuestra silla de complacencia, tampoco ya somos nosotros. Y eso cuesta vida. la de ellos y la de uno. En primera fila y con el fusil en la mano, como siempre, hasta el final.


ESTA NOCHE TUVE UN SUEÑO ROMÁNTICO - 24-5-2020

Tuve un sueño tan apoteósicamente bello que casi me muero de amor.Basicamente, la reina del rock me encaraba en un recital y yo embelesado y completamente estupefacto le firmaba una postal y le pasaba mi direccion escribiendo con un lapiz trémulo. Ella... ella! Ella tambien me ponia su direccion en esa vieja postal, al dorso, su dirección. Nos ibamos a encontrar. Ella entornaba los ojos de amor casi como si fuera una criatura angelical hecha de piel rosa y lumínica. Por alguna razon, me queria, en cuerpo y alma. Ignoro por que. Yo en el sueño me presentaba algo asi como... una leyenda frágil, el ente periférico, el cariñoso admirador. Me sentia liviano y deshinibido. Calmo y confidente (N. del A.: cosa aboslutamente imposible afuera de los sueños). La cuestion es que su novio nos dice algo así como: ahora parece que son ustedes dos, va a ocurrir. Yo, nervioso, encantado, henchido de amor, un amor flamígero y rampante de juventud (otra cosa imposible afuera de los sueños, obvio). Ibamos caminando bajo la repentina luz del sol, pasamos de el recital nocturno a la ceguera casi de la luz diurna, y yo amaba ser amado porque la amaba. Felicidad! Cachondez! Sensación de bienestar! Al fin joven otra vez. Entonces por la calle encontramos muchos juguetes. Muñecos de La Guerra de las Galaxias de todo tipo. Juguetes maravillosos de todos los tamaños. Ese seria mi regalo para ella, juguetes en una caja de carton, dos cajas de zapatos repletas de juguetes hermosos y valiosos, mi corazon de juguete para ella. Nunca podré olvidar la manera en que ella me miraba mientras caminabamos debajo de maravillosos y enormes eucaliptos. Era romantico, especial, debia cuidarla. Si quería que estuviera con ella, iba a tener que encandilarla con una tonelada de ternura. Y probablemente tambien algo más. Y entonces... estoy de vuelta en Once, en una bicileta, y no puedo manejar la bici y sostener las cajas al mismo tiempo. Dejo las cajas en una esquina, me voy, me arrepiento y vuelvo a buscarlas, se han llevado una caja con todos esos juguetes valiosos! Arrepentimiento me carcome el alma, ella ha desaparecido y estoy adentro de uno de estos chiriguitos de todo por dos pesos, se me acusa de tener una bicicleta robada, maniobro con la bicicleta a travez de sendos fierros para hacer colas. USTED CUENDO COMPRO ESA BICICLETA? HACE MUCHO TIEMPO! Pierdo el control de mis facultades de caracter. Es un moreno beligerante y maleducado y patotero. Quisiera romperle la cabeza.
Entonces me desperté.
Me desperté convulsionado y asombrado de volver a tener estos sueños tan vívidos, tan intensos. De solo pensar que hay gente que vivie la vida real materializando estas cosas que solo ocurren en mis sueños me deja perplejo y lleno de una sana envidia. Por dios, que sueño mas bueno. me desperté con una erección, producto probablemente por la emoción de el contacto sentimental, ya que no fue un sueño erótico, pero la voluptuosidad sentimental de el mismo me revolucionó el ánimo y me hizo levantar de la cama a por medio fucking litro de agua healda, con el corazon palpitante y mis ojos llenos de sangre, la bruma de un anhelo salvaje pateándome las sienes, llenando mi pecho de deseo de aventuras, de labios rosados y de besos de menta, calientes.

sábado, 23 de mayo de 2020

Extrañandote, con todas las cosas que dijimos a medias flotando aqui

                  Para Dolores Weihmuller

Estabas tan sola
no hay derecho a morir joven
no hay derecho a volverse viejo tan pronto
tan enfermo tan enferma
a donde estas
entonces no nos importaba la poesia
simplemente deciamos:
ahi vamos

Aqui suena el blues y el humo entra en mi garganta y
en algun lado descansas debajo de la tierra
o tu ceniza o tu ceniza
y en algun lado han dejado tu cabeza yacer
hay paz?
o tu ceniza, o tu
ceniza

Y te dejé sola
a tu ceniza
o tu ceniza.


lunes, 18 de mayo de 2020

Buenos Aires, 18 de mayo, 2020

La insoportable necesidad de volver. Pero... a donde?

(una cosa que me doy cuenta: nunca saldré de Buenos Aires, y ya el blog slo me pone la fecha del post, asi que, para que mierda me molesto en titular con tanta parsimonia estas entradas?)

jueves, 14 de mayo de 2020

VIVIR ASÍ - Buenos Aires, 14 de mayo, 2020

Tenemos un cafetero casi sin piernas
un perro que pasea a una nena
a los militares dirigiendo el trafico
a los dealeres regalando caramelos a los chatos
en mis paredes hay algo mas que una grieta
un agujero donde se cuela la niebla
mientras en mi cabeza vuela la celeste y blanca
por las glorias del pasado que aniquilaron mi infancia
tenemos una plaza donde las monjas vomitan milagros
bolivianos reclaman en el valle dec la plaza lo que le quitaron en el Alto
venta al mayoreo de las cosas que no quiero
cigarrillos baratos para los muchachos rastreros
y una cancion que flota en el aire partida al medio
son cuatro espectros juntados con pegamento
ninguna dice algo bastante sincero
alaban el ritmo pero me traen desespero 
y cuanto mas alto sube el volumen
yo quisera tener este pl,aneta desierto
para dibujarle una sonrisa al sonido y su nacimiento
pero quien soy yo que me caigo y me levanto y me muero
no podria hacer un perfume concreto y santificar el cemento
mis pies sangran impotentes como los de cualquier cristo
todos aqui viviendo por medio dolar con los hijos colgados del cuello
el niño quiere juguetes rasca la pantalla viendo caramelos
y cuando caigan las luces asfixiadas por el horizonte
el cielo malba y naranja por la petrquímica a lo lejos
se escuchara un murmullo mecanico y desesperado
temblaranb nuestras chancletas y se pondrá el cuello tieso
y si tengo suerte alguna mujer rota se apiadará y me dará un beso
y en la cama con tres patas flojas nos moveremos lento
que te quiero que no te quiero y que porque te quiero te aporreo
dile adios al dia aqui viene la noche con su espanto helado
frunce los pies y la cara y sueña con el armiño y el tapado, amor mio
algun dia viviremos en el calor de la frescura de un rio
y a la ribera tibia te prometeré algun día volver a las ciudades
donde moríamos todos los días corriendo por un sueño de enfermos mentales
podés escuchar ese claxon partiendo la sequedad de la mañana
estibadores de peso welter escupiendo con un mohin la mañana
el grito alto de lo bajo de vivir por un centavo
hoy te quiero tanto y mañana voy a estar tan ocupado
canta Goodnite Irene en el idioma que aun te quede
cierra los ojos date vuelta y sueña un sueño que sueña que vuelve
vamos a vender caro esta desgracia latente
mis libros de escuela tus pegatinas de la infancia
la plancha de churrascos la cocina y la cuerda de la ropa
o tal vez la guardemos para cuando importe colgar algo mas que cosas
pensando que el sol siempre sale a la mañana
que de pocos segundos en un funeral se piensa en las siguientes semanas
y quien nois conocia quien sabia cual era nuestro sueño perseguido
los cañonazos de las guerras Del Plata 
hasta las pantallas de celulares ahi en el agujero donde sale el niño
yo tuve un sueño que alguien me presto para que soñara
dije lo voy a guardar hasta el dia después de mañana
y abro los ojos y estoy solo sin una compañera
y un pie se escapa por un agujero en la sábana
y a algun lado se ha ido con mi amorcito la cornisa de la vieja frazada
y el afilador pita su organillo por ende es domingo
creo que etsa vez le voy a dar una oportunidad al filo del cuchillo
hágame tres afiladas una por cada flor que cortaré con los labios frios
y me parece ver por el rabillo del ojo pasar por el empedrado
un viejo camion lechero perseguido por cuatro flacos crios
esto no es Rosario esto no es el rio prometido
es solo una calle entre dos tangentes cuyo nombre no es ni mitad de un mito
feligreses pérfumados en el barrio de al lado esta noche bailaran el rito
que me han quitado por no tener camisa para tapar el poro mio
y desde el barral del viejo balcón humedecido
escucharé hacia el sur y el este la fiesta de los ricos
si casi puedo ver como cortan la torta los novios trémulos y altivos
siete años mas, me digo, siete años mas y estaran al lado mio
y escucho a el afilador pitar su organillo, en su boca un trino
por ende sonsaco que para los novios tambien algun dia será casi un domingo
y abrirá la mujer el cajón de la plateria donde destellará vibrante un cuchillo
tal vez diga: por esta torta he muerto y por este cuchillo revivo
el novio aun durmiendo en un ronquido sordo sobre las sábanas desordenadas
una pastilla de viagra al lado de la vibración intrascendente del vaso de vidrio
piso catorce una ventana a contrafrente
un hogar tranquilo y armónico para una familia tipo decente
y una nota fina que de algun cielo ahi arriba pende
dos capas de pintura, la piedra, la siesta de la muerte


domingo, 10 de mayo de 2020

BUENOS AIRES, 10 DE MAYO, 2020 (ESTUVE A PUNTO DE PONER 2010, DONT ASK)

5 am: despierto. 6 am: mate, dos termos: 7 am dsayuno: dos sanguches de miga, dos empanadas 8 am: el vomito matinal de rigor. Se me queda todo atorado en la garganta, pedazos de jamon y queso. Mis ojos se me salen para a¿fuera, me sono los mocos con una toalla recien lavada. Fuck it. 9am: escuchando a Motley Crue y AceFrehey, tratando de convencerme de que son buenos. 9:50 am: acidez. Tengo puesta una remera de manga larga en la que parecen haber orinado mil gatos roñosos. Por alguna razon le tengo cariño, es calientita. 10 am: no puedo dormir, soñé con Kurt Cobain, nos intercambiabamos guitarras, ayer soñe conque se prendia fuego el departamento de abajo, yo trataba de salir a la mierda, vestirme, me pongo una bombacha de mi novia, no me entra, me pongo mis pantalones, no me entran, las llamas suben por los balcones, me prendo fuego! Go back: 9:53 am: me duelen los ojos por el esfuerzo del vómito. Tengo los lagrimales como dos pelotas. Por alguna razon tengo ganas de tocaaaaaaar la guitarra electrica, es muy temprano, los yonkis duermen. Sensación inclaudicable de que si la cuarentena no se terminó segun el gobierno, se va a terminar cuando la gente quiera, o sea, ya se terminó. La yuta esta mansita. Los proveedores de lo-que-fuese de mi barrio ya han vuelto con sus camionetas y camiones, meten cosas adentro de los negocios por las puertas metalicas, ladronzuelos, bellacos que viven por la plata, los jefes y sus lacayos desdentados! Los odio! 9:55 am: la vida es hermosa, pero me pongo gordo, solo, y amargado. Irremisible sensación de querer tomar birra a las 10 de la mañana. Me pregunto que se sentirá ser padre, tener mujer, ir a trabajar, esas cosas simples y tediosas que parecen vendran en la proxima vida terrestre. 9:59: la pareja de judios ortodoxos bizarro de enfrente charlan en la vereda. Es el gordo albino mas la mujer con cara de camello que usa botas de goma. I dont fucking get it anymore.

miércoles, 6 de mayo de 2020

TODA ESTA DESGRACIA

Mi vida es incompleta

Todo fue una gran tragedia
ridícula

Una mezcla de genes que me partió el alma y una vez que estuvo dentro de mi corazón, destrozó mi cabeza

Opero enfermo
desde las sombras de el muchacho brillante y sensible que fuí

No me da verguenza

Pero me duele de manera tan cierta
como mi cuerpo que todos los dias renace, se recompone,
y se vuelve a partir por la desgracia del destino

No es un tema de dinero, o de fama, o de popularidad
no es un tema de la mujer correcta, de tener trabajo o no

Las aulas de escuela bonaerenses ayudaron mucho
a mi entierro prematuro

Que fue de aquellos almuerzos con Coca Cola
en familia? El aderezo de pickles, mi admiracion por los que hoy
son viejos y tienen hijos

Algunos que se dirijen a mi
me dicen: Fernando, el que se queja así
no merece un nombre, ni un dial, ni una linea
ni una carta, ni un crédito, ni un rumor sobre si vive o no

Y yo mwe callo y escribi poesía
de vez en cuando
cuando las paredes empiezan a temblar por la fiebre

Mi telefono no suena
hay polvo en los numerales de el aparato

Ahora aqui solo queda un hombre que se vuelve rapidamente viejo
en un living room mugriento
bajo una sola lampara con una luz que hiere mis ojos

Este departamento nunca fue un hogar para nadie
bendito sea a aquellas que se fueron vivas de esta luz negra
y bendito sea
aquel que se mató
y a este que aqui sentado sobrevive

Si nadie me va a cuidar, entonces yo solo tengo el derecho de
hacerme santo yo solo

Sisea el agua del mate
ha caido la noche mas negra

Nunca mas volveré a ver el verano
ni siquiera sabré como llamarlo
cuando todo se ponga frio en una costra
cuando las notas sostenidas de las cuerdas de esta orquesta
se apaguen

Aún sigo siendo yo
no puedo cambiar la forma pero si la manera en que puedo
mostrarte de que tengo una forma
y maneras
sencillamente
no encuentro a nadie realmente interesado

Cae cuerpo sobre curerpo
la cal blanca sobre los cuerpos
la tierra de segunda y tercera mano sobre la cal y los cuerpos
sobre los cuerpos

Despues de mi huida
habrá pajaros sin pensamiento en sus cabecitas
posandose sobre
mi casa de la infancia
y nadie sospechará los perfumes perfectos
que descubrí
a cada paso
de mi permanente
otoño

domingo, 3 de mayo de 2020

Buenos Aires, 3 de mayo, 2020

La amistad trastocada es como ponerse un par de calzoncillos rotos por el medio.
Es menester que el desencuentro te mate solo una vez.

miércoles, 29 de abril de 2020

Buenos Aires, 29 de abril, 2020

No se si a alguien que esté ahi fuera le pasa, pero todo esto de la cosa mundial en sincronia con un problema mayor, me jode adentro. Adentro del corazon. Hace dos meses que nol abro la boca para grabar un tema. No canto. Hay sombras dentro mio. Expectativa. un sentimiento lúgubre en elñ cual no creo en absoluto y nunca tengo en mi corazon. Una cosa es si, ser, de hecho, un viejo grodo y amargado que gruñe y tose y aparta. Otra cosa es este nuevo sentimiento: la fragilidad de las cosas que nos sostienen en pie diariamente y que han sido trastocadas por una razon de fuerza mayor. Por primera vez en mi vida siento lo que los yankis llaman cabin fever: es cuando estas adentro de tu casa todo el tiempo. Por mas que uno es un guachito creativo, uno extraña salir de caminata... ver culos, dejar posar los pies desnudos en el cesped del parque. Que mierda, hasta extraño tomarme la presion en ese puesto de salud del Cente. Ver la gente pasar. Ver gente sin máscaras, feos como siempre, extrañisimos como siempre, únicos como siempre. La pesadez interior es un fiel reflejo de este día: tengo un ataque de siática de la concha de la madre, me cuelga el vientre, se me acabó el alcohol y son casi las diez de la noche. Tengo un compulsivo deseo de ir al baño a cagar todo lo que morfé hoy, pero aparte de la comilona, tambien tengo un deseo de OTRO TIPO DE PURGA. La sensación de la calle, opresiva y avasalladora, me pone de rodillas uno de cada dos minutos del dia y entonces me agarra esta sensación en todos los huesos, como quien se hinca adelante de una cueva sagrada donde va a aparecer la Virgen y me va a escupir en la boca cuando vaya a decirle maria cuasnto te quiero. O algo así. Este sentimiento de querer abrazar hasta a el carnicero, que me mira con ojos de poquer cuando le pido dos chuletas de cerdo. Chuleta tu vieja, parece devolverme con la vista con el tapabocas lleno de sangre licuada de res. Y ahi me voy yo de vuelta a esta silla. Le vopy a sacar una foto a esta silla, para que veas que si me queres donar una silla de computadora te la voy a aceptar. ME DUELE EL OORRRRTOOOOO!!! Viovo en un puto gulag. Deseo fervientemente justicia violenta, pasiones violentas, cenas violentas, mascotas violentas, y desde mi cuello hasta mi coronilla explota en piedra una antorcha de anarquía y deseos de nivelación: saquemos esa montaña de ahí y pongamosla allá, Mahoma. Facebook medio como que algun dia va a salir de la pantalla con forma de una de esas maestras putas viejas conchudas chillonas malcogidas que teniamos en la escuela y me va a tirar de la oreja y me va a mandar al rincón de la direccion de la escuela con unas orejas de burro de cartulina pegadas a los costados de la cabeza, mas, el cono de la verguenza en la cabeza, y unos zapatos hechos de barro congelado de alguna trinchera nazi de la primera guerra mundial y en la mano mia un puñado de laxantes y en el cielo se van a dibujar con humo los nombres de todos los que se rieron de mi y me pusieron contra la pared, en penitencia, en reflexión, en sed, en sed, en sed, salgo a la heladera a tomar un litro de agua helada, y escuché hoy, por primera vez en treinta dias, pasar un avión, y después un helicoptero del ejercito nacional argentino, o tal vez de la fuerza naval, y un sudor frio me corrio por la espalda y las pupilas se me abrieron como si yo mismo, adentro mio adentro de esta miseria que soy, todo un pueblo fantasma se quitara la cxara para mostrar que adentro todos somos todo hueso, todo tremor., todo espanto y nacimiento.

+++ Algo que escribí en un comentario en youtube sobre la canción Rocket Man, de Elton John +++

This song is true, true, true genius, its one of those that move me to tears, and I sear to god I have no fucking clue of what is goin on or about in the song. When It sings: Im gonna be high as a kite by then (ten?), it just destroys me. In a way I cant explain. And I dont think that I wanna know. I dont know why. It is one of those songs that discurr in peaceful harmony, a place i wish I could live in but somehow it will be denied to me, always.

martes, 28 de abril de 2020

Buenos Aires, 28 de abril, 2020, evening early beers

Precisamente por no ser participante, soy muy obeservador. Lo unico que me fataria es una cara de piedra y pálabras automaticas tipo: Eres maravilloso! O: genial, es buenisimo! No puedo. Importa ahora 46 años después? Un abrazode vez en cuando y se me pasa. Pero el precio pagado... ha sido terrible. la gente fuerte me inspira y me aterra. Los hewrmosos, los que no se parten una uña nunca. Los que no tienen caries. Los que no tiemblan en el alma. Pero cuando veo a alguien como yo... soy tu amigo de fierro. Alguna de la gente que conoci en loqueros siguen siendo mis gomias, por lo menos a distancias. Todos nosotros somos geniales en bajas dosis. Nadie se ofende demasiado. Es un buen reflejo para tener en los musuculos, en especial en los de los brazos (para mantener la guardia arriba). No me arrepiento de muchos dias de mi vida. Estuvo y está llena de música, de explosiones, de sentimientos voluptuosos y desbordados. La mesura es para los poetas. Yo limpio mi alcantarilla con la fiebre campestre de un cosaco. Adoro a la gente escorada. Algunas veces, desearia ser un ángelito de esos que son tan hermosos y tan limpios, pero mi credo me ha hecho la cara de cuero y grasa. Tal vez en la proxima reencarnación. Y ahi tambien que voy a hacer quilombo desde las benevolentes sombras, desde el polvo de ultratumba. Te quiero y me quiero. Que mas sincero se puede ser cuando el lomo es la base donde pongo tu vida para que arda bella y fresca? Contá conmigo.

lunes, 27 de abril de 2020

EDÉN

La venganza de los amantes será carnal, 
nosotros, en llamas y vivos, 
medio muertos y vivos, 
en el suelo, 
sobre una bandera hermosa desplegada 
que solo aquellos que fueron injustamente llamados 
monstruos, 
apaleados pero con el 
fuego aún en los ojos, 
podrán llamar país, 
y Edén.


Buenos Aires, 27 de abril, 2020 - bis, 11:33 a.m.

Mi querido poeta, no hay manera:
cuando uno dice, porque entiende
- ha caido la noche -
(y uno se vuelve manso por el peso
de el mundo que sabe lo que es la noche)
uno se vuelve noche,
y la noche,
que es mas inteligente que los poetas,
nunca vuelve a la luz insuficiente.

Buenos Aires, 27 de abril, 2020 - 11 a.m.

Ok, una de esas mañanitas de pié izquierdo. Frio y gris. Un tanto ronco y bloqueado de garganta, como quien mira una vieja pared en silencio. De alguna manera, escucho muchos autos en lka calle. Martillazos, alguien trabajando, lo cual no es cosa mala pero que me asienta la idea en la parte pesada de la cabeza de que hay, definitivamente, un nuevo relajo al respecto de la cuarentena, no homologado por fuentes guvernamentales sino por la desinformación, o la informacion inadecuada y poco profesional de los medios. Y, ando extrañando a mi chinita, pero moderadamente, porque sé que ella está segura en su casita, aunque a ella le cuesta un poco, se pone triste, se deprime. Por lo que a mi respecta, me tomaria ya mismo un cohete a llevarle cositas y decirle que la quiero y lamerle la cara como una vaca, pero nose puede. Uno puede darle vueltas al asunto pero con esto no se jode. A lo sumo, del chino a la casa y de la sala de estar a la cama, de la cama al baño a echarse un garco y de vuelta al living. Me cago en el coronavirus, dicho sea de paso. Mas vale que aprendamos algo a nivel personal despues de todo esto, ya que naide va a venir a decirte, en charlas grupales o comunales, de que es lo que "hemos de aprender de todo esto". Desconfio mas que nunca de el consenso general. Aquí la unica respuesta a toda esta debacle la tienen los cientificos con una vacuna eficaz y terminante. Y, cfomo yo no se ni deletrear desoxirribonucleico, no hay nada mas que pueda hacer que confinarme lo mejor que pueda, rezar a un dios pagano y simplemente tener fe en algo que a lo sumo, con un poco de esfuerzo, consideraba hasta hace tres mesesun mundo de fábulas solo cotejado desde una revista de interes de ramos generales de entretenimiento. Me cago en el virus. Pero hay que decir la verdad, o por lo menos la verdad mía: habia algo tan grande en mi alma ante de toido esto? Fumar cigarrillos y beber los sábados con la poesía tan pequeña ahora no parece (todavía) gran cosa. Es el resto lo que me jode. La preocupacion de mi mamá, de mi tia, de mis primos, de sus niños. Si hubiera alguna manera de hacer un truco de magia maestro y ponerlo todo de vuelta a la posición sin salitre en la que estaba antes, con solo la gente trabajando sus trabajos ycobrando a fin de mes lo que el establishment marca para la gente que se rompe el lomo de sol asol, lo haría. No necesito expresiones que usen la palabra amor, eso es para ñoños bellos sin humildad. Por la plata baila el mono.


jueves, 23 de abril de 2020

Buenos Aires, 23 de abril, 2020 - Atardecer, ha caido la noche

Se podria decir que cierta parte de la vida es un colisionar de inquietudes. Ese punto agrio es econtrar, a veces, malsanamente, por lo esporadico, el no hallazgo de inquietudes. Te rompe el cuerpo, apisona y agrieta el alma.
O, colisionar constantemente sin ceder una pulgada. El otorgar sonrisas a troche y moche tambien es un estigma, en especial con la gente que uno encuentra inquetudes similares. Cuidado con el club. Cuidado con la cofradía. Cuidado con la sociedad. Cuidado con el perfume sugerido. Nada peor que meterse en la cama con lo que mas te magnetiza. Crea un lugar de sociedad, y una soledad infinita. 
Lo firmo y lo afirmo. Tómese con soda y una medida de ginebra fría. Agrege estricnina. Y una pizca de compasión general. Mas un bostezo.

miércoles, 22 de abril de 2020

Buenos Aires, 22 de abril, 2020, 8:54 a.m.

Hoy es un dia nublado, pero es nuestro Buenos Aires. Hay que abrir la ventana y dejar que entre el aire rioplatense (o del Riachuelo), respirar hondo y pensar en las cosas excitantes y ardientes que nos obsesionan siempre. El arte, la música, la pintura, los delirios estéticos, las cosas que nos hacian saltar de amor en nuestros cuartos, nuestros libros, nuestras comidas. Acaso no hay arte y pasión en un plato de fideos? Esas cositas punzantes y candentes que nos hacian chillar de deleite, en nuestra libertina sincera felicidad, una libertad ingenua y avasallante. Y no dejarse llevar por la desarmonía de esos botones que nos faltan en las camisas o el calefón que no calienta, aunque un buen baño caliente es necesario para fortalecer el espíritu. Y: el amor. Quien no siente un póquito de eso? Y: la humildad. La necesaria humildad para no adobarlo todo con una capa de frases prefabricadas por internet. Quemar. Honrar las zapatillas. Luchar de la manera que se pueda. Honrar la memoria de nuestros padres y nuestros abuelos. Abrir esa ventana y llkenar los pulmones de el aire frio de hoy, para apretar los dientes yconvertirlo en llamas adentro de nuestra osamenta. Hoy puede ser un gran día. Y cualquier cosa si necesitas un hombro, aca está Fer, un servidor. desgreñado y apestoso y vulgar, pero todavia tengo pies y manos.

domingo, 19 de abril de 2020

Buenos Aires, 19 de abril, 2020 - bis, por la mañana

Lo primero que registré localmente sobre el coronavirus fué algo mezquino. Vecinos de Recoleta enojadisimos porque llevaron a un enfermo del covid a la clinica de Swiss Medical en Pueyrredon y Corrientes. Pobres papis y mamis. heridos de muerte porque su clinica fue manchada por un baldazo de agua fria de realidad. Hey, el chabón tenia cobertura ahi. A donde lo van a llevar, al Ramos Mejía? Reality check, bitch.
Punto y aparte.
Balvanera va Numero Uno en contagios emn CABA.
Como siempre, mi barrio, con el dudoso honor de ser numero uno en lo que no va.
Desde el miercoles no veo una sola persona sin barbijo.
La colectividad es otro cantar. Hasta donde puedo ver la unica proteccion que veo que usan es la cara. uno de cada treinta usa barbijo, por lo general es mujer. Aunque ahora veo mas.
Todos en el barrio estamos entre expectyantes e irritados. Once es un barrio afiebrado, bastante populado por gente bastante bestia e ignorante y desesperada. Somos clase media baja, desesperada. Se bebe mucho en la calle y en casa, se toma mucha merca. se fuma marihuana a plena luz del dia. Es fija que cuando salis afuera los paqueritos que compran droga en corrientes no lleguen mas lejos que la puerta de tu casa para fumar, o picarse. Debo ser la unica persona en 7 kilometros a la redonda que escucha rock and roll y música clasica de vanguardia. Mierda me siento solo. Simplemente no hay oportunidad de conectar con nadie por estos lares, probablemente porque no vive gente aqui. El que vive aqui hace dinero con su lacayo moreno, que rie porque su amo calienta la casa para los dos. Lo que malcolm X llamaba "a house nigger". El amo se enferma. El negro pregunta: "Estamos enfermos, amo?".
Cuando el negocio de venta mayorista de chacletas de l lado de mi casa cerró, un mes despues el ayudante de el dueño del local estaba tirado arriba de una carreta de cartonero, sin zapatos y con la mirada perdida en algun lugar a 400 kilometros de si mismo, la cara toda magullada, coimpletamente perdido. A la edad que tenia, no podia conseguir ningun trabajo. Fue a parar directamente a la calle. Sin indemnización ni nada. Desauciado, muerto en vida. Ese fue el premio de su jefe judio rico con el que bromeaba y gritaba loco de contento en una alegria del tipo histerica, como diria Cortazar, desde las 7 de la mañana hasta las seis de la tarde.
Zapatos encontrados en la calle en sus pies con medias que no le hacen justicia ni a un perro muerto. Los ojos muertos, la cara muerta, las manos que quieren asir algo en el aire que no está ahí.
Todo este barrio es una mentira. Huele a orines y solo refulgura porque hay tanta mierda extraña en el aire. Vive y muere por la cotización del dolar, peniques faciles para hacer con los que la tienen dificil y no pueden pedir nada mas porque no saben que hay algo mas ahi afuera.total de enfermosQuien sabe de que se trata esta cuarentena sin fin. Gastar mas en hacer tanques y misiles nucleares en vez de usarlo para construir un sistema de salud publico eficiente? No garpa. Las naciones que empobrecen y averguenzan a sus cietificos con magros cachet haciendolos vivir en una infraestructura de tapera, esas naciones solo sufren cuando se les dicen que ya no pueden ver television en paz. Querias tele? Tenes tele. Querias vacunas, medicina preventiva, cobertura medica seria y eficiente? Mirá mas tele. Estas enamorado de tu guitarra, de tu pelo, de tu ironía? Hey, eso tambien te puede matar. Si hay un momento para resignificar la necesidad de esperanza, es ahora. Las noticias parecen tan distantes e hipoalergenicas que tarde o temprano uno se entera cuando te pasa. 3000 contagiados, 600 recuperados. Hasta ahora no he visto mas que un video borroso italiano de la sala de terapia intensiva y los pasillos. Ningun medio está poniendo todo a la sarten, probablementew porque son demasiado estupidos como para perder clientes posteando la verdad. Uno solo siente una pequeña porcion de un titular diciendo que han muerto mil personas en un solo dia en no se que provincia yanki, o 600 en italia, o mil en España, entonces empezás a estornudar compulsivamente, por ósmosis de data. Se te pega a la piel y se te va a la cabeza. La noción de que realmente hay algo ahi afuera que te puede dejar en un cajón en tres dias es un sentimiento ambíguo, o uno solo opera de esta nueva manera, con una vaguedad impotente de poltrona marica que solo resalta los faltantes mas ordinariosy reflejos, y no las presencias, o la enfermedad que se avecina.Estoy contento de que la letalidad de la enfermedad hasta ahora sea de aproximadamente el 7 por ciento de el total de enfermos. Me duele por mis viejos, por mi familia que ya está grande. Practicamente estoy yo en todos los grupos de riesgo mencionables. Corazon, pulmones, obesidad, tabaquismo. Supongo que estoy tan perdido como cualquier otro y me resigno la manera que me sale, reblandecido por mi ignorancia y mi estupidez que limita mis expectativas en general y me lleva a pensar que no todo se puede perder. Soy un vago bestia como cualquier otro. esta noche pude dormir seis horas y media. Espero, fumando compulsivamente y pensando que quiero beber aunque no tengo ninguna razon para disfrutar la bebida, si es que me voy a buscar una. No se me ocurre mucho mas para desear. Espero. Y nada más. me gusta la vida. Mi vida es patetica, pero solo tengo una. Adentro de esa vida estaban mis dias de sol en el parque, solo. Con un anotador y una lata grande de cerveza escondida en mi campera de jean. Solo soy un muchacho de edad mediana con una chaqueta de jean y esa mirada tan larga en mis ojos marrones. No tengo nada mas. Yo escuchaba crecer el pasto debajo de mi culo y esa fue la fuerza de voluntad mas grande que sentí en toda mi vida. Siempre supe que todas esas cosas que me gustaban podian ser reemplazadas por un verdadero sentido comun mas primitivo y significante. No confío en las palabras, pero las emito. Que acto natural total poodria reemplazar todo este palabrerio impotente? Hasta las piedras muertas guardan historias mas potentes que las mias. Dicen que somos polvo de estrellas pero el romanticismo de toda la cosa, de esa herencia de fuego y misterio inasible, o asible solo por un advertido cabezadura, parece languidecer y fenecer en alguna esquina de las comisuras de la boca del mundo.


Dale una probada a esto, que lo dice mejor que yo.

sábado, 18 de abril de 2020

Buenos Aires, a donde mas? - 18 de abril, 2020

Ayer.
Me invitaron a hacer un directo por Instagram.
La cagué.
Ebrio, sin dormir, pasado de rosca, afeibrado y atemorizado.
Me dediqué por media hora a gritar, gesticular, comosi fuera un sordo. Me olvidé las canciones, las aullé, estaba ciego de cerveza. Miedo. Panico. Practicamente no pude actuar.
Hoy a la mañana. No tengo el valor de ver ese video. Siento verguenza e ira. Apatía. Sinceramente creo que las canciones van a menguar. Me siento un loser. Me veo mal, me siento mal e interactúo mal.
La interpretación en vivo no es lo mío. Me da bronca y tristeza.
A la medianoche, vomité al lado de la cama. Un charco de un metro de cerveza, mate, café, bilis, pedazos de ananá de un sandwich que comí, atún, galletitas, bilis de tabaco.
Todo esto de la pandemia es un mal rollo.
Gracias que tengo para comer. la vibración en el aire es afiebrada, trémula, hay una gran opresión.
Aún así hay gente que la rema con gracia. Bah, no con gracia. Con astucia. la astucia de permanecer fuertes con la habitual estupidez. Con sus cosas, sus tics de comfort.
Tal vez son mas sabios que yo. Tal vez yo no soy sabio. Tal vez lo que aprendí está mal.

Todos los dias, a las 10 de la mañana, una mina sale al balcón a hablar por telefono, vive enfrente. Es insufrible. Me dan ganas de pegarle un sopapo.
Entiendo que todos, ahora, somos como animales enjaulados.
Ahora son las 11 y 5 y ya tengo ganas de volver a la cama. En la pieza hay olor a vomito.
Un renovado sentimiento de tristeza, frustración, dolor por mi mismo, por mis limitaciones, por las cosas que nunca podré hacer, por los abrazos débiles que daré a medida que pase el tiempo.
No todo se ve mal, pero todo esto es un mal rollo del re carajo. No sé que hacer por mí o por la gente que quiero.
Dios salve a los que puedan contenerse de darse la cabeza contra la pared cuando la vida les da la espalda.

martes, 14 de abril de 2020

Buenos Aires, 14 de abril, 2020

En Parque Centenario ya deben correr liebres y ciervos a esta altura. La puta madre, como extraño. Es acaso que uno no tiene casi nada a que volver? Por favor muchacha hermosa, ven y escupe en mi sombra, al menos! me pongo la peluca de pensar. Algo va a ocurrir, como dira Almirante Brown. Pero la vida es hermosa. Solo para ver pasar a las mujeres caminando con los Stanley en la mano ya tiene algo de sentido. No es mucho sentido pero madre natura tampoco me dio un gran cerebrito. Dame un paquete de Master, un anotador y un mate y estoy listo para conquistar el éter con la baba de la punta de mi lengua.

                                                           $$$$$

La targedia de ser un Rodriguez. Hey, Rockefeller, no tienes ni idea, wacho! Tengo 200 pesos en el bolsillo y sabes que voy a hacer...? He? Eh? ME LOS VOY A FUMAR! Toda la plata que gasté en los flippers, me los voy a fumar. Cada color, cada espina dulce, cada color acá en la punta de mi lengua te la voy a tirar al cielo como un dardo venenoso y cuando se caiga el cielo, sabes que voy a hacer? Eh? ME LO VOY A FUMAR TAMBIEN! Porque no hay dos sin tres, pero si no hay uno no hay dos, nunca. Yo vine de la panza de mi mamá porque alguien mas vió luz y entró. Así que ahora voy a salir a jugar. Tengo cuatro pilas grandes sulfatadas de 1984 en un viejo bolso de bowling blanco de cuero y la tierra que habia ne el zócalo de una casa que tuvieron que demoler. Con eso y una flor en el ojal voy a destripar los asuntos negros de la muerte. Voy a hacer que te enamores de mi hasta que ames toda la tierra que juntaste debajo de las uñas.

lunes, 13 de abril de 2020

Buenos Aires, 13 de abril, 2020

Ayer: voy a agarrar la Faim 68, un pedazo de cejuela de la punta desaparece. No estoy seguro en que momento la golpeé. Cuando pase el apocalipsis, voy a tener que cambiarle la cejuela porque la primer cuerda se sale de el eje.

Hoy. Limpiando con la aspiradora. Toco una guitarra con la manguera, la manguera tilda una viola, la viola cae de boca, el culo de la viola toca el bajo, que tambien se cae y con el cuello golpea el controlador midi, que se cae boca abajo con un PLAF! sonoro y terminante.

Así no va.

jueves, 9 de abril de 2020

Buenos Aires, 9 de abril/medianoche del 8 de abril, 2020

Sueño turnulento, de 12 de la noche a 4:30 de la mañana.

Llueve mucho. Torrencialmente. El agua es tan fuerte que se cuela por las ventanas. Recibo una llamada por telefono de mi vecina, diciendo que hay un merodeador cerca de las ventanas del edificio. La terraza de el edificio de al lado esta a la altura del segundo piso. Parece que hay alguien dando vueltas debajo de la lluvia. Miro desde la ventana del lavadero y exactamente, veo una figura apenas sugerida debajo de la lluvia torrencial, en medio de el estrepito del agua, la tormenta, la oscuridad fosforescente y violenta de la noche. Lo veo caminar, deambular, de derecha a izquierda, veo sus ropas mojadas, su pelo grueso y mojado, y su paso cansino hacia la izquierda. Desaparece. Es una figura fantasmagorica y espeluznante. El exterior de mi edificio esta hecho mierda, con grandes pedazos caidos y derruidos, donde se pueden ver cañerias y las tripas metalicas desnudas de el interior. Grandes pedazos de parede desaparecidos por cien años de malas noticias, de mal clima. Voy al primero para ver las ventanas que dan a la terraza de el edificio del al lado, llevo un cuchillo grande. Primero es un cuchillo blanco, despues un cuchillo con el mango de asta. Abro la ventana.
La japonesa del primer piso me dice, riendo, desconsolada e histerica, asiatica como es:

- Total tengo los 4000 pesos de su alquiler.

Me doy vuelta y otro ponja con barbijo se sonrie achinando mas los ojos, si eso es posible.
Tomamos un colectivo, tal vez el 118... azul y blanco y rojo.
Vamos a bajar del colectivo solo si empujamos a travez de un contingente de loquitos que huelen muy mal, vestidos con camisas que huelen a mierda y orina.
Son fibrosos y atleticos, tal vez pasen hambre, pero no les importa, estan demasiado locos para reaccionar.
La lluvia ha parado. Voy con ella a buscar al merodeador. Resulta que me parece que lo he visto vendiendo café, con algunos termos debajo de los brazos. Vamos hacia el lado de Dorrego y Libertador. Por alguna razon siento la presencia de un tren en las proximidades... trasunto un andén. Espacio verde, oxígeno. El sueño transcurre inmisericordemente. Bajamos a la altura de una plaza, un espacio verde, vamos a donde sé que estan los indigentes y los locos. Caminamos. Veo un cumulo de gente, una pequeña muchedumbre nefgril, son niños harapientos de la calle, hostiles, desenfrenados, que te quieren chetear hasta la ultima colilla de cigarrillo. Algunos viven en taperas y en casitas improvisadas con telas y plasticos. Huelen. Se acercan, me hostiga por algo, quieren algo... Seguimos caminando y tomamos un colectivo. Es un colectivo lleno de luz, brillante.   Vamos andando en lo que seria contramano de Libertador. Estamos en avenida Libertador pero en realidad estamos en otra calle, no una avenida sino una calle, una calle palermitana, y llegamos y nos bajamos y vamos directo a EL LOQUERO. En el loquero, en el garage, a puertas abiertas, esta Dolores, mi ex novia de el 2004, en bata. Tiene una mancha de mierda en la bata, esta con su caracteristico pelo canoso teñido de un negro mate furioso en mechas secas, que casi le cubren la cara y su nariz de botonncito, un angel caido. Se la ve rejuvenecida, pero esta vestida con harapos, una salida de baño con mierda en las piernas. Sale corriendo despavorida, despatarrada: no quiere que la vea en ese estado. Se pierde por un pasillo lleno de luz, un patio interior, con mucha luz: es su casa, es donde vive de ahora en adelante. Está internada ahí. Ha sido olvidada. Vuelve a mi, sonriendo, caminando pesadamente. Saco de una bolsa un poco de ropa limpia y se la doy junto con un set de acuarelas o una bandeja de pinturas al oleo. Ella estaba dibujando. En la cama, junto a alguien mas. Ella sonrie una sonrisa muy tierna y fragil, de persona herida, de persona que vive dia a dia alejada de su familia.
Paso con mi tia Graciela (EL JUEZ DE TODO)(ha aparecido de la nada) hacia la dirección del nosocomio mental. Nos recibe un medico con rulos entrecanos. Nos pide que tomemos asiento y empiezo a describir al merodeador, a el intruso, estoy seguro que es uno de los internos, empiezo a describir sus brazos, su porte, su altura, Estoy sentado en una silla adelante del escritorio del medico. Mi tia me interrumpe para tergiversar todo lo que digo. Me interrumpe y yo le digo que se calle. Ella pone cara turbada y tensa y se calla.
Yo vuelvo la cabeza hacia el medico y el medico me mira, y yo me ahogo, ella ha tergiversado mi testimonio!
Me hundo en la silla, el medico parece estar a dos metros de alto, el sol entra por una ventana detras de su cabeza. Esta silla está muy abajo. me hundo, haciendome pequeño, perdiendo mi caracter y mi capacidad de voz.

El sueño termina.

Me desperté con una comezón en el pomulo izquierdo, inflamado por el sueño. Me pica el ojo.
La turbiedad del sueño me ha dejado ligeramente molesto, conmovido, enfebrecido.
Esas lluvias son demasiado, a veces. Tengo un problema con las lluvias fuertes, me hacen sentir extremadamente vulnerable, como si el agua fuera a entrar en toda la casa e inundarla de tristeza.
Fue bueno verla a Dolores en mi sueño. No fueron las mejores circunstancias, pero hubo una conexión. Yo la queria mucho a ella, fue mi primer novia, a los 30 años. Nos gustaba hacer el amor a la noche a escondidas de... mi tia... en mi propia casa.
Pobre mi tia, como ha sufrido en el pasado ver como yo lloraba constantemente.
Eso si, no me pude echar un polvo como la gente hasta los 30 años...

miércoles, 8 de abril de 2020

Buenos Aires, 8 de abril, 2020 - MAN ON WIRE



Recien acabo de ver esta peli. MAN ON WIRE. La tenia en espera la suma increible de 12 años. Que profunda, que sincera, que increible, que maravillosa, que hinesta y excitante peliculon. Me rompio los nervios y despues al final y en el medio uno no puede romper a llorar porque estas viendo una historia de un grupo de forajidos poeticos que van al limite de todo para realizar un acto que no puede ser nunca el contestado el porque. Y todo es tan tragico y endeble, y la gente que se rompe y desenlaza sus manos al final, porque el poeta vive poetizado y alrededor las cosas triviales tiemblan y se mecen. O sea, un grupo de amigos y asociados de la mas cuestionable canalla mental hacen todo para que un tipo camine en la cuerda floja entre las torres gemelas a 450 metros de altura. Y ahora? Y despues? El desenlace final me destruyó el alma, poco puedo aguantar las lagrimas ahora. Porque: que fue exactamente lo que hicieron? Que pasó? Que hace uno? Por favor vean esta pelicula. La cajoneé mas de una década porque conspiraba contra mi mismo. Tenia miedo de ver esta peli. Ahora me da miedo no haberla visto antes, y no se si voy a poder volver a verla otra vez entera. Todo lo que yo quise de mi vida está en esta peli.

lunes, 6 de abril de 2020

Buenos Aires, 6 de abril, 2020

Ya me hice eco de que, para esta mañana, la cuarentena ya no existe. Fué salir a pagar una boleta para ver gente de otros barrios viniendo a pagar sus boletas. Era como un lunes cualquiera en Balvanera. Autos, gente, viejos y viejas, jovenes y jovitas, todos dando vueltas por todos lados. Extraño sentimiento. La colectividad judia muy activa tambien. Sin barbijos, hablando por los celulares. Vi pasar una joven bastante bonita con un conjuntito de modal con la piel bronceada. Plip plip plip meta ir y venir la avenida de aqui para alla. Colas en los supermercados. Dios llama a pagar tus cuentas. Que pirimbimbole! Extrañando y siendo acocunado por toda esta situacion de capullo de hierro. Anticlimático final para un verano solitario de especulaciones y postergaciones. Creo que lo mas excitante de todo fue salir a San Telmo dos o tres veces hacia la medianoche para ir a tomar una pinta a el bar La Poesía. Una vez que fui a media tarde me pareció ver pasar a Saoirse Ronan por la calle, casi escupo un pulmon de la emoción. Por ende, de vez en cuando googleo para ver si estuvo en Buenos Aires o si simplemente mi mente flashió todo. Que se sepa al menos que hay una mujer en Argentina que es tanto o mas bonita que Saoirse Ronan dando vueltas por ahi, matando gente del susto/deleite indiscriminadamente.

lunes, 30 de marzo de 2020

Buenos Aires, 30 de marzo de 2020 - 1:20 AM

Sueño turbulento. Una gran tormenta se dirigia hacia el ventanal de mi casa y la lluvia y la marejada y la fuerza de la naturaleza batian la puerta del balcon contra la que yo estaba apoyado. Entonces una mujer me muestra algunos chiches con que trancar la puerta con simples palos de excobas y estaquearlos en el suelo en unos pads de plastico hechos para la ocasion. Segundo sueño turbio: alguien habla en voz alta de como mi padre era manipulado por mi abuelo sacandole discos de la batea de su coleccion para que escuchara solo los que a su padre le gustaran: D'Arienzo y otras cantantes femeninas con la cara muy adusta, pianistas clásicas, discos de pasta, como viejas telarañas fatuas polvorientas polacas y del ghetto, y en general, en el sueño, se me apareció un conventillo muy desasosegado (mi padre habria utilizado esta palabra sin esfuerzo) con olor a polvo y humedad en el ambiente opresivo. Muebles antiguos, maderas frágiles, volutas, mayólica, tal vez interiores de cuartos con pisos de tierra humeda.
Probablemente porque me duché y me quedé mojado en la cama contra la almohada humeda. Eso influyó en el sueño. De todas maneras, ya es la segunda noche que sueño con mis abuelos. Con mi hermana tambien,enojada por no se que, como siempre. Hace dos dias sucede así: duermo tres o tres horas y media y me despierto en medio de un sueño turbulento, brumoso y angustioso. Todo muy "oso". Sueños pesados, muy "indoors", donde algo salvaje se desencadena adentro por alguna suerte de debacle exterior o un desencadenamiento de tragedias. Evidentemente los dias que corren no ayudan mucho. la sensaciónb opresiva, el no poder salir, el no salir porque te dicen que nooo se puede salir, las calles dsiertas, la policia rompebolas, los vecinos en los balcones sacandoi a relucir sus neurosis :) . Dejemoslo ahi con esta bella cancion feísima.

domingo, 29 de marzo de 2020

Buenos Aires, 29 de marzo, 2020 - Principios de siglo, baby!

Sueño turbio eta noche. Mi abuela, en el cajón, muerta. La estamos velando. No se mueve, no respira. Entonces en un momento, levanta la cabeza y mira a todos lados con sueño. Estamos en la vernanda de el responsario de Chacarita. Es de noche, o por lo menos eso sugiere la bruma de mi sueño. Hay plantas, algunas flores, mucho verde, el cajón está a la altura de mis ojos. Mi abuela abre los ojos, itene el pelo teñido de un marrón caoba.

- Se ha despertado, ahi esta, no está muerta!

Entonces un amigo de la familia se sienta justo sobre el estomago de mi abuela. Mi abuela exhala.
Ha muerto otra vez, esta vez de verdad. Cierra los ojos, baja la cabeza hacia el almohadín.
Se escucha un OOHHH GENERAL.
Salgo corriendo a buscar un celular para sacar una foto. He perdido el celular.
Entonces veo a un caballero sentado. Es David Letterman. Me mira con hastío. Me da un celular, salgo corriendo de vuelta hacia donde está el cajón con mi abuela.
Entonces me desperté. Afiebrado y tarado por las dos birras que he tomado anoche.
Vopy al baño a la bañadera lelna de agua y me meto de un santiamén.
Ahora estoy tomando mate en la posición de loto, desnudo, mi gran pansa sonbre mis huevos y mi pene.
Escucho estas teclas plásticas dar el familiar repiqueteo nocturno.
No hay mucho aire aqui dentro, necesito ventilar.
No hay música de fondo.
Nada se mueve afuera, hace 15 dias que estamos en cuarentena, hace 15 dias que no veo a mi novia o a mi familia. Carla me llamó, me dijo que tuvo un episodio de paralisis nocturna. Debe ser terrible. Quisiera estar con ella, abrazarla, besarla, arroparla en mi cama, cuidarla mientras duerme. Se la extraña mucho, pero estoy conciente de que no debo verla por erstos dias para evitar someterla a la angustia de mi falta de responsabilidad ante la pandemia. A veces salgo a hacer las compras, cuidando la plata, solo compro unas cositas y vuelvo, galletas, cerveza, salchichas.
Soy uno de esos boludos que dice: oh pero cuanta gente hay en la calle.

Por lo demas, no extraño a naide. Todos los que conozco parecen estar bien. Algunos que conoci la deben de estar pasando bastante mal.
Pero bueno, si te conocí y ya no te veo: buena suerte por estar hecho de arena y cemento. ;)

Van a ser 40 dias mas de cuidarse el culo a uno mismo. Como se pueda.

viernes, 27 de marzo de 2020

buenos aires, 27 de marzo BIS - Sobre Slavoj Szizek y su pródiga nariz

A UN AMIGO DEL FACE, MUY INTELIGENTE ÉL.


Si pero... viste vos... las historias le vienen con la iluminacion quimica... no se, tal vez mis historias tristes no son de crédito en mi mundo no-estimulado. ES interesante, pero se me cayó un idolo posible cuando lo vi fregarse la napia diecisiete veces en un video de tres minutos. Y me dio cosa, yo en los psiquiatricos conoci pibes sufrientes de 20, de 14 años, hechos mierdas, con una enfermedad de misticismo de cancer de indole socio-emocional del carajo y tdos esos vagos copados estan muertos o trepanados. La merca no me causa gracia. A mi se me pegan esas gentes. Mis ultimas tres novias... No puedo aceptar lo que me hace llorar mas de lo que tengo que llorar todos los dias. Me repele, me pone de mal humor y me siento tan afuera de la fiesta que mas y mas me recluyo.

Perdon por el sincericidio. Mi padre me heredó una completa falta de enetereza y humor.

C: - Es impresionante lo que ese muchacho se mete en la napia, yo cuando lo veo me da taquicardia y pienso que la queda ahi nomás

F: - Yo tambien Carlitos, yo tambien. (Hey, perdon por los espiritus bajos de mi parte. Estoy que fiebro)

27 de marzo, 2020 - No pude cobrar la jubilacion, se me venció la tardjeta de débito, estoy en el horno.

Feliz cumpleaños wachaaaa,,, en estos tiempos duros que corren, no te puedo regalar mas que mil besos y abrazos y los gratiusimos recuerdos que tengo de vos y los pibes del Tempora Futbol Club. Cuidate mucho y si algun dia necesitas una mano o una cxhalra, avisa, morocha dulce. Te quiero y te tengo una gran estima. Ya pasará toda esta deblacle. Yo sigo sin parar de fumar, no veo a nuestros amigos comunes (muchop raye, mucha deblacle constante) pero siempre te reciuerdo a vos y a Dolo en el Tigre. By the way, sabias que, lamentable y tristemente, Dolores weihmuller murio en el 2016? La extraño a dolores , a horrores, a su inocente ternura.

Nunca vi, como en la familia de dolores, tanta desigualdad emocional y sentimental. Sencillamente odie instantaneamente a esa gente que me recibio como "macho, vos no podes salir con mi hermana". Un dia le dije al hermano que yo me queria casar con Dolores, me forreó, me dijo: eso te lo vas a tener que ganar. Si lo veo por la calle lo cago a trompadas

yo con Lean me pelie por segunda vez, tuvo un brote de violencia extrema y dije, ni en pedo me quedo en la casa de el nunca mas. Fue muy cruel conmigo, con mi mujer . Hace un tiempo agarró el whiskey y la joda y la farra nocturna. Era triste y me dolia verlo asi., Entonces estalló todo.

Tal vez no te cause mucha alegria ver estas fotos, pero realmente fueron para mi años fundacionales y llenos de renacimiento. Y vos fuiste parte de ese renacimiento, dandome tu amistad y tu simpatia.

Te queria agradecer por eso, darte las gracias por ser un ser de luz.

Buenos Aires, 27 de marzo, 2020, 3:39 AM - Reply to Carlo R.

Anyway, the disease is true. Im scared too. You know Im a lonely guy, I rarely go out except now and then to a public space with a little green pasture and I just lie down to lick my wounds, but now... now I cant really go nowhere. And the worst is coming. Im glad they are trying a new therapy for the covid with hidroxychloroquine, the french virologists' recipe... we got to hang on a couple of months 'till the vaccine appears, 
I am hopeful about it, its gonna come, but the waiting kills me. My mom and my aunt are in their late 70's, cant reach for them, cant hug them... I should have been a little less egotistical and see them more often.
Tell them all that I love them, althou they do know that, but to tell them, too, that i am not a vicious madman, that they should come to MY APARTMENT and see that Im sourrounded with music and noble things. 
But Im afraid that will never happen. My house, my friend, is a sad, crying house. 
You can see it on the walls. You can smell the tabacco in the air, stinging your nostrils and itching your eyelids.

You know, people, sometimes, they just wanna see you working a nine to eight like them , for they fear that you dont know about their pain.


I'm profoundly rooted to a family that , in 17 and a half years, has only come to visit me once, for 15 minutes. Idont know what to do with my soul, sometimes.

I can't cry over this computer monitor, its too far from my face, yet I wish I could.

Seems like those three and a half years of english classes paid off very well.

I DON'T KNOW WHERE HOME IS ANYMORE.

jueves, 26 de marzo de 2020

Buenos Aires, 26 de marzo, 2020 - Sobre R. Bolaño, escritor chileno


Sobre Estrella Distante y como si o no, Bolaño intenta explicar Chile. Cosa que dudo, tenia poeces mas grandes para freir. Ni modo que se iba a quedar callado. Chile representa su niñez y su huida con la punta de la pistola en la espalda. Lo iban a reventar. Lo iban a amasijar y mierda que nosotros ibamos a leer a Bolaño. Cuando volvió a "chile", mas de un presentador ridiculo de teve y librólogo le espetó en la cara que los chilenos no lo pensaban como un escritor chileno. Mucha fibra tuvo Rober en no darles una trompada en la nariz a estos hijos de puta que en su afan de ser chilenos y joviales le dan la espalda a su mas grande luminaria reciente.

El que tiene el poco lujo de ser ninguneado en su tierra se puede dar el gusto y el lujo supremo de saberse de si mismo y pertenecer a todo lo que no tenga fronteras.
Es algo que noté flagrantemente en sus entrevistas en televisión y material filmico disponible. En cada una de ellas hay, en su interlocutor chileno, un tufillo pinochetista que te cagas del asco.

Y poco y nada puede un chileno explicar a Chile si ese chileno es un forastero para Chile. There you are.
Tengo la sensación que a excepción de sus mas ávidos lectores latinoamericanos, naide va a enteder la naturaleza de su huida geográfica para encontrarse en cuerpo y alma con su artesanía.

La milicada sabe como ponerte el odio en las carnes y unirte aunque sea minimamemnte con sus agendas. Aqui en Arg pasó lo mismo. Te deja lesionado de por vida y te tiñe el alma con odio y brutalidad. La idea de civilidad y honor se convierte entonces en un rumor sórdido solo amado por idiotas y blanditos.

lunes, 23 de marzo de 2020

Buenos Aires, 23 de marzo, 2020

Ok, asi que estamos en cuarentena, una cuarentena falsa, y la cosa se va a poner peor.
Tengo casi 46 años y fumo entre 4 y 5 paquetes de cigarrillos por dia.
El coronavirus, basicamente, te pone cemento caliente en los pulmones por un mes.

Hubiera estado bueno tener otra vida solamente para poder tener uno o dos hijos.

"Si esto es la muerte, no me impresiona en lo absoluto"

                                                           - Lytton Strachey -



aqui hace 5 dias de cuarentena
es un embole
he salido a comprar comida un par de veces
el pais esta muy calmo, todas las noches a las 9 la gente sale al balcvon a aplaudir

ponen el himno nacional
hay un clima de expectativa, pero por mi parte de desesperanza
fumo 4 atados de cigarros por dias
soy del grupo rojo de riesgo de contagio
y estoy preocupado por mi mamá, mi tia, mis primos
duermo para el culo, ahora son las 4 20 de la mañana
hace unos dias hice una improvisación que precisamente se llama Alptraum.
Creo que eso lo dice todo, es un suerte de asfixia de
fondo decorativo del tipo Gabinete del Dr. Caligari.
Creo que lo que me enferma es la disposición reglamentaria de no salir. A mi me gusta no salir, pero no me gusta que me digan cuando debo volver a ectrar a mi casa. Y está en juego la nación dle mundo, asi que debo acatar.

Me poreocupa mas la salud de mi madre y mi hermano y mi mujer. Y mi tia Graciela. Y mis primos Guillermo y Carolina y sus hijos, que son maravillosos, y mi hermana y mis sobrinos, Bautista, Coco, y Lucila, que son maravillosos.
Yo soy un cero a la izquierda, un pensionado a quien nadie visita.

Aparte de eso, solo necesito huevos hervidos y cigarrillos.


viernes, 20 de marzo de 2020

20 de marzo, 2020, Buenos Aires, Cuarentena, Música

Yo creo que la proxima ola del pop indie y underground va a ser: no reverb, no mariconadas, solo crudo y espeso meloso poema mundano con guitarras mal afinadas y de mala calidad con amplis de mierda, bien sequito, y grabaciones a dos pistas estéreo. HE DICHO. Y claro, gurisa, si yo nunca me he equivocado con estas cosas, psé.





jueves, 19 de marzo de 2020

Buenos Aires, 19 de marzo, 2020

Soñé por unos quince segundos con una paloma, la paloma estaba levitando sobre el marco de una ventana abierta, me miraba fijamente, era una paloma joven, de un color gris claro con una calva con un plumón muy suave y muy nuevo. No apoyaba sus patas en el marco, simplemente estaba ahi, en el aire, sin mover mas que la cabeza de un lado al otro, y la luz diáfana de un día nuevo entraba un tanto mortecina en el viejo cuarto donde antaño yo retozaba en la cama grabando mi música en un grabador. En la pieza no estaba nadie. Y desde mi punto de vista, yo estaba contra una esquina, muy cerca de mi biblioteca, llena de libros que me esperan siempre, en un insoportable silencio, en una material, tangible soledad y el polvo imposible de limpiar del todo que la cubre.

(Picture unrelated) 



martes, 17 de marzo de 2020

BUENOS AIRES, 17 DE MARZO, 2020 (BIS!!!!)

Feliz cumpleaños chinchula, pese a todo, la vida es ríspída y dura, pero cada dia nos levantamos para reinventarnos y renacer, te quiero, te quiero como la nieve ama a la roca fría y sus secretos impenetrables, nunca bajes los brazos, y no dejes que el desencanto se lleve tu voz.




Buenos Aires, 17 de marzo, 2020

Crease que con toda esta angustia del coronavirus, uno pirula a los pensamientos y debilidades mas inícuas y bobas de seimpre. Vine a casa con todos los brios de puntear algunos bluses en mi guitarra y asi sacarme la apatía mia y el desazón de la gente de la calle. El blues y el rock a veces sirven, y enseñan como vivir algunos malos tragos. Yo cruzo los dedos y rezo a mis dioses menores para que tiren de la piola del carro y aparezca la puta vacuna y mandemos toda esta muerte y este caos a la reputa madre que la parió.

domingo, 15 de marzo de 2020

Buenos Aires, 15 de marzo, 2020

Obviamente: adios curso de yoga.
La cosa está jodida.
De tanto que uno lee lo del coronavirus uno ya se empieza a poner enfermo psicosomáticamente. Obvio: uno fuma mas de lo normal en lo ya anormal que uno lo hace. Duele la vista, el celular no se apaga, leo en la cama sin anteojos la letra pequeña. La cosa brilla, es tan apasionante como tragar medio litro de diarrea. Las noticias de los que viven afuera son horrendas, otros, que se han ido afuera, estan pa joder. Estan en España en cuarentena dando vueltas por ahi. remandola y tratando de reirse. Yo no me rio. Mas de alguno pensará: enhorabuena para el, que nunca se rie.

Estos dias tengo esto en mente:

Eva Braun arriba de la mesa del festín, con una botella de champagne en un puño, pidiendoles a todos los asistentes del bunker de Adolf Hitler en Berlin que canten y bailen, mientras por sobre sus cabezas caen las bombas y el apocalipsis final.

Se vive una gran tensión. Naide habla al respecto del virus.
Cuando estas perdido en la vida posteando tu vida online, tu vida y el fin de ella en un ataud barato, probablemente, son la vida de alguien mas.

CRASO ERROR.

Como sea que salga todo esto, estoy orgulloso de poder decir que viví en una era donde todo el mundo se rascaba las pelotas hasta que no lo hicieron mas porque, como diria Jeff Goldblum, "Life finds a Way".

No es caos, es coherente. No es cruel, es consecuente. No es injusto: la historia se escribe sola sin la ayuda de ningun risueño. No se puede ser el dedo de Dios. No es sarcasmo, es solo otro tipo de abismo el que esta vez ha venido a buscarte.

No es cruel ni injusto: de repente te das cuenta de que ya no estas adentro de la tevé.

Online, offline, no importa.
Podrás decir que eras joven y te salvaste. Tal vez. Tal vez. Podrás algun dia ser parte de algo mas y decir que eras viejo y esperabas y te fuiste, o te fueron. Tal vez, tal vez.

El 98 por ciento de las cosas que me rodean no tienen ni estilo, ni huevos, ni gracia.
Gracias, civilización.

Me voy a por una taza de café, tengo un amor del que cuidar.



domingo, 8 de marzo de 2020

Buenos Aires, 8 de marzo, 2020

Resulta que me anoté en este curso de yoga porque se dicta en una salon de musica donde hay dos pianos. ;) Llevas el celular, lo pones en el piano, tocas una cancion, hacés yoga, volves a casa con 200 gramos menos de grasa y con una cancion para un nuevo disco. Empieza el 16. Otoño. Ese piano, un Bluthner, hecho en Leipzig. Y ese lugar. Impagable. Nadie parece darse cuenta que llego una hora antes para estar conmigo mismo. Basicamente, es ilegal, invasión de propiedad privada. De todas maneras, todos los colegios son lugares tristes, en especial cuando termina el horario de enseñanza y los pupilos desaparecen. Yo conozco mucho de colegios vacios. Muchas veces me dejaban en penitencia media hora, lo cual ahora me resulta bizarro, porque basicamente me secuestraban hasta las 5 de la tarde... por dios sabe que perverso motivo. Y ahi estaba, a los 11 años, solo en un aula de clases desierta, viendo los bollos de papel y las manchas de tinta en el suelo, y al lado mio una ventana, una ventana con rejas. Y el silencio absoluto. Esas putas, maestras y directoras de escuelas, con caras de cenicero, me odiaban y yo las odiaba de vuelta con todo el miedo del mundo. te deja una marca indeleble esas cosas. Todo lo irresoluto, todo lo fastidioso que se lleva adentro, como un animal rabioso en una jaula de enfermedad.Y ahora tengo casi 46 años y SOY YO el que me escabullo en esos lugares de mierda. Para grabar musica. Ultimamente estoy sintiendo como que estoy viviendo en una película/deja-vú. Hay algo raro en todo esto. la sensación de circulo completo es infaltable. Hoy me quedpé en el parque hasta el anochecer. Mirando mujeres pasar por la semipenumbra del parque como una suerte de stalker estético, un flaneur muerto de hambre chupado por dentro. Bah, un voyeur comun y corriente. En un punto uno piensa, ok, la vida no resultó. Y no me da lástima andar lastimero, ni verguenza. Verguenza sería no expresarlo, incluso cuando uno se mira en este espejo patético.

jueves, 5 de marzo de 2020

LOS NIÑOS MUERTOS (Una novelita de mierda escrita hace un par de años, por cuatro años...)

Aqui la version en formato Word 2007

https://www6.zippyshare.com/v/WmKIJ4lA/file.html





LOS NIÑOS MUERTOS

por Fernando Bocadillos










00.

Y todo esto que vas a aprender, son cosas que vas a tener que tirar.

Lo primero que recuerdo era la profunda convicción en las palabras de mi madre, de que, efectivamente, se me iba a rajar el culo al medio y de ahí iba a salir sangre por cada cintazo recibido, mucha, mucha sangre. Tenia los pantalones abajo, las cachas al aire, las piernas colgando de la cama, mi cabeza inflamada apuntaba al Este, podia ver hacia el patio de la casa de un barrio pobre. En una jaula, un cardenal abria el pico negro e intentaba gritar, yo lloraba mas fuerte, el cinturón caia fuerte sobre mi cuerpo, y lo que dice una madre siempre debe de ser tomado al pié de la letra. Yo miraba al mundo lejos de estar indemne y cauto. Tenía tres años. A veinte minutos en bondi, hacia el norte, se llegaba a el final territorial de Valentin Alsina y empezaba la Capital Federal. Valentin Alsina y la Capital federal estan divididos geograficamente por un riachuelo de cuarenta metros de ancho y diez de hondo de desperdicios tóxicos y cancerígenos y heces humanas que flotan en el manto negro acuífero que discurre aguas abajo hacia el Rio de la Plata, y no tan lejos de Buenos Aires. Muchos años despues, yo cruzaría muchas veces el riachuelo y descubriría que ese rio de bosta liquida en el que uno tenia que taparse la nariz y la boca con la mano, completamente alarmado y casi con verguenza, era un símbolo potente de mi hogar roto, la gran división, el cruce de todas las edades. No habia nada que hacer al respecto, excepto esperar nada de hoy y del dia siguiente, pero, de todas maneras, a todos nos dan por el culo al menos una vez en la vida? O muchas veces. Pero entonces, y muchas veces despues de ello, alguien tenia algo para decirme y me lo iba a decir muy de cerca.
Nada se ha perdido, vieja. Nada tan grande se ha encontrado tanto como esto de estar profundamente perdido. Vos hablàs, yo hablo, no hay mesetas mas amplias que estas de respirar para largarlo todo afuera con la inamovible presencia eterna de la duda. Y tres soliloquios: los adentro, los nosotros, los ellos. Me han dado boca para decirlo todo mal y a vos te han dado boca para encontrar todo el bien: somos dos suicidantes aplicados adentro de un bote que hace agua fino con una esperanza sin limites. De que se trata esta extraña alquimia entre fantasmas: cuando estas en la lona y ya te contaron nueve, a veces no hay nada mas atractivo que un diez. Esa atracciòn, ese amor desesperadamente atractivo y malsano del final, es la parka mas triste, la que redime inapelablemente con una amarga ciencia. Cuando estàs en la lona, excepto contadas veces, no hay mas que el amor a un fin, al fin del dolor, y un amor a una finalidad desgarradora. Ese amor al nivel del suelo, de dientes rotos, de labios partidos, la casa dividida, la sangre maldita, y el adios a la ultima inocencia, esa es la muerte mas triste del mundo, antes de la otra muerte mas triste del mundo: decir realmente adiòs a este mundo.
Pintar por numeros, bailar por el pan duro.

0.

El otro dia me comprè un auto. Ellos se compran un auto, yo me compro un auto. Ellos hacen puchero, yo hago puchero. Ellos hacen ravioles, yo hago ravioles. Fuck you. Soy caprichoso y un soñador efectivo, ojala algun dia pueda perdonarseme esto, que es un pecado mortal. Un Corvette Stingray 1972, color bermellòn. Una belleza llena de curvas y puntas, como una daga flameante llena de sangre. Radiales impresas: Goodyear Radial. Por dentro, cuero rojo, cuero de verdad, hay por lo menos cuatro vacas menos sus esqueletos adentro de el puto auto. No tiene compactera, pero seguro le pongo un boom box 2.0 ahi atras para reventarme la cabeza, con un reproductor de pen drive. Existe algo asi? Por lo demas, es todo velocidad y cuando aprieto el acelerador en punto muerto adentro del garage, ruge como un terrible gatito.
Fui a aprender amanejar hace unos años en una escuela de manejo en Buenos Aires, todo bien. La teoria es simple y evadir tachitos naranjas y blancos es casi como no pisar personas y revolearlos por el aire escupiendo sangre y visceras. Los instructores son unos panchos agradables y permisivos. El mio masticaba chicles y se inclinaba hacia un lado sin darme la cara mandandole mensajes de texto a una amiga muerta. Bien por mi.
Ayer sali por primera vez del garage en la mansion en Beverly Hills, despuntaba el mediodia en un movimiento musical lleno de licencias, calor torrido, sol de pacotilla, una escenografia chata de una bola de fuego con algun sentido aparente y el resto era solo pavimento pulcro negro extendiendose en sinuosas curvas colinas abajo, hacia el afluente, entre firuletes antisepticos y ligustrinas de diseño. Estos yanquis saben como hacerlo: te mantienen en un unico movimiento mientras te hacen a la ruta del exito al mismo tiempo que te hacen engullir cancer de primera categoria. Es mas rapido un tiro en la sien con una gomera gigante y Piernas Locas Crane haciendo las veces de proyectil, a veces.
El auto. Rojo, potente, animal.
Ok.
Lo lleve bien hasta la autopista hasta que me di cuenta de que no era lo suficientemente rapida. Mi cabeza, no la maquina. La maquina estaba bien, estaba hecha para obedecer mentes pusilanimes y proactivas, no la perdicion constante de un alma superlativa y profundamente espiritual como la mia.
Mal por mi.
Empecè a correr. No se a donde. Me perdi en linea recta por unos buenos veinticinco minutos hasta que me di cuenta que no podia frenar. No me fallaban los frenos. Simplemente no podia frenar porque me di cuenta que no podia saber bien a donde iba o siquiera como volver. Cuando frenar, cuando girar, el significado de los letreros verdes, las luces parpadeantes, esto y aquello, mi alma en un frasco con salmuera en una estanteria arriba de la cocina. Tenia la leve nocion de que si giraba a la derecha iba a descender en algun barrio inhospito de donde-sea-que-fuera-que-estuviese-si-es-que-estaba-aun-dentro-de-mi-cuerpo. Leve temor. Entrè en panico. El lado derecho de la carretera que iba casi hacia la punta caliente del sol era la unica amiga que tenia. Empecè a achicarme hasta que mis pequeñas bolitas sudamericanas dijeron basta. Vi un patrullero. Recalquè los dedos en el freno.
Ya saben todos como es esto de la cana en Los Angeles. La mitad son Chicanos, la mitad son del Klan. Me fui para la banquina mas alusiva a mi terror. Parè alrededor de treinta metros despuès de la lancha y entonces apaguè el motor, apaguè la musica (hair metal, porque soy tan vivillo y pipiolo), cerrè las puertas con llave y me fui caminando hacia el cana que estaba chequeando no se què en su computadora personal de cerdo.

- Good evening. - hice un gesto tipo Gran Jefe Indio para hacerle saber que la iba en son de paz y al mismo tiempo que sabia que tenia que ser un problema muy menor.

El muy cerdo puso su gruesa y bestial mano sobre la cacha de su Beretta y y me saludo con el mismo gesto, pero su gesto no era mi gesto en absoluto y basicamente queria decir, muy profesionalmente, que me quedara piola y que fuera conciso, escueto y amplio, todo a la vez.
Era un intruso adelante de un mayor intruso. pero solo un intruso se podia dar el lujo de no arrepentirse.
Le expliquè que simplemente no sabia como seguir, como volver a mi mansion en las colinas, y que aunque lo supiera, no podria hacerlo, aunque quisiera:
«I”m lost and I”m panicking».
Fueron muy amables. No me llevaron directamente a mi home en patrulla, lo cual hubiera sido tremendamente ridiculo, aunque no evitaron mirarme como si vieran a la cosa mas extraña, alienigena y homosexual que hubieran visto en no solo toda su vida, tambien en las anteriores y las futuras.
Me llevaron en patrulla hasta un cruce, dije thank you so much, por una milesima de segundo pensè en darle la mano al rati, pero no lo hice, y se fueron entre siseos risueños de serpiente.
Todos parecian usar zunga. Y no les estaba mirando el culo.
Pedi un telefono desde un telefono publico en el medio de la nada, lo que es igual a asesinato seguro, vino un taxi. Subì. Le di la direccion al taxista y el taxista acelerò gentilmente hasta alcanzar unos veinte maravillosos kilometros por hora.
Al subir la colina estaba completamente hundido en la cuerina de imitacion del viejo taxi, pensando en como mi madre me bajaba los pantalones para azotarme cuando era niño, y ahi estaba yo del tamaño de una cerilla usada, igual de util, polvo en las rendijas de el corazòn de mi mundo entero.
Lleguè a mi casa, paguè, me bajè, mire la puerta de entrada, el porton gigante de cedro negro y las aldabas ahi arriba entre las enredaderas y la hiedra benigna verde en los muros, en un lugar seguro. Subi las escaleras, entre muros de blancos, entrè en la habitacion, entrè en mi cama matrimonial donde duerme uno, solo, y solo uno entre sabanas de lino blanco y sonidos y musica segura sin interferencia, algodonales de Diamond Hi-Fi. Mi vida era blanca, habia plata y hasta la policia me daba besitos.
La remolcada del Stingray me costo trescientos cincuenta dolares, pero para un ganador guacho pistola como yo, eso era una cena gorda, y nada mas, y muchas ganas de comer no me quedaban.
Me hice un Nesquik, mirando las cucarachas desaparecer por una ventila en el techo.
Muy astutas.
Y entonces soñè un sueño, un sueño muy real y blanco y seguro, y cuando me despertè me di cuenta que era todo real, pero solo en mi cabeza, y me quise despertar otra vez pero no pude, porque sabia que era un soñador y sabia que nunca habia soñado tanto: estaba todo en mi cabeza, y nunca habia cerrado los ojos, solo estaba un poco loco, un poco famelico y me moria de amor, y de hambre.


1.

Toda la gente se despierta para morir, yo me despertaba para matar.
No sentia desprecio por la rabia humana, sino por la propia raza en si y si bien creia firmemente en el amor, matar era importante, tan importante como la cultura del corazon.
Me habian cojido todos los estamentos, las instituciones y las figuras de autoridad: maestros, policias, psicologos y psiquiatras, musicos, escritores, porreros y merqueros, locos de atar, cuerdos pateticos, tìteres psicopàticos, hasta los animales me arañaban y me mordian: lo habia intentado todo. Solìa sonreir. Padre y madre. Amigos. Tener novia sonaba como una broma de mal gusto. Solo unos toques en la oscuridad para mi. Ni siquiera inventaba historias. No queria ser un superheroe, o una estrella de rock, o trabajar o afiliarme a un club y hacer deportes o permancer en algun centro educativo. La plata que de vez en cuando me daba mi padre, lo suficiente como para comprar una cinta fonografica o cuerdas para guitarra, era mas que suficiente. Supongo que tenia mi propio mito en construcciòn como cualquier otro soñador que no soñase nunca: una cicatriz en labio superior derecho y un frasco de ponzoña ultraletal en un corazon que latia lento sin ningun lugar a donde ir.
En el living room de la casa habia una alfombra raìda azul y algunos muebles tapizados con una cuerina del color del te con leche con las costuras empachadas y agonizantes. Uno se sentaba ahi, tal vez sin pensar en nada, solo sintiendo los fumos de la luz solar entrar por los visillos de las persianas y un ruido pesado pero sibilante acompañaba el acto de sentarse y uno simplemente bajaba unos cinco centimetros hacia el fondo del sofa,sintiendose un poco mas ligero de lo que podria haber sido.
Un gran espejo en la pared, roto en la esquina inferior. Siete años de mala suerte.
Recuerdo estas cosas aqui y ahora en que estoy solo. O no tan solo.Mi corazon sigue negro. He patentado la envidia, o por lo menos eso quiero creer ahora que me carcome la duda y la culpa. Ya no soy tan joven. Sigo siendo perezoso en el aprendizaje y a medida que llego a la siguiente posta sin el menor atisbo de saber como aniquilar con indiferencia a un pobre miserable rascabuches, màs deseo anularme de alguna forma. Mis ojos hambrientos y el odio por la complicacion de tener un alma sucia en un paraiso terrenal enfermo populado por hermosos animales angelicales.
Nunca lo lograria. Tampoco ellos.
Eso queriamos creer.

Aun no puedo recordar donde estuve entre los doce y los quince años. Simplemente no puedo. Hay un gran bache blanco, ni siquiera puedo llamarlo una neblina. No hay nada que decir en mi cabeza respecto del tema. No recuerdo besos de chicas, o masturbacion, o una musica general benigna especifica. Recuerdo a mi padre enseñandome a afeitarme, recuerdo el baño. Yo me pasaba una afeitadora por el bigote enfrente del espejo y mi padre abriendo la puerta y mirandome con pìcara curiosidad.
Recuerdo el ultimo año en la escuela primaria. El llanto de las niñas. Yo las observaba con respeto. Sabia que despues de la separacion, no serìan las mismas, que les esperaba un mundo diferente a cada uno, al igual que a los parvulos masculinos. Yo sabia que algunos comiamos mejor que otros, habia estado en sus casas, saludado a sus servicios domesticos, olido sus cuartos, golpeado sus puertas de entrada, activado sus alarmas. Caminado sus halls de entrada, algunos eran solo una puerta de chapa oxidada y otros eran cuarenta y cinco metros de alfombra vinilica con hileras de ikebanas de lirios naturales aromatizando las narices de recelosos y gordos y acicalados porteros. Pero cuan bonito. Rubios y negros. No podia ocurrir otra cosa que saberlo, o intuirlo no sin dolor, tempranamente.
Pero mi historia no se trata sobre el aprendizaje. Se trata de como aprendì a caminar de vuelta en cuatro patas y comer carroña en la oscuridad mientras las estrellas bailan solo para mi, casi al final del ultimo siglo en el milenio pasado.
Hace mucho tiempo atras , hace poco tiempo atràs. Porque esto que estas leyendo, conmigo, amigo mio, ha de morir cuando deje de practicarlo. Simplemente se irà. Fenecerà como la idea de una rosa en el medio de un centro de mesa para una ocasiòn particular, gallarda y bizarramente memorable entre tanto desastre, y despues se disolverà en otro tiempo, otro cuerpo, otra historia de un tenor y una cualidad tan humana que temblarìan todas las montañas si no fuese porque las montañas son el catafalco de la miseria de nadie.
Ete aquì lo que me preocupa. El tiempo ya podria haberse acabado.
En este mismo segundo, he muerto otra vez.
Me pregunto si a vos te pasa lo mismo. Pero vos no sos nadie. Y tambien estas muerto. Doble companìa de lujo, puedo desenterrate desde tu caja de cristal y ponerte sobre la mesa cada vez que quiera sobar y pelear con los muertos: sin rostro, sin documentos, sin geografia corporal particular, puedo mancillarte a destajo y volverte a colocar en mi caja de personalidades queridas que uso cuando estoy demasiado sacado como para controlar la compulsion de servirme un mal trago de delirio. Dejar que me mires.
Sos las voces que nunca digo, sos los pecados del pasado, los asesinatos portatiles, los pies sobre el hormiguero, el pequeño hurto desgraciado en el bolsillo que nunca admito pero que me han colocado reposada y lentamente en este vendaval de soliloquios, ahora cuasi centenario.

2.

Gorriones piando en el balcon. Son como un balsamo. Desde que mi viejo muriò que no venian. Voy a ponerle semillitas para que vengan mas a menudo. Los griegos identificaban a los gorriones como los portadores de el alma hacia el cielo. Asi que no les voy a poner mucha comida. A ver si se malcrian y quieren llevarse algo mas.
El balcon es algo asi como el placebo para los que estan atrapados en una vida terrible, un pequeño paraiso donde uno puede descansar el esqueleto en un afuera proverbial. Un balcon puede ser la libertad, por lo menos una libertad pequeñita; miserable, si, pero libertad al fin, como un pequeño besito en los labios. Chuik chuik. Por lo menos es asi cuando se està en una buena no tan buena o en una mala constante que te corta los huevos sin ningun tipo de disculpas... solo pasar el tiempo chillando, cogiendo ora si ora no de buena o mala gana, amando curiosidades chiquititas de hermosos colores y puteando al cielo por la mala suerte. Asi que el balcon ayuda. A veces. Tambien es bueno para las novias que rompen las pelotas por el habito pernicioso de fumar de uno.
Ahi està ella, tiene un solo rostro y mil màs.

- Podes salir por favor o abrir la puerta e ir afuera porque no soporto mas el olor a cigarrillo, me esta matando A MI esa mierda! La concha de tu madre!

Y el humo. El humo se va hacia arriba y hacia los costados, azul azul azul , volutas revolviendose, y bajando desde el techo como una lampara de lava, y uno opuede soñar que es un maquinista de tren, circa 1886, solitario, un tanto maltratado, descascarado y tiznado por la mala vida, sin mujer, feo, y lo mas importante de todo: sin frenos.
Y uno vuelve adentro y ve todo ese teatro de guerra tristisimo: medias rotas y asquerosas llenas de pegotes de hongos, ropa interior usada desparramada por las camas, pantalones descuajeringados llorando sobre el parquet lleno de cenizas y mierda y polvo, polvo por todos lados, polvo que uno quisiera limpiar si no fuera porque la ultima vez no funcionò muy bien, ver que a la semana estaba todo igual o incluso peor, o, peor aun, ver un tender blanco oxidandose lleno de ropa lavada que se acartona con la brisa de la tarde en medio de la sala de estar, la cual no tenemos la menor puta gana de recoger y doblar y meter dentro de los cajones como dios manda. O, uno lo hace, sintiendose un semidios sempiterno e intocable y entonces uno da la vuelta y ve que queda todo el resto de la casa por limpiar. Uno mira eso y piensa.

- Pero si toda la energia que tenia la gaste en limpiar una mitad entera de la casa yo ya no puedo limpiar mas!

Uno se lo dice a uno mismo y no hay nadie mas ahi.
La mugre es todo lo que sobra. Y sobra... el desinterès.
A veces , las cosas de la casa, son nuestros dioses, el viejo instinto de la cueva propia, por ende, la propia crucifixion. Y a emparcharlo todo de vuelta, otra vez. Con toda la dulzura de la que se pueda disponer con la cabeza rota por un gigante desamor. Palabras de viejo.
Uno pelea duro por su propia crucifixiòn, y a veces, es una pelea dulce, aunque encuentro que ahora que soy viejo por dentro, usar la ropa dos o tres o cuatro veces es lo mejor que hay. Si los cavernicolas pudieron, yo tambien puedo.
Supongo que viene pasando hace ochocientas generaciones, que la sangre del mono que llevo adentro de mi otra sangre, la que digo es la mia, aun sirve para algo, ete aqui: antes de que me vuele la cabeza con un arcabuz. El simio que era mi tàtaratatarabuelo considerò que una concha era lo mas imprescindible que puede haber en la vida. Suele suceder, es un error del que participamos por lo menos una vez antes de morir. El la defendio en su taparrabos contra los dientes de sable y los mamuts enloquecidos por la zarzapàrrilla prehistorica, hizo una choza o un fuego pulenta en la cueva donde vivia y se la culeo a mi tàtaratataraabuela hasta que se le cayò el pito. Le dio por el culo y en un descuido el coso se deslizo adentro DEL AGUJERO EQUIVOCADO. Y ahì, empezaron a hacerme a mì. Venga la siguiente generacion. Cortaron el cordon umbilical con un pedernal, lo ataron con ramitas y mi tataratataraabuela pereciò por una infeccion masiva. Mi tataratataraabuelo miro para ambos lados, muy triste. No tardaron los miembros de la tribu en convencerlo de que la vida es una sola y hay que vivirla a full. Y asi sucesivamente una y otra vez mientras aparecian: el eter, la penicilina, la aspirina, los antipsicoticos.
Eso lo hacia un poco mejor. Pero ahora que casi no puedo ver nada, que miro ese papel con el que pago la comida y los antipsicoticos y los analgesicos, los ravioles de carton menguando debajo de una timida bombilla electrica que solo un atrevido prenderia mas de cinco minutos seguidos. Tue tengo mi rancho de acero y cemento, mi mujer, aunque no muy brillante definitivamente hermosa, digo, este es el fin? La respuesta, às matador, una sola respuesta! Panorama maravilloso: Tengo las medias rotas y pegotientas desparramadas por ahi y una foto de mi abuelo colgada en la pared del living comedor. Me mira con una expresion al mismo tiempo soñadora y absolutamente inescrutable. Algo debia saber el tipo. Un ferroviario gentil que hacia las cosa que habia que hacer y las hacia por derecha.
No mataba gente como yo, en sus sueños. Criaba. Complacia. Construia. Y si algun bastardo se ponia inapropiado, le colocaba un derecho a la madibula y lo dejaba pìdiendo agua y por favor.
Eso ya no lo hacemos. Se piensa tal vez en poner una bomba de clavos arriba de la puerta del pusilànime en cuestion, cosas de pelicula... o de conseguir un buen calibre para reventarles el pecho con rosas chinas plomo en la oscuridad del hall de entrada, pero no. Extraña es la gente.
Vos, al igual que yo, esperàs a que te den permiso para ser feliz?

3.

Hay una musica exterior. Definitivamente esta ahi afuera, y puedo escucharla entrar en mis sueños, se està colando por los visillos de mi conciencia, traspasando los limites de mi voluntad. Puedo sentirla. Puedos sentir la emanacion, el ritmo, es pausado, un tanto quedada, limitada, no es algo rimbombante ni espeso, es solo una tonada popular de esas que ponen en la radio para la gente que no quiere pensar en nada mas que en seguir sin pensar demasiado en nada o transgredir ligeramente la orden de trabajo del dia. Una cancion estupida. Definitivamente debe ser de mañana. No hay grandes interrupciones detras del sonido. No escucho un mayor silencio dentras de la cancion tampoco . Asi que no està lloviendo. Cuando llueve se escucha menos gente detras de una cancion. La lluvia lo nivela todo. O no hay cancion. No hay ruido de ruedas de autos patinando en una fina pelicula de lluvia, tampoco gritos o exclamaciones particulares. Sè que es de mañana, probablemene muy temprano. A lo lejos se escucha un generador o un camion de la basura. Ronco, como a una cuadra de distancia. Pajaros piando con intensidad. Hay sol, entonces, no llueve. Si, entonces, es de mañana. Y si, creo que me va a dar un ataque al corazon. La opresion en el pecho es intensa, pero mi mente reacciona rapido y decide que desestimarla seria demasiado. Tal vez deberia tomar un par de aspirinas y rezar. No recuerdo como se rezaba. Entreabro los ojos. Primer pensamiento: la espera de las expensas. La falta de dinero. La incomprensibilidad de los sentimientos. Dolor de pecho. Angustia. Ultimamente es asi, se siente asi.
Abro los ojos.
Estoy sobre mi costado derecho acariciando mi gato negro invisible. Mi manta. Estoy solo. No se siente tan mal, tampoco se siente tan bien: solo se siente. Es inapelable. Neto, lleno contra el cuerpo. El colchòn, la profundidad termica sensual del cuerpo hecho uno contra la tela de la manta y el cubrecama y estar adentro del utero de la cama. La ternura de ir al sobre es casi la misma... que volver a salir. Solo que la entrada, ironicamente, es escape, y la salida nunca es un escape de nada.
No se a donde se va mi alma cuando duermo, solo se que vuelve aqui y que cuando se despierta, cuando hace ese click y se pone en el modo ON, decia, mi pobre almita, se pone un chal de concreto sobre la cabeza y hace las peores muecas que yo pudiera soñar en mis peores pesadillas. Esa sensacion quimica en la lengua, ese ardor divino en lo mas profundo de mi alma que sentìa cuando era pequeño y me levantaba por las mañanas absoluta y completamente canonizado y embelesado por la vida, el espiritu intacto empapando mi bandera y mi craneo, se ha ido casi completamente de mis dias. Las mañanas no son tan maravillosas. Que mierda, los dias y las noches no son tan maravillosas tampoco.
Intermientemente, a lo largo de los años, me he despertado o he soñado despierto con ese feeling. Algo extraño. Un sabor en la boca, un alineamiento de las estrellas sobre el cuerpo de uno, que lo hace encender de una manera que ahora se me hace inusitada. Es fisico y divino.
Creo que eso se ha ido casi completamente.
Emano miedo.

Buen dia.

Salgo corriendo, trastabillandome, enclenque y dolorido, chocandome contra los marcos de las puertas, a poner a Linda Perry en los altavoces. Muy bajito, tenue y delicado, muriendome un poco. Temblando. Solo para tapar la estupidez que suena a travez de mi esqueleto, a travez de las paredes la ventana el agujero que se mete a travez de mi agujero y el agujero enorme en mi vida. Las curitas de los pobres: las canciones. El viejo Al Jolson debe de estar revolcandose en su tumba. Todo bien. Solo que hay pobres a los que no les gustan otros pobres. Yo soy pobre. Y no me gustan algunos pobres, en especial los pobres de alma que hacen fuerza para seguir siendolo mientras escuchan una musica de mierda. Auque lo sobrellevan bien. Respeto? Es un puño en ciernes. Tengo que tener cuidado. El sol està alto, comienza el dia. Se ciernen los rayos, comienza el pleito interior, la lucha de los pesos pesados. Me vienen dando duro desde 1974. Sangro bastante contra las cuerdas. Tengo el corazon purpura al mejor estudiante del amor tatuado en el pecho y una calavera de Jean Michel Basquiat brillando en los ojos mientras un nuevo cross de derecha viene volando letal hacia mi frente a sacarme las luces por completo, una vez mas. Una tenue, rapida plegaria antes del shock. Otra vez.

Click.
Buen dia.

4.

Comprè un libro. A alguien. Me han pasado la direccion y es algo asi como en una calle que no conozco cerca de un lugar que no conozco. Es algo para hacer, algunas monedas que sobran, billetes mas bien, chicos, cambio del cambio que se puede usar en algo que en realidad no importa porque nunca se hace: leer. Asi que hacemos cosas que en realidad no queremos hacer, como comprar cosas que uno nunca va a usar con unas ganas reales, intensas. Quien lee? Los idiotas. Los idiotas como yo. Ademas el viejo corito de el autor favorito se hace bastante aburrido, y uno se deja guiar por los remanentes de corriente alterna benigna que entran de casualidad por los poros de un espititu que se mueve en inercia y una apatia tragica, aunque bien cuidada, no vaya a ser que se vaya y nos quedemos muy solitos y felices.
Fogwill. Estarìa loco, escuchè por ahi. My mother! Encontrè este cuento. Ojala sea bueno, pensè. Donde es? Por ahi. Pues vamos por ahi. No se donde queda la casa del vendedor pero es una buena razon para explorar. El 118 me deja cerca. Llamo por telefono una segunda vez y para corroborar fehacientemente que, a) la direccion existe, b) que he comprado algo (si, chicas, puedo comprar cosas!), y c) no se por que llamo de vuelta. Me atiende una mujer. Anoto la direccion en el dorso de la mano con un fibròn de esos que no salen. Indeleble. Miro alrededor. Ropa. Estoy en calzoncillos. Lamentable panorama en el espejo. Un slip bordeaux sobre un pequeño bulto. Las piernas flacas, el tronco central regordete, piernas de bailarina, panza de cocinero. El resto es pelos en el pecho blanco, un cuello inexistente y una cabeza de toro con una melena larga y mugrienta. Barba bien crecida. Ojos con hambre, la sonrisa de un dulce ejecutor. Me gusta lo que veo. Algun dia voy a salir a la calle en bolas y a estrechar la mano de la gente y decir:

- Que tal, como esta usted, este soy yo, soy un desatre. Me llamo Fernando y me gusta lo que veo, y a usted que le parece?

Creo que me van a evitar. Quien demonios es este loco desnudo saludando a la gente en la calle.
Aceptan a Tinelli en sus televisores y no me quieren dar la mano a mi, que me lavo las manos despues de rascarme las pelotas.
Insultante.
Me pongo un pantalon. Este pantalon aparecio un dia por mi casa. No se de donde saliò. Es negro, con bolsillos a los costados. Tipo cargo. Con estos bolsillitos con los fondos como hechos de papel higienico. Rotos, los bolsillos. Cuidado con las llaves, cuidado con los documentos, cuidado con tu pobre alma, que despues no podes entrar ni decir a quien pertenece. Los cerrajeros del mundo, chochos. Yo? Cuidadoso. Cuidado con el temor. No vaya a ser que tambien se te caiga por los agujeros.
Tomo las llaves y el pase. Me pongo las zapatillas, no tienen plantillas. El pie desnudo sobre la suela de carton a medio deshacer, los dedos adentro de las punteras arrugadas. Ato bien fuerte. He pensado que una gran parte de la tristeza que siento en este mundo se debe a que cada segundo que piso el mundo lo hago de manera dolorida. Es triste, si lo pensàs. Zapatillas rotas para un alma fragmentada. Cuerpo roto, ropa sucia, cerraduras que tiemblan y lloran. Uñas encarnadas en un cristo de cartulina. Algunos podrian argumentar que la vida es solo un pasaje transitorio. Definitivamente es un viaje. En unas zapatillas rotas y con el mundo entero en contra. Puedo sentir sus pequeñas cabecitas asesinas peguntandose que hay en la mia o en sus ojos, atisbando sin verguenza en los mios.
Y anteojos de sol. Estos anteojos que comprè por diez pesos. Marco dorado. Tipo clipper. Con un espejado color azul y violeta en los espejos. El tipo de anteojos de sol que usa alguien que claramente anda medio chapita. Excelente mensaje, si señor. Me van.
Bajo las escaleras. Esta silencioso y tranquilo aqui en las escaleras. Hace mucho tiempo, cuando no podia dormir, me gustaba salir y subir y bajar las escaleras en la oscuridad,sin prender las luces del pallier. Subia y bajaba. Si tenia las llaves, me iba a la terraza y miraba las estrellas. Y escuchaba a la gente cojer. A veces se escuchaban los sonidos mas interesantes, como por ejemplo:

- SIIIIII ASIIIII, COMO ME GUSTA QUE ME ROMPAN EL ORRRTOOOO!!!!

Y entonces sonaba una cachetada bien puesta, dos, tres.
Oh yeah.
Entonces volvia a casa, sin novia, sin nada, sin porno en el cable y me tocaba. Bah, no me tocaba, me destruia por completo.
Ok, de vuelta al personaje.
Me vestì con mas harapos, bajè las escaleras, mis amigas las escaleras.
El barrio de Once es un caos. Si alguna vez pasan por Buenos Aitres tienen que visitar el Once solo por un interes antropològico genuino. Toda la maravillosa escoria del mundo viene a parar aqui. Arabes, congoleños, judios, polacos, senegaleses, paraguayos, bolivianos, peruanos, chilenos, yanquis que querian ir a San Telmo y los mandaron para este lado (very clever...) etcetera, you name it. Caucasicos con pretenciones de clase media desesperada, mutantes, aliens, drogadictos, volados, fanaticos de la coca, porreros, policias, vendedores de relojes chinos, putas, putos, transexuales, travestis, comerciantes de todo tipo, industria textil, tipos sin nariz, enfermas de neurofibromatosis, quioscos, panchos con siete salsas y papitas, insumos de computacion, zapaterias y zapatillerias al por mayor y menor, vendedores ambulantes, de gorras, de chanquletas por bulto, fundas para celulares, helados, ratas de goma espuma que caminan con una cuerda elastica, medias y calzoncillos, sandalias de goma de colores, botas, con piel, sin piel, medias de lana con motivos andinos hechas en China, frutas, verduras, mangos, platanos, piñas, aji molido, arvejas. Todo lo que quieras lo tenemos acà. Hasta podes recuperar el celular que te robaron por solo una fraccion de su precio real si te vas a cierta esquina. O conseguir uno usado cuyo dueño se lo olvido en su bolsillo pero que fue recuperado por otro individuo al que le gustaba mucho su celular pero que consideraba una pena no necesitarlo mucho, en realidad, y por eso te lo esta mostrando sacandolo solo una fraccion de segundo de su campera.
Es la tierra de las oportunidades. Se puede tambien elegir entre la vida y la muerte, ambas dos son una oportunidad tambien para aprovechar.
O, si se te cruza la idea de morirte de forma espectacular, podes pararte unos dias en la esquina de Valentin Gomez y Castelli por unos dias hasta que te mate un auto volador. Digo «volador» porque eso es lo que suele hacer un auto cada mes, ora si ora no. Un auto viene rapido y del otro lado tambien viene un auto muy rapido. Los dos estan apuradisimos por NO morirse, por ende, piensan que el otro va a frenar. Ninguno de los dos lo hace. Un auto choca a otro auto o los dos chocan el uno contra el otro, y por la combinacion de estupidez, inercia, juego de ajedrez demencial y falta de sentido comun o de pensar con una profundidad cobarde y ruin como la mia (la previsivilidad de la inminencia de la muerte, a cada rato), los dos autos explotan en una colision mortal y brutal e, indefectiblemente, un auto sale catapultado hacia la misma esquina, siempre la misma, vuelca, y alguien, una pobre vieja tratando de hablar con los gorriones en los arboles o un cafetero placido con un tatuaje en el antebrazo, es llevado en la ambulancia, completamente triturado por el auto volador, hacia la morgue judicial o un hospital tan berreta e insalubre que la muerte tambien es algo seguro.
Por eso no manejo. Porque no tengo auto, o el registro de manejar o la sensibilidad como para morirme de manera espectacular. Prefiero los bondis. O el subterraneo. Es mas dificil morirse en esos, en el bondi porque siempre me voy a los asientos de atras, y en caso de colision, el resto de los pasajeros harian de «colchon» en caso de desastre. Y en el subte, sencillamente no puede descarrilar y matar a algun tarado de centro cultural que este leyendo a Celine en el andèn. O varios tarados leyendo a Wolfe, o a... se entiende lo que digo? Hay cientos de tarados, miles, que deberian morir, pero un bondi o un tren subterraneo nunca se los va a llevar.
Bien por ellos. Mal para nosotros.
Ademas, en el colectivo o en el subte te podes enamorar mil veces.
En un auto por lo general esta siempre la misma estupida que queres eyectar como si fuera el asiento de El Auto Fantastico, jaja.

En el colectivo se esta tranquilo. Hay un gran sol entrando por la ventana. Hola, sol. El bondi va cansino, lentamente. Tranquilo. Me gusta. Va para el lado que no va la mayoria de la gente. Eso me gusta mas aun. Va hacia el sur y hacia el oeste. La mayoria de la gente va llegando, yo me voy llendo. Se està tranquilo. Con el camion pintado de azul, negro, rojo y blanco. Los asientos son incomodos pero es algo para hacer.Ademas, se està mucho peor en casa. En otro viaje. Un mal viaje, ese viaje.
Los negocios van desapareciendo de a poco. Tengo la sensaciòn de que el colectivo va bajando. Continua por Pueyrredòn, que se transforma en Jujuy y despues se termina Jujuy y entonces dobla muchas veces, aparece un gran hospital, muchas madres con niñitos pequeñitos y cochecitos de bebe, o directamente preñadas, grandes panzas, con mas niños de la mano y carritos y bolsos de pañales. Murales con motivos infantiles. Tubos y caños que se lanzan por el aire, amarillos, ordenados, ladrillos limpios.
Y entonces todos desaparecen.
Las casas se empiezan a hacer mas sencillas, mas bajas y mas humildes. Otras son sencillamente tristes, otras, muy complicadas y tambien tristes. Nunca anduve por esta zona. Me bajo unas cuadras mas lejos que en la direccion de la que me habian proveido. El chofer se olvido de avisarme. Està todo bien.
Donde me bajo no parece vivir nadie. Solo se ve lo que parece ser la fabrica mas vieja del mundo. Y la mas muerta del mundo. Nadie alrededor. Ni aqui ni allà.
Busco una direccion. No encuentro un carajo. Encuentro a unos tipos, una mujer y un hombre. La mujer tiene un pañuelo en la cabeza y parece estar hablandole a las baldosas de la calle. Està sentada contra una puerta blanca en una fabrica blanca, pintada de blanco, calafateado, sin numero, sin nada. El tipo me pide un cigarrillo desde enfrente. Alarma. Cruzo y se lo doy. Me pide unas monedas, tambien. No tengo. Le digo: no tengo.

«I saw a beggar leaning on his wooden crutch
He said to me, You must not ask for so much"...

Cruzo rapidamente otra vez enfrente. Tal vez seria muy inteligente volver a casita. Al carajo. Pero bueno, al carajo a veces no es un muy buen lugar adonde carajos pienses que estas o querès estar.
Yo quiero leer a Fogwill.
Vamos a leer, entonces. A por el. Camino unos doscientos metros de pared de fabrica, o mejor dicho de baldosas de fabrica.O de suelo de vereda de una fabrica: no hay baldosas, solo una vereda de cemento completamente cuarteada y resquebrajada y agrietada, pozos y lagunas de agua podrida. No camino, salto. Soy un Super Mario. Y cada vez se va poniendo peor. Nada nuevo. Solo que a veces me interesa mi culito caucasico blandorriento casi inexistente.
Al fin encuentro a unos paisanos locales, un guardia de seguridad y un secuaz. Policia. Gordos. Grandes. Morenos. Parecen estar pasandola bàrbaro.
Digo buen dia y pregunto por la calle.

- Creo que es para ese lado. Pero hagas lo que hagas no lo hagas para ese lado porque estas llendo para el lado de la villa. Anda por esta calle, dos o tres cuadras, ahi hay una comisaria, vas a estar todo bien por ahi, no pasa nada.

- Ok...- , digo yo.

Doblo la esquina y camino media docena de cuadras mas. Mas galpones, fabricas, lo que sea. Ladrillos. The Wall. Algo asi. La calle està peor que las veredas. O las veredas se ven peor porque se supone que deberia estar caminando sobre ellas y no evitandolas. Paso por una escuela cerrada. Crecen los yuyos por las grietas del cemento. Las paredes. El alma de los niños. CERRADO. Un cartel de CUIDADO CON EL PERRO. La cabeza de un pastor aleman monstruoso imaginario pintado en negro y rojo berreandole a algun intruso imaginario en un asesinato trivial en legitima defensa propia imaginario.
Adolf Hitler tambien iba a la escuela.

Llego a un pasaje. Es como una callecita del cementerio de Chacarita. Con apenas un poco mas de vida. Un viejo Fiat amarillo sobre la vereda, descomponiendose, pudriendose ahi. Casas mustias y silenciosas, parecen ser profundas y largas y entreveradas por dentro. Nunca lo voy a saber.
Trato de encontrar numeros. Encuentro uno que pareciera es el mismo que tengo anotado en la mano. Toco un timbre. Un perro empieza a ladrar histerico. Allà a lo lejos, adentro. Me duelen los pies. Punzadas. Necesito concreciòn. Rapido.
Escucho a una mujer gritar desde dentro:

- QUIETO, FUFÙ, QUIETO O TE DOY UN SOPAPO, FUERA, SALÌ!

Escucho pasos acercandose, el ruido de ojotas. Flop flop flop. FUFÙ sigue ladrando y acercandose a la puerta. Fufù quiere saber quien demonios ha tocado el timbre de la casa, Fufù seguramente tiene planes para con el intruso. Fernando està nervioso con Fufù, porque Fufù parece muy nervioso y con ganas de jugar a la carniceria con Fer.
Fer no quiere jugar. Fer quiere leer, asi que, Fufù, ten piedad de mi, OK?

Detras de la puerta alguien pregunta quien soy.
No se quien soy.

- Vengo por el libro.
- Cual?
- Muchacha Punk, de Fogwill.
- Ahh si, ahora te lo traigo.

La voz de la puerta se va hacia adentro. Fufù, el mastin de los Baskerville, sigue inquieto y con ganas de jugar a matar. Sigue ladrando. Entonces vuelven las ojotas desde el fondo y se escucha una patada sorda y Fufù se calla. Unos quejidos agudos animales.

- Tomà, perro de mierda. - se escucha adentro.
Fufù fue ajusticiado.
Se abre la puerta. Una mujer de unos treinta años. Grandes ojos marrones. Belleza a punto de ser perdida. O encontrada. Uno nunca sabe.

- Son 20 pesos, no?
- Exacto.

Saco dos billetes de diez del bolsillo lateral del pantalon y se los doy.

Me entrega el libro. Un libro de cuentos blanco con una pluma en la portada que dice: FOGWILL. Tapa blanda. Escritura dura.

- Bueno, muchas gracias!-, digo.
- Ojala lo disfrutes, adios...

Los ojos marrones me miran otra vez. No parecen estar disponibles. Miro abajo. Ahi està Fufù. Mide quince centimetros de largo por diez de alto. Es marròn, ridiculo y estupido. Un canino se le escapa por los labios negros. Ojos llorosos. Mirada perdida.
«I am what I am».

La mujer cierra la puerta. Fufù empieza a ladrar otra vez.
Desde adentro se escucha, alejandose:

- LA PUTA QUE TE PARIÒ, FUFÙ!...

No le doy un vistazo al libro como suelo hacer. Esto no es Zivals. Esto es el conurbano o las faldas del conurbano. De hecho no tengo un choto de idea de donde carajos estoy. No tengo dinero, pero un comando de chinos cochinos podria venir a por mis organos internos para hacer empanaditas chinas en China si no me apuro a tomar el bondi de vuelta.
Otra vez por las fabricas. Camino y doblo donde parece haber mas edificacion benigna.
Llego a una calle. De lejos parece ser la terminal improvisada del colectivo que tengo que tomar. Veo un colectivo pasando una esquina. Azul rojo negro y blanco. El numero parece ser el correcto. Si me apuro... Redoblo el paso, arrastrado por el miedo y el sentido de supervivencia y hago grandes aspavientos con las manos delante de èl, haciendo caso omiso de que probablemente me atropelle o me arranque la cabeza o algo asi. Me evita por un pelo. El bondi para, abre la puerta, yo entro.

- Vas a Once?
- Si.

Saco el carnèt.

- Pasà.

Y el conurbano va desapareciendo lentamente mientras leo y leo y leo...
Es bueno estar otra vez en casa.

5.

Y entonces cayeron unas gotas. Pesadas y gordas gotas. Y a esas le siguieron muchas mas. Buenos Aires puede ser un miasma de sensaciones y cuando empieza a llover a veces no para, y cuando no para, Buenos Aires fenece y muere bajo su propio peso, se mutila contra el suelo y en el suelo hay agua, agua que no va para ningun lado porque no tiene ningun lugar a adonde ir, nadie le hizo un verdadero lugar a donde ir, y el agua se junta, primero en una pelicula, despues en un suave arroyo miniatura en la esquina adonde la gente ya no puede cruzar y va saltando exclamando pequeños chillidos y ayes, despues, una laguna sorprendente que hace que desaparezca la mayoria de la basura menor perdida en las faldas de las calles y, despues de eso, los autos empiezan a flotar y a desperdigarse por la calle, la gente desaparece o vadea o nada o se ahogan.
Y entonces se corta la luz.
Algo vuela por el aire en algun lado, en algun campo o en un paraje rural de esos que vemos cuando nos vamos de vacaciones (ibamos, en realidad, porque la familia cambia a medida que uno la empieza a soñar de otra manera), donde estan esas torres enorme de electricidad con vacas pastando, como en una postal de alguna planicie lisergica. Muy cierto es que vuelan los arboles y las vacas, se hacen mierda contra estas torres y las cortan de cuajo como si fueran de un papel muy fino. En realidad, estas torres, con sus diseños fragiles, son cerebros maestros donde hay un balance entre lo arquitectonico y lo poético muy, muy fino. Como si fuera una parte de tu cerebro al cual no habias conocido nunca diseñada para ser ambos bello y facilmente destructible. Y, al igual que tu cabeza y la mia, adentro de tu cabeza, estas fibriculas hermosas y delicadas por donde pasan tus sueños, se rompen con solo una brizna de verdad.
Es casi delectable sentir la falta de electricidad inmediata. No me digas que no te parece sobrecogedor y al mismo tiempo te infla las pelotas, pero que en realidad nos encanta. Te pone en tu lugar, a vos y a mi. Inmediatamente despues de un corte hay una suerte de recogimiento casi religioso de una magnitud de sinceridad asombrosa. Adios computadora, heladera, lectura, ventilador, aire acondicionado, musica de rock, musica de cumbia, musica de mierda, todo.
Uno mira afuera y todas las guias prácticas desaparecen. Y ahi estan respirando gigantes los edificios, pelados, grises, enormes y silenciosos, torpes como toros, con nosotros las pobres criaturas sin instruccion ahi abajo, rogando a por un vaso de agua helada.
Pero hay una fuerza gentil en el redescubrimiento. Cuan oscuro podias ser? Cuan oscuro decias ser? El dia que los cortes de luz se hagan extremadamente extraños e inusuales, las generaciones venideras extrañaran algo que se les harà casi mitologico, probablemente una pintoresca mentira blanca. Se preguntaran que haciamos. Y lo unico que haciamos era juntar agua antes de que el tanque de agua se vaciara para bañarnos, acostarnos en la cama con una vela delgada y leer un libro, haciendo canciones en la cabeza y sintiendo las volutas de nubes purpuras arrullarnos con tormenta un cerebro colectivo supraidiota que bullia escandalizado y famelico de electricidad, y de diversion.
Sabes lo que pasaba cuando se cortaba la luz? La gente se hacia mas buena porque no podia seguir siendo mala, van a decir.
Y los niños chiquititos lo van a entender de inmediato.

Tengo experiencia de andar a ciegas por la casa. Al igual que vos, sè por tutoria de esta vida, que esta historia que discurre delante de mis ojos, esto que es vida, es un trip muy oscuro. Uno resiente pero asiente. Mi departamento es un departamento viejo, amplio y desordenado donde todo esta cayendose a pedazos, pero es una derruiciòn muy organizada. Asi que sè donde estan las velas, que estan arriba de un platito de esos de postre con los vivos rojos y azules hecho en China. Dos velas y media. Al lado del termo de mate verde. Que està al lado del paquete de yerba amarillo. Que està al lado de no se què.
Porque no veo un carajo.
Mis habilidades de lord vampiro, disminuidas severamente por mi propia necesidad de estar perdido, muy poco a pesar mio y de mis poderes sobrenaturales.
Tomo una vela y la prendo con un encendedor que esta en el centro de mesa. Esta mesa es vieja pero no tanto. Es sòlida. Me gusta. Arriba, una chapa de corlok marron con rayas imitando vetas de madera. Lisa y suave y falsa y perfecta. Me llama. Vino sin dolor. Mi vieja un dia vino con un flete y desparramo todo sobre mi casa y me dijo, tomà, vivì mejor.
Ahora tengo sillas y mesa.
Antes, comía en el suelo, tirando una manta como natel, una manta que olía a pies, y a semen. Me gusta este suelo. Evita que me de de narices contra los marcadores niveladores en las esquinas. Que estan bastante cerca de donde comen las ratas. Que està bastante cerca de donde casi no se puede estar mas abajo.
Da un poco de miedo.
Asì que tengo un piso, tengo velas, tengo cigarrillos, tengo tomates y lechuga y mayonesa. Sangre india complicada en mis venas azules, y un revolver con una bala loca girando dentro de mi cabeza de apagòn. Me gusta. Hay mucha luz adentro de mi cabeza. Me hace bien. No deberia ser otro.

Se escucha una guitarra criolla piando en una ventana del otro lado de la calle. Se escucha un canto. Es como una naranja rodando por el suelo. Una estrella inusitada. Es un hombre, un joven, evidentemente. Los mayores de treinta y cinco no cantan, ni bien ni mal. Asi que yo lo banco. Me gusta la idea de saber que podes hacer algo cuando nadie puede hacer nada. Asi que el solitario y alegre guitarrista se convierte en mi artista favorito de la noche. No suena genial, pero alguien esta haciendo algo muy parecido a lo que voy a hacer yo esta noche. Algo parecido a lo que estas haciendo vos en este mismo momento. Alguna vez te diste cuenta?
Voy a matar a la muerte.
Y entonces ahi estoy yo, con mi plato, mi vela y mi camisa extraña.
Enfrente hay un balcon con una ventana abierta. Dos mujeres mayores regordetotas, en sendos vestidos-mantel en un sofà, echadas como vacas apacibles en un pesebre palestino, y dos niños alrededor de velas, charlando. Escucho sus voces. Veo sus ropas y sus colores y siento un dolor menor que casi puedo desestimar. Estan en companìa. Estàn llenos de algo que yo no tengo. Hola, envidia. Soy el hombre solo que no quiere estar con nadie, soy el hombrecito que dijo que no necesitaba una caliente cepillada en la espalda.
Vuelvo adentro, no esta bien andar espiando todo el tiempo a la gente a la que le sale tan facil andar haciendo el amor.

Corto los tomates. Hay poco espacio.El cuchillo refulgente con la flama, es puro acero y cromo sin una sola mancha, un resabio de las uñas de los dioses. Restos de cosas, tiradas por ahi, pedazos de cosas tirados al lado de los tomates trozados. Una solitaria cucaracha silbando y pasando el rato, sentada sobre las sombras largas en los azulejos en la pared. Lavo una cacerola a tientas, pongo los tomates, la lechuga cortada y pongo un monton de mayonesa. La oscuridad adentro de la cacerola y la cacerola adentro de la heladera, que està adentro de mi casa donde vive mi luz y mi dolor y mi milagro y mi cancer.
Sigue lloviendo, mucho. Parece vidrio roto callendo desde el cielo. Parece como algo enojado, como que velo, y Dios corre los muebles, sin luces ahi arriba.
Solo haciendo limpieza general.
Salgo corriendo a pedir una pizza. El telefono funciona. Quien quiera que haya inventado el telefono para que funcione con nueve voltios independientemente del servicio electrico comun era un genio.

- Te puedo pedir una grande de muzza?
- Si, a donde?
- Valentin Gomez. 2655. Tercero «A". Te pago con cincuenta.
- Ahi te la mando en veinte minutos.
- Gracias. La espero abajo, no tengo luz.
- No te preocupes en veinte minutos te la mando.

Uno automatiza lo que dice sabiendo que no hay relacion sentimental con una pizza, por mas que ame una pizza. No hay nadie que no ame una pizza, si vinieran con un agujero en el medio yo incluso me las follaria con alegria.
Alguna vez estuviste tres dias sin comer? Yo si.
Una pizza puede ser una bendicion. Un huevo hervido puede ser tu nuevo viejo Dios. Un pancho te puede hacer temblar de cariño, unas chirolas en tu viejo y apestoso bolsillo del pantalon pueden hacer temblar de amor verdadero a un hombre entero maduro y agradecido por un dia mas, ni que decir un niño como yo.
Me acuerdo una vez que fui a un locutorio con los ultimos cincuena centavos del mes, y quedaban varios largos dias para recibir una nueva remesa de dinero para comer. No habia mas, asi de simple como suena. Se habia terminado todo. Un problema con el cambio. Me acorde de toda la familia de la gorda hija de puta que me quiso cagar esa solitaria moneda. Poco faltò para que le metiera un paquete de Halls Mentho Lyptus en el fondo del bosillo del ojete. Los dos tuvimos un mal dia, ese dia.

- LA CONCHA DE TU MADRE HIJA DE UNA GRAN PUTA MAS TE VALE QUE ME DES EL CAMBIO BIEN O TE ROMPO LA CABEZA LA PUTA QUE TE PARIO, TE LO JURO POR DIOS! ESCUCHASTE??? DAME LOS CINCUENTA CENTAVOS CONCHUDA, TE MATO, TE MATOOO SI NO ME LOS DAS!

La gente miraba y se iba por ahi, poniendo prudencial distancia de mi persona...
Estaba listo para matarla. No tenia absolutamente nada que perder, el cencerro completamente flojo y cantante. Me habia afeitado la cabeza, me habia hecho un tatuaje de treinta centimetros con agujas de coser gruesas para colchonería en el antebrazo izquierdo.
Y llueve. Yo se que podrias decir muchas cosas por mi, no las quiero. Solo quiero escuchar el viento tenue y enojado y grave que entra por la ventana, el siseo magnifico del mal tiempo despues de cuatro dias torridos e insoportables lleno de todas las cosas que se supone que necesito y en realidad no solo no necesito sino que tampoco me chiflan tanto la cuca.
Bajo las escaleras. Unas velas misericordiosas en cada esquina en cada piso. Velas gordas, de esas para rezar. Supongo que la administracion nos esta diciendo: estan ustedes a la buena de Dios. Pise con cuidado. No sea salame. Gracias.
Bienvenidos al tenue, fragil, cochambroso mundo de hojalata donde todo resuena maravillosamente. Pise con cuidado, diga poco, huya mucho.
No se si me gusta porque tambien me siento hecho de trabas y remaches y curvas peligrosas. Pero està aqui.
En la puerta de entrada. Calmo. Mucha agua, todavia no se ha inundado, pero lo harà.
Buenos Aires es implacable.
Quinientos años despues y el terreno llano y natural es esto que ahora ves. Solo cemento y un mal diseño sin ningun tipo de originalidad: ratas adentro de laberintos en etapas y niveles, una arriba de la otra, mordisqueando graciosidade en edificios de cajas de zapatos, una rata en cada caja, una caja con una rata una arriba de la otra, pequeñas bombillas de luz arriba en las cajas y los ojitos, los ojitos de las ratas, negros como la boca de la muerte. Por dentro y por fuera, lanzando bocanadas de nada, haciendo cosas.
Los indios Quilmes ya no estan con nosotros. Los malones desaparecieron.
Està apacible aqui fuera, con las gotas mojandome persistentemente las botamangas de los pantalones. No tengo nada que perder, aùn. El dolor, aùn, pero la nada trae consigo un monton que proteger, tambien. Y esto no puedo solo suponerlo.
Estabas seguro de poder vivir solo sobreviviendo en un mundo de profundas sombras?

Tres o cuatro personas en la vereda de enfrente, en la entrada de un edificio. Tres se inclinan sobre uno solo, el uno solo esta descamisado y tirado en el suelo. Convulsa. Los otros tres tratan de hacerlo reaccionar. Gentiles sopapos. Gritan un nombre, pero ese nombre se està llendo. Ràpido.
Debì haber comprado algo de vino. Me olvidè por completo.
Tal vez pensè que algo me estaba esperando.
Volvì arriba, subiendo las escaleras cansinamente. Me sentè en una silla. El mentòn sobre las manos una arriba de la otra, los brazos cruzados sobre la mesa. Habia algo en esa luz en esa llama en esa vela. Mis ojos se abrieron, reblandecidos y enormes como huevos marrones.
Si retrocedo un centimetro, pensè, podria perderme ahi y no volver nunca mas.



6.

Telefono.
No se quien es. Està ahi respirando del otro lado de la linea. Ya es habitual. No me importa, pero se siente halagador que alguien a quien no sabes como llamar estè ahi tocàndose la concha o pensando en matarte. O las dos cosas al mismo tiempo, que es lo usual. Por lo menos para mi
Le digo:
- Tengo ganas de jugar al scrabble con pequeñas granadas de pulgar. Te equivocas con bajo puntaje y adios dedo. Contas hasta diez hasta que no podes contar mas. Te animas?
No responde. escucho el vacio ahi. ESTÀ COMPLETAMENTE LLENO.
- Hola? Hola??!! Andate a la mierda... Estoy jugando al solitario con cuchillos de acero inoxidable que saquè de mi cabeza. Forra.
Tiene que ser una perra, alguien que me ha maldecido lo suficientemente como para quererme de alguna manera retorcida y hermosa.
Cuelgo.
Me doy vuelta en la silla. Iba a hacerme unos mates. Espero.
El telefono empieza a sonar de vuelta. Levanto el tubo unos centimetros esta vez sin hablar, yo. Algo respira ahi. Quiere algo de mi, puedo sentirlo. Tambien puedo sentir que se lo daria, si no fuera un hombre casado con la mafia. Y con la pronografia infantil.
No me responden. Prefiero la desidia de mierda activa antes que el silencio por descarte. Siempre quise ser un tipo que le agradara el silencio, y acà estoy, hablando con vos.
Seguro vos tampoco me vas a contestar.


Laura se compro un vestido nuevo. Esto es, se lo comprè yo y ella està chocha. Se relame. Yo tambien, lo admito. Està hermosa. Me siento un desgraciado eunuco porque ella se admira y grita CONCHA CONCHA CONCHA Y yo no quiero mas que unas tiernas, pùdicas caricias, ahora. Si fuera un hombre de verdad le levantaria el vestido y se la meteria hasta el fondo, clavandola contra la pared y enterrandole pedazos de espejo en la espalda, pero se me dà mas por pensar en la serenata Opus 48 para cuerdas de Tchaikovski que en cualquier otra cosa. Tirarme al rio. Estoy afuera del sueño. America me odia, tengo manos pequeñas y manchas identificadas en mis pantalones.
No puedo colijar una razon mas razonable para mi placer que que ella està hermosa. Tiene unos grandes ojos marrones y unas tetas que son el sueño de un lolitòmano. Yo no me siento mas hermoso, yo soy feo, gordo y estoy triste pero hago el aguante y los enfermitos del mundo me aman. Son mis amigos. No tengo otros. Nos hablamos con franqueza entre ayes y dimes y diretes. Cuereo. No hay con que darle. Los niños bellos del mundo con sus viajes a Stalingrado y Bruselas y Buzios entre trenes del oriente y tortitas de fruta sobre las mesas de corlok me son esquivos. Mal por mi, definitivamente son mas interesantes que un monton de roñosos con las plantillas sucias.
Entonces, debo oler mal.
Bajo la nariz a mis axilas debajo del sol del crepùsculo.

Huelo mal. En realidad huelo mal, no me importa, es mi muerte y huelo mal y no me importa y escribirè algun dia cien veces lo que me importa y negarè y ahi estarè y no estaràs.

Me pongo triste porque espero mi muerte con desgano y no lo digo. Necesito desesperadamente decirle a un amigo o a un perfecto desconocido que quiero morirme pronto, que dibujo calaveras en talleres psicoterapeuticos con todos los perdidos del mundo porque quiero morirme.Pero esto algunos doctores ya lo saben. Me son tiernos.
Yo los dejaba con mi carpeta de dibujitos en tinta china, habiendo garroneado galletitas y aspirinas y un tè horrible que hacian las enfermeras, volviendo al hogar pateando latas y hablando con el crepusculo, resignadìsimo.
Laura està hermosa. Tengo la extraña nocion de que soy el Papà Noel de los malditos. Este sol estupido ahi arriba colàndose entre las cornisas de Balvanera, con esa familiaridad cuasi futìl desgañitandose en sonrisas adentro de mi estomago mas amigo, mientras mis manos alcanzan vestidos de seda, rojos azules, negros, con dragones, arabescos orientales, son todos hermosos, aunque tengo la idea de que no es nada mas que un vestido de moza de restaurant cutre ponja... no puedo enfocar que mierda son pero son divertidos. Algo. El efecto es lascivo, corny, pero efectivo. Si tuviera una concha lo encontraria fascinante, pero es mi dinero y SU culito. Asi es como funcionaba, donestehombre... Ella està genial. Aporta su interès, al menos. Sin eso no habria casi nada.
Algun dia estarà lejos de mi, sea yo muerto o ella lejos, estarà lejos de mi y todo se desgañitarà entre agujas complejas y un fin. No me interesa. Estoy lejos desde el vamos.
Ahora està delante del espejo. Es azul. Con vivos amarillos y celestes, creo. Estos chinos pervertidos... La miro. Me interesa. Los muslos blancos (su orgullo). Las finas pantorrillas. Sè lo que hay adentro de esa falda. Es bueno, ingenuo y bello y bueno,lo entrega solo con un minimo àpice de maldad. Me da espacio para el desinterès, y aun asi es bello, la porciòn que queda. Es una chica bella, un tanto perdida y un tanto loca, con ganas de darme. Creo que me ama. Creo que se ama a ella misma lo suficientemente como para dejarme algun dia cuando se le sea sugerido o sea de interès de ella, conveniente para ella, mi detrimento mediante, yo cagandome la vida para acuciarla... mediante. Si no lo hace, harè que lo haga de alguna forma, cuando deba irme, cuando deba empezar a llorar antes de irme para siempre.
El espejo es fiel. Està fantastica. Todo terreno virgen. Digo yò. Despues de la ultima que pasò por acà, seria el target perfecto para romper una cabeza y un corazon. Ella? Yo? Ella esta contenta. Yo cavilo detràs, a prudencial distancia sin tocarla. Mucho. Vuelvo para atràs. Fumo. En cadena. Disfruto el momento. El vestido saliò barato y la complejidad de su belleza trascendente me hacen sentir satisfecho, casi caliente. Ella entenderia esto pero no lo anterior, lo cual es bueno y es malo, porque ella ha estado antes en lo bueno y en lo malo y de lo bueno de todo esto, ha sido positiva y extraìdo lo bueno de su piedra de la locura. Y esto està mal.
Una vez cruzada la barrera, se paga el precio. Tal vez solo funcione para mi.
por otro lado, mi lado balanceado piensa que no.
Nos entendemos, pero no lo hablamos, nuestra musica mejor es, a veces, la que no se hace, sino la que mediante diatribas silenciosas y tiernas, para su reproche, pone a dormir nuestros mas intimos demonios. Somos compañeros de viaje.
Quiere un hijo.
De aqui a diez años.
Se ha peinado de manera que el pelo le cae por los hombros detras de un flequillo ligeramente provocador. Crespo, como de bataclana reprimida. Gran nariz. Boca de waskera. Dientes un poco imperfectos, pero el que suscribe bostezarìa con la completud total.
No puedo ver los zapatos en este momento. Ya saben todos como es, uno se fija en algo y la idea queda fija. Uno queda completamente traspuesto y se vuelve loco, no se puede sobreponer, o si, y ahi se queda porque es seguro y da vuelta la pàgina. El cigarrilo me tapa la vision. Cae el sol y empieza a picarme el alma de mala manera.
Con la oscuridad salen los vampiros, los asesinos y los ganadores perfumados de este mundo. Cuchillo para ellos!
Siempre es un mal rato para empezar a ponerte bonita, mi amor.
A veces pienso. Seguro que vos tambien y que tuviste o tendràs que defender un culo bueno,por bueno y porque hay cien que te esperan y no son tan buenos. Ya estuvimos alli.
Todos decian te quiero.
Compramos.

- Estas contenta? -,pregunto.
Me mira con es mirada donde todo es absolutamente es perdonado.

- CHIIIII!!!

Y se lanza a mis brazos en el aire saltando, con sus piernas en mi cintura.
Està caliente ahi entre medio. Tiene las piernas intactas y todos los que pasan por la calle saben que tiene veinte años menos que yo y que le acabo en la boca.
Despues se recompone, volviendo a sus frios cabales esteticos femeninos (lo mas importante) y se arregla el vestido. Yo retrocedo, casi completamente inùtil. Prendo otro cigarrillo. Y miro hacia el balcon donde penden al viento mis camisas sucias oreàndose..
Por què cae tan rapido el sol? Es como una pequeña muerte, un dia tras otro.
Alguien ahi afuera està pensando en un pròximo 4 y 44 antes del meridiano, cuando ellas duermen. Y no lo culpo.

7.

Laura vino temprano. Media mañana. Està lindo afuera, luminoso, vasto, violento. Es el año nuevo chino. Hay mucha gente dando vueltas por todos lados, son solo unas diez manzanas pero parecen diez millones de almas con un solo, borroso y enloquecedor proposito. Un pedazo, un pedazo de humanidad entre toda esta marea de felicidad. Imposible. Papeles y envoltorios de helado Melona, el mejor helado que puedas conseguir en el mundo entero, mientras que el mundo sea solo oriental y demencial. De colores: naranja damasco, rosa frutilla, verde melòn. En el suelo. A cinco pesos la pieza, apenas tengo para medio helado. El mundo puede ser un colorido y aterrador, sabroso infierno. Rodillas de los jeans rotas, demencia en los ojos, miedo, mucho miedo. Laura se puso el vestido chino de ayer, azul como los ojos de Kurt Cobain, con vivos de colores, dorados y celestes. Es una walking violation. Es una prueba de aguante de locura, una invitacion a la ilegalidad.
Y es mi mujer. O por lo menos eso trato. O por lo menos eso dice ella.
Diez millones de almas y todas hechan humo y dicen grandes cosas, por suerte son tantos que no puedo individualizar a nadie, para mi son como fantasmas en que no puedo reparar o guardarles mayor rencon por el terror inflingido. La gente serà gente mas allà de que a mi me gusten o nò, y no me gustan, y ahi estàn. Lau trajo una amiga. Nariz respingada, ojos juguetones, un gran moño tatuado en el pecho. Supura vitalidad. No parece tener mayores cicatrices. Me doy cuenta de que estoy en el medio. Yo estoy sucio y se nota, lo noto y me lodigo, lo repito y me convenzo en algun lugar demasiado comodo como para creermelo tanto, por ende, soy doblemente culpable. Demasiado fino para la calle, demasiado cutre para la Elite. Yo no tengo cura. Ellas solo tienen veinte años y todo el mundo les parece terrible y maravilloso. Yo tengo casi cuarenta y estoy cansado. Quiero un helado, pero el mundo no me darà un helado.
Dragones pasan por las calles despidiendo incienso y buenas vibras. Bombas y petardos nos hacen pestañear y mirar maravillados. Alguien ha gritado, Laura aprieta su bolso y se acurruca en mi flanco, con su pelo corto y su hambre atroz, los ojos entornados, buscando palabras sobre la sucia y paradìjica calle. Sobre un escenario de tubos de hierro y planchas de madera, una ponja cuenta chistes de ponjas. Chinchulancha, esas cosas... La gente se rie. Los del escenario parecen pasarla bien, la gente parece pasarla bien. Yo observo. No tomo notas. Estamos a un costado a un flanco del flanco, y con el movimiento de la marea humana nos apretamos contra una vidriera casi dentro de un negocio y callamos, viendolo todo extraño. No se pueden sacar las camaras, ni fumar bie los cigarrillos, hay una espalda a tres centimentros y algunos estupidos nos pisan los talones mientras empujan con los codos y los antebrazos, al mismo tiempo que otros estupidos los empujan a ellos. Bievenido al redil. Es peor que guns and Roses en River en el noventa y dos, pero sin la acciòn. Me siento extraño. Hay un cielo azul y el cielo me hace mirar arriba, y ahi arriba es mejor que las caras. Cada cara tiene ojos, cejas, nariz, labios, y debajo de las caras estan los cuerpos, las camaras de fotos, los anillos los tatuajes las arrugas, las chances. Hay un cincuenta por ciento de probabilidades en cada cuerpo y cada cara, mas un plus de la posibilidad de la felicidad. Yo desconfìo, y mientra tanto fumo para el lado contrariod de la cara de Laura y del cuerpo de Laura, para que no se queje o llore o se desenvuelva como una prepùber irritada insoportable.
Alguien me pisa el piè EXACTAMENTE SOBRE LA UÑA ENCARNADA. Me duele. Mas de lo que puedo expresar. Los hombres no lloran. Yo quiero llorar, no soy un hombre, soy un ANIMAL! Veo cintas de colores, fuegos artificiales. Puntos de luz dentro de la luz que hacen avergonzar a los primeros puntos de luz. Veo karatecas y taekwondistas con rapes de Villa Ortuzar transplantados hacer una coreografìa pergeñada por los asesinos mezcaleros de Nijinsky. Piedad? Maravilloso! Estoy cerca de un baño quimico. Tal vez me pueda suicidar ahí. En la puerta del baño hay un cartel blanco con letras rojas.

TOILETTES NIRVANA
4860-3640

Lindo nombre para alcanzar el nirvana mientras te echas un garco. Laura saca una foto con su celular. Lo hace por mì. Piedad. Ninjas se pasean por el backstage del backstage. Con espadas y espadines de chapa. Son los siguientes Se saludan. El perfume grueso y animal en el que se bañan, la felicidad, les alisa la cara. Dios los quiso hacer rubios pero les rebajò el tono porque sabia que se iban a hacer ninjas en Buenos Aires. Nadie parece tener mas de veintiseis años. Las mujeres parecen impenetrables. Aparentemente. Todo tiene un precio. Alguien las penetra. De alguna manera se arreglan, yo chocho de la vida que no me han agarrado a mi esos monstruos. Moriran buscando un amor porque no saben lo que es el amor. Si aguantan diez años y se separan, se cortaran las tetas. O se las llenaran de mierda para que no se caigan. Violentas geishas del principio del nuevo milenio, ten piedad de nosotros los alados. Bolsos pero no billeteras. Los arboles estan vacios de cante, no hay pajaros. Las hojas estan verdes y gordas y sucias, no puedo pasar, no puedo pasar! Todos aqui estamos buscando un toldo donde salvarnos de ser aplastados. Nadie nos puso una pistola en la cabeza para venir a este... lo que sea esto. Alguien saluda a alguien entre la multitud. Me arreglo el pelo, buscando posibilidades de transmigracion de almas o un billete bueno en el suelo, un celular, un chupetin, una moneda de cien euros o un caramelo de nitroglicerina. Solo cordones y colillas y ninguna alma. Soy un amateur del espíritu. Mi cabeza está llena de flancitos rancios. Mi mujer me ama. Se separa de la multitud, sola, solo en su brillante, dolorosa expectativa. Estas cosas las veo porque estan ahi. Estan ahi, mi amor. Ojala me dejes acompañarte hasta que mi cariño oscuro se transforme en un veneno perjudicial para la salud. Viste, esas cosas no te las ponen de advertencia en los paquetes de cigarrillos. Te pueden romper el corazon sin avisar. Te hacen mierda y no volves a ser la misma, nunca mas. Tribunales, hambre, desesperacion, enfermedad mental, soledad, pobreza. Y te dicen que no fumes. Por cada cigarrillo que fumo te miento un poco mas, sin decir nada, en mutismo, no me dejes no me dejes no me dejes. No me dejes que me estoy llendo, ya.
Me aferro a su mano como si fuera un naufrago en un mar lleno de tiburones. No son flasheos mios: la gente llama a esto pasarla bien. Tengo suerte y nada, contemplar me hace sentir más estupido de lo que me puedo sentir sentado en casa tomando una taza de mate cocido; negar y desconfiar me hace una bomba de tiempo. Nos olemos entre los gritos incluso entre la masa de estupidez y el gentío insoportable.
Quisiera ser punga, porque si los daño sacandote las cosas materiales para hacer el doble de arte de tu medio arte, entonces hago un mundo mejor, y me habrè ganado el cielo.
Cae la noche, estamos en el cielo. Aun en el Bajo Belgrano. No tan abajo, donde duermen los niños bien sino los que no han huido aun y no se sienten tan a gusto por no poder salir del terror y la paja comoda del barrio. Juramento es un horno sucio. Ya no hay baños quimicos aqui en las lomas, en la Barranca. Los colectivos pasan ahi abajo de todos los colores debajo de la noche turbia: un azul, una linea blanca, una roja, pobres carteles indicadores de destinos iluminados por velas de muertos, por luces de piadosos automáticos. Se me ocurre que este mundo corre a fuerza de apenas construir contra la muerte. Donde murieron mis abuelos y mi padre? Todo parece llorar y reir al mismo tiempo mientras el cabezal de una videograbadora se enciende en mi cabeza mientras estallo una y otra vez entre oleadas de pánico, como llorándome, como llamandome al final de este juego perverso. Me disculpo con Laura, miro alrededor preparando las coordenadas y salgo a buscar un arbusto intimista que albergue a mi pito, mi vejiga, mi cosita y mi pisito. Lo encuentro. Cierro los ojos, me relajo. Vuelvo. Laura apoyada en un arbusto. Pura pierna blanca, muslos magros, afeitados, la carterita. Brazos, manos blancas. Los labios. Los labios rosados, delgados, chupapijas, en una mueca contemplativa. Hace calor. Cayó la noche y empiezo a sudar frio, las luces me lastiman. Tengo los pantalones un tanto cansados y sudados. Me hundo en el microclima salvaje de mi campera de jean. Soy el caballero de la armadura de goma espuma y lentejuela caida. Y la noche se hace larga, porque espero a la que espera. Algo bulle aqui dentro, me visita con la mirada relajada, con las pupilas dilatadas, como un gato debajo de un auto. Como el trasfondo real detras de un circulo de costura de viejas mañosas. Tiene una cara de angel y la vulva afeitada.
Cuando no estoy en mi departamento, sus puertas y ventanas son de papel arroz donde quieren entrar los caballeros y amazonas de la luna. Los goznes y las cerraduras estan muertas o listas para salir corriendo a por una chance de otro. Se rien de mi. Mi casa se rie de mi. Me dice: solo por un tiempo, pibe, solo por un tiempo.
El olor de las frituras de kani kama, moluscos exóticos y asquerosos, peces empanados y bollos de arroz ardiendo hacia el cielo negro, brazos de pulpo, ojos de ballena al fondo de la freidora, no hay necesidad de cambiar el aceite, tubos de neòn blancos como un estomago de calcio ardiendo frios en la calentura de la noche casi despejada. Espectaculos gauchos en el año cinco mil quinientos, quemandome, quemandote sin que te des cuenta. Somos una postal del pasado, los niños del futuro se reiran de nosotros, mirando nuestras fotos en sus pantallas holograficas, en sus cascos electronicos, mascullando sobre esa estupidez de idea de recobrar los momentos brillantes del pasado, y yo dejarè una carta en el fondo de mi ilustre jonca de medio pelo donde advierto de que hace diez años saliamos mas a la calle y no confiabamos en nadie dentro de una caja de televisor. Cuando se pinchaban las bicicletas y nos cagabamos a trompadas con la policia porque nos hacian mal, porque papà nunca nos hizo una casa del arbol porque los arboles nos herian. La gente se mataba entonces de a poquito, sabías? Y lo seguirà haciendo, asi que, niños vintage, peinense el pelo, lavense las orejas, lávense los dientes: tu año nuevo chino cuenta cifras que ya han muerto, muertas antes de que termine la fiesta: no hemos delcarado el fin de todos los ciclos, ni esto es lo que se dice la madre de todas las guerras, pero desconfiamos de la buenas nuevas, y los ciclos han sido mensurados, haciendolos finitos.
Tiro el cigarrillo al suelo y lo apago con la punta del piè. Una llama se apaga. Otra se prende. Y ahi donde se prende, no habìa nada.

Como matar a un querido psicopata:
Dale mucha azucar y todas las revistas del Readers Digest que puedas. Despues hacelo votar en la re-reeleccion y alimentalo con un tazon de arroz y que acaricie muchos perros, muchos perros, y gatos, peluditos, en lo posible. Y que se nutra.
Te parece un mimo? No importa.
Entonces castralo con una cuchara de té oxidada y sumergilo en parafina, vendalo con un rollo de papel higienico de ochenta y cuatro metros y ponelo en la seccion Momias Que Ya No Son Mas, en el Museo de Ciencias Naturales de La Plata. Pero antes dale una patada en la entrepierna al mismo tiempo que proferìs un sapucai diabólico y aterrador.

8.

- Necesito comprarme una Fender.
- Por que no mejor una Guild modelo Brian May? O mejor aun, cortate los dedos y toca la viola como ese que le hizo el recital al Papa Peregrino.
- Hemos de persistir con esta charla? Huevòn.
- Esta charla podria ser lo unico que te la ponga dura.
- Para algo tengo mujer.
- Para algo NO tengo mujer, mia, o la TUYA.
- Puede ser. De algo nos estamos perdiendo los dos, querido.
- Aun asi quiero una Fender.
- No te puedo convencer de lo contrario.
- Mirà. Fender es caro y berreta. Prefiero Valentin Alsina, es el solar de mi niñez y tambien es ese dia que entrè a una casa de musica y me compre una Faim Musicmaster por setenta y cinco pesos, lo que fuere... No la probè. No sabia tocar. No me salia el riff de «Smoke on the Water». Solo queria tocar y tener una viola en mis manos, colgarmela y mirarme en el espejo. No se por que. Faim, por que? Por que son buenos instrumentos, y definitivamente pertenecen a un pasado ... un tanto mejor en mi y en los mismos instrumentos. Por que Faim? Por que no? Nunca tuve en mis manos una Fender. No se como suenan. Si tuve en su oportunidad nueve mil dólares en el bolsillo y la oportunidad de comprarme un buen par de violas, no lo hice, verguenza... dinero sangriento, dinero triste. Es largo de explicar. Comí como un duque por tres meses. la habia pasado mal. Por que Faim? Tienen ese prestigio que tiene lo parientes menores pobres, con lo cual me identifico plenamente. Son lo zafio, lo segundo, la pelea completa contra el gran señor del Norte. Yo tambien peleo con monstruos todos los dias y a veces no salgo ganando. Pero tengo la musica, es mia, esta conmigo, hago lo que quiero, vivo barato, a veces sufro, pero mis Faim, esas pobres Faim que nadie quiere, son las que pulo, las que lustro y las que miro aun con asombro, sabiendo que me acompañan a mi y a mi alma rastrera. Al lado de una zonzera maravillosa argentina, cualquier consecuencia gratuita de USA deberia parecerle, a cualquier sensibilidad que se precie, algo sospechoso. A mi me consta que hay un tipo en Lanus que hace unas guitarras berretas maravillosas. Se llama Pedro Yarkenzek, de ascendencia ucraniana. Un tipo enorme, adusto, escéptico, de pocas pulgas, que me hizo una guitarra hace un lustro. Tiene las manos de piedra. Trabajè con el un dia y medio, y no volvi nunca mas. Por que? Porque supe que si me quedaba ahi, iba a terminar odiando las guitarras y no las iba a tocar nunca mas. Preferi seguir corriendo en mi sueño, buscando segundamanos, oliendo, mordisqueando pistas y casas de empeño y otros lugares. Ese tipo no se si està vivo. Era la competencia imposible de las Faim y las Yakim. Fender? Es el gran sueño, el musico «Profesional", el «Born in the USA». Y si, deben ser fantasticas esas violas, pero mi niño interior, ridículo como es, que nunca morira del todo, quiere otra vez esos mamarrachos con herrajes de fantasia que se caen a pedazos, esas lineas imperfectas esteticas que vinieron de europa del este que a su vez eran la interpretacion de los big daddies de los EEUU. La copia de la copia. Alguna vez viste como se degrada una fotocopia de una fotocopia de una fotocopia de una fotocopia? Es un efecto fantastico, artístico, que tambien trasmite degradacion, desgaste e inclusive muerte. Para mi, algunas copias berretas de Argentina de violas yankis son un fucking Picasso. Esas Caiola Mobels con el horizonte de New York a tres colores... geniales. No puedo explicarlo mas, me enternecen, me seducen y me excitan. Son las guitarras que nadie queria tocar ni con guantes de asbestos, y ahora están a mil quinientos pesos en las subastas. Una vez Kurt Cobain dijo: “Junk is always best”. Tenia razon. Cuando los pibes se estan gastando fortunas en sonar valvulares despues de la era en que todos querian sonar digital, es cosa de risa. Lo viejo ahora es lo nuevo, y algun dia, se sabrá que tu Fender de 2010 no suena como una stratocaster vieja. Ni siquiera el cobre que usan es el mismo. Squier es todo chino. Fender tiene tres o cuatro mil tipos de tipos de hechuras diferentes: custom, mexicanas, All American, Half- american, american special, fat strat, thinlines. Y yo miro eso y mi pieza destrozada y digo... Faim! Fratti! Kuc! Caiola Mobel! Y despues pienso... un microfono mejor, cambiarle el puente? Es como si yo quisiera cambiarle las tetas a mi novia por un par mas grande. Somos en efecto: un defecto atras del otro.Pero somos hermosos. Las exquisituras son para los dedos blandos. Me quedo con lo nacional. TAL VEZ algun dia me de un puto gusto y me compre una Flying V. Pero por ahora no. Si hasta me daria verguencita. Un poco. O bastante mucho.
Una cosa que me acuerdo es como disfrutabamos tocando con esas guitarras de mierda. Me siguen gustando esas guitarras de mierda. Me completan. Cuando todo falla, no dudes en pelar una viola y hacer pling pling pling con los dedos contra las cuerdas. Si vas tocando en los casilleros, el sonido cambia. Es como la vida y las puertas, detras de cada una hay una chance, un nuevo Cristo, una nueva poesia.
Me mira como si estuviera yo jodiendo. Casi parece molesto.

- La guitarra tiene seis cuerdas, no?

No soy yo, es el. Y yo estoy con el. Es mi culpa.
Vuelan la palomas a sus nidos en la noche, ahi arriba. Es lo mismo de siempre, esa sensacion de agonia, de morir mensualmente, como anotarte en cuarenta maratones y llegar a la mitad en todas y convencerte de anotarte en cuarenta mas, solo para tener el puto cartel de la espalda de recuerdo tapizandote la pieza. Y las palomas. negras, vibrantes, moquientas, enfermas, azules como humo enfermo y triste, salen palomas de mi boca y todas tienen un huevo fresco en la panza. Darling de la nada, amor de todos. Debajo de un cartel verde y enorme con una bordona blanca:

STARBUCKS

Miro mi vaso de cafè. Esta caliente y fuerte. No es bueno, pero tampoco yo lo soy. De alguna manera me es imposible encontrar gente con las mismas caracteristicas desde hace veinte años, y hace veinte años ni siquiera buscaba, o me preparaba para esta soledad. Estar adelante de gente grande desmoronandosem encerradas en el vacio, golpeando los vidrios, mudos, tomandolo todo, cualquier cosa, lo que quisiera entrar.
Me hizo pensar ahi en ese mismo momento si yo solo conseguia presas faciles, o si era yo el regalòn insurrecto que divertia con mis movimientos de marioneterìa las cavidades cariales del mundo. Por que era amigo de este tipo? Y este otro? Tal vez YO era el muerto. Todo el mundo parecia absolutamente ausente de la guerra. Todo el mundo parece querer lo mismo desde siempre: bailar y escuchar las canciones que no debias bailar ni escuchar. Una vez conoci a un tipo en un loquero. Parecia completamente pasmado, harto de todo, castigado, exhausto. Se morìa. Eramos muy parecidos, en realidad, excepto que el tipo pesaba ciento cuarenta y cinco kilos y tenia esta cara barbada insoportable. Estaba muy enojado y muy harto de todo, arrugado y gordo y furioso y masivo e incontenible. Como si un dia se hubiera levantado bajo un misterioso imperio a asesinar gente a mano limpia y lo hubiera hecho durante diez años y un dia vino mamà y le tiró de la oreja, y le dijo que no podia salir a matar gente nunca mas y eso lo habia dejado en un puchero perenne totalmente pascuato. El tipo este me habia dicho, sobre la mesa de contrachapado, cayèndose sobre charcos de cafe con leche:

- Para mi, la cancion de mi vida es «Hell or High Water», de Kiss. Despues de eso, no hubo nada mas para mi.

Y entonces pensè, eso es, estamos aca porque todos elegimos la cancion equivocada.
No te pienso decir que es lo que escuchaba allà por los ochentas, pero si me conocès perdido, sabés muy bien que ciertas perlas son mas bellas dentro de la concha. Ete aqui, tu perla y mi perla, que se van a la concha de la madre.
I wont tell.
Escucho a Kiss desde los cuatro años. Y este vago aqui al lado mio.

- Pero entonces vos queres quedarte en el barrio donde te pegaba tu mamà.

Se rie. Le parece gracioso. A mi no me parece gracioso. Sabe demasiado de mi. Que se curta. La terapia grupal lo pone en una posicion de ventaja, coleccionarìa almas el muy puto si no fuera que ni siquiera puede con la de èl mismo.

-Tal vez el tipo que hace estas guitarras sea el tipo que impregnò con su semilla a mi mamà y aqui estoy, hablando con vos. Cinco minutos mas de esto y voy a tener que arancelarte mi tiempo con vos, guacho.
- Vos tenes un problema de actitud che.
- Y vos tenes un problema de no-actitud. Che.

9.

(Pero)...
(Se hunde el suelo del living. Llamo al administrador. Grabo la conversacion pidiendole que mande un albañil. El piso se rompe, hay un agujero por el que se puede ver a los vecinos del segundo. La vecina nueva es mona. me sonrie desde ahi abajo. Yo la miro y miro... y ella me mira y me mira... y a mi me atraen los agujeros, y la «gente-agujero»).

Y me caì de la cama. Me clavè media silla en la espalda. Caer sobre la mugre y la yerba seca y el polvo, todo transpirado no es muy agradable que digamos. Me estoy comiendo mi propio cabello! Me pegan desde los tres años con una aguja de tejer en la boca! Y tengo poco!
Y entonces, ya dentro de la vida real, empecè a llorar.
Porque estaba pensando demasiado temprano en este pibe... Javier. Diaz de apellido. Tenia veinte años. Drogas y locura. Yo? Muy despierto. Tengo una contractura menor en la cadera y el pibe esta en un cajòn. Me acuerdo que andaba con el pañuelito rolinga atado al cuello. "Quiere decir ATADO A LA DROGA", me decia. Le brillaban los ojitos. Yo lo obviaba, a veces hablabamos... tenia una banda de rock. Junte Fidedigno, se llamaba. Queria que toque con el y yo le decia, que no puedo tocar nada... que panico escenico, que dejà de romperme la bolas, que tomà un cigarrillo. Se iba, aun insistiendo desde los labios silenciosos, la mirada perdida, buscando un acólito.
Veinte años tenia el pibe. Que mas decir. Se echó un par de polvos furtivos, algunos besos sentidos. Tenia convicciones. Era joven. Nada podia detenerlo. Andaba con un tramontina en el bolsillo. Iba a ir a buscar a un flaco que lo cagò con algo. El mundo deberia tener un solo corazon para atravesarlo de una vez por todas, que bastante mal nos hace, de todas maneras.
Habia ganado peso. Tenia un bajo Faim imitación de el Hofner de Paul McCartney. Todavia seguia con los ojos desorbitados. Amigos iban a verlo y se iban rapido.
No pude encontrarlo en los obituarios online.
Solo encontre una foto de èl besando a una mujer, delgado, bronceado, con ganas.
Ahora està en un cementerio, ya ni siquiera duerme.
Espero mi turno, como todos los demas. No estoy muy seguro de lo que estoy haciendo.

10.

Es extraño llegar hacia donde estaba el puerto y encontrar esta gran barrera de diez kilometros de terreno ganado al rio, me trae recuerdos. Me acomodo el pelo y aclaro la vista. Las luces del cielo y la inmensidad del Rio de la Plata. Vestigios del Virreynato. Mi padre con las medias tres cuarto persiguiendo una pelota de cuero raída, o fumando con los gitanos. Recuerdos de jugar al futbol en una cancha, detras del estadio River Plate, cerca del rio y la pelota perdiendose detras de una colina de escombros y verdìn y yuyos, haciéndome doler los pies adentro de las zapatillas. Y detras de esa colina estaba toda esta montaña de cascotes, deshechos, elementos quirurgicos oxidados desechados, plastico podrido, metal, ladrillos, cánulas de enemas, sangre seca, botellines de insulina y de suero, bidones con orina. El olor y los fantasmas de un centro clandestino de detenciones de los milicos me atacaron casi por primera vez la nariz. Habìa terror, y esa porcion de la ciudad me la ofrecìa para que la oyera, y la cantara.
En cierta forma, aceptè encantado.
Tomè la pelota y me fui de vuelta a perder en las canchas adolescentes de Sudamerica.Con estas zapatillas y estas medias blancas, inseguro, igual que ahora... tratando de entender el juego, perdièndolo todo siempre, rechazado por los toritos de turno, siempre de vuelta a casa con una revista y la calefaccion y los atardeceres llorones babeandose sobre mi cabeza pequeña y primitiva, buu, buuu, buhooo...
Todo un show.
No me arrepiento de ni uno solo de mis dias pasados.
Y volver aqui, cerca de esos dias, y de estos otros dias, con una mujer, alguien que se acercò a tomarme del brazo, casi en silencio, esencial y maravillosa... fantasmas del otrora muerto, resucitacion cardiopulmonar en el último momento y este momento fresco y la sensacion de una promesa rota, un beso escapado, disidencias.
Estamos los cinco. un idiota a la cabeza, fija.. Nunca segundos: Albert, Stanley (con su campera azul Adidas de ochocientos treinta y nueve mil millones de dólares encima de su cuerpo tubular), Laura, con su nariz, sus labios, su entrepierna enfundada en jeans grises. Su ternura y su blues profundo y perenne, que siempre me preocupa.
Los cinco. Todos pacientes. Todos salidos del hoyo del abismo, salvados por la campana, la pastilla, un desliz torpe del diablo o un gesto supremo del de arriba que, por una vez o dos en la historia, tuvo buen gusto y aqui estamos.
Alguna vez te diste cuenta de que eras un genio y de que a la parca se le ha escapado algo de los buenos? Ultimamente yo me lo pregunto, al borde de ese abismo siempre, apretando los dientes, cagandome de hambre, viviendo de patas de pollo podridas y cucarachas bailando el can can en la heladera. La suerte està echada hace rato, la pistola esta cargada desde el vamos y solo pocas cosas son a todo y nada.
Estos jean americanos que me aprietan los cojones me quedan de MA-RA-VILLA.
Cinco contra el chiringuito de choripanes. Hamburguesas, gordas, jugosas, no las mejores, pero el precio es el correcto, casi, y en nuestros bolsillos no hay noche de caña electronica o bailes entre amantes. A Laura le jode un poco, yo me guardo todo y ellla no se entera que me duele. Siento que la estafo. Solo puedo abrazarla y dejar que se calme el fuego perdido y satanico de mi corazon escorado mientras las estrellas cambian de posicion en el universo. Oh, cuan putamente poético. Debiste hacer ese curso de Vargas Llosa por correspondencia que estaba en oferta.Y, tambien está pensar en la musica maravillosa o esconder detras de las horas de la medianoche haciendo esto. Solo de vez en cuando.
Somos cinco contra el mundo y nosotros mismos, hechos mierda, quebrados en las barbillas, rotos en las entrañas, pensando en droga o en matar a nuestros padres o reproduciéndonos o simplemente discurriendo como locos, con pequeños trabajos, con pensiones de mierda, o mantenidos por nuestras madres, en el suicide watch de siempre, apolerándonos, con una camperita, evitando el cafè despues de las siete de la tarde, mirando la luna con maravilla y sin desprecio, atragantándonos con sanwiches que son nueve decimas partes pata de chancho o galletitas baratas, un refrigerio de sábado, perdidos, pensando en nuestras familias en los funerales en el ocaso, siempre permanente... cuando uno tiene la cabeza rota todo se siente cien veces mas fuerte, la comida se hace esencialmente GASOLINA.
Estamos los cinco aqui sentados en esta mesa grasienta, con nuestras sonrisas, sonrisas desestimadas. Sonrisas llenas de pus y caries y maravilla, sonrisas que alguna vez dijeron al carcelero bastardo: nunca vuelvas a despreciar mi mano amiga... Nos cortaron la mano, solo por esa osadía. Esa cárcel llevaba el nombre de amor. Refutarla significaba exilio. Y nos convertimos en un carnaval de animales rabiosos, en la puta del pueblo, en la plaga, en la rabia, en el sida, en la vaca de dos cabezas.
Cuidado con el amor, ES ROMA AL REVÉS.
Sentados mientra asciende la luna naranja y gélida, y en el horizonte se vislumbran focos de incendio bastante graves. Arde la costanera. Algo se esta quemando en la noche. Parece ser cerca de una siderurgica que desemboca en el rio, allà a lo lejos. Es como una pelicula. Yo no sonrio. Estoy contagiado.
Esa es una de las cosas malas de mis cinco o seis amigos: todos saben que sufro, todos me vieron llorar, todos saben del tatuaje de mi brazo y ninguno sabe lo que significa. Eso es muy bueno. Es como este cafè y como esa hamburguesa, es como Hamburgo y Buenos Aires de noche, cordial, ebrio de todo, lleno de aire cuya sola decima parte es aire y las otras nueve decimas son solo la verdad y el vicio y el adentrarse en la ciudad. Nosotros somos de ciudad, nos extraña la arena, la montaña, los tropicos de jugo Tropicana. Que es eso?

- Es el lugar donde se fue mi padre.
- Es el lugar donde mi madre ya no va nunca mas, no lo necesita. Quiere volver ahi, pero nunca estuvo ahi, lo unico que hace es pelarme duraznos y ponermelos sobre la mesa de luz para marearme y convencerme de que haga dieta.

Damian esta de buen humor. Sonrie y charla. No quiere droga, lleva los anteojos puestos y no tiene el rash de la marihuana brotandole la cara. Por esta noche, su madre solo lo llamarà dos o tres veces para preguntarle donde està y con quien. Stanley se recupera de haber tomado unas cuantas pastillas de mas. Pantoprazol, pastillas para subir la tension arterial. Pastillas para la insuficiencia renal. Ese vasito de carbon activado le hizo bastante bien. Un ligero desliz. Caprichos heavies, restauraciones menores.
Sus viejos no lo molestan, solo lo llevan hasta a guardia del hospital (justo enfrente de la casa) y ahi lo reviven, todo extenso en esa camilla como es, metro noventa cinco, ciento diez kilos, todas esas pastillas adentro de esa barba, y pegadas en el pelo, pastillas pegadas en los ojos en las corneas en el corazòn y nadie se las puede sacar del todo, y el a veces està muy triste.
Alberto habla, està bien. Me gustan sus remeras porque con ellas puedo hacer dos de las mias, o una manta. Èl es bueno. No se donde se fue todo el mundo por él, pero estan en algun lado. Supongo que aparecen mayormente cuando no puede dormir. El otro dia vino con la almohada marcada en un lado de la cara. Un ojo le lloraba y el otro traspiraba, el parpado y la ojera. Simplemente se sentò y sonriò hasta que le tocò el turno de hablar, y fue terminante, pero comedido, razonable, pero terminante, y cuando terminò de hablar todos se sintieron mejor, como si al fin se estuviera llendo a la mierda el circo que habia venido a la ciudad. Todos sabemos ahora que si hay sangre de por medio, o si nos «atropella» un auto, Albert solo se irà a su casa a descansar una sola semana, sin llamadas telefonicas, sin esto que delate nada, sin llanto aparente, sin sufrimiento aparente, solo la espera y la espera pintándole la cara a una segunda espera, y asi sucesivamente, con eventos o sin eventos.
Todos mordemos la bala cuando escuchamos hablar de los tiros.
Sus nudillos tajeados, cicatrices de abrir a golpes las puertas de las respuestas.
Acaso no te sucede a vos tambien? Y a vos, Fernando? Fernando tiene poco lustre esta noche. Hay una gran luna subiendo por el horizonte, una luna media hecha de naranjas y fuego. Fernando mira la luna, se acerca a la luna, Fernando ha soñado con el final y una luna hecha de sangre y falta de gravedad, en la gravedad mas absoluta. Hombres y mujeres desnudos en el fin de los tiempos, cuando el mar ocupe los lugares de los cuerpos desnudos, sobre superficies nunca mojadas, sobre el Nuevo Sur.
En mi campera de jean, sobreviven a mi infacia estos nuevos viejos huesos donde he de soportarlo todo hasta que la materia resentida se rompa ,para terminar con mi gemido y mi blues.

Por lo general aestas altas horas de la noche, donde no hay alcohol y todo esta cerrado y, por supuesto, se me vienen excelentes ideas que no puedo concretar porque todo el mundo duerme o todo esta cerrado o... a esta hora de la noche ocurren solo dos cosas, funerales de escritores, o garche. No me muero (no se por que), escribo esto, y no hay nadie a quien quiera darle por el ojete. Y està bien, pero se pone penoso el que ni de dia ni de noche aparezca esa palmadita en el hombro, aqui con esta pulsera de cobre de mi viejo en la muñeca y la toalla alrededor de la cintura, mientras gotea el pelo largo oscuro y en la cocina las cucarachas trepan por las paredes, y a mi me parecen que cantan, y tambien estan las salas de guardia en los hospitales y los centros odontologicos, y esto de estar satisfecho viene dificil y es duro como galletitas duras y menos que eso, pan duro, callos duros mujeres duras ojos duros y dedos duros y viene el invierno y debajo de mi puerta van a pasar las boletas y los costos como un izquierdazo al higado de MARAVILLA MARTINEZ.
Y tengo miedo de caerme duro otra vez.
Pero alguna fortaleza debe de haber dentro de mi, ya que no escucho voces, a pesar de estar todo el tiempo lleno de preguntas, y de ausencias. Uno ya no se pregunta que hace a un hombre, que le falta a uno. Uno escucha ciertas musicas particulares tan de uno que uno ya no tiene verguenza ni verdadera desgracia completamente total. Algunos heroes, compadre, solo salen de noche. Mientras usted duerme, yo descanso, cuando usted sueña, yo vivo, cuando usted respira tratando de hacer un impasse, mis sueños estan tan alejados de la costra de este mundo, que usted nunca se imaginaria siquiera. Hemos de permanecer asi, asidos a este mundo con un fino hilo conductor, hecho de unas pocas grandes trasgedias y muchos sueños de premios rotos. Haber sabido que era asi, pocos habrian elegido permanecer en esta tierra.
ES JODIDO ESTAR ENAMORADO PERO ES PEOR ESTAR ENAMORADO DE ESTAR JODIDO.
Ofrecer tu corazon al mundo y tener que verlo ser sopapeado contra una fria y blanca pared.
Entonces: no somos duros. Digamos que somos duros, entonces, alguna cucaracha va a quedarse afuera, preguntándose tal vez. Que pregunten entonces, pero que tarden mucho en darse cuenta.

11.

La cama està deshecha. La deshicimos juntos anoche, mientras la Bicha caia dormida despues del largo pasear por Parque Lezama. La Bicha està tendida toda larguirucha y blanca como es ella, llena de leche, paciente como siempre, al lado de mi cuerpo de morsa peludo y caliente. Me abraza. Tiene los pezones rosados y el corazon de un azul muy profundo. No se como lo logramos, nos llevamos bien y nos mordemos, nos llevamos bien y nos abrazamos mientras nos pellizcamos hasta que no queda nada de aire en los huecos de los huesos. Mariconerias, por supuesto. Nos llevamos bien y se ha decidido, despues de dos largos años intensos, de cumplir con cierta distancia. Mirando hacia el atràs reciente, me siento un heroe y un tonto. Nadie puede estar enamorado y ser muy listo al mismo tiempo, decia Bob Dylan. Trae consecuencias. La primera? Hay que estar listo con los diez digitos. La segunda? Saber que uno tiene que ser, indefectiblemente, una resignadisima suerte de heroe y tonto. O tal vez la segunda fuese la primera y no lo sabia por ser simplemente: un tonto.
Y aqui yace todo. Sè que estoy vivo, sè que ella esta llena de cosas vivas que tiemblan y a veces ella grita a la noche mientras yo camino en la oscuridad fumando una docena de cigarrillos. Me pregunto como me recordarà en el futuro. Se merece un buen tipo, no un ensayo de bravìa.
Yacemos. Y eso es todo. A veces solo queda estar ahi en esa cama, comprada para ella y para mi, y simplemente usar la boca como si se tratara de la palma de la mano de una santa y acariciarla como se pueda, con todos los hundimientos de barcos que entren en la memoria al mismo tiempo que se los mata, uno por uno, segundo a segundo esos yelmos de mierda empujando atraves de la noche, pulgada por pulgada, que no son muchas, pero luchan contra esta pequeña incision que hay en mi universo, abarrotado, solido en pavura, y negro como una boca.
Acostado como un tonto, blando como una almeja.

- No se que me esta pasando. Ojala me hubieras conocido hace veinte años.
- Hace veinte años tenia cuatro meses de edad hubiera sido ilegal.
- Si. Igual, me gustaria haber nacido hace solo veinte años para conocerte ahora a tu misma edad.
- O, yo podria haber nacido hace treinta y nueve.
- No quisiera que ya estuvieras perdiendo tu juventud. A las mujeres no les sienta bien perder la juventud aunque no creo que vos nunca pierdas la tuya. A menos que sigas enfurruñada, no quiero ver esas arrugas enojadas, por un idiota como yo, y que te haga perder el aura.

Mis manos parecian fragiles y pequeñas, no podia yo ya controlar esto.

- No se que me esta pasando, supongo que me estoy poniendo viejo, o enfermo. Quisiera darte mas. Mas y mejor. Pero no quiero perderte porque ya no te cojo, quiero perderte porque ya no te quiero, pero no creo que nuunca deje de quererte.
- Siempre te vas a acordar de la Bicha?
- Siempre.
- Y te vas a a cordar de los regalitos que te hacia? La tortuguita deceramica con las patitas? Y la foto enmarcada? Y la taza?
Se le caen los ajitos, hay agua en esa testigo.
La abrazo y apoyo mi boca caliente sobre su capòcha lanuda, sobre su corona, sobre su esqueleto multiplicante.
- Y de el cuenquito con el liquido verde. Y la pizarra. Siempre, son los regalos mas hermosos que me hicieron en mi vida. Son regalos de amor, de amor de verdad. Sabias que te amo, no?

Y la Bicha empezò a llorar, empezo a llorar por amor y las lagrimas del amor de ella son calientes y abundantes y pesan sobremanera sobre los parpados mios, muy pesado, pero para ella, que es la interesada mas comprometida, esas lagrimas son un regalo para mi... y pesan mas que todo el infierno entero.

- Y me voy a acordar de la musica que haciamos cuando nos queriamos, cuando pasabamos el invierno, cuando esas cosas que matan se morian cuando nos abrazabamos el uno con el otro.
Me voy a acordar siempre de vos y, de alguna manera, siempre vamos a ser amigos y siempre vamos a ser amados y amantes. No quiero perderte porque no podia cojerte, sino porque yo sabia que tenias que ser vos sin alguien berreando y decepcionandote adelante tuyo porque le duele la espalda todo el tiempo.

Le rodeo la cabeza con el brazo y lo dejo ahi debajo en mi pecho. La amo a la muy mensa. Pero quiere más. No hay más. La comprendo, no puedo tomarla, no puedo asirla, tal vez no deba.
Ni siquiera el azar la comprenderia del todo, estoy seguro de ello.
Enredamos las piernas, intertwined, no hay una sola persona en este mundo que nos pueda dar una paz completa. Paz. Y eso? Eso era para la gente que hacia de intermediariosentre los amos de la guerra y la curia. Nosotros esquivavamos flechas. Ella esta perpleja por la fealdad del mundo, transando con los bastardos, yo le daba una oreja y un abrazo y tambien lloraba cuando me lastimaban. Eramos dos generaciones, vieja y nueva, a quienes nos habian hecho creer que este era un mundo de amor y que debiamos ser amor. Y fuimos amor y somos amor y nos crucificaron por amables, y asi estan las cosas. Yo sabia ya de esto, pero Laura corria en su sueño, y era un buen sueño, es un sueño genial, muy parecido al mio, y yo lo habia disfrutado, y tuve un rudo despertar, y cuando me despertè estaba en una sala con otros despiertos, y estaba solo hablando en lenguas con los muertos vivos. Y yo a Laura, a mi Bicha, le callaba algunas cosas, porque nadie puede darte experiencia, y estaba ahi cuando algo se caia, un poco, un trozo, solo unos pedazos aqui y allà de la pintura de un corcel imposible y maravilloso y nuevo, un gran valor, algo entero y definitivo solo por estar ahi parada esperando a la puerta, algo que podria haber subsistido bajo el solo titulo nobiliario autonomo que la corona, por legitima bondad, en belleza.

- Mirà que hay que ser hijo de puta. Ya te fuiste antes de quererme?


12.

Uno, lo unico que pide es una respuesta a si hay un solo dia de descanso y de paz y de acuerdo en esta vida que pareciera ser un solo dia de tribulaciones terribles. Estar rodeado de boludos no sirve, no? Esto no lo firma ningun sabio o ningun necio, estar aqui y ser Fer es lo unico que tengo, sin mas. Uno està loco... Los fuertes, estan ahi afuera? Como saliste de este embrollo? Como conseguiste esa sonrisa de oro, esas manos sin estigmas? Estas preguntas se iran conmigo hacia el otro lado. Yo, vos, nosotros.
Y somos esta herida caminando por ahi con ese sol supuestamente siempre clemente e inasible y pelotudo ahi arriba y tenemos que ser culpables, bajo palo y bajo piedra, y el dolor, amor, el dolor. Alguien ahi afuera sabe lo que se siente escuchar un tango en... en... ahi afuera, afuera de estas Pampas. Me siento como las Pampas arrancadas y llevada de los pelos para siempre en el medio de Pekìn. Y no es que lo siento tan raro a Pekin, sino que siento muy mios estos pelos. Tan medio pelo como puedan ser, son mios. y argentos.

Chongo Loco, està laxo pero nò, delante del eterno espejo. No se retuerce, pero sè que querrìa, esos pantalones nunca se estàn quietos inclusive cuando està sentado a escuadra en su propio, diminuto, caliente hogar. Tenso tenso tenso. Mas bien, manteniendo la compostura. Hay un fuego electrico que no responde a la razon en su cabeza. Los ojos abiertos con las pestañas salidas hacia afuera, como un Mono Relojero al que se le hubiera acabado el tiempo. Los ojos estan negros y blancos, miran hacia algun horizonte, y pienso que es bueno que lo haga, aunque nunca voy a saber a ciencia cierta CUANTO sufre. Pienso, si hicieran un video de este tipo, si hicieran varios, e hicieran un «blend in» de las multiples imagenes, veriamos a Chongo Loco en una repeticion fatntasmal de imagen de espejo contra espejo un millon de veces y ahi estaria el, tal vez un cambio de camisa, o como ahora, sosteniendo el mate con la punta de los dedos (como si fuera la cosa mas asquerosa que hubiera tenido que tocar en su vida). Dedos largos, finos y suaves. Con pelos detras de los nudillos. Solo trabajo liviano para nosotros, mequetrefes de la clase trabajadora. Volantes. Panfletos.
Cuidado con nosotros los comedores de hamburguesas del ocaso. Lllevamos la noticia de que hay una nueva forma de hacerte creer que el Gran Sueño todavìa vive. Ordenamos tu gusto, te sugerimos lo malo. Hay un infierno pequeño ahi abajo, una oficina negra para todos los cadetes del mundo donde se nos va a acusar de magnicidio, y nosotros vamos a estar contentos de cumplir cadena perpetua, siempre y cuando nos dejen chekear nuestros reproductores de mp3 en paz.
La vida apesta, nuestros padres apestan, nuestros novios y novias apestan, y Chongo Loco es gay, tiene treinta y tres años y nunca tuvo novio.

- Siempre quise que el amor viniera espontaneamente, no quiero emparejarme solo porque tengo que hacerlo.
- Me parece perfecto.
- Una vez tuve la oportunidad de tener novio y dije que nò. Pero querìa. Yo.
Chongo Loco se pierde en su horizonte. Està ahi arriba en una esquina del techo de mi living room. Yo miro tambien. De todo lo que hay, no hay nada ahi, o no mucho.

- Y desde entonces vengo pensando en eso. Era el tipo mas lindo que conocì en mi vida. Supongo que era bueno. Me enamorè. Pero no se pudo dar.
- Y entonces decidiste no querer querer nunca mas? Salame... Valor!
- No quiero que me lastimen màs. Despues de eso tuve mi primer crisis. La pasè mal. Por suerte hubo gente que me ayudò con eso. Pero bueno, no hagamos terapia cuando hay dos amigos reunidos. Terapia fuera de terapia es agresiòn.
- Dos amigos charlando de sus cosas no es agresiòn. Ni terapia. Ni terapia agresiva.
- Si lo es, me lo dijo Brunilda. Que tambien es tu terapeuta. Y me enamorè y... muy dentro mio yo todavìa sigo esperando que vuelva.
- Quince años despues? Todavìa vive? Se nota que no le diste tu raciòn de salame de milàn picado grueso,si lo hubieras hecho te habria querrido por siempre , o, estarìa caminando con andador hasta el fin de sus dias por la rotura de culo extrema sufrida.

Se rie. Es bueno que se ria. La gente se rie porque sì. Nosotros, somos un caso de resurrecciòn diaria. La mayoria de la gente no sabe. Somos el mito que nunca vas a poder ver en las peliculas, papà.
Tiene el pelo bastante entrecano. Cosas de la genetica, o de la cabeza. Ahi dentro hay algo que no me toca, yo chillo por dinero. El vive en el infierno. Su padre le manda postales certificadas de cuarenta años atras, desde un tiempo muerto hace siglos, llenos de polvo de catafalco, y el lo unico que quiere es que Madonna venga a llevarlo a andar en auto por la electricidad nocturna de la ciudad. Y los cojederos estan llenos y cuando sale de ahi con la marca de todas las manos de los vampiros, no tiene nada. Absolutamente nada.
Estamos con los tapones de punta, no hay mejor manera de vivir la vida.

- Te compraste remera nueva, querido...
- Si, me comprè esta remera.
- Cuanto te costò?
- No te voy a decir.
- Daleeee...
- No te voy a decir porque te vas a reir, siempre estas tirando mierda. Siempre tengo que rendir cuentas ante vos por cada pedo que me tiro.
Gesticula con als manos. Estanislao es «muy manual». Cuando era chico queria ser bailarina, con tutù y todo, pero debiò ser la mina esa que hay en el picture in picture de leguaje de señas en los discursos insoportables de Cristina Kirchner. Maratòn de señas. Expresividad. Posibles puñetazos rompecostillas.

- Si, bueno... tus pedos son notables.
Lo mirò desde debajo de mis cejas arqueadas, sonriendo. Chongo Loco sorbe de la bombilla frunciendo mucho la boquita, mirando hacia otro lado. Lo sigo mirando. Suave. Con el eterno cigarrillo en la mano imposible. Vuelve la cabeza hacia mi, me mira otra vez. Hago un mohìn inquisidor.

- CIENTO OCHENTA Y NUEVE PESOS, Y QUE???
- Uuuuuuuu, estàs en pedo boludo, doscientos pesos por una remera, y encima, de eso, color verde mostaza! Que demonios quiere decir? Que, està laminada en oro de veinticuatro kilates??? Ciento ochenta y nueve! Donde la compraste?
- A tres cuadras de mi casa.

Pienso, caminaste un monton para alejarte del infierno. Ahora seguìs marcado.

- Cuidado che, vas a empezar a a parecerte a uno de esos putos de Santa Fè y Pueyrredon!...

Pongo mi sonrisa de un millon de dolares. Se sonriè. Ès un puto de Santa Fè y Pueyrredòn, pero uno con mucha mala suerte, con un departamento muy pequeño y grandes ilusiones destrozadas, un viejo libro amarillo de Flaubert debajo de la almohada que podria hacerlo mas suave al tacto, a todo, limar las asperezas, enderezar la piña hacia un lugar menos virulento, tal vez hacerlo inclusive, con la repeticiòn y la nuencia del mundo entero, todo ese mundo al que hay que preguntarle si uno puede ser, tal vez un intelectual, un poco triste, un poco feliz, un poco homicida, pero el daño mas grande se lo llevan su cabeza y su corazon. Mientras tanto, hay una paliza que viene y va, y el tiempo pasa y sus padres estan viejos y el acompaña por bondad y por compresiòn de los cuerpos, y asì él se muere un poco cada dia mas, sin novio, sin no-novio, que si, que no, soñando tangos obligados en sus pantalones cortos rojos certificados en el sol mañanero imposiblemente hermoso de mil novecientos ochenta y cuatro. Antes del quiebre. Y la lluvia cae.
Es lo que hay, està roto, y asi bailamos.

- No te preocupes, de ese detalle, por demàs gozoso, me encargo yo.
- Fuiste a Zoom ultimamente?
- Que es esto, una entrevista de trabajo porno?
- No, solo te quiero hacer inmortal a travez de mis memorias. Se van a llamar «Como aguantè ver a Estanislao tomar de mi mate de una manera tan gay con esas manos de contador pianista sarmentosas blancas y transpiradas». Van a ser tres tomos. Uno a tu putez, otro a tus shorts color kaki, y otro a tus pestañas ceborreicas.
- Jaja... que pelotudo... Nò, no fui Zoom. Ya fuè. Ese estilo de vida no es lo mio, ya no...
- Dijo èl, y despues sale de acà a que le embadurnen la verga. Bacanal de emociones! Eso sì, por favor no te vuelvas a comprar un taxi boy por quinientos pesos porque no dà, la proxima, te haces un pajote «super quick» y te vas a dormir y a soñar con los tules de Karen Carpenter y un pedazo de torta de chocolate. OK?
- OK.

Gira la cabeza. Hacia la ventana. Busca algo más. Ese algo no aparece y la espera es terrible.Me doy cuenta de que esa resignación angustiosa es una canción de muerte y eso no está bien. Él sabe muy bien que tiene que volver, y que cuando vuelva va a tener que salir para no volver, pero va a tener que volver otra vez. Es, en cierta forma, una pelea muy desigual. A veces.

- Lo que daria por tener un espacio asì para mì...
- Si, lo sè.

Y el mate ya no estaba tan rico.

13.

- Olès como tu barrio.

Yo vagaba, vago y soy vago. Me gusta tener la mirada descansada en sueños ahi lejos, ahi donde no puedan llegar a ser realidad. la sospecha me lleva siempre a mi mismo tan pùdico y cobarde como màs convenga ser. Es mas seguro asi. No ser es mejor que intentarlo otra vez casi a los cuarenta años mientras tratàs de juntar del suelo y del aire todos los pocos cabellos que te quedan ahi pendiendo de los hombros y la espalda y los enredos y mil sueños dejados atras. Las ventanillas del colectivo dejan pasar una suave y benevola corriente de aire fresco y veloz. Cae la tarde, se alza la noche, es como vivir acostado sobre un perfecto y solitario, limpio, perfecto puñal devastador. Doy vuelta la cara hacia afuera (adentro es real, afuera las lineas no convergen) y detras de mi sueño, detras de mi individualidad, està Laura, con su nariz, su boca rosa pàlido, sus tenues labios, su lengua grata, aunque algo pesada.
Abro los ojos, descargo los hombros hacia afuera, siento mis pies quemar las zapatillas mugrientas como si tuviera aguilas aplastadas en la cima del mundo. Peso muerto, desgracia. Una donacion para mi humilde funeral.

- Olès como tu barrio.

Me sonrìo. Ella piensa que soy un hombre.

- A mierda?, - digo yo.
- A mierda, a sudor, a tabaco y a mugre. Sabès, si no tuvieras esa cicatriz ahien la boca, no serias tan sexy.
- Solo vos sabes que le encontras de sexy. Yo podria estar tranquilamente sin un par de cicatrices.
- Es muy sexy.

Se sonrie levemente y me pasa la yema del pulgar sobre el pedazo de carne que cuelga de mi sucio hocico. Tuiene el pelo leonino, rojo por un leve henna, ella, como de puta de porno francesa. Atornillada por tres huecos diferentes. Zorrita. Quisiera ver a esa estrella porno en mi cama esta noche, pienso. Podria darle besitos en la espalda y solo me cobraria la mitad por estar con un corazon de oro, pero nò. No somos porno. Ahora. No se ella, (tiene potencial) pero a mi la imaginacion ya no me alcanza. No quiero que un dia aparezca con un portaligas y esas cosas. Prefiero una bombacha rota o ese culito humidificado envuelto en una toalla. Probablemente solo me rechace con ambos brazos, a mi y a mis muelas podridas. Yo soy el hombre sorete, el que no limpia el escritorio, el que no sacude la cama, el que escribe novelas sobre enfermos mentales y locas que se pajean en cojederos, rosas gargajeadas, chicos finos de Ituzaingò aun con la marca de el delantal de prescolar en las gambas que escriben poemas a chicas que aun tienen la marca de la waska en la faldita de su maestro de preescolar y mujeres que me piden, en sueños, que las mate. La ultima vez fue mortal: nunca sucediò. Soy el que coge con los forros de Macri. Soy el que no se pone medias, soy el que apesta. El que no tiene trabajo y llora cuando està solo, acariciando fotos de Alberto Olmedo y Jorge Porcel, disparando sus chorros de esperma chino contra una pared demencial de oscuridad.

- Por que no me tocas esta cicatriz que tengo aca abajo.

Amaga estirar la mano entornando los ojos, rosada y blanca y negra y yo quisiera que me culee el Padre Grassi, por maricon. Y ya le estoy tomando la cabeza para besarla. Esta chica.
Està enamorada.
Hundo mi nariz en su pelo y es como un trigal. Quisiera comer de ese trigal. Siento temor de mi mismo, me duele hasta el alma ser asi, y no puedo salir. Me gusta la gente misteriosa, la que odia su propia cara, la que le saca fotos a sus pies y a sus botas, gente fuera de foco que saca fotos fuera de foco, gente que sueña cuando desenrolla el papel higiénico en el baño, gente bañada en un oro de su propia invencion, mitómanas, adoradores de posters, violadores ocasionales... la gente interesante en este mundo. Gente misteriosa que no tiene fotos de ellos mismos en su perfil de Facebook. Se han convertido en un perro perdido... salven a las ballenas... SALVENME A MI, IMBECILES! Se han convertido en una bandera de colores, en una montaña azul berreta aerografiada a las apuradas, en un unicornio azul volando arriba de la luna... nah, yo soy un perro perdido, los demas son solo gente fea.
La abrazo. Que mas puedo hacer? Ni siquiera se donde esta el sol, como partir, como parir, como llegar a un puerto caliente, como inventar algo para rellenar el hueco gigantesco, esta brecha, estas dos soledades juntas.

Bajamos del bondi de la mano. Yo bajo y le tiendo el brazo para que se apoye al bajar. Pero que señorito. Me gusta como camina Lau. Es de ella. Es una libelula, es un niño, mas bien una niña- La forma en que me mira. Me mira con esperanza. Me mira afectada. Ella quiere ir a donde yo voy. Y yo no se si es un lugar bueno a donde yo voy. Tengo miedo. A veces tengo ganas de decirle: Lau, te quiero, pero no. Pero no puedo. He visto esa mirada antes. Esa mirada de: me haces bien. Y yo no entiendo. No habrà nunca platos limpìos o pisos encerados o el tanque del inodoro arreglado o una almohada que no estè pestilente, pero llega el fin de semana y ahi estoy con esos ojos, que dice hogar hogar hogar y yo digo no no no y... ves? Mirame a la cara, vengo de un hogar roto. Mi vieja le metio los cuernos a mi viejo y mi viejo salia de noche a tocar la guitarra en las peñas a comer empanadas y a chupar vino. Mi viejo le dio con una revista enrollada en la cabeza y mi vieja le pateò las piernas poliomieliticas y despues de eso mi viejo no se juntò nunca mas con una mina. Genial! Muerto a los cuarenta y cinco con el pito tocandole la punta de las rodillas. En cama, reblandecido y dado vuelta de diazepam con el corazon en la mano pulsando por piedad. Infiltraciones en las rodillas. Mi vieja rezando en su cama, tapada hasta los ojos, mordiendo una biblia, rezando a San Judas, mientras en mi rincon me arrebujaba en algun buzo mistongo. Piojoso, hecho un gozne humano subsónico, pateando calefones centenarios, rompiendo los anteojos, llorando en la escuela, los crueles, los imbeciles, el tiempo segundo a segundo con mas y mas dolor, el dolor como el amo con alas, y ahora las camisas estan rotas y acartonadas y las manos estan manchadas de sangre. Caguè a patadas a mi gato por mearse en una de mis guitarras. Ella rompio el papel de pared de su habitacion y encadenaron su living mientras sus estupidos padres veraneaban en la costa. Somos dos crash test dummies del infierno. Pero queremos ser buenos. El veneno cancerigeno corre por nuestras venas como un toro rabioso, asaltàndonos, cojiéndonos, violándonos hasta el tuetano de los nervios. Born to die, baby.
Y ahi a lo lejos se encienden los horizontes de las ciudades veraniegas costeras y sus animales y vuelan por el aire usados condones de lujo con sabor a frutilla.
No es justo.

14.

Es facil llenarse la boca con intenciones de amor, felicidad, paz, fraternidad... hasta que te llama la persona mas hermosa del mundo y vos estas ahi salivandote la resaca del sueño gruñendo como un idiota desesperado por volver a tu cigarrillo y a tu mate. Es delicado. No quiero convertirme en un tipo eternamente hosco que vaya por ahi suicidando a la gente. Solo dejenme despertarrrme , ok? Ahora si: peace out! Alguien llama por telefono. Otra màs. Es Leandro. Cara de piedra. Solo necesita amor. No hay nadie ahi afuera. No hay nadie aqui dentro. Solo una mano amiga, un salvoconducto hacia el otro lado donde esta el Gran Abrazo. Nadie llama, nadie pregunta. Yo pensaba lo mismo. Preguntè a las paredes, me dieron una respesta: bancatelà. Terminè en un psiquiatrico, y ahora tengo amigos. Que llaman por telefono.

- Leandro...
- Que haces Fer. En que andabas?
- Mateando y mirando fotos de Nazarena Velez con la leche en la boca.
- Recien te despertas?
- Si, y recien quiero volver a dormir. Onda que no quiero, pero ya sabes como es. Puedo. Vos todo bien?
- Si. Che mirà, yo tengo el auto disponible, mi hermano se va con la novia la semana que viene a la casa rodante de ella en Tunguska y quiero tomar un poco de aire. Queres hacerte un viajecito?
- Si, bolò, a donde.
- No sè , estaba pensando en tomar aire un poco lejos. Me dan ganas de sierras. Que tal Tandil? Te copàs? Te prendès?
- Si dale.
- Pero tenemos que jutar cuatrocientos pesos para la nafta.
- Que tengas un buen viaje, Lean. Soy POBRE!
- Bueno, entonces dejà, yo pongo la nafta. Vos juntate algo para el hotel, yo averiguo, cuesta diez pesos el hotel.
- Leandro, tus diez pesos siempre son cien pesos y me parece que el hotel va a costar por dia unos veinte pesos tuyos. Pero todo bien, el cálculo lo hago yo.
- Jaja.

Lean siempre quiere reir. Muchas veces el sabe que yo sé que cuando se rie en realidad no se está riendo.

- Bueno, vamos, capullin. Dejame que lo hable con Laura, asi junta platita. Vos todo tranca?
- Si todo tranca, dibujando mucho.
- Tenes que hacer un hombre con un culo por cabeza. Nos representa. Bah, mas a vos que a mi.
- Lo voy a hacer.
- Bueno Lean, me tengo que ir a duchar, estoy chivandome la vida y el dia recien empieza, estos calores me matan, me chorrean las gotas de chivo por todos los flancos. Mandale un beso a tus padres y cuidalos, que son de los buenos.
- No queres que nos juntemos hoy? Que nos veamos?
- No, hoy no. Cualquier cosa te llamo a la tarde.
- Ok dale, yo estoy acà. Dibujando. Solo. Sin un amigo. Todos se fueron. Tengo la casa para mi solo. La heladera llena de cerveza. Solo. Si queres venir, venì.
- Si queres llorar, llorà. No me hables de cerveza, que es mi mejor amiga. A los amigos no hay que dejarlos sin usar.
- Entonces usame.
- Lean: NO.
- Ok. Nos hablamos, gordito lindo.
- Cuidate, gay, nos estamos hablando y acordàte, con una mano te la hacès y con la otra te limpiàs.
- Ja!
- Bye. Cuidate...

Cuelgo. Es genial y terrible a la vez. Miro mi escritorio, un muestrario de hongos, mugres, pegotes, botellas de coca cola de vidrio vacias, tenedores de plastico, paquetes espachurrados de cigarrillos, un slide de guitarra de bronce, papeles mugrientos, cachos de comida pegoteados, una agenda de telefonos verde con la tapa y las hojas grasientas. Y mi alma esta adentro de mi cabeza. Es como no poder apagar una television enfermísima. Nadie se lleva la mugre, me seleccionan la buena nerca y la cortan y se van, dejandome este escritorio guacho. Con el cedè de Bukka White ahi tirado desangrandose conmigo.

15.

- Hola, pared.

Blanca, sucia, vasta, llena de agua.
Mis amigos me odian por ser tan bueno. Mis amigos me necesitan todo el tiempo por ser tan bueno. Grata compania para funerales! Grata compania para los nuevos Summer of Love que nunca llegaran temprano y a tiempo. Mañanas perdidas, santuarios a los que llego medio muerto. Solo quiero vacaciones. Alguna vez sentiste un gusto, un gusto patente en la lengua al descubrir por primera vez el disfrute total? Alguna vez sentiste eso? Yo lo sentì. Lo sentia en la lengua.
LA FELICIDAD TIENE UN SABOR, suelo pensar. Tempranamente, en la niñez, cuando ardìa el fuego, y mas tarde, cuando te conocìa y te sentia a travez de los miles de kilomettros al borde de la completa locura. Y en las almas desafortunadas todo tiene un tiempo de descuento donde sabemos patentemente que es un tiempo de decir adios a los mas profundo de todo lo bueno que hay en tus huesos. los feos, los gordos que no se sobreponen, los deformes, los inanes sin malicia. Los lomo partido de bebès. Estamos los pervertidos, los observadores, los espiones de la felicidad. Vino agrio en mano, pistolas cargadas. Temerosos de la noche en la noche por haberla catado. Los de las pupilas dilatadas y la puta madre que me pariò. No hay màs que esto, dentro de nosotros. Si no te diste cuenta antes, todavia estas a tiempo de huir.
Y aqui un break, el vino sube a la cabeza y es mayo, un mayo de invierno y de enfermedad, de musicas rotas, esta es la ultima vez, la ultima vez que me rompo la cabeza y me lo digo y no me lo creo. Esperà la secuela? La secuela de la rotura de cabeza, esto es. Inscripto en plomo grabado. Ahi, contra la pared. Tan cierto como la tumba.
No es una tumba, es un plexo humano, y te busca en la noche desde esta cama de enfermo, desde el ojo agudo del observador un tanto confundido, pero quien piensa dentro de las infracciones y la repeticion compulsiva amigable. Para que lo soliviantes. No hay màs. no hay truco, no hay grandes premios, no se te garantiza el comfort o la remisiòn del miedo.
Ni nada menos que todo. Donde se fue todo el mundo la ultima vez que perdimos a todo el mundo?
Podes aguantar esto una sola vez? No hay salida, solo una entrada constante a otro campo de juego donde el karma hace y deshace a capricho mientras vos tomas decisiones fundamentales y te volvès o mas comfrotable o un mas refinado criminal. No hay vuelta atras. No hay ningun hideout.
Que mierda es eso de rediseñar tu cuerpo y tu cara? Cirugia plastica? Somos todos seres rotos debajo de la Lupa de Un Dios Que Se Ha Dormido. Be happy! No se dan cuenta de que no hay nadie como ustedes? Unicos e irrepetibles. Vuelvan aqui! Inclusive si tienen el alma llena de mierda, inclusive automatas robots cyborgs del infierno y la limpieza del fuego, aqui donde podrian agradarme esos chicos del futuro, but NO!, yo no los quiero diferentes, pero no, yo quiero verlos sin trucos, deslizandose sobre el paño del mundo! Acaso he ido demasiado lejos, o mi enfoque desesperado no alcanza el record mundial de distancia. No me importa. Sì, me importa. Muestro demasiado de mi costado flaco, mi enteridad flaca? Mi cuerpo no responde. He quedado laxo, me he soltado, he disparado al fin en una diana cierta. Revivirè al muerto que hay en mì y al muerto que hay en vos, con un solo sonido para empezar. Nadie es como yo o como vos, solo quiero que escuches. Que conectes esos auriculares de diseño HI-FI a la parte avejentada y aterrorizada de tu cabeza donde todo es odio sin piedad, para darle sangre al tigre rampante que hay en vos, ahi donde tu alma lastimada pide auxilio con las lagrimas de un cocodrilo maravilloso. Dejame ponerte una carnada. serà para hacer el bien.
Bienvenido y bienvenida al club. Te he visto desde mi vision roja. No creo equivocarme pero podria encontrar negaciòn. Devastadora. Està en el plan esto tambien.
Hay mugre debajo de tus uñas, es solo que es tan pequeñita que no puedes sentirla roer hacia dentro de ti.
Es otro cantar, que no te importe, es tu mas todopoderoso poder, y por ello, me inclino ante tì.

16.

Quienes tienen la conciencia escindida por el compromiso pueden escindir de manera irrevocable al mundo. Esto incluye a Albert Schweizer y a Adolf Hitler. Dos alemanes? Es solo el introito de un tratado escrito hace un millon de años. El resto es... dardos al blanco y cerveza. En fin, cada uno se lo hace de la mejor manera que puede.
Es un buen dia. El sol. Hablamos mucho del sol, yo y mi cabeza. La manera en que se cuela entre las rendijas de la persiana sobre mi cuerpo y la manta sobre mi cuerpo y el cuerpo, familiar, paternal. El cuerpo de la familia, el cuerpo hecho de vieja y nueva ceniza. Esa pistola cargada apuntando siempre.
Shit, hay bovedas en los cementerios que se deben parecer mucho a mi cuarto.
No estoy muerto. Siento, y no estoy arrepentido. Quien no acepta toda la luz y toda la obscuridad, deberia jubilarse y mudarse a un desierto. Depende de la fuerza. Algun dia... algun dia tal vez lo haga. Yo soy humano. Como las canciones infantiles fálicas y sensuales y torpes de Kiss, con ese groove ahora rancio, un poco distorcionado para tapar el cuerpo que se quiebra, con meniscos rotos, con alcohol y excesos, como las canciones falicas de Lana del Rey, secuenciadas hasta el hartazgo con la boquita fruncida en un intragable vocoder. Me han tatuado, pongo reparos y escusas y responsabilidades. Me quejo mucho. Me sonrio. Alguna vez me viste sonreir? Hay jolgorio, hay villas pobres en mis dientes, aqui, aqui... Hay fiestas de cumpleaños arruinadas por asesinos enanos de diez años de edad en mis ojos en mis arrugas. Fiestas patrias miniatura con mis caries.
Bienvenido. Si alguna vez consideraras emotivos a mi o alguno de mis amigos, te odiarìa, por ser perversamente fiel a tu mente. Estarias tan en lo correcto que ni siquiera me dejarias llorar, y esa sería mi muerte.
Y la tuya tambien.
Pero vos no lloràs nunca, o sì? Estas tan lleno de vida que no querès cambiar.
Ojala tengas una buena guardia alta, contra los zurdos de America del Sud. Escondì mis manos en un itento por esconder la verdad. Mi knock out. Sucede varias veces por dia. No me resigno. Puteo a lo argentino. Y tropiezo en la misma piedra, recurrentemente, sin jolgorio. Esto de enunciar con alta, atrevida voz de que se ha encontrado una forma de luz en la oscuridad... Una cerilla, un ojo avizor, un cuchillo avanzando afilado hacia nosotros? Quien sabe. Podria ser algo mas que la vida. Allá en el living una gyuitarra se me cae boca abajo y salta un pedazo por el aire. Son las tres y media de la tarde. Hace frio. El cielo está encapotado y creo que voy a tener un aneurisma.

17.

La vida cuasi-secular te lleva a vos tambien a escuchar solo con un oido las conversaciones de los demas, mientras la otra oreja repiquetea con sordera y con tu propia y mas intima cancion? A mi me pasa y siento culpa. Creo que es el lugar donde me guardo.
Es algo que me carcome las entrañas con un picor indecible: desde estas bajas alturas, desde estas alas rotas, por enfermedad, ver al hombre mas fuerte del mundo hacer el payaso por un mendrugo de aprobaciòn.
Me pidiò el numero de mi psicòlogo.
Me lleva la cachetada. Y me trae. Esta casa es azul, es azul y ademàs es màs azul de humo, hay espiritus en esta casa, me lo dijeron todas las gitanas locas de ojos dementes que se agacharon en este living room derruido y marron como un culo sucio. me lo dijo ella, y esta otra, y la estupida de mi hermana mietras garabateaba sin verguenza cruzando los pasillos temblando, y me lo dijo esta otra con su cuerpo acurrucado al mio en este otro lado, y todos los lados son azules, y asì me gusta a mi: lleno de fantasmas amigables, que seria yo sin mis Gasparines. Me hace pensar, pero llegar a una resolucion sobre esto serìa aburrido. A veces siento perfumes de flores en lugares de la casa donde supuestamente no deberia sentirme las que el olor a podrido de la cocina y las bolsas de plastico llenas de pedazos de pollo en descomposicion. Yo solito me entiendo y me desentiendo. Ojala no te enojes mucho.
Me dijeron de drogarme. No funcionò. Me dijeron de robar. No funcionò. Me dijeron de buscar un trabajo. No funcionò. Me dijeron de estudiar musica, de cambiar la posicion de las manos, de cambiar el orden de las cuerdas, de retractarme, de posar el tronco apenas sobre los maderos de la cruz, de dejar de ser rebelde donde no habia mas que caràcter, de cortarme el pelo, de lavarme las manos, de unirme a ellos, de quitarme las ropas rotas, de apartarme del odio porque es indigno. No funcionò. Debo de estar lleno de los dioses, ya que soy cercano a la perfeccion: nadie reclamarà mi cuerpo al final, ni yo reclamarè a nadie a travez del final.

Me lleva el blues esta tarde. Me duele todo. Dormì mucho pero mal. Me despertè a las siete de la mañana completamente embotado y sucio y piojoso y vomitando flema. Encantador. Me mirè en el espejo: de alguna manera yo mismo seguìa siendo yo pero con mas rotura, mas particòn y mas fragmentaciòn, con un poco mas de tragedia, mas unos años màs encima del lomo. Pelos en la cara, embotagadas las manos, laspiernas nunca resueltas. Uno... dos... tres y el agua helada en la cara. es como caer, y nunca caer. Buen dia: acaba de empezar el invierno, y pinta bastante mal ya en el primer dia..
Ahi vamos.
Y suena el telefono. Sè que es Leandro. O Laura. Para despertarme, para hacerme sentir el amor. Levanto el tubo con un respingo demente de caballo cabreado. Uijijnijujijuju..., hola mundo. Te odio porque me hacès soñar.

- Tengo ganas de ser hippie, voy a hacer un curso de hacedor de guardas incaicas para tu bolso de lana y voy a lamer la tapa de todos los discos de Color Humano hasta que el cloro del papel de las tapas abra mis ojos como dioses en un mediodia BOSQUES DE PALERMO 1976 y cuando venga la cana les voy a gritar FORROOOSSS HIIIPPIESS CERDOSSSS!! y ahi me desaparecen o me tienen supeditado al capricho del Poder Ejecutivo Nacional haciendoles morisquetas funambuluescas a los osos pardos hasta que me sopapeen hasta el fin! Soy el hoyo de cagar del Oraculo de Delfos! Y que????!!! Cuantos son?? Vengan de a uno, gilada!

Se escucha una voz muy hermosa del otro lado. Mensaje pregrabado. Una lastima, uno a la mañana es mas propenso a tirarse una real cana al aire con cualquier gorda purulenta gonorreica con un àpice intacto de sensualidad morbida. Pero no! Es la señora esa de la concha perfumada que nadie le conoce la cara. Misterio nacional. Estos los manda Homero Simpson desde su discadora automatica. Una propaganda de un plan de salud. Corto. No hay nadie que salve mis muelas o que me permita donar mis organos en estado saludable. Còrtenme, despedàcenme, rifen al viento las cuencas vacias de mis ojos y de mi calavera hagan una copa pagana de champaña para una boda wikkana. Cuencas vacias de mis ojos?Ùsenme mientras quede algo. Quien me darà un crèdito mi señor... Cantemos todos al Señor.
Aqui y ahora en esta vida. Mejilla en puño, pies desnudos uno sobre el otro.
La circunstancia del escriba.
Hay un juego no literario que siempre precede a la produccion misma. Algo que no tiene que ver con escribir sino con vivir expresamente en la vida carnal y real. In absentia, ete aqui mi virtualidad patetica? Me lleva la cachetada. Pero a mi me duele, y los poetas son insoportables. Que ser para que decir? El que voluntariamente se ponga en un tren de pensamiento poetico constante... que se yo, buena suerte. De alguna manera hay que coger. Esto es sobre esa parte de mi en la que habita un desden por los posers hace que me sienta poco y nada con intencion de escribir. Esa parte de mi en la que mi propio poser, mi auto-mito (???) se mete en el camino de una produccion buena cuando en el afuera la vida no arranca poco y nada. En mi fuero interno, donde se que hay uno o dos para contarme cosas a travez de los libro, cuando quiero contar algo, me siento muy solo. Extrañando esa esencia primordial en la gente supuestamente de a piè, desde mi punto de vista, que bien puede estar trastocado por mi objetividad alterada por mi circunstancia, mi enfermedad, mi caraculismo, mi humor oscuro, mi constante devenir cuasi-patologico, cuando hay que ponerse las bolas en la mano para sacar jugo literario, esas letritas de mierda... uno se sienta delante de este teclado y remueve y... la positividad post-escritura... poco y nada. Nunca recuerdo muchos dialogos. Amnesia selectiva? Reflejo animal post-traumatico? Mi vida es una vida de boca cerrada. Payasadas?: tengo, doy. Es como estar en una pelicula de recontra dudosa calidad. Me cuentan mucho, repetidamente, y esto esta muy mal: las paredes sucias de mi casa, mi cocina, mis vasos sucios, mi pelandrera capilar y su ocaso, mis manos pequeñas, mi escritorio mugriento, mi vicisitud aterrada, mi falta de dinero, mi sentimentalidad complicada. (demasiada informacion para tantos ojos extraños). A donde esta ese vate o esa amazona que me cierre esta herida tan poco comfortablemente fundamental? Como decia Leonard Cohen, que no dejaria o daria por un año de amor. Va mas hondo. Ese deslizarse, alegremente chispeante de la pretty people. Reniego? De mi mugre? De mi cautivante ostracismo? De mi maravillosa marginalidad? Mierda que si. Al margen de que? La satisfaccion, la cordialidad mental? Uno nace para morir, y es para todos, pero encontrarme en el medio dentro de mi correspondiente y maravilloso zapato... no es lo mio. Krishnamurti, Freud y Adolf Hitler me cagarian a cachetazos.Tal vez de esta herida central salga lo poco que sale con cuentagotas, a veces bueno, a veces no tanto, llàmeselo crisis de la mediana edad, llàmese locura, llàmese fuego sagrado, o suerte limpia: el que suscribe aqui desde el lado oscuro de la Luna (sic) llama incesantemente a Houston pa' que le manden la gragea de salvataje, insoslayable, deseada, pero temida por conocida, por ser ambos vieja amiga y mito destructor gigante, por ser esa chica que doblò la esquina, por ser la maestra y el padre y la madre y los amigos que se desvanecieron en una esquina de la vida. Debì tener? DEBI DEJAR ENTRAR! Ah, mea culpa, solo mia. Que seriamos en cualquier lugar que no fuese este lado de la Luna, tan obscuro, tan cerca y tan intimos, tan calientes y tan nuestros, solo vos y yo. Tan lejos, tan cerca, tan nuestros.
Te acordas de esa cancion de antaño, de cuando nos arreglabamos el pelo largo, tan jovencitos, ,cuando eramos tan dueños del mundo? Far away... so close... no se què de un cigarette...
Cuando el mundo era solo cosa de mujeres.
Mi abuela miraba a las gitanas lavarse el pelo con aceite de oliva. De ahi el secreto de su brillo. Esas cosas ya no se ven.
Y la unica guitarra que afina es una Faim SG ochentosa que suena como cuando saltan las tostadas del tostador. CLOINK! Tiernisimo. Me parece que es un lugar donde pueden sonar a musica los huesos.
Tengo que ir a Rosario.
Debo; y debo mover las piernas, mis piernas son delgadas, tengo las piernas de mi madre. Gracias mamà. Hay un televisor que me chupa la mente, està encendido y hace bien su trabajo. Puedo hablar con el programa de televisiòn. Se llama INSULTEMOS A LOS NIÑOS INUTILES. Me toca hablar. Primero digo que estoy viendo un programa interesante. No me la pone dura pero me hace reflexionar un segundo. Despues se me pasa. Pensar es para Moliere y para Edna la Cocinera de las Calaveras Marrones de Mazapàn.
Estoy viendo un programa fenomenal. No a VOS no, al OTRO. Si a VOS! Quedate sentado, no me mires. Temème!

-Ok. -, se sienta muy derechito y me mira muy poco como poniendose lìvido y de alguna manera, me teme, y yo temo màs que el. A èl.
El siempre serà mayor que yò.
- De que es el programa que estas viendo? - pregunta contraprograma, muy educado.
- Es de tu hermana. En Venus. Del genero gang-bang. Hay seis senegaleses inyectandole el chorizo colorado en el ocote. Vas a ser tio.
- No se cual es tu problema Fernando, pero si apelas a tu sensibilidad te vas a dar cuenta de realizar la idea de que REALMENTE necesitas un PSICOLOGO.
- Sah..., no tenes idea de como ME GUSTA ESA IDEA. Me toco mi rugoso, aunque suave, escroto y los huevitos adentro de los pantalones con solo pensar en eso. Ligero y suave...GENIAL! Ahhh... jovenes vestales, mancebos eunucossss... quereis tocar rock y andais sobandole la quena a Enrique Bunbury y a Pat Metheny mientras os masturbais con las bragas de sus madres alrededor del pijìn... madurad y haceros hombrecitos fornicando una tierna doncella como vosotros, corderos de ligeras maneras, manos de lirio, ALUMNOS DE LA EMBA!!!!!.

El contraprograma que debiera contrariarme se niega a contestarme. Bien por el. Es un lugar seguro. Nadie puede tocarlo excepto yo. Y el a sì mismo. Ay Dios Mio como me gusta sentir tan poco placer, me dan ganas de hacerme un agujero en los huevos con un taladro neumatico superviolento, es taaaann aburrido... y tan dulce. Es como acabar y como no necesitar acabar, pero siempre vuelve, el cuereo, los ojos de videotape, los pixeles sobre la retina de esta camara en mi cabeza, aqui dentro donde yo ya no puedo salir y no puedo quedarme mas...

- Saaaaaatomennnn toomeeennenenennnnn giladas, aqui ete aqui yo, awante la Furia en la Ciudad de la furia desde mi caja kraut rock ! - y me CHUPA UN HUEVO QUE NO SEPA LO QUE SIGNIFICA! "Dandole fierro a la nena", ultra condicionada, final con bukkake y kakas! Vuelan las bombachas destrozadas. Una rata sale de un hoyo para no volver nunca mas abriendo un paraguas con un rictus resignado. Entra la cana, todos indocumentados y sonrientes, grandes, enormes sonrisas. La desvalìda damisela yace en el suelo con un tercer ojo cremoso en la frente, y agita las escamas pidiendo que corten la escena, que corten la escena por DIOSSSSS!!!

Contraprograma llora. Son làgrimas de verdad, ultra alta definicion. Estan calientes, las puedo sentir en mi corazon, las puedo sentir acariciandome las orejas y metiendose en el mismisimo centro de mi cabeza. Sus ojos. Azules profundos dentro de la casa de mamà en una selecta parcela verde de un exclusivo sector de Colegiales. La abuela hacìa excelentes scones. Yo lo sè. No necesita decirmelo. Se alimentò de leche y democracia. Nunca dio un respingo por la sola idea de la insanìa en la paz. Cuando se necesite una revolucion el estarà ahi, al pie del cañon, colaborando con nosotros, destrozando con deliberada astucia los joysticks de su Playstation.

- NO DIGAS UNA SOLA PALABRA MAS, NIÑOTÒN. Gasparìn, fantasmìn, una palabra mas y seràs victima de un ataque sexual cibernetico, y Dios sabe que es el unico tipo de ataque que REALMENTE TE VA A HACER LLORAR.

Casper se va de la sala de musicos y afines. Tiene un ala de plata rota. No hay nadie con el. Todo el mundo es como èl. Me tomò esto una buena centuria en concretar aunque sea todo una falacia psicotrònica de la que nadie sabe excepto uno. O dos. Corazones de oro: me quieren. Todas esas viejitas tiernas pero adustas, nunca cabizbajas pero hacendosas, madres de catorce, todo para esto. En el cielo llora mi propia sangre y me cortan la verga con su aliento, capàndome forever and ever.
Vergoña!
Cierro los ojos. El futuro llegò hace rato: el hombre vuelve a estar solo consigo mismo, solo, sin màs. Es hermoso. A veces. Brahma. Diez pesos. Pura y transparente como la miel sobre una ventana de cristal en invierno.
Dulces sueños.
Creo que son las cuatro de la tarde o algo asì. Ok.
Lights out, daylight!

18.

Contra la pared, sin màs. Està fria y la espalda hierve. Almohadones de carne contra la jaula de leones centenaria. No se lo que quiero decir. Hacè un bollò de esta pesadilla y tirala ala basura. cerrà la tapa y andà lavate los dientes. Quiero decir: ha muerto gente aquì. Al principio estaba bueno pero ahora me doy cuenta.
Es un mal barrio.
El cigarrillo en la boca, las manos ahi abajo en el vientre, las llaves pesadas pinchando y cortando el bolsillo, en el bolsillo, palomas volando bajo a travez de la ventana, una , dos, tres, cuatro, azules, gordas, hambrientas y curiosas. Vale todo. Quieren mis ojos, yo las dejo. Comen. Y me miran. Criaturitas de Dios. Picando y cortando ahi dentro de mi cerebrito, llevandose los olores a heno y aceite de làmpara de mi primerìsima infancia. palomas de la muerte. Azules azules azules azules como los ojos azules de Leon Russell.
Si, esa del atun con arroz yo la hice un año entero, un año patetico. 2010. Pensala bien. Un paso en falso y estas del otro lado, sin mas preàmbulo. Pero era FIDEOS AL NATURAL CON ATUN DESMENUZADO. Era una pasta de mierda con un sabor a sorete increible, un año entero comiendo eso. Repugnante. Mejor que un patalin en el polo norte, de hecho. Inclusive para mi que me la mando de reo (es una completa mentira). Terrorifico, estaba de la cocuza, habia cortado con mi ex, no tenia un mango, tenia que comprar los remedios... un desastre, encima uno ve que todo el mundo canta y baila y uno dice: yo quiero un poco de eso! Asi! deme algo de eso. Como sea de retrasado y bobo y tonto e insulso, si ellos pueden convivir con la idiotez extrema, tambien puedo yo!
Y ahi estas, a las 8 de la noche con un comprimido de risperidona de dos miligramos en la mano, temblando como una hoja al viento, voladisimo, solo en tu pieza, esperando el guadañazo de la ley, la vida, la muerte, la muerte en vida profunda y pestilente dentro de tu cabeza y tus MANOS SON muy PEQUEÑAS COMO LAS DE UN NIÑO, sin nadie ahi afuera que le importe... nadie te salva. Todos elucubrando y cotejando las infracciones terribles de tu cabeza destrozada mientras giran los valses en el cielo de la noche de ELLOS.
No me sorprende que haya tantos homeless. no me sabe a cuento, me es familiar, la forma en que lo miran auno, como si miraran a travez tuyo, como si uno fuera de papel arroz.
Yo la saque barata.


19.

Y mi padre me llevò a su trabajo, a las oficinas enormes y vastas, del color de plata, del raton, de la crema agria que se vuelve del blanco al color de una arena densa de azucar y ceniza. habitan ahi dentro hombres de ceniza.Y me dijo: esto es una maquina de escribir. Y esto es una maquina de escribir electrica. Me puso un papel en el carrete y me dijo: letra por letra, escribìs.
Era un vasto oceano de nada y dentro de esa nada estaba yo, y tenia la potencia de pequeños motores y de mis manos apra llenar ese vasto ocèano.
Vengo haciendolo esporadicamente desde que tengo 5 años. Con biromes y servilletas, con lapicitos de colores, con pastilina y con arena y ceniza, me gusta dejar las palmas de las manos marcadas en algun lado. Tal vez pienso en la muerte demasiado, tal vez pienso en cuerdas que se cortan en toda la vida.
A veces no me preocupo en escribir: ese vasto oceano me posee cuando quiere. Cuando quiere me viola y me maltrata y cuando nò, nò.
Uno simplemente no puede negarse ante la evidencia del estrechar de manos de un importante Dios Menor.

20.

Una viejita que duerme con el marido en la calle. Tiene la cara cuarteada por el frio, los ojos irritados, pollera sin medias. Hace mucho frio en BA. Esta encorvada, mucho mas que hace seis meses atras. El pelo entrecano, negro recogido en la cabeza con un rodete, la cara dolorida. Hoy la vi entrar a una panaderia con una bolsa de plastico. Agarrò dos cuernitos y una factura. Supongo que el marido, ya viejo, tal vez ya no estè. Sufren mucho. Y ella buscaba plata en la bolsa de plastico. Adentro de la bolsa de plastico, otras bolsas de plastico. Le hice una seña a la dependienta del mostrador. Cobrame lo de la señora. Que? Lo de la señora, cobramelo a mi. Nueve pesos. Su desayuno. Señora, ya le pagaron lo suyo! Me mira con unos ojos negros, la cara roja y blanca (la piel se pone blanca por el frio, dormir en el suelo de la vereda, en rincones, con las ratas, con las cucarachas, no ayuda, tampoco). La toco levemente en la espalda. Gracias! De nada. La vida sigue, de vuelta en casa. Estoy pegado a la espalda de mi novia. Lau tiene el pelo como de lana suave, rojo, salvaje. Ronca levemente. Tengo suerte. Tenemos suerte. Anoche comimos churrasco con purè. Esta mañana, facturas con mate cocido. Tenemos suerte. No nos dejamos solos el uno al otro. La vida sigue. Se llevarà lo que haya. Todavia aguantamos.
Sopla frio y con fuerza. Cualquiera caerìa.
Mientras tanto quiero convencerme de que no voy por la vida buscando simbolos para pegarlos en la pared en un afàn de eludir que no he nacido, o de que estoy pletorico de ansias de saberme un nuevo encontrado. Todavia tengo eso de pendejez de que tus simbolos no podrian ser mi respuesta y por ende he dejado de ver peliculas por todos lados. Fernando no flashea. Veo cosas que son cosas. Ya no hay doble significado, no hay triple significado, soy un itinerante que a veces se hace escriba porque acucia, cuando en realidad no creo en nada mas que la mano efectiva. No es necesaria la poesia, ni el simbolo, ni la metafore, ni palabras de palomas maravillosas o de hechizos de amor para comer al final del dia. Un churrasco de vez en cuando, un vino de vez en cuando, un poco de la vida misma inclusive de vez en cuando mientras la botella se va quedando medio llena, medio vacia. El frio afuera, y este infierno aqui dentro. Me van a sacar en pedazos hacia afuera! La ventana se bate loca contra el viento de invierno mientras debajo y arriba otros cuerpos, en relajo... tal vez incluso amando. Pongo mi oreja en la pared, en el marco, ahi donde se haga mas macizo para encontrar el sonido subsonico, el detalle imperceptible. Me atormentan las tormentas, ya no queda nadie a quien culpar... y me dicen las otras voces de otros Señores, esas voces que busco para aliviarme en mi estadìa: quienes se fueron se fueron, quienes permanecen estan lejos, tal vez me piensen enfermo... y se me cae una lagrima fantasma, che. Yo solo los pienso a travez de un voto solemne de perdòn, uno que destrozo a patadas cada noche, cada infierno, dia tras dia, noche terrible tras noche aun màs terrible, mi cuenta... Sobre el cuerpo de mis dias un biombo de semblante ceñudo para no atormentarte con mi violencia, en mi tragedia un soplo de candor piadoso para no contagiarte. Y el pensamiento de que debì morir cuando debì morir, y no morì, y cuento. Soy esta panza, esta camisa, estas manos pequeñas... ma que poesia? Y toda la culpa del mundo cae sobre mis ojos dilatados y secos mientras veo la basura que se ciñe a mi en mis dias de pereza, y la espera de una enfermedad mas tirante, mas enferma, mas tòxica que se empoce mas en mi. Se bate la ventana y por la noche hay un sonido de cañerias, de tornillos flojos de agua derrochada de relojes que fluyen, un sonido profundo en su siseo gutural, como si toda esta casa fuera el estomago sordo de una gran serpiente monstruosa, y sì, la metafora, ma que serpiente, de infierno esta hecho este monstruo que equivocamente llamo casa...! No puedo mas que acusar las costuras evidentes en este petimetre de vida impresentable al cual acudo a por calor, muerto de hambre, inacabado. Es todo mio, que no es todo mio...alguien tiene la respuesta? Llamenme y diganmela porque esto parece no tener gollete. Tirenme con un zapato por la cabeza. si son dos y estan nuevos mejor. Como la trapecista de Cirque du Soleil, pero sin la gloria, sin ese impacto final, sin la seguridad en el reconocimiento de entre medio de poder aferrarme a esta contrapciòn de la cual no me he fiado nunca, de cualquier manera. Ah, joven Fernando, resoplabas con deleite, aprendiendo profundo... jurabas que tenias alas, que podias hacer crecer alas en cualquiera. Asì de facil, con solo un chasquido de los dedos. El daño ha dejado de ser aparente hace largo rato. Pero saquemos esta frase y reduzcamosla a algo mas concreto, que despues te llaman triste: hombres y mujeres se desplazan a travez de ciudades y del tiempo hacia donde no sean negados nunca mas, con la mas practica paciencia que puedan encontrar y el mayor quilombo luctuoso debajo del radar posible que puedan encontrar, no importan la caida de sendos cuerpos. ..No fuiste elegido.
Y en cierta forma, es un reverendo alivio.

20.

No hay flautas traversas. Ni bongòs que llamen al extasis sexual de la tribu. Casi siempre no hay planes, a menos que ella estè ofuscada y demande por lo menos un DDI. Tal vez comamos una pizza y, en el medio de una pelicula en el viejo y sucio y mugriento monitor, la tevè de Max Headroom, nos acerquemos para acurrucarnos sobre dos almohadones, taparnos con una manta sucia, respirar despacio. Un suave toque, un hombro acariciado lentamente sobre el pullover. La llamada. Entre lineas de subtitutulos yace moribunda la esperanza de la diversion enmarcada en el destrozo, la imposibilidad de la analgesia. Un acercar la boca a tu hombro delicado y, esta vez, en vez de un puñetazo jocoso, un dulce besito. Dos, tres , cien, sobre la lana y de ahi, adentro hacia tu hombro. Mi otra mano ha desaparecido sobre tus homoplatos, mi cuello erguido como una antena receptora sobre tu trapecio, calentandolo con ondas blancas, y la pelicula ya no me interesa, porque esto me parece mas apropiado, si tu cuerpo ya no cree en mi màs que para juegos. Tal vez metiendo el dorso de la mano en la grupa ahi donde nace tu trasero, blanco y firme vicio. Es mejor que el cielo, y que odiarte porque no sos perfecta. Sentir tu piel y saberte viva aunque estes en otra galaxia, patearle los duientes a la muerte, disolver la tension de las serias guitarras. Desisto para volver y hago cuchara, tapando la luz del monitor y hundirme en tu olor que tiembla dentro del olor de esta casa que se queja y queja. Casa de palitos y tablitas. Ella acomoda el culo en mi ingle y ahi abajo entre mis caderas duermen angeles. No hay nada aun. Ella no me quiere, ella no me escucha, probablemente... Entonces escucho un gruñido bajo y un soplido de tierna satisfaccion. Gira la cabeza, con esa melena leonina que yo piropeo y temo sea terreno del proximo desgraciado... y me da un tierno besito. Y otro mas. Yo aprieto mi frente contra su sien y mi bigote se enrosca en su alma temblorosa. Un beso mas. Mis manos van a su cabeza, a su pelo y a su estomago, el perfecto ombligo. Mas despacio, mas despacio! Y mi palma torpe hacia los pechos perfectos, pezones rosados de mi niña-mujer. Mi boca querria noquearla por la suavuidad que ella exhuda, y en el bajovientre hay una frontera de jeans con un solo boton, mas allà esta algo parecido a la esperanza. Frente a frente, amasados por las formas de nuestras maneras, cocemos una cancion particular, simple, complicada. Su mano delicadisima en mi mejilla, suaves besos, labios tan nuevos ensayan coreografias de besos de vampiresa, gira la cabeza, tose por la nicotina, vuelve, se pone arriba, yo me asusto. Afila la vulva contra mi gomosa, una, dos, tres veces. Con la misericordia de dios levanto a veces esta grùa. Me hundo en su cuello, reblandecido por la responsabilidad, y tal vez ella se aparte y desabroche mi cinturon, todo acorde al plan, baje mi cierre y meta una mano salvaje. Gruñidos. Mi silencio. El gozo y la muerte. Con la boca se levanta mientras se frota la concha con mi rodilla. Arrancamos piezas, ropa, una zapatilla no deja salir el jean, la arranco y la revoleo por el aire farfullando, la cosa no se baja, elevo una plegaria al primo hermano de Jesus, Eros, vuelvo al suelo resoplando herido de muerte. Su ingle huele a carne y al olor dentro de la carne. No hay diferencia con el dolor de parir.. Ruedo a un costado, bjo mis pantalones, la cosa esta caliente y bastante dura en el coro de su boca, esos malditos mocosos acicalados aguijoneandolo todo, esperando, y la señorita se saca lo de arriba, mostrando el torso perfecto, se sube arriba, baja la mano, agarra el pene, pincela la vulva y mete el coso adentro frimemente, yo me huindio en la noche y ella en mi noche, fraguamos, intentandolo una vez mas, tratando de no pensar en que hay una estadistica preparada de antemano para mitigar el efecto del afecto que padecemos.

No tengo memoria de donde estuve entre los doce y quince años. Juro que no. Agarro esta botella de cerveza y me persigno. No puedo recordar donde estuve o que hice entre los doce y quince años. No lo comprendo nada, no puedo recordarlo. Bien podria haber sido violado en San Justo, o me patinè con una banana en la escalera o simplemente estaba tan pasmado de aburrimiento que sufrì amnesia. A los quince me comprè mi primer guitarra electrica. Ahi fue cuando aprendì a escribir con mi piè izquierdo.
Lo hice bien, me ganè la Croix de Guerre en Candòr y Simpatìa.
Dias negros, por ende, primera vez solo en un bar, solo, sin amigos, sin novia, sin nada. Solo una botella, un vaso, la miel, el paquete y el encendedor, un cenicero de chapa. Nuevo, no de los antiguos que tenian la leyenda 43-70 o Ferro Quina. Gotas de lluvia que caen sobre el papel. A Dios le importa tres carajos la escritura, solo que se lo diga bien y se haga bien lo que se dice que se hace. Yo quiero matar a Dios, a ese dios cristiano descerrajado a lanzazos que incluso muerto quiere convencernos a vos y a mi de que es todo nuestra culpa. Por eso quiero matarlo: la culpa es de ellos. Ellos me fabricaron a mi y ellos al dios al que se encomiendan mientras me finan.
A que iba?
El amor anterior no funcionò. Nos reiamos pero yo era virgen, en alguna que otra manera, y ella andaba en la merca. Me juraba que no estabamos solos. Me violaba y yo miraba sus ojos diabolicos y de repente decia:

- Viste eso?
- Que?
- Una bola, un rayo de luz pasò como un angel.
Y a mi no se me bajaba.
- No, no vi nada.

Y me cojìa, cuatro, seis horas seguidas. Yo, chocho. No se como haciamos. Empezabamos a pasado el mediodía y caia la noche y seguíamos rebotando en el colchón cuando caía la noche. Yo estaba frenético, y ella veía perros negro en el fondo del hall de mi departamento. Estaba convencida. Yo le decia que entre y le hacía un tecito. Le dábamos un poco más. Los vecinos no se quejaban ni llamaban a la policía. Destruimos una cama. La saqué y la tiré en la esquina. Compramos un colchón inflable por internét. Garchábamos sobre esa cosa. El efecto rebote era divertidisimo. Nos encantaba. Ella estaba dejando la droga y yo necesitandola bastante. Ella se compraba la locura, yo la tenía geneticamente en el cerebro. En algun punto intermedio, nos encontrábamos, necesitados el uno del otro, perdidos por perdidos. Ninguno de los dos hacía muchas preguntas. Ninguno de los dso queria estar perdido. Yo queria dar y ella quería dar, pero ella sabía mucho mas que yo y yo no sabía que algunas cosas eran «hasta lo que dure». La amaba, a la muy estúpida. Un dia me pidió que fuera mas rudo. La tomé por el cuello mientras se la hundía hasta el final del cuello del útero y apreté la mano. Me dijo: Pará! Yo dije: Qué? Me hacés acordar a mi ex, me dijo. En su casa de provincia ella guardaba fotos de su ex dandole verga por la boca. El tipo tenia un caño de treinta centímetros y la pobre trataba de zamparselo lo mejor que podía. Entonces supe que iba por el buen camino. A veces, uno hace sentir a la gente cosas fuertes que esa gente trabaja duro para olvidarse. Al final, resultó un empate intenso para los dos. Un dia encontramos un gato. Con la jeta rota sangrando, un cacho de mandibula colgando. Le dimos una colcha y una de mis latas de atun desmenuzado que yo ponia en mis platos de fideos baratos. Cuando se recuperò, se meò en todas mis guitarras y yo lo devolvi a su estado original. Me costò mas de quinientos pesos en el dólar tres a uno ponerle el higado en su lugar. Se llamaba Archibaldo. El pobre no tenia la culpa. Cuando me aparte de ella, se llevò el gato en un taxi. No volviò. Ninguno de los dos. Yo no queria mucho que sucediera. No mucho. Algo. Un poco.
Se està tranquilo aqui. Los neo-yuppies, los que heredaran la mejor parte del Abasto, son lo mas estùpido que escuche en mi vida. A excepcion de sus mujeres. Los escucho y las escucho y un alegre, diviiiino institnto de la separacion total bulle dentro de mi. Se manifiesta en mi en la bebida, en el cigarrillo, en ser brevedad y la aparente nada y un genial, perfecto silencio. Me gusta. No saben quien soy. No sospechan, o sì.
En mis sueños, los cago a tiros a todos.
Hay una planta bordò frente a una bombilla de luz. Parecen las plantas que coleccionaba E.T.- Veo tambien pasar a algunas de las alternahipsters mas feas y estupidas que he sufrido en mi larga vida de perro. O he sufrido mirar. Nunca tuve. En realidad, son solo gordas con gafas con hebillitas rojas con lunares lunaticos blancos a quienes las han engañado con un dogma estúpido las cosas que creen deber sentir. Nos pasa a todos.
Amo a mi mujer, pero mi mujer quiere otro dentro de mi. Yo le digo, nena, es imposible, y me mira como si fuera un retrasado mental con tres huevos al que no se le para. Yo le digo:

- Amor, no sos vos, soy yo. Me estoy poniendo viejo.

Ella solo quiere salir a tomar aire, una salida, al teatro o al cine. Milagros comunes y corrientes. Esenciales, naturales. Del rigor de la ley. Se consiguiò un enfermo mental agorafòbico en su declive sexual, sin billetera ni cojones. Solo una birome y una hoja de papel astrasa para darle la bienvenida al Apocalpsis. Lo mejor es cuando me insulta y cuando pierde los estribos: nunca habra de saber ella cuan de acuerdo estoy con ella en que soy un don nadie y un canalla. El problema es que ella esta enamorada de este don nadie, y de este canalla, tambien.

Una letanìa de reggae y una trompeta que se estira perezosa al fin de la noche me acompañan en esta mesa en la calle Humahuaca. A unos metros, aqui conmigo afuera, esta el baño, a unos metros de mì. Una chica de pelo recogido entra, sale , hizo su pìs. No me mira. Cuando yo tenìa quince años no me importaban las chicas, o los chicos, o los perros. Bah, los perros tal vez un poco. Ahora que tengo casi cuarenta quiero que me miren, a mi buzarda, a mi calvicie incipiente, a mi lapicera y mi vaso y mi botella. Antes, ser solo, era normal. Ahora, tener novia y que a mi guaina no le caiga tan en gracia trae un sinfìn de posibilidades. No se trata de infidelidad, se trata del valor de uno en un mercado estrambòtico de compra y venta de almas. No me digas que no es lo mas atractivo del mundo los anuncios de cachorritos de regalo. Gratis. Entonces: aqui estoy. Solo. Soy un haz de luz.. Tòmenme. Algo queda. Picante cabròn a tu servicio para salvarte el alma. Darìa hijos si pudiera concebirlos de alguna manera. Mi numero telefonico està en la guìa. Mi cara es una gota en el supuesto complejo del ocèano. No niegues que esto es una sequìa del carajo. Entre guerra y guerra aprendì a suplicar con gracia y a morir en pequeñas cuotas, puteandote. Y estos mascarones de proa, arrancados de los frentes de los viejos almacenes y casas de departamentos, en los jardines minimos y pusilanimes, mientras los drenajes chupan la lluvia y conducen a...
No sè. No se cuato tiempo me queda, los relojes son bastante exactos a principios de estre trilenio. Tomaste este corazòn y lo cataste con fruiciòn, cambiandole al musculo su sabor original.
Los ecos de las percusiones, los bajos en el corazòn.
No hay metafora, solo carne y mas carne chocando una contra otra. Y el humo. Penetra dentro de mi y me hace angeldiablo.
Uno tras otro, mas gracil que el orgasmo, mas tierno que el infierno.
Soy el unico aqui afuera. Han levantado las mesas, languidece el momentum. Escribir es para los debiles de corazon, pibe, los winners de verdad hacen rafting. Y aladeltismo.
Me como el interior de la boca recordando a Flying Dharma. Una banda mala. Cantaban esta cancion: Ojos... Era el tema lento de la banda. Y despues saltaban sobre la bateria y el sonido era malo, la cancion era mala, la banda era mala, pero el nombre era bueno y el friki cantante guitarrista tenia como cincuenta años y un corte carrè tipo los libros de la coleccion Robin Hood. Despues venia She- Devils, que la rompia. Esto fue hace diez años atràs. Yo estaba volviendome loco, era de alguna manera virgen y un primer desenmarañarse estaba por revelarse. Mi padre andaba en piyamas tratando de comunicarse conmigo en mi visita a casa, se cagaba de frio y yo subsistia en el limbo. Probablemente el visitara un psiquiatrico mientras yo visitaba otro en los seis meses que estuve viviendo con mi tia.
Si consigo doscientos pesos puedo ir y sacar las cenizas del nicho y traerlas a casa. sacar un pasaje y llevarlas a Cosquin. Êl queria eso.
Ahora èl esta con su padre y yo lo recuerdo a El.
Nada que te apriete las tuercas con alegria.
Alguien se mueve detràs mio. Pero no me abraza.
Despertarè mañana entre vapores y estupefacto. Estarè apurado por volver con los vivos. Escuchar mis vinilos checoslovacos cantados y tocados por mi mientras en un invierno trilenario nuevas cholas con ojos como de jade y rubì suspiran por otros flàcidos eunucos dorados.

Se que hay un mundo ahi afuera y es doloroso. Muchas cosas no me gustaron y aprendì a vivir sin ellas, y me rasgo las vestiduras como una loca por el afecto que me causaron... Me relamo con reservas. Me caguè de hambre y pasè frio y quedè lastimadisimo. No tengo lujos y el amor que me doy està viciado y trastocado por la fragmentacion. Huelo, me huelen. Quisiera tener mil aforismos en que creer para callarte aùn cuando estas tan presente en carne como casi todos los que estuvieron. Cuando pienso en vos, en ustedes, suenan charangos y mandolinas de una tristeza indecible. No me alcanza la plata o la filosofìa para apartarla de mis recursos inanes para matar la rabia que siento. El amor vino y se llevò todo, mil estatutos que yo atesoraba ahora son una intavenosa de verguenza y veneno. Ves ese cielo azul escondido detras de esta lluvia gruesa y fria?, me digo a mi mismo. Y mi crisis de fè, pesando gravemente en mis ojos, empozada en mi alma, contraecho por mis malas decisiones de entonces y ahora, ves estas mandolinas en mis oidos, los trabajos y estas noches en mis manos reptando hacia un lapiz o una birome? Mil charangos suenan mientras este indio lunàtico transpira la toxina loca de su naufragio loco, por ende, deberiamos. Hablo del hueco aparentemente insalvable que se hizo bunker primero, casa con jardin musical despues y ahora celda caliente y mortaja final. Conozco un pajaro que vive bajo la tierra que conoce la cigarra en la rama mas alta del arbol, han trocado su grito por su canto y esas notas flautinas por un leve, un imperceptible respiro; navegaciones nuevas que nadie adorarìa.
Si estas del otro lado de la pared, murmurarìas el nombre de mi pecado mortal? El que me convirtiò en un leproso en una tierra triste. Mis manos creciendo pequeñas por el terror del contacto: alambre de puas, cuero de caballo, papel araña de forro de un cuaderno, cuarzo asomando de la tierra, la montaña y el salitre del mar y las vallas y verjas saltadas en pantalones cortos quiebran la piel y matan las infecciones de las heridas dejando una cicatriz pareja, seca, y algo augusta. Solo ligeramente. Un solo pecado, mil, los castigos son proporcionados por los bufones que han comulgado con siervos enfermos, aquellos a los que cagarè a puñetazos si se quejan del sonido de mi tipear.
Tan breve es.
Recuerdo sus impresoras matriciales escupiendo mis dibujos mientras ellos operaban los hilos de màquinas incomodas como yo. Yo aprendia la mancha imperdonable de ellos mientras yo asentìa, hacìa, servìa, conjurando la presencia de mi propio cancer, la mancha en mi propia màquina. Aquì està. Es un cañon, una muñeca vieja para una señorita que ya no debe jugar, una foto irrepetible tan increible que no se puede ni explicar, ni conjurar con poderes de dios o el infierno. Verdadero momento Kodak. Cuando vuelvas, probablemente estè muerto, o probablemente estè vivo. Mas sabio, menos pelo, mas huevos, mas lento, mas economico y cansado, mas provechoso para dar y quitar. Ves? Quitar. Cuando te de mi tesoro, no lo vas a querer mas, lo vas a tener que ocultar, porque te va a asustar. Y si fueras vos mismo? O vos? O ella o el. Voy a tratar de que no te lastime. Jugar con las cartas marcadas es una cosa, saber que lo estàn y jugar es otra. Es el fatum del fatum, es vivir lùcido perdiendo mientras se va perdiendo el lujo del sentimiento.
Pero que bonito.
La vida, los cuentos de la vida y del amor son cosas que pasan entre dos puntos desagradables. No digas que no te avisè.
Y si te preguntaran despues, decì que ya lo sabias.
O sea: mentì.



21.

Invito a todos que traten de averiguar de que se trata absolutamente todo y que despues no puedan tomarse un cafè panchamente.
Uno trata. Un artista sonriente es un hombre satisfecho o alguien que acaba de poner una bomba de algun tipo en el corazon de una entidad crucial, benevola o no, de algun tipo.
Ete aqui, que doy la mano, digo gracias y pido por favor. Aprieto la tecla de la maquina una y otra vez, tratando de parafrasearme y solo encuentro mi puta fea horrible cara hermosa una y otra vez. La botella de Doble V descansa debajo de mi brazo, no estoy usando calzoncillos desde hace unos dias. Deberia escribirlo en tercera persona para que esto no se odie desde el vamos? Suena «Rosa de la Paz" en la radio, de Amaral. Estoy mas suicida que un oso hormiguero en la fabrica de Raid.
Risa general. Un poco mas por favor, asi... asi. Ahora callen. Callen.
«Un plan se esta formando...»
Suena el telefono. Es Sandra desde el otro lado de la orbe. Quiere que modifique mis puntos, mi puntuacion, que le dicen. Yo callo. Y hablo. Mis digitos chatos por la locura. Mi mente retorcida por la verguenza. No callo.

Suena la voz, me mata. Es como un campeon de fisicoculturismo. Te romperia la boca si chistaras solo una sola, una sola, vez.

- En este ambiente hay mucho egoismo, Fernando, muchos celos no hace falta que yo te o diga, o si???
- No, no hace falta. Fui a dos presentaciones de libros y vi ojos de vibora a granel. Y eran gente que habia garpado para figurar! Exactamente igual que yo. Huevones rock stars.
- Luis Velano comenta nada mas que a sus amigos intimos, a los demas nada. Ufff, garpan para figurar eso no me gustaaa... La Carbonera es una editorial argentina de las llamadas editoriales cartoneras y una cooperativa de trabajo, ya que sus libros son editados con tapas de cartón corrugado artesanal comprado a los recolectores de basura reciclable informalmente denominados "cartoneros", además de ser coloreados y confeccionados por personas de bajos recursos.

Pensè: «Hippies».

Escucho un sonido orgasmico en el fono, una respiracion mas borracha que la mia, pero es un deleite,no hay dolor en realidad en este sonido, lo cual lo hace mas real y mas poderoso que cualquier dolor mio: es el sonido de los ganadores a travez de todo.
Casi la admiro. porque en realidad, ella no està ahi. Conmigo, al menos.

- Los Martin Fierros se pagan , esto sera lo mismo? Ehehehe...
- Sandra, los Martin Fierro no significan nada, y el mercado editorial necesita relleno exquisito basado en cierta clase de sutil homicidio, necesito decir mas? Uno sueña con ser publicado, pero uno se despierta y ... lo que hay es lo que ves. No sorprende que la gente huya de las librerias con el mayor temor.
- Hahaha.
- Mirà querida, no entiendo mcho de los laberintos kafkianos... chupavergas... de como ser publicado, màxime si te digo que escribo muy poco, y que lo que hago va a paso de hormiga. Solo soy paciente y no espero nada. Que sea honesto, nada mas. Una historia. Aunque tenga que quedar como un completo imbécil, pero que sea honesto.

- A mi me gusta mucho lo que escribis , posta! A mi no me dejan ni escribir carita feliz en Facebook. No se que hice.
- Ok Sonia, refraseo: no entiendo mucho de los laberintos kafkianos chupavergas de como ser publicado, maxime si te digo que escribo muy, MUY poco, y que lo que hago va a paso de hormiga, de hormiga cuadriplejica, esto es. Solo soy paciente y espero que lo que escribo sea bueno y honesto, nada mas. Hay adolescentes que tienen mas y mejor, y eso se nota, eso se nota. Mira, si vos entraste en sus horizontes es porque vos estas haciendo cosas grosas.Yo no te leì mucho aparte de tus poemas romanticos, terribles. Si lo estas buscando lo vas a encontrar y, ponle, con un final clàsico. Pero si esperas rosas de escritores, olvidate, es un mundillo execrable, lo presiento. No quiero entrar ahì...
- GRACIASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS... me voy a tomar mate.
- ...por sus comentarios, sus actitudes, sus manerismos, la forma en que se visten y hablan como si estuvieran eternamente constipados.
Silencio en el audifono.
- Estas ahi?

Muerte en el tono. No, no està.
Por que la gente acaba siempre antes que yo?

22.

Escuchar las canciones del ultimo disco de Pappo es siempre una experiencia gozosa pero ambigua. Ay Dios mio con estas mañanas tardìas... Pappo murio meses despues de mi padre y yo estaba hecho percha. Soñè un jueves que se moria Pappo, soñè con la moto, con su cara magullada y una mujer de pelo negro, y el sabado estaba muerto. Meses antes de la muerte de mi viejo, vi sus zapatos en la puerta de entrada despues de un dia de tormenta, bajo los relampagos y el cielo purpura y fosforescente escupiendo luminiscencia a travez de el ventanal ... y tambien lo supe. Despues pasò lo de Cromagnon, a cinco cuadras de mi casa. Doscientos muertos. Cosas que me pasan de vez en cuando. Debe ser mi psiquis que funciona de otra manera, por el stress o la locura que estira el parche del tambor de mi alma. De todas maneras, Pappo estaba en sus trece, a lo ùltimo tocaba con sabiduria y las canciones eran buenas, las grabaciones eran buenas. «Pappo y Amigos» es un disco excelente, «Buscando un amor» es un disco excelente. Tenia, el Carpo, esa seguridad en los dedos de quien aprende en un horizonte elegido; del cual uno hace algo privilegiado y hermoso, aunque a veces sea un lugar convulsivo y a veces extremadamente solitario. Pero siempre buscando un amor. Pienso en esas rutas hacia Lujàn, en la oscuridad de la noche, el viento en mi cara... Buenos Aires suburbano y afuera en el campo puede ser un lugar excepcionalmente hòspito y lleno de gracia casi divina, inclusive en algun tipo de muerte, para perderse y salir del cascaron de la vida. Ojo al piojo. Y todo con alegria.

Si, si lo recuerdo. Incluso en este momento de placer, que deberia ser todo mio y aun asi no lo es.Omitì hablar con una serie de personas por un tiempo, hace un tiempo, en un tiempo, y por lo que pasò entonces, me enamorè de la forma equivocada, plenamente.
Algun engrudo habia pasado, algun dime y direte que Laura tomò a mal. Mi joven, idealista, exrtemadamente poco sutil lolita de novia que tengo. Mis muslitos en crecimiento. No supe de ella por dos dias. Hasta que me llamò. Esta es la parte de la novelizacion de la vida real que realmente se pone desagradable. Como un diario vulgar. Como un bloguerito de mierda, sin màs, sin aditamentos, sin querer realmente hacerlo, algo que sale de una forma preconcebida sin ser forma aun, de los huevos, de la sangre sin decidir. Como Lenore, y todo ya parece un chiste verde: nadie me quiere, todos me odian. Ergo.
Una gota primitiva causante de la vida de hace un trillòn de años atràs, en un ocèano al que ya nadie le importa. OK.
Y entramos por la ventana.
Era un dia soleado. Buen dia significa buen humor y la llave para abrir puertas y palabras. Casi una comunicacion. Lo que quiero decir, y esto deberia ser dicho en grafos capitales en mi epitafio, si no molesta, en mi tumba, en mi lapida que se rie, es que cada entredicho amargo forma parte de la divina comedia, la obra teatral de un dios enano y estupido en zunga que nos maneja a todos con una picardìa y una sorna demencial. Si alguien dijo que nada, en realidad, es importante, yo digo: todo es importante. Quiero decirlo en un tono calmo y breve, como un beso de verano, como algo menos estupido que lo que acabo de decir, que podria ser todo, o nada. Con toda la intenciòn.
Y Laura estaba en el telèfono, o algo de ella, y decìa una sola palabra, repetidamente:

- BITE BITE BITE BITE BITE BITE BITE BITE BITE BITE BITE BITE BITE BITErrgh...

Supe que habia alcanzado un extremo. No sabia si yo era el culpable pero si el recipiente de la llamada, por ende , por si o por no, doblemente culpable, y curita humana.

- Que te pasa amor? Que te pasa?
- BITE BITE BITE BITE BITE BITE BITE BITE BITE BITE...

Los jadeos eran animales, destrozados girones de humanidad cagada encima, años prematuros de la nada haciendo de las suyas en una humanidad horadada por el daño; los humores y las vibras a travez de un cable muerto eran animales y presagiaban muerte y despues de la muerte, mas muerte, podia ser contagioso y yo era propensso a los contagios. Muy.

-Estas en tu casa, amor? Estas en tu casa? Que te pasa? A donde estas. Decime donde estas.

Respiracion demencial, comida de los condenados.
A la mesaaaaa...!, como diria mi abuela.

- DONDE MIERDA ESTAS AMOR, DECIME, QUE TE PASA??

Mas respiracion y mas: Bite Bite... BITEEEEEEE.... BICHA.

Y despues:

- BICHA BICHA BICHA BICHA BICHA BICHA BICHA...

Puedo imaginarme a mi mismo en mi casa con mi mujer, todo establecido y escuchar otra vez: BICHA BICHA BITE BITEEEEE... Y todas las peliculas de zombies al fin reveladas como una broma barata y suicia y pueril y pendeja una vez que ellos esten adentro de mi casa en la cabeza de mi señora, o la mia, durmiendo al lado mio, dormitando la zombificaciòn:

BITE. BITE. BITEEEEEE...

- Biteeeeeeeee...-, y nada para comer, y nada para decir y ninguna gracia para actuar, una y otra vez hasta el fin del latir de mi corazon. Nuestros corazones. Las cosas del amor son cosas de dos, hasta que uno dice que son cosas de uno, y las cosas de uno, se quedan como cosas de uno. Por una ultima vez. Hasta la siguiente vez.
Y tus anteojos de antaño, con ese tamaño, dificil sea atraparlos. Pero si: obro con experiencia de cuatro ojos. Que es la tuya: nada como ver el mundo en su definicion justa, de justos y pecadores... ALGUIEN QUISO ALGO MAS QUE ESTO DE VER? Alguien querria ver algo menos que esto?
- Donde estas amor, hablame, hablameeee....
Y en el telefono solo se esucchaba esto.
- Bicha Bicha Bicha Bicha Bicha...
Loca como un cencerro.
- VOY PARA ALLÀ AMOR. VOY PARA ALLÀ.
Estoy sentado tomando cafè con amigos mientras mi novia se desangra en su casa, sola.
Miro a mi gente, la cara de Damiàn detras de sus anteojitos intelectuales y proactivos. Estanislao me mira con sus ojos saltones. Todos tienen los ojos saltones. Supongo que yo tambien. Estoy temblando.
Y al mundo no le importa, y no sabe, o sabe, y tampoco le importa.
El cafè se va a enfriar.

- Me llamò Laura. Està mal, no contesta, repite palabras, està muy mal. La escuchè muy mal. Voy a buscarla. Me hacen el aguante? Vienen?
- Si.
- Dale, vamos.
- Que le pasò?
- Solo repite una palabra.
- Que dice? Que repite?
- Bite. Una y otra vez.

Tomamos el colectivo. Yo tiemblo. No quiero que le pase nada, pero ella està tan sola. Como decia, Buenos Aires no es Buenos Aires sin alguien que te ame. Buenos Aires chupa y no devuelve. Podès cagarte de hambre y pensar que el amor te va a llevar a travez de la vida con rasguños, entre patadas y motes terribles, hasta que eso se cae. Que es lo que hice yo? Porto y ofrendo la muerte con mis caprichos, con mi eleccion de silencio? Soy un mal tipo? Deberia irme? Deberia mandarme a mudar a la mierda? Mi amor es nocivo? Soy dejado y dejo a mis amigos?
Y mis zapatillas estan rotas y despegadas y ella quiere que deje de fumar.
Llegamos y tocamos el portero. Atiende Laura, completamente fuera de sì. Lo mismo que en el telefono, pero a los gritos pelados. Hay muerte en ese grito, y ese grito es mi nombre, y yo no quiero ser la muerte de nadie. No quiero matar ni a mi novia, ni a mis padres, ni a mis hijos, ni a mis amigos. Cada dos por tres el auxilio, entonces. hasta los porteros me llaman a no matarlos para que no se maten. Un gorgoro pesado, como una guitarra en overdrive en una sola larga nota, punteada regularmente, cada segundo, extendiendose a travez de una garganta arenosa que se me hace seccionada al medio. Bullo.

- Bicha Bicha Bicha...
- Hola amor, bajame a abrir. Amor, dale, abrime.
- Bicha Bicha Bicha...BICHAAAAAAAA...
Miro hacia adentro del edificio. No hay nadie, entonces toco el tiembre de la porteria. Atiende una mujer.
- Disculpà, tengo que ir al quinto piso, mi novia necesita ayuda y se quedò encerrada y no puede salir. necesita ayuda. està muy mal.

Creo que bajò a abrirme con cara de orto o alguien me dejò pasar. Caras de mierda, seguro. Nadie quiere estar solo hasta que alguien se acerca con algun evento importante, con una necesidad severa. Entonces todos se convierten en mierda. Algun dia vendrà el diluvio y saldran todos flotando mientras sus hijos del cielo, objetos secretamente considerados imbeciles objetos inertes sin ninguna funcion en absoluto, se ahogan, navegando en balsas hechas con sus televisores de cuarenta y dos pulgadas, aun tecleando en sus fucking preciosas notebooks co rpisa antes de que la bateria se acabe, con sus aires acondicionados debajo del brazo. Bregando con un solitario remo hacia algun puto lugar seco de la tierra donde haya un enchufe y una broma estupida que no les sacuda el final.

Cae el sol y viene la fiebre. Me abren la puerta, entramos, subimos al quinto piso. Toco la puerta.
- Bite, soy yo. estoy con Damian y con Estani. Abrinos.
Escucho sonidos de objetos chocando unos con otro. Algo esta contra la puerta. Toco la puerta. Knock knock. Bite, abrime.
La misma letania, reclamandome, reclamandose. Yo no puedo darte a vos misma, pienso, me tenes que abrir.
Està contra la puerta, està rascando el picaporte, sea lo que sea que hay del otro lado, no està en su sano juicio. Quiere salir, pienso, si es que alguna vez quiso entrar, pero no puedo decirselo. Su cuerpo està ahi, pero su mente està a donde la han llevado, sin darle la mano, a travez de la diversiòn del frio.
Me doy vuelta.
- Tenès credito?
- No.
- Da igual, llama al 911. Es gratis, es llamada sin cargo.
- Seguro?
- Si, llamà al 911 y pasame el telefono.
Estanislao marca el numero desde sus dos metros de altura y su barba severa y su semblante preocupado y me pasa el telefono. Llama. Me atiende una mujer.

- Comando... en que puedo ayudarlo?
Pienso, ojalà puedas, tenes la voz como un robot, nena.
- Si, que tal... mirà, tengo una mujer que necesita ayuda, està encerrada. Tengo una emergencia psiquiatrica. Quiero decir, ella. Està encerrada, està mal.
- Digame la direccion de la emergencia...
- No se el numero, es en Sarmiento entre Callao y Rodriguez Peña. Vengan, yo los voy a estar esperando abajo.
- Ahì le mando el mòvil.
- Gracias.
Cierro el fono.
- Estani, vos charlala un poco a Lau, yo bajo y espero a la cana en la puerta de abajo, a ver si pueden abrir esta.
- Dale.
Damiàn esta ahi parado. No sabe que hacer. Tiene una linda campera.

Estani se vuelve a la puerta. Y le habla. le dice que trate de buscar la llave para abrir. Se escuchan ruidos de objetos rotos y otra vez, el cuerpo contra la puerta. Raspando la madera.
Es como una victima de catalepsia tratando de salir del cajòn. Del otro lado.
Tiemblo como una hoja. Mi padre no pidiò ayuda, simplemente se mandò un par de cajas de pastillas y tres dias despues de sonreir en una cama de un hospital mugriento masticando su propia dentadura postiza, estaba muerto.

Una vez abajo tuve que pedir que me abran la puerta otra vez, esta vez para salir y meter el pie en la puerta. Expliquè mi situaciòn. Me disculpè. Pensaba y pienso, mi pelo largo, mis maneras delicadas, mis ganas de no meterme donde nadie me llama y mis manos cuidadosas no sirven de nada sin un buen par de llaves que abran un buen par de puertas. A vos te pasa tambien?

23.

Soñè con una reunion familiar, yo saludaba a todos, con alegrìa contenida, uno por uno, timidamente, despues del gran agravio. Soñè que volvia a abrazar a mi papà, soñè que estaba angustiado y el estaba ahi para abrazarme en mi enfermedad, y bailabamos lento juntos abrazados, como padre e hijo, y mi padre era mas alto que yo, y me pisaba los piès.
Y no me gustò cuando me despertè.

24.

Uno los ve venir. Serè breve, estoy debil. Uno los ve venir. La edad. Es joven es viejo. Las caras desde lejos, el sol, es un buen dia para la buena predisposicion. Unos vienen con carteras, con carritos de bebè. niños de la mano. Muchos hablan por celular. Un celular es un telefono pequeño. Suelen ser negros, o del color de la plata, o colorados. Algunos estan muy serios y no tienen cara de buenos amigos. seguro que disfrutarian rechazandonos solo por jugar al amo y al esclavo. Yo siempre acepto, soy de naturaleza bondadosa, aunque me duela la vida, y la vida de ustedes tambien. Uno los mira, yo los miro a ustedes, yo desde mi columna rota, desde mis pies de terror. Los veo venir y los mido con mis ojos. Todavia puedo ver. Los veo venir y pienso, estarà muy viejo? Serà demasiado joven, tal vez arrogante solo para lastimarme como los poderosos que se vienen enfundados en pana, en zapatos italianos? Yo los veo a ustedes y puedo decir que son buena gente o que tienen el alma de piedra. Los veo venir con sus bolsas, sus peinados, sus dolores, ete aqui una cara hinchada por la gordura, morena como un bollo, ete aqui un pelo rubio, arrugas por demas, pantalones demasiado ajustados en una mujer a quien se le ha acabado el tiempo y se niega a aceptarlo. El tipo de mujer que sabe como volver loco a un hombre. El tipo de mujer que solo podrà con simpatìa. Anteojos oscuros, alma de robot. O esta otra, suave como una taza de cafè, como una musica limpia, como morder un tomate mientras dan vuelta los perros en los montes, esnifando el chorro de sol que podria caer del cielo. Este otro, calvo, afeitado riguroso, con la mirada de aguila y su equipo de gimnasia, seguro de si mismo, probablemente atareado esquivando la solteria pero inefectivo por el momento, vive vestido de rojo, lo tiene todo cronometrado. Sabe que se morirà algun dia pero por el momento a la muerte se la ha llevado la palabra nunca. Y estas otras, viejas, alegres, ya han dolido, algunas, otra solo estan ahi paradas envejeciendo, o inclusive no tan viejas: estan en un intermezzo hacia la locura final, lo han pensado pero les atrae mas la locura de cortar lechugas o salvaguardar a sus parvulos enseñandoles tacticas evasivas del dolor a travez de saltos, de maromas del nervio, de caprichos como metodo para sortear el mundo a travez de quienes no sepan no entender el mundo. Las veo mover sus bocas pero hasta ahora solo Dios sabe de que estan hablando. No quiero escucharlas. De solo verlas mover sus cabezas y sus mandibulas, el pensamiento de sus sexos ni siquiera se asoma por mi mente. Yo canto un tango: Sur. Por dos horas casi... Otros son jovenes, bien acicalados, limpios, se visten de remera y pantalon verdes con sendos escudos a un lado de la pechera, quinceañeros, tal vez ni siquiera eso. un ensayo de bigote. Son muy jovenes. Trato de acercarme a ellos, pero tambien he tenido quince años alguna vez, y fallè miserablemente, mi suciedad de adolescente rechazado me impide ser puro y tender la mano, tratar de alcanzarlos con mi idea. Que en realidad es la idea de alguien mas, por la que me pagan. Los veo venir y de vez en cuando tiendo una mano, me miran extrañados. estoy impuro, sucio, manchado de falla, de error.Mi error es imperdonable: lo tengo escrito en la cara. Las adolescentes son algo peor. Orgullosas y altaneras, pequeñas aprendices de colifatas. Me miran como si quisiera violarlas, yo, que soy tan bello y tan delicado. Con mi melòn pelilargo y mis extremidades cascas de hipopòtamo, con mi cara de, oh, quien ha venido a mi cumpleaños? Toda la gratitud del mundo no es suficiente para alcanzar a quienes activa y participativamente dejan de sufrir para aprender alguna suerte de homicidio. Pobres de ellas. No las compadezco, porque las he sufrido. De vez en cuando, alguna acepta. Y alli va. Con su falda azul, sus piernas afeitadas y el pelo largo y lacio detras de la espalda cayendo hacia el culito. Muchas gracias de nada, digo yo para mis adentros. Ni que me importara en lo mas minimo. Una buena sobredosis de algun show demencial de concurso de canto en algun programa de television podrido te va a a hacer el bien que necesitan todos excepto yo. Pequeña alien sin compasiòn vàstaga de la distorsiòn... Hasta luego niña, no remorse. Dorada, aunque para mi, resistible, inclusive aburrida. Frenos, zapatos, todo el paquete. Prevenido por el diablo, este pobre diablo, desbandar angeles nunca estuvo tan bueno y tan triste. Otros, hablando de otra cosa, han crecido. Aquel ya esta peinando los sesenta y cinco y quiere ser acordeonista y parvula los viajes astrales conel aliento a cebolla y la cara como una màscara malsana, y esta otra ha pasado los treinta y es extrañamente amable, y esta otra tiene la boca arrugada pero tiene un rictus severìsimo y solemne que podria hacerme el dia, cualquiera de mis dias. Està de celeste y es un poco huesuda, pero tiene este aura de que ha vivido y su gesto me recuerda a una grave sinfonia. Se sienta en un cantero con su cartera negra y sus facciones cortadas a cincelazos y me hace acordar a alguien que conocì que probablemente se estè cagando de hambre y aun tiene esta misma cara. Buena gente. Es bueno saber que todavia quedan. Y este otro que se recuesta sobre el cochecito de bebè haciendome pensar que no son bebès lo que vienen a buscar sino niños que todavia no han permitidos haber dejado de ser bebès, criaturas de pelusilla negra sobre la cabeza, o rubia, cortados a tijeretazos en un campo de concentraciòn de niños y de peluqueros de niños que nunca aprobaron el curso nazi de peluqueria para niños, y asi estan los pobres, un tanto estupidizados por el alboroto, maravillados calcinados por el griterìo, zumbados por la locura de los faldones primeros de la vida, saliendo en tropel o en pequeños grupos, alegremente hacinados, sorprendidos por la vanguardia tardìa de la educacion privada. Yo los he visto y los sigo viendo. Puedo sentir sus cabecitas, de la mano de sus mamis y papis, contenidos ellos y los ellos mas pequeños, y aunque yo piense que sus mamis y papis no parecen ser mucho, de alguna manera lo lograron. son mis secretos ganadores del dia. Empero... no hay mayor declaracion de duplicidad que tener un hijo y criarlo pensando que va a ser mejor que uno. Ni siquiera sè si son gemelos de sus profesores, de sus genes. De sus porfirios. No los toco, casi no los miro, pero puedo sentirlos venir y escucho sus gorjeos, o su llanto, y todo lo que hay en mi alma y en mi cuerpo se estremece de nostalgia animal, desfallezco al punto de alejarme, de concentrarme una y otra vez en esos hombros de por allì o de las manos de esta aquì. No soy un amigo, soy un intruso en la heladera ajena de la vida, soy la cara desencajada en la fiesta del mundo. Yo soy el visitante. Los veo venir con sus achaques, perdidos en sus pensamientos, en sus bartulos en sus paquetes de sobrevivencia ambivalente, en sus cruces de salvataje, emponchados en magma/asfixia, embotagados en sus conversaciones que se sobreextienden por toda la vida que dios les de, puedo ver sus gesticulaciones hablando como locos, o callando con todo el dolor del mundo con todo el peso del mundo o con la ligera pluma arriba en la osamenta, castigados o no, caminando sin placer, en transicion hacia algun AGUJERO nuevo o viejo, hacia sus bùnkeres a travez de la tonelada de concreto al lomo centimetro a centimetro de la cuadra y yo los miro, profundamente, y se que el sol de este dia no vale nada para ellos y por eso los respeto, son animales en un mundo donde la fiesta obligada de la primavera cae sobre los miserables designados del mundo, yo los veo venir con una bolsa de plastico o con un sobre con radiografias o preguntando por un hospital odontologico o simplemente me piden un volante o me espantan y mientras el mundo se parte al medio por la nueva vieja bomba atomica que teniamos en el bolsillo esperando la ocasion, paso el volante de mi mano terrible a otra mano terrible y es como si todos los flamencos rosas del mundo sonrieran, como si la muerte fuera algo conversable, y si bien no hay saciedad, pagan veinte pesos la hora, y yo eso lo necesito para comer, para respirar mejor, y estos ojos yo los necesito, los necesito como todos necesitamos beber agua, como quien necesita la lana y el abrigo de la lana y los besos y los que no necesitan los besos tambien estan aqui, empalados en la paternidad, sin problemas odontologicos, con los dientes apretados y las necesidades basicas perennes cubiertas, las crucifixiones de menester cubiertas, relamiendose y rumiando algun posible batacazo presente o futuro, pero esos no quieren nada conmigo y yo tampoco quiero algo con ellos, pero extiendo la mano y ellos se inmutan solo imperceptiblemente con un ademan microscopico y frio y profesional y proactivo, yo?, chocho, ser discrepado por un mierda añade diez segundos de felicidad absoluta a mi alma y diez centavos a mi cuenta bancaria raquitica. Oh si, querido mio, yo los veo venir con sus bolsas y sus bagajes, empalados o ungidos, receptivos o caldeados mientras la avalancha de mierda se viene hacia uno y hacia vos, y hacia vos tambien y todos somos uno, excepto el quìa que suscribe, todos buscamos algo para hacer: aqui, esto. Yo con mis hombros cargados y mis maneras cordiales, vos con tu vida. Que mas decir. no digas nada, yo ofrezco, vos tomàs. Asi ha sido la vida siempre. Y es Tommy, y Nahuel, e Isaias. Audibles, harto inocentes parvulos ejecutores de un mañana que nos empalarà por el resto de todo el mundo por siempre jamàs. Culo a culo. Es un buen dia para recordar. Es la noche mas negra que se haya visto jamàs por aqui, en este interior. Y a esta ya la he visto y a esta otra no y esta otra me lo recuerda y es un panegìrico amable, el unico rechazo por el que vivo a costa de peniques y dimes y diretes, que son siempre conversables en la ultima fraccion de segundo y veo las manos y me acerco a mujeres que tienen el corazon mutilado y a hombres con los ojos como làpidas nuevas y a estas otras que no saben como tostar un pan de los dos lados pero estan de pie, compuestas, y soy un cristo pequeñito al que se le hace decir como quien empuja una marioneta con los finos, edibles hilos de la msimisima vida, que no le importa lo que hace.
Tengo buenas y malas noticias para vos. Estoy a punto de convertirme todo en luz. No me digas que no, ahora soy todo luz y estoy aqui. No te rias. Solo tomà. esto. Guardalo. Tiene cien mil años en la espalda y por la noche se enrosca como erizo mientras la gran fiesta exterior se extiende por el universo como una gran broma de dudoso color.
Entonces digamos, suavemente: Un dia en la vida. Quise, amè con locura, fui castigado. Pagarè el precio, y deberè por el resto de la eternidad.
Los veo venir. Son tropel. Son ellos contra mi y he dado a luz a una extraña criatura: tiene diez mil metros de altura y acaricia a las otras criaturas, blandas algunas, con las comisuras duras algunas, criaturas vivientes en el eterno azul profundo... no sabe èsta misma que podrìa ser elegida ora para ser bendecida, para ser instrumento de una total destrucciòn. Siento que he pasado estos dias y que la absoluciòn de todos es imposible. Solo tomà esto. Es la pìldora, la cura de los dias, la sal de la tierra. nunca volveràs a verme, nunca sabràs mi nombre ni recordaras la sospecha de que en las noches en las que yo vivo hay un monstruo que te coteja para que sobrevivas. Adios, compañero humano, adiòs. Bon voyage.... si solo supieras las cantidades inconmensurables de amor que he guardado solo para vos, che. Adios, amor, adios. Cuidado.
Cuidado.
Vos te das cuenta, estupido, estupida, del inmenso amor sin apenas conocerte?

25.

No puedo decir nada del amor. Estoy al revès, estoy en Roma, como que desfallezco, los brazos se caen, junto con todas las descripciones de lo que hace al arte amatorio de la carne y del decir. Acabo de recordar a mi padre, a mi madre , a mi hermana, todos murieron en Polonia en el 43. Yo vine al Nuevo Mundo sin brazos apenas, caminaba entre los muertos hasta que un dia florecì y partì a quedarme entre televisores y ondas neutronicas, entre celulares y pasteles en las pastelerias, tan calientes, tan frescos... pero esos los venden como facturas aqui, cuanto termina el fin de semana, mi fin de semana; no ha llegado, el descanso no ha llegado, las mujeres han vuelto para quedarse una atras de otra, una vieja dama sobre una nueva dama... Y me relamo en esta inconciencia eterna de no saber nunca donde he de quedarme quieto a disfrutar del licor de las piernas de esta u otra mujer, el esfuerzo es persistente aunque ultimamente ando con las baterias bajas: demasiado atrevido a la hora de apostar, creo que he dejado piel y huesos y mi alma entera en cada par de piernas buenas que he encontrado, y en las de medio pelo, tambien... uno se reconstruye una y mil veces, que digo, tal vez un medio centenaro solo un par, dependiendo de las variables riesgo-dolor-atrevimiento-enfermedad, pero en realidad parecen miles, quien sabe,tal vez me haga el dia de la vida con una docena si tengo el atrevimiento de contarme a mi mismo, y a todas les jurè amor eterno, cruzandome la espalda... autoflagelandome, juràndolo todo, puteandolo todo, luchando contra mi enano mental interior mas factible que cualquier otra cosa que exista en este èter interior adentro de mi marco. Y entonces me pedian cosas, yo iba y traia, iba y traia, y me ponia arriba de esta, y abajo de esta otra, y pasan, viste, pasan como las caras en un album de figuritas muy triste, esta ya la tengo, esta otra me llama la atencion... aqui estuve, aqui no estuve, y ahora puedo y ahora no puedo, todo muy de selector de almas, muy intrincado y muy interesante, o muy simple y completamente simio y yo vago, amor, vago como quien pena antes de penar por siempre... Y se mete en la cama una blonda, o algo parecido y viene con auto y yo no dejo de temblar en las piernas, la cara de ella como quemada y viene una pelirroja y no me deja besarle las tetas y se queda tocando la pianola evitando que le empuje el coso adentro, y viene una morocha y si, son todas muy putas, todas tienen un precio, un pastel, una manzana acaramelada, es como un chiste sin final que no tiene gracia alguna y esta teta y esta conchita y esta otra que me robò tres años, y esta otra dos y la otra que esta en el loquero y las manos, estas manos que sangran, comprando pasteles, frescos, tartas, juguetes para el estomago, como quien brinda ajenjo para marear a esta que nunca va a ser la enamorada. Atontèmosla, digamosle que nos cae bien, esperemos que no le guste mucho a ver si se queda; quien serà? Quien serà la ultima en tener la posibilidad de irse antes de ser destruida por estas manos hacendosas que solo quieren el foreplay y una guitarra de blues en la noche? Se baja la cremallera y hay una mano fria, la tengo del pelo, la siento caliente y metòdica, moviendose como un autòmata ejecutando un plan de movimientos estrategicos diseñados para dibujar lo mas elegantemente y resultonamente la noche, con el pelo todo salvaje, vino para quedarse, esta señorita trae mas muerte que yo, lo tiene en la sangre y es el ochenta y dos y los chicos vuelven en bolsas, vuelven del sur, helados, macilentos, los que tuvieron suerte!: algunos completamente locos y van a parar al subsuelo del hospital militar, yo una vez preguntè... a ese lugar no se iba, yo estuve cerca, en otro rumbo y no habia mujeres, tampoco hombres, solo mala suerte y lastareas desigandas por el Alto y bajo mando,una sarta de roñosos inutiles, y yo de agregado militar y de esnifador de detalles qe despues se perdian con las latas de dulce de leche y los pulloveres tejidos a manos por las Doñas Rosas, pobres dementes, alunadas, amorosas, increibles... fue una cosa muy mala y cuando volvì estaba tristisimo, todo el mundo callaba, la gente bajaba la cabeza... si casi hicimos creerle a todo el mundo que era culpa de todos, nosotros y el resto, ellos, los demàs, de haber perdido la guerra, y en eso estabamos y su polvo y mi polvo que va...y aqui estoy y no es lo mas fino que vi en mi vida pero de agujeros negros esta hecho el universo, uno tan cerca del otro, mil millones de años luz en un continuo infinito es nada comparado con esto: es de noche y la noche se pega a las ventanas y a mi culo, agitandonos, porque estamos exasperados y queremos acciòn por un rato, mi suave y terso y estupido culo de galàn de fantasìa que perderà quinientos pesos del bolsillo de un saco a la mañana siguiente, y sì, inclinado a esta comisura nueva, oscura, criminal, baja, quien sabe de donde vino... el pobre tapado verde y el pelo oxidado de naranja y cicatrices en el culo, el culo de bronce, una pompa, un remedo gentil para tapar la carencia de belleza, mi ama... despues me contò que la habian castigado los padres pero "despues te cuento, otro dia", y no probò bocado y ya la estoy echando, me entregò la cola, yo la amasaba toda resoplando pidiendole las cachas y ella dijo sì y yo escupì desde arriba un esputo globuliento, sin tiempo para el amor, como diria la canciòn, largo y grueso y ahi cayo la saliva entre el tronco y el agujero, meti el coso adentro y ella con la mano hacia atras tratando de que yo no fuera muy en serio adentro, empujando hacia atras haciendo sionidos como de animalito herido y atrapado. Era. Quedò un poco rota, pero me dijo: me quiero quedar. Yo miraba hacia otros lados como si estuviera inseguro,pero volviò a su casa, le dije que yo a veces me ponia de muy mal humor, de que me podia poner violento inclusive...y ahora tengo brazos, y hago muchas cosas locas, como no hacerlo, como hacerlo desde siempre con un brazo guardado dentro del saco, a punto de decirle que en realidad no la quiero a ninguna, porque ya estoy bien.
Recuerdo el amor que sentia por ella. Yo trataba de dormir y me quemaba, me quemaba... le daba pequeños gustos y, acorde con mi estatura espiritual del dia, o de la noche, la amaba sin mesura como un loco, como un cruzado. Asi que sin tener mas que su indiferencia, ahora, despues de años, decidì darle lo mejor de mì. Me puse mi mejor campera de jean. Previamente, se me ocurriò que ni siquiera me habia bañado, pero supe que me habia tratado de peinar el pelo largo con un peine demasiado fino, y me dolia la cabeza de tanto tirar los mechones, casi rastas, tratando de alisarlos y embellecerlos. Ahora, mas que un Romeo, parecìa un gastado, un hombre en declive. Liso por arriba, enmarañado en los hombros. Y ya me raleaba. Arriba, por ahora, y a los costados, hombre de cara gastada, de facciones reblandecidas y gastadas y maceradas malamente. La vida nos habia dado un dulce por un tiempo, pero ya se habia ido.
Me puse las zapatillas, sin medias, zapatillas agujereadas. En algun momento, ella habia dicho que me amaba, inclusive con mis agujeros. En las zapatillas, en el alma, en la cara. Los dientes. Y era verdad.
Me atendiò por el portero con una voz meliflua, aunque contenida. Veia venir un nò. Sonò la chicharra y abrì la puerta cancel y me metì adentro en ese hall pequeño y triste. Sentì ganas de llorar por no estar en mi casa. Solo un tràmite menor, pèro la consecutividad de tràmites menores amargos es lo que arruina a un hombre desprevenido, y a un prevenido tambien. Entrè en el pequeño y sucio ascensor. Toquè el octavo piso y ahì me enviò, lentamente, grasamente, con pulcritud de consorcio prevenido. El mundo estaba prevenido, pero se caia a pedazos. Llorando, maldiciendo, siempre esperando en una inconciencia colectiva la proxima desgracia, la proxima bomba, que se derritieran los polos y subiera el mar dos metros y medio, que importaba? Para eso estaban los guardias del mundo con sus fusiles y sus balzas. Pan comido. Algo deberàn hacer ellos a su tiempo por nosotros.
Bajè, cerrando la puerta del ascensor con esa conciencudez casi bovina que habita siempre en mi mente, la que cargo desde niño como un pequeño mundo en mis pequeños hombros de estibador miniatura. Soy un tipo fisicamente bajo y mis ideas andan por abajo del radar, porque tambien son bajas. Tengo mis libros. Los he leido. Ya no me importan.
Abriò la puerta. Mi amor. Ahì por ultima vez. No hay besos. Su rostro y su cuerpo compuestos solo levemente, como un figurìn de todas las chances del mundo de ella y mias dibujadas con un dedo en un vidrio empañado por la lluvia y nuestras exhalaciones. Debì portarme mejor con ella.
La mirè mejor inclinando la cabeza suavemente hacia la derecha. Como un perro. Como un amo. Estaba mas hermosa que nunca. Volvia a ser yo. lo que habìa ocurrido entre nosotros habia sido extremadamente hermoso, pero lo que no puedo tener, me parece alcanzable solo con el hedor interminable del deseo. A vos no? Y apenas pude ver su cuerpo ligero asomarse para abrirme la puerta de su vida, abrì las puertas de su muerte. Lo indecible. Lo que quiero y lo que no quiero.
Con la izquierda la tomè del cuello de la camisa, que por suerte era roja y era fuerte. La saquè hacia afuera y escuchè un primer grito, el ùltimo. Y con la izquierda, alcè el puñal y lo hundì en el centro de la cara. Hubo un flash de sonrisa. Despues nò. No era un efluvio de simpatìa incontenible de los mios, amor mio. Hundì el puñal una vez y se abriò una flor y la cara se emaciò y disolvio mientras la flor se abria rapidamente, entre colores. Una margarita gigante o una orquidea. Otra puñalada y dos, tres flores, Cada vez que caia el cuchillo se multiplicaban las flores, una de cada estilo y raza, un color, y estallaban, una rosa china, por nuestros paseos en Belgrano, dos colores, una azucena, por los patios pensativos de nuestra niñez, suave y delicada, tres colores y una cala, por los amores que predicamos como poseìdos mientras nos quemabamos juntos rozandonos en el sueño inutil del verano, si, todas las flores del mundo para nosotros, amor mio, todas, absolutamente todas; al septimo puñalazo, ya habia un ikebana de posibles amores rotos sobre el amor ahora imposible. Te acordàs como paseàbamos por el parque del brazo, mientras el mundo exterior se caia a pedazos y nosotros aguantàbamos? Era increible estar ahi de piè. Estabamos de pie! Estabas contenta, y yo preocupado. Y aùn te amo.
Una decima puñalada y las flores ya son veinte. Multiplico esfuerzos en honor a la belleza que te deja brote por brote. Cae tu cuerpo, como cae un sol que se apaga dejando a un planeta entero, como un tren que se va de un pueblo chico donde nadie se divierte. Tu cuerpo cae, pesado, ligero. Eras delgada y blanca, con un ombligo perfecto y con tus dientes. que me imprta, me digo, si alguna vez sonreias? Las cejas, tus manos delicadas de niña mujer. Adios, manos de niña.
Me arrodillo, casi no puedo escuchar tu corazòn. Despido tus restos recojiendo las flores, decenas de ellas, de tu cuerpo, de tu rostro pàlido como una sàbana. Actùo rapido. Son hermosas y coloridas, los diseños son arabescos que debo matener vivos por el resto de mi trajìn de este dìa. He de volver a la cama con estos colores, a esa otra, con estos colores calientes que se pasan de acariciada a otra acariciada, de historia a historia, una lagrima gigante, una sonrisa leve y contenida por el inmenso dolor interior, y los recuerdos. Que, esto se sabe, hemos de llegar a la meta con por lo menos media medalla de buenas hechuras, con un poco de bagaje del que alardear a los que aun estèn alrededor nuestro, en el final. Pongo el ramo dentro de la campera y abotono, agitado, metòdico, torpe pero activo. Bajo por el ascensor, abro la cancel con tus llaves. Detràs queda tu cuarto que nunca te entendiò y viceversa. Morirè algun dia y estaremos reunidos de vuelta entre tanta mierda, entre el papelerìo celeste y yo no sabrè como explicarme, pero me tendràn ahi en el medio de todo, en un magno desdèn gèlido, culpable sin lugar a dudas y completamente desarmado... entre el cielo y el infierno, como quien es detenido en la direcciòn de la escuela haciendo quebrados por alguna travesura cometida. Pero mi travesura serà interminable, y la condenaciòn de tus ojos serà eterna, pero no importa, estamos en la pelicula de la vida, jugando, solo jugando.
Me subì a un taxi porteño. Estaba un poco mareado, pero con la visiòn aun clara. Le di la direcciòn al taxista, un hombre de barba descuidada, o casi un hombre. Yo solo podia ver sus brazos y su cabeza, como solo lo parcial de un muñeco automàtico. Gracias a dios solo querria un poco de dinero.
Lleguè a mi casa, subì y ahi me quedè, en medio del living, asiendo las flores finales, casi sorprendido. Me sentìa un hombre acaudalado, ampuloso, gordo de bienes, y mierda que lo era. Esperè por unas horas asì sentado en la silla, carcomido por los nervios, por los finales que siempre me ponen al palo. Entonces tocaron el timbre. Era esa otra. Al fin. Bajè con el ramo acunado en los brazos, nunca se habia visto arreglo floral mas descarnado en el mundo, mas terrible. Alguna vez voy a volver para agradecerte. Mi clase de belleza , en brazos y en la puerta. La abrì. Era mas estupida y fea que la anterior. Me sonriò con una risa simiesca y supe que era otra de las incorrectas. La invitè a pasar. Y cuando se parò delante mio le dije:

- Como estas, amor, todo bien?

Y sonreì.
Y ahi supe que la habia cagado otra vez, por siempre jamàs otra vez, pero le extendì el ramo de flores y esta otra, tambien culpable y asesina, como todas, lo tomò, reblandeciendo la sonrisa estupida en algo mas vulnerable, aferrandose a la mentira interminable, a la asquerosa estafa de la idea de la belleza.
Como todos.
La puerta se cerrò detràs de ella y pensè, mas vale que seas buena conmigo, mas vale que te portes bien esta vez.

26.

Brevemente, de un salto nomàs.
La cuestion es que Stanley esta torturadisimo. Pasò decadas de psiquiatra en psiquiatra, agotandose y exprimiendose la cabeza dando vueltas tratando de morderse su propia cola, acuclillado adelante de los restos de su propio cerebro para ver que estaba mal. Andà a saber, tal vez nada. El nene homosexual atribulado por su propia existencia en su propio terrible mundo de los escarmientos sovieticos a los putos, los trabajos forzados, y: el daño reparador, el comfort de la justicia del dolor adelante de sus impulsos irresolutos. O sea... una eternidad sin nube y sin descanso. El tipo de cosas que lo habrian llevado a la locura completa para nunca mas volver si no necesitara realmente ver a uno de esos medicuchos que no saben nada. Nadie lo tratò con amabilidad, y le tiraban diagnosticos y eso se hace un vicio. Toda la bola psì. Algunos beben, otros se enrolan en el ejercito, otros van al psiquiatra. Todos del coco, sin preguntarse por què, hacia adelante como buen soldado, si aunque estè todo dicho de mala manera seguimos adelante y avanzar para atràs es el mas dulce vicio. Quince años despues la cabeza de Stanley es una pasta de dinamita abajo del sol del desierto de la cuasi no-existencia; quiere ser un intelectual , pero esta harto de leer, quiere leer, pero esta harto de ser un estudiante de bibliotecologia, para lo que tiene que leer, pero odia la bibliotecologia, que es lo que va a hacer por el resto de su vida si las cosas salen bien, y eso solo si las cosas salen bien. Pero debe leer libros, libros frios sobre archivismo que no tienen nada para decir sobre el romance que el ama amar, pero odia tener que decirlo o practicarlo porque el amor es dolor y la union separaciòn, eventualmente, casi siempre... nunca màs con eso del amor, ama la pizza, reparte volantes por sesenta pesos cuatro horas por dias excepto domingos, miercoles y feriados. Con esa plata toma mucho cafè, haciendo que lee algun texto, y el cafè le hace mal al calculo de vesìcula, pero bueno, siempre puede haber algun chongo romantico a la vuelta de la esquina, adelante entrando hacia el cafè, pero no, los chicos hermosos siguen de largo, y el se pregunta, por que nadie lo levanta? Se esconde para masturbarse. Se rie facil, una lagrima lo pone al borde del suicidio o un suicidio lo pone al borde de una làgrima. Suspendiò las sesiones de terapia porque no hay caso, la cura es peor que la enfermedad. Todas estas voces, opiniones, todas son determinantes y terminantes y totales. A donde ir? Que decir? Si depsuies de este infierno donde todos se tocan con culpa... Todos te dicen que cara sacar del armario para ponerte este año, de remonte o de caida, y de tanto pensar en el remontar ahi arriba es un lugar muy abajo, muy oscuro y aqui està, el hartazgo completo, el odio de sus propias manos. Los grandes de la literatura francesa lo tienen pasmado, los existencialistas son demasiado burdos y lo escriben todo a puras patadas en la cabeza, los romanticos clasicos los quiere entender, pero no se encuentra a su yo sexual brutal en esas lecturas de niño de los lirios como cuando esta en un baño de Mc Donalds con la verga de algun pusilanime babiento desco- nocido en la mano, mientras la fiebre se vuelve intolerable, y completamente dulce.
No sè, tal vez el hable por mi de la misma manera en que yo relleno de manera incomoda los huecos donde no puede encontrarse èl en sus trece, siento la vibra, la tension insoportable debajo de la noche volviendose agridulce entre los huecos, pero en su desesperacion y en la cara de culo que tiene, en la manera en que se va cayendo, feneciendo delante del porròn mientras la cerveza se achata y muere y se pone tibia, èl se muere delante mio y delante de mi la breve terapia de shock. O estoy de «parole parole» o miento actìvamente porque no tengo otra puta cosa que hacer. Ninguna de las dos, creo. Pero entre silencio pactado y silencio obligado, aqui hay tabùes del tamaño de la ballena, una venda impiadosa para la ceguera total, donde deberia haber un poco de piedad, un diagnostico de urgente y amable ternura... y no quiero pasar una noche de birra atado a una mentira y todo un silencio. Tipo: hola, yo tambien tengo lo mio, pero nunca horadàs debajo de la corteza. Si para cagarnos a trompadas estamos siempre alertas, campeòn. Pero estoy acostumbrado. No me molesta... demasiado. Acaso estamos todos solos, querido Albert Schweizer.
A menudo, cuando transito mi vida que tiene un solo y resignado rostro de dolor, de preguntas eternas, de fantasmas y demonios indecibles (gotcha!) me encuentro con gente extraña, habitantes de un mundo luminoso y destrozado, habitantes de la luna, alunados, con fiebre de frio. Algunos han durado una noche en vela, otros, cien años a un millon de años luz de distancia, y aqui permanecen, rostros, caras muy diferentes a los otros cretinos, caras compungidas, desde padres y madres hasta exes y amigos y amigas, todo el rosario de los cuarenta años en un largo y amplio vomito, todo diciendome: NO, NO, NO. Es aqui, aqui es el lugar, de aqui has de abrevar, y yo me persigno delante del diablo y arremeto, porque tambien estoy solo y esos otros, los ellos, han dicho NO. NO. NO.
Tal vez hable èl por mi, tal vez yo lo salve del intento de suicidio de esta noche o le dè èl un galletazo a la vieja por no encontrarse, lo unico que puedo decir es que estar perdido, sin un poco de diversion mundana y vulgar, estar crucificado en el mas maravillloso y unico perfume es una brutal, puta paja. Morirse en un adorable juramento delante de padre y madre y hermanos y un amor, ver como tu cara desaparece en el tiempo. Mientras ahi afuera los amantes se rozan delante de nuestros ojos , el pecho nuestro se enfria en una diminuta caja de zapatos completamente inhòspita, y las salidas se hacen estrechas y gelidas, y sube la fiebre y Buenos Aires No Perdona A Nadie. Ni aqui ni en Burkina Faso. Nadie te regala nada, y cuando uno ha aprendido por la verguenza de ser lo que uno es, sea tesoro o asesinato, no hay nada mas para decir. Arreglate como puedas. Elizabeth Taylor se casò ocho veces, y dormia desnuda solo con un collar de diamantes en el cuello de cisne. Las guitarras del amor suenan para otros, y a nosotros nos toca mierda, locura y muerte. Jovenes exitosos pasean por las calles recauchutadas de los viejos y tradicionales barrios, saliendo de sus casas reconstituidas con sendos culos debajo de un cielo de plastilina multicolor, con las manzanas acarameladas en sus bocas, con los algodones de azucar en sus bocas, fruiciòn total!, mientras nosotros los desclasados de el agujero grande en la media de la mente nos atiborramos de basura de los containers de las favelas del resto del mundo.
Nadie pedirà perdòn, y de lo que somos culpables, ay de la absoluciòn mayoritariamente parcial, ni que hablar de la completa! De esto serà la cena: No hay absoluciòn final a menos que te chiste la muerte. Nuestro baile es fuera de este mundo, una sonrisa es una suerte de ejecuciòn todas las veces. El flequillo nos cae mal sobre la cara, la ropa nos queda mal, los pantalones aprietan o hacen bolsa, los dientes no estan tan blancos o estan rotos, el amor volcado hacia el universo, rechazado por estar picado como un vino demasiado tiempo en espera de un buen bebedor en una fiesta remarcable, todo derramado sobre el paño de la belleza de los ellos, pecado, pecado sobre pecado, dos veces y cien mil y la mancha imperdonable, nos, los quietos demasiado.
O sea, no tenemos en realidad una necesidad total de la concepcion del ser «rock and roll». Simplemente, la mayoria de las gentes, una mayoria inegablemente importante cuanto màs maravillosa, no pasa por lo que pasamos nosotros. En realidad no son tan maravillosos. Mirame la cara, mirale la cara a èl. Solo tomarìa entonces una cerveza, una puta birra, y nò, y nò. O acaso me da un ataque de autoimportancia? Fuck yeah! Existe la palabra autoimportancia? Ahora si! Todos mis amigos estan locos, estan tan locos que duele, estan tan locos que llega un momento en que la diversion y la idea de la comunicacion para llegar a la diversion es completamente freak. No queremos divertirnos. O si? Queremos llegar a una meta aparentemente completamente tosca y trivial que la mayoria de la gente... los otros, los ellos, en nuestra cabeza son ellos, los increibles ellos, los maravillosos e inalcanzables ellos, disfrutan plenamente. Por supuesto, nuestros psicologos y psiquiatras, torpes mecanògrafos sudamericanos con lupa todos ellos, nos dicen que no nos fiemos de los ellos, de la maravilla limpia de los ellos, que tambien estan enfermos, que todo eso es solo una cortina de humo donde se esconden verdaderos nidos podridos de rata, pero nosotros, que en realidad somos todos genios absolutos del carajo, no nos lo creemos nunca. Queremos algo de eso. Al carajo con Rochefoucalt, con Bukowski, con El Viejo y el Mar. Al carajo con los viejos, queremos el mar o una casa frente al mar. Eso. Un lugar donde nos parezca que no hemos nacido para ser escupidos en la cara le suena bien a cualquiera. Fuck yeah.

27.

- Tirame la manta. Y tapame. Y tapate. Y callate.

Laura engulle un sanguche de jamon y queso, lo desmenuza con la punta de sus dedos finos y delicados.

- No ibamos a ver una de Wes Anderson?
- No, la vi el otro dia solo. Esta es de Lars von Trier.
- Ah, el de la pelicula de Bjork.
- Si. Tambien dirigiò una que se llama: «Ya empezò la pelicula, a ver si te callàs».
- Ay que estupido que sos, sos insoportable...
- SHHH!

Le pego una piña en el brazo. Ella me lo devuelve. Yo le pego otra piña en el brazo y le muerdo en hombro. Es noche de peleas. Laura me rasga la espalda con las uñas, me patea los huevos y se zampa un bocado de arroz con crema Huancayna.
La luz del televisor ilumina nuestras caras, ultimamennte es lo unico que nos ilumina.

Charlotte Gainsburg es empomada al ritmo de musica de càmara. Un niño cae por una ventana. Yo me rasco un piè. No tiene subtitulos. La Charlotte hace unos mohines con la boquita constantemente. Como: oh, ah, ajj, uh. Como dije, esta siendo violada por el marido. El niño se estrola contra la nieve, ellos acaban.
Me hundo en la manta y le doy un mordisco en la espalda a Laura. Le paso la lenguita. No encuentro la dièresis.
Nunca pude escribir como corresponde: Motorhead.

- No me toques, està mal! Ellos asesinaron a su hijo por echarse un polvo. Son malos... EL SEXO ES MALO!
- Andà a cagar. Yo te quiero. No deberia, pero lo hago.
- No, no me toques, perdieron a su hijo, lo perdieron por echarse un polvo, que estupidos que son, como pudieron?...
- Asì pudieron... venì pacà.

Le aprieto una teta. Me da la espalda. Me empiezo a frotar contra su preciado, rosado, blancuzco, terso, nuevo y maravilloso trasero de lolita. Meto mano por delante. Los pelitos!
Laura me saca la mano.

- No, dejame, el sexo es malo!
- Dale, hace de cuenta de que yo soy Diego Rivera y vos sos Frida Kahlo y yo me aprovecho de vos en el ultimo bondi hacia la muerte porque sos una tullida insatisfecha!...
- QUE CONCHUDO QUE SOS...!
- Sì, un conchudo con una re-erecciòn.

Voy hacia abajo, bajandole los jeans grises y le meto la lengua derecho viejo en el ojito del culo.
Mmmmmm...
Esta lindo ahi abajo. Es como volver a las puertas del ùtero materno.
Lauruchis se queda quieta. Y se calla. Hay una cura para el trastorno de el dèficit de atencion y me doy cuenta de que la tengo en la punta de la pija.
Dios nos ayude.

A la mañana siguiente Laura estaba otra vez con los pantalones puestos, la remera puesta, el pelo revuelto y toda ella entera debajo de la frazada. No usamos sabanas, a ella le inculquè la costumbre de convertirnos en un ovillo de lana humano cada noche, incluso en verano. Cosas de friolentos. Cosas de heridos. Cosas de perdidos.
Parecìa que habia demasiada gente ahi afuera para ser un lunes feriado de un fin de semana largo. Puse la internet y abrì un diario. Martes. Habia faltado al trabajo. Pensè, ojala no me echen, es dinero bastante facil y es mucho mejor que estar en una oficina. Fui a la cocina, puse el agua a calentar en un jarro y me hice unos mates, pero me moria por una cerveza. La noche anterior habiamos hablado de tomar unas en algun bar de la calle Humahuaca, pero teniamos mas hambre que ganas de beber. Hace dos años que le prometo a Laura que la voy a llevar a por una cerveza. En vez de eso, peleamos constantemente, nos tiramos del pelo y nos mordemos. Hace dos meses que tengo una cicatriz de treinta y cinco centimetros de largo de una vez que mi mujer, mi hermosa, inteligente, obtusa y estupida mujer que no entiende de que la va mi amor, me arañò toda la gamba haciendome cortes con las uñas, afiladas como una hoja de afeitar, en un rapto de jolgorioso outlet de idiotez destructiva. Cada vez que quiero cerrarle el pico, me levanto el pantalon y le digo: Ves? Ves???
Y se calla.
La otra manera era echandole un polvo, pero ya no nos echamos grandes polvos. Frotaciones y masturbaciones, cosas asì. Simplemente estoy pensando en otras cosas mas interesantes, como el error de vivir intermitentemente, el disfrute inverso del terror y todas las locas del universo que estan ahi afuera esperando por mi poronga y mi lengua y que nunca parecen querer llamarme. Si solo pudiera saber quien ahi afuera esta masturbandose con la idea de mi gordo y sudoroso vientre fofo arriba de ella, me haria una real escapada y cana al aire, pero soy un romantico y, basicamente, soy un hijo de puta fiel, de buenas intenciones, vago, impresentable, pero con un corazon tierno.
El peor error de mi vida, pienso a menudo, fue dejar entrar a todos los perdidos del universo a mi universo. Que soy asì, soy asì! No me gusta, pero siguen entrando.
Sorbì de la bombilla con ganas. El mate de la mañana es el mejor. Es una bebida multiproposito, digo, si no la conocias. Es como tomar una anfetamina ligera. Te despierta y te lava por dentro. Cosa de indios sudakas, vistes vos? Buenas cosas las de los indios sudakas. Nosotros le dimos el mate a los españoles y ellos nos dieron la gonorrea y los asesinos en serie. Un fiasco. Santos Godino no muriò nunca, simplemente evolucionò inmortal en un mundo que cambiò el precio original de cinco centavos en las matinees de peliculas de Errol Flynn.
Lo demàs es diversion.

Y entonces sentì la puntada.
Debajo del pecho. Se corrìa hacia la derecha, con mucho dolor, como si algo se rompiera. Una brecha. No parecia ser el corazòn.
Houston nunca tendrìa una idea de cuanto lo amo.
Fumo desde los doce años. Recuerdo mi primer cigarrillo sentado afuera de ese edificio de la calle Cabildo y Dorrego. Entrabamos al colegio, en primer año, el unico año, que hice cinco veces. Cada dos dias deciamos: al carajo con el colegio. E ibamos a fumar a la esquina. Los profesores pasaban al lado y los ignorabamos. No los odiabamos. No los dejabamos de odiar.Y este petiso con cara picara me enseñò a fumar. Ese y el resto de los misfits como yo que querian aprender a matar de alguna manera. Tenès que mantener el humo adentro! Mas tarde me compraria mi primer paquete de cigarrillos, uno de diez, marca COLT. Habia un caballo muy bonito color arena en el paquete rojo. La quiosquera del El Escorial, un restaurant de mi barrio, no queria vendermelo. «Estas seguro que es para tu papà?» Que si! «Pero... estas seguro?» Sip. Debe de haberme costado lo que me costaria cuatro paquetes de figuritas. Ya no queria mas figuritas. Los dias de El Regreso del Jedi se iban rapidamente,dolorosamente. Dando vuelta la esquina, saludandome con la mano. «Estuvo bueno haberte conocido, pero ahora, es adiòs». Y yo ahora querrìa decir que habia tristeza en sus ojos, en los ojos de ese morir de mi niñez, pero la tristeza la tenia yo. Veia a las niñas rubias pasar con sus ojos de miel debajo del sol de marzo, y yo me desmayaba. Me desmayaba. Queria un par de zapatillas Reebok, las botas esas. Las de basquet, blancas y amarillas. Como el chetito ese super gay. Y un disco de Duran Duran, pero eran discos malos. Y me vendieron el paquete de cigarrillos. Gracias, mujer. Eras buena. Probablemente ya estes muerta. Todo ese barrio esta muerto ya. Gracias. Suave, hermoso humo azul entrando a mi boca. No es tu culpa, no es la culpa de nadie.
Habia sol y nos escondiamos para aprender a ser malos. No le importabamos a nadie, querian que fueramos torneros, y hojalateros, o tecnicos de computadora o bachilleres y nosotros prendiamos la radio a la noche para no llorar màs. Si nos cagaban a pedos los profesores llorabamos como maricas, esperando la indulgencia resignada de una madre. Tenian en la cara la gracia de un tacho de basura abierto. Sabian que eramos basura y nosotros los despreciabamos por no alcanzarnos, lo mismo con nuestros padres, y nuestras casas, y nuestra ropa y nuestros corazones.
Era muy loco pero no tanto como ahora. En cierta forma aprendiamos a perder. Ahora estamos peores, mas cansados, la vida se encargò de ponernos a todos, sin remedio, en la mas total y completa y oscura verdad. Nuestros padres murieron, de la misma manera que habian muerto nuestros abuelos y ahora, despues de ese cigarrillo, despues de fallar miserablemente algunos, despues de esas clases fatales con esos profesores imposibles de tragar, que tenian esas caras de holocausto de aburrimiento, pètridos, ferales de desencanto y muy seguros de si mismos, de que nosotros eramos lacra putrefacta imperdonable y nada màs. Sì, tenian razon, no ibamos a ningun lado. Nos escapabamos a fumar y a jugar a los videojuegos al piso de arriba de una pista de patinaje sobre hielo a la que nadie iba porque... quien sabe. Jugabamos al Racer X y al Exxerion y cuando nos peleabamos, por lo general, a pesar de las patadas y las piñas, el rencor no duraba demasiado. Como conseguiamos el dinero, no sè.
El primer cigarrillo era siempre el mejor y el peor, por lo menos es el peor ahora, que tengo que hacerme placas para ver cuanto tiempo me queda. Me duele. Me mirè el pecho en el espejo. Solo pelos y ninguna respuesta. Mis ojos saben la verdad: tengo fecha de vencimiento.
La mirè a Laura desde la puerta de la habitacion, desde el marco de la puerta, en silencio. La persiana està baja, solo entra un pequeño apice de luz sobre la ropa de cama a travez de las rendijas, sobre su cara blanca. Es muy delicada, y cuando no lo es, se enoja conmigo porque tiene miedo. Pero eso nos pasa a todos.
Me acerquè y le di un besito en el cuello, a travez de la melena de leòn. Le acariciè una nalga delicadamente y metì la mano adentro del jean azul.

- Buen dia, amor...

Muy suavecito.
Y Laura sonriò.
Abrì la ducha y me metì adentro y me tirè contra la pared. Agua caliente, como ser fusilado. Es algo que voy a extrañar, el agua caliente golpeandome la espalda, quemandome vivo mientras afuera suenan las motos y los gorriones pìan vomitando sobre un mundo que en realidad no vale mucho. Pero que insiste, con ese baile de texturas sonoras, ese deleite de la estetica en mi oreja. Y el sol brillando ahi arriba temblando con los besos del verano, o en la niebla de las mañanas de invierno, cuando salir es prohibido, eso que me coimea cada dia para que no lo deje. Viejo nuevo truco! Un poco de esto, y un poco de lo otro... y voilà!, muchìsimo... muchìsimo para nosotros los condenados.

28.

A falta de un Dios, pagano o terrenal, a falta de ìdolos de carne y hueso que no se suiciden, a falta de los popes de las Musicas Que No Se Vayan, yo opto por dejarme llevar por Barney. Barney es fiel. Barney tiene el corazòn de goma eva, Barney no puede llorar porque tiene plastico fenòlico en las pupilas y ahì donde estan los lagrimales, alguien hizo un sutil corte circular para que el paje actor mayor, el actor de la suavidad del fin de mis dias, pueda operar a esta marioneta que aqui suscribe y escribe.
Pienso esto en la cama, en mi gordura, en mi pachorrientez extrema de estos dias, en mi sàbana-ataùd.
Pienso en puñetazos, en cohartadas, en estratagemas post-homicidades que nunca, nunca salen bien.
Barney està parado en la esquina de mi cuarto, al lado del televisor polvoriento. Barney està parado en medio del living, todo pùrpura y enorme, un metro noventa de Barney, todo Barney. Barney-zado. Siempre tengo que dar un rodeo para evitar chocarme con èl, aunque lo mas probable es que yo pasara a travez... Barney es un fantasma, dice la cancion, y BARNEY NO LO ES.
Barney, està ahi parado tapando a mi padre suicidado, que està parado en su camiseta blanca, y tiene cara de cansado.
Mi padre, parece cansado.
Barney nunca se cansa.
Y Barney me habla... muy suave. Es muy gentil. Yo creo que este muñeco loco sabe donde estuve, yo creo que sabe con quien estuve y lo que me hicieron.
Y cuando me habla, lo hace muy suavecito, como si tuviera un corazòn con gusto a melòn muy dulce, con el gusto que deben tener todos los dibujos un tanto torpes de todos los niños que, cuando se les acabò el tiempo, se tuvieron que ir a otro lado, otro portal.

Podès escuchar la voz de Barney? Yo la escucho, y cuando Barney habla, casi puedo saborear las palabras y tocar los colores.
Vennnn... ven con nosotros... ùnete,,, unete a nuestro grupo selecto de vampiros... usamos Audis... jugamos a la pelota... se la chupamos a Jessica Cirio (serious?)... Ven, tomamos Fernet y cagamos gente para alimentar a nuestras hijas... tenemos cuadrillas de fachos para reventar a tus opresores que pugnan por salir del cocoon del miedo general... nosotros pusimos los tachos de basura,,, nosotros filmamos con Campanella... nosotros tenemos una criada negra que golpea al criado albino... todos los secretos nosotros los hemos descubierto y lo hemos encubierto otra vez... ven, tòmate una copita de jerez con nuestro amigo el Viejo Capitan, que guarda el Viejo Renoir, en el viejo Desvàn, del viejo Cavanaugh...

Ven.

Tenemos sujeto al sujeto que hizo de tu alegria un lugar donde pastan llorando todos tus bùfalos, a aquellos que hicieron de el verdor de tu pasto un recorrido de los bondis a ningun lado. La niña de tus ojos a la que respetabas por ser pequeña y por ser niña, nosotros la hemos maltratado lo suficiente como para que en sus ojos de cielo hubiera una mancha terrible, una laja cerradura de cemento final, finalmente... la hemos congregado con el resto de tus sueños simples y le hemos quitado la esencia con un mètodo de extrusiòn infalible, le hemos pedido por favor... pero le hemos dicho que no te lo diga hasta que nosotros te lo dijèramos, pensamos que asì nos perdonarias, que asì vendrias con nosotros, tu, tan acostumbrado a soliviantar a los arrepentidos que bajan el puñal una y otra vez, matàndote, disculpàndote, alivianandote del terror de la vida con la familiar resonancia inapelable de la paz en la muerte...
Aqui en este Viejo Palacio donde mora La Culpa, todas las niñas con sus conejos amigos tienen las faldas rotas y los personajes secundarios todos quieren ser tus amigos mas intimos para asì salvoconductarte directamente hasta el cielo del Perdòn de los Ellos los de Ojos Duros.

Aquì tambien podria ser la Tierra de Caramelo, estamos trabajando para hacer un lugar mas justo, menos sagrado, mas importante, limpiamos la sangre todos los dias... son flores festivas lo que arañan las paredes en este recinto donde ponemos las partes y las piezas en un orden severìsimo, es un coro de niños lo que hay debajo de los pies de los Suspendidos...
Eso que escuchas no son gritos. Asì nacen las mariposas. Aqui nos dedicamos a convencer a los que sueñan con ser viajeros con que la necesidad de viajar es solo un sueño demasiado loco y demasiado solo, un lugar donde la gente solo amerita arreglarse el faldòn de la camisa y pedir disculpas por llegar solo unos minutos tarde al resto de sus vidas.

Aquì damos a parir a las mariposas.
Importamos estas tisanas, solo con un gesto del dedo ìndice, muy ligero... de un lugar al que se llega en barco pero que nunca querriamos que te tomes. No querriamos que nos dejes. No faltes a esta fiesta. Te estamos esperando. Estas invitado. Ese reloj anda muy lento, siempre es demasiado tarde. No te olvides del saco, el reloj, las mentas, las partituras, alisarte el pelo a sabiendas de que està un tanto mal cortado y de que nos es extremadamente trabajoso para nosotros soportar la idea de que seas menos de lo que nosotros esperamos... todo el tiempo. Tiempo hay. Traè el esqueleto, el cuchillo, las tizas, piedras pequeñas de las tumbas que hayas excavado para hacer cuarenta poemas escritos en sagre azul azul azul, medias de poliester desde debajo de la falda de una mañana cualquiera en cualquier lado que nosotros querramos, cuando podamos hacerlo todos juntos.

No te olvides de decirle a los que todavia no han venido, a los inocentes, a los que piensan que tenes un corazon tierno por aproximarte de manera furtiva y apasionada hacia una muerte comun, ordinaria, de zapato barato de entierro de Pami.

Hasta luego Barney.
Hasta luego Alicia.
hasta luego Bebè Nazi Teletubby.
See ya later, Asteroids Chipmunk Boy.

Y antes podìa. Pero ahora, cuando doy vuelta la cabeza, Barney me sigue mirando. Tiene los ojos muy negros, como si estuvieran hechos de una piedra muy lisa, muy pulida y muy oscura. Y en las manos, en vez de caramelos o globos, como habria de esperarse, hay tijeras, largos mechones de pelo, y a veces tiene puesta una camiseta blanca en los hombros cansados, sobre el pecho pùrpura, y entonces siento un feeling muy extraño, como si estuviera en un andèn de trenes.

29.

Groso que puedas llevar a la practica el llegar a una tregua con vos misma y apreciar la belleza desgreñada del caos. Mientras todo el mundo se deshace en improperios y gestos de violencia en pos del orden y la pseudo-sanìa, a veces embarullar con infantil albricia los lugares donde, dicen, debiera reinar un orden establecido, puede ser muy liberador... tal vez volver mas tarde ahi para limar asperezas, para ser "Humanos De Vuelta" y repetir el proceso con alegria. Y una imagen humana, una imagen que me hace pequeñito, la pequeña casita en las afueras, y mi mente borbotea por piedad. Ese verde, ese timbre, esa valla? Todo eso, que son tres cosas, me hacen gemir. Una casa en las afueras... Una casa con tres pinos, ahora mismo voy allà... esas cosas que aflojan las piernas y mandan un resoplo de aire al hueco en el pecho.
Lo que se teme es la ligereza. lo que se teme es la facilidad deficiente en la gravedad. Cuando todos ellos repetian que se volvian locos, y permitaseme la inocencia, porque soy culpable de ser tarado, es que uno no se imaginaba los millones y la merca. Se imaginaba, uno, que es tontìsimo, manchas de aceite de las papas fritas en las rodillas, tal vez incluso la cerveza y los porros, pero caer en la de todos, y hacer "maravillas" estando colocadisimo, consetudina- riamente aumentado por la quimica, me rompe soberanamente las pelotas. No juzgo a otros, pero no puedo evitar comentar ligeramente las pesadeces y los pesares que veo, trasunto o intuyo... cuando se pierde la inocencia y la noche de todos los que entran en cierta edad va tomando mal color. Como ciertas musicas que no me arañan los oidos, como fantasma de un fantasma. Que ya suenan pomposos y sugieren una retahila decadentista de novelones insoportable, y uno empieza a oler un tufillo en el aire y te dan ganas de huir.

Estamos trenzados en la cama exponiendonos a la tibia luz de la tarde que se levanta, inexorablemente, a travez de los visillos de la persiana. Desnudos, imperfectos, manchados. Hay sangre que se seca.
Nos acercamos por un momento a los santos casi, pero los santos no cojen.
Hay tabaco en el aire, los ojos entrecerrados, abrazados, ella con sus piernas alrededor de las mias. Puedo sentir en mi mejilla y en mi mentòn que sonrie cada diez segundos. La aprieto mas fuerte.
Es bueno estar en casa.

- Me gusta estar asi amor, hagamos una siestita asi, intertwined...
- Dale.
Me sonrio.
- Sos una mujer valiente, Lau.
- Como diria La Bebe en «Ella»: una mujer valiente , una mujer sonriente. Esa es la acitud que hay que tener ante la vida. Yo te amo descarnadamente con las visceras de mi cuerpo y con mi alma, te amo sin limites de amor, siempre dar... No tengo miedo de decirlo ni de sentirlo
por eso siento que con un te quiero y un cariño me quedo corta.
- Nunca te quedàs corta, amor mio, sos toda mujer, toda alma y todo cuerpo en acciòn. Te adoro inmensamente y cuando me enojo con vos y te escarmiento al pedo, sin darme cuenta de que necesitàs tiempo, me siento el caradura mas grande del mundo. Por eso te doy tantos besos, necesito hacer el amor constantemente con pequeñas caricias y chupones, casi te diria que te quiero comerrrr... Yo tendria que hacer un examen concienzudo de como trato a la gente desde mi lugar ese donde estoy medio mal, o sea...yo no quiero que me anden queriendo mientras lloran, o hago llorar... eso està mal y lo tengo que modificar.

La aprieto mas fuerte. Està todo mojado ahi abajo, todo sea porque lo que tenga que ser sea verdad, y que no estè mojado aqui arriba, en el menton, en la mejilla. Los ojitos y las mejillas mojadas son casi siempre tristes.

- Te lo hice saber porque solo vos me decis un pijotero te quiero y el cariño.. yo se que lo que sentis es mas que eso.
Me mira muy serio, la Laura.
- No quiero que me adores, solo soy un humano, los humanos no son dignos de adoracion,debido a sus errores..., amame sin limites, pero no me adores.
- Como diria el viejo de la silla de ruedas de ÀTAME! : Yo no te miro, TE ADMIRO!
- Algun dia puedo defraudarte, por eso te pido que no me adores. Yo tambien te admiro.
Como persona, como artista, como amigo, como compañero, como amante...te admiro.
- Ay Chinser, que lindas cosas me decis... por que sos tan buena conmigo? Me dan ganas de autosopapearme. Me dan ganas de salir a volantear lo que me acabas de decir, en especial a las borregas de colegio privado, tan frivolas con el chocho congelado.
Y nos quedamos dormidos los dos. Supongo que debe de haber ahi afuera alguien que intuya que cosas como estas pueden pasar a las tres de la tarde, sin màs.

30.

Cae el sol y mis pies son de plomo, mi estrategia se hace tonta y mis posibilidades, mis chances son cada vez mas oblicuas, soy un peòn en un juego de China.
Descansando las patitas despues del volanteo. Mucho calor hoy. Y encima las mejores reflexiones existencialistas se me vienen como tromba al cerebro justo cuando estoy entregando estos panfletos bobos y sin sentido. Ay de mi, ay de ellos...!, estoy a cuatro manos, si solo supieras querido amigo invisible (ay de miiiii ayyy de todos!) lo que es ver esos rostros cetrinos, canallescos y ortivas venir hacia mi, es una cosa loca. Y mi voz, hoy, profieriendo esa frase y la sonrisa automatica que se lanza hacia afuera como una extraña navaja automatica: Te dejo uno? Gracias! Te dejo uno? GRACIAS! Es insano, por un momento sufrì un desplazamiento espiritual tal, que jurè que no era yo el que decia esas palabras.

Sabes que tengo miedo? De que manden a algun pibe de la escuela a ver si no me estoy pajereando sin hacer nada, ahi. Es muy salame lo mio.Son lo mismo, son el miedo y son el hambre, si no hago un sanguche de todo eso para llegar a fin de mes con un poco de holgura, no puedo estar. Es nuevo, es otra clase de miedo. Es parte del paradigma. Bueno,ya. che... que no quiero dar lastima, solo estaba dando rienda suelta a mi ... a mi... lo que sea que me pase cuando cae el PUTO SOL. Por lo general vengo con un feeling... no lo puedo describir de otra manera. Siento mis pies, mis manos, veo mis brazos, mi tatuaje casero, me siento acà en la computadora y escucho al loro que trajeron los peruanos del primer piso... es como ser un mono en una jaula luminosa. La ultima vez que pude escribir sobre el volanteo y lo que parece ser, con desconfianza.... fue hace media hora, y antes de eso hace veinticinco dias, y estaba del culo de vino. Sorbiendo solo, bajando bien hacia abajo. Trabajo es trabajo, pero es muy sutil. Soy un niño trabajando para los adultos, pero estos adultos tienen quince años menos que yo. No me entiendo. Me he desplazado de un lugar emocional a otro lugar emocional mas crudo, mas aislado y mas doloroso. Tengo miedo y desconfio. Trato de aprender. Pero las sensaciones, a pesar de que las tapo, por asco o miedo animal o precaucion (no vaya a ser que se me despierte el indio y mande todo a cagar)..., las sensaciones estàn. Como cuando alguien me dice algo y me doy cuenta recien tres dias, o cuatro dias despues, de lo que me habian dicho, y aprender como funciona, y tal vez hacer algo con eso.
Cosa que nunca funciona.


31.

Como demonios podrias juzgarme si tu hijo quiere ir a ver a Maiden y le diiste que no? Si tu señora es un animal receloso que me mira como... yo que se, como si la fuera a zotar contra el piso? Y depsues tus nenes me dejan los papeles de los caramelitos en la puerta. Tu recelo animal, tu desagrado en los ojos estupidos y en tu profunda boca cerrada solo me hace odiarte a medias, si por lo menos me putearas podria pegarte, pero como no haces nada, yo no hago nada, y en callar no hay mejores canciones.

Demasiado triunfo para las viejas hediondas alertas en la mañana, como perros babeantes de Auschwitz, como lapas crepitantes de saliva toxica en los barcos de los niños.como niño que me teje aùn en un bostezo de infancia plena, como el asesino. Como la victima. Darte cuenta que el cuchillo de trapo que tenias en la garganta es una cuerda y que pende mi humanidad reconcentrada en los au,llidos de los perros de la infancia de la mañana. Una de estas me llevarà al otro lado del rio. Irè con pulloveres, irè con colonia de lavanda y hojas de palma en los brazos a travez de los crepùsculos, irè con el amor de mi vida, dos, tres , algunas, algunos, si en definitiva hay que querer sin ton ni son y diestra y siniestra. Las sacarè a pasear en mi paseo subyugante por el jardìn. Charlarè con los otros, inclusive con los Ellos que habian equivocado el camino y fueron depositados en este solar donde todas las fragancias que tornaron a pestilencia son redimidas con esperanza y espera. Cosas laudables que hiciste por amor. Cosas horrendas que ellos hacen porque se les muere el amor. Bidones de nafta. Cerillas. Sobretodos para tapar la amargura. Con frialdad te lo digo. Si me vieras abrir en un documento impùdico, la boca, no saldrìa nada de ella. Si tuvieras boca y yo pudiera auditarla, serìa una masacre. Contento de dos es la completud de uno contra otro. Alguien tiene que hacerlo.Y alguien tiene que hacerse en el ultimo turno. Eso, charlaremos por turno y daremos fin a esta guerra, tan suave, tan demente, tan humana, tan perra. Pretendiendo que eso de ser terriblemente codiciosos pensando que eramos amor era una, ahora, encantadora salameria del ego. Y cuando callemos se nos ocurrirà algo mas y empezaremos a hablar otra vez, pensando que habiamos emparchado la carencia, el torrente.

Laura duerme. Es blanca, es fragil, me ama. La amo. Es casi mediodia. estoy dorando un cuarto de pollo en dorado aceite y el pollo se pone lentamente del color del oro, del color de mirar el hambre. Hay ravioles de ricota. Suena Albert king en los parlantes de la compu. hay un sol radiante, inclementemente caliente. Hay murmullos y gritos en la calle. Rateros, malandras, tambien mi portero, que no se decide a palmarla, el muy culorroto. policias charlando con gentiles, y suena el blues aqui dentro mientra sel aceite borbotea jocosamente.
Y suena la musica. Lo de antes, en los discos de vinilo, como era? Hacìas siete u ocho, tal vez nueve, temas por disco. Ponele que diez. No habìa màs. Si hacias nueve temas buenos, sacabas algo redondo y completo y lleno. Todos contentos. Esto es: tenias que ser bueno, sino te buscabas otra compania disquera o te ibas de gerente general de la General Motors. Si hacias temas de once minutos por lado, como Neil Young, construias un monstruo y tenia que ser bueno, tenia que ser algo gordo que se moviera con gracia y potencia, como un hipopòtamo libèlula, de lo contrario eran once minutos que te enterraban vivo. Cada catorce minutos dabas vuelta el disco. Tenìas que escuchar. Era eso o reventar. No era como ahora, la playlist de ocho mil temas, que te entran por un oido y te sale por el otro, que tasl vez ni siquiera tenias ganas de escuchar, para empezar.... Lo peor de todo es que uno lo sabe. Ahora hay que tener un disco rigido lleno de basura antes de que te explote el corazon. Antes salias de la casa de musica o del estudio de grabaciòn con 35 minutos de musica, a lo sumo, y eso era un «statement» importante, atrevido, algo fino. Como los tobillos de mi mujer. Y lo sigue siendo, sigue siendo una declaraciòn de credo muy fuerte. La calidad se impone a la cantidad. Ponias el disco, escuchabas y mientras tanto mirabas la tapa, que siempre era una obra de arte en si mismo, con colores, dibujos, fotos, diseño. Yo si pudiera sacaria cedès con tapas de EP, en glorioso cartòn y hermosos dibujos y fotos. Estaria, no? Lo colgarìas en la pared y escucharìas los Grandes Exitos de Fer y sus guitarras piojosas, jaja. las hermosas Flying V”s en mis manos, llorando y lamiendo bajando por la noche, in splendid, glorious binaural extreme stereo... oh yeah.

Vuelan los cigarrillos. Hacia dentro de mi. Me pone mal. Mas guitarra, menos pucho, kimosabi.

32.

Estaba consetudinariamente mal, envuelto en la carcaza de mi cabeza, atontàndome alegremente, solo por un rato. Mordièndome la comisura de los labios y zampàndome, sin ningun derecho, una grande mozzarella sobre el vasto colchòn, sin mantas, sin sàbanas, sin nada mas que el contacto superfluo de el matràk sobre mi gordezuela panza. Y mi pecho, que al igual que el tuyo, cobija un corazòn. Soplaba un viento tierno desde el sur que entraba casi directamente por la ventana del tercer piso, y algunas nubes difuminadas entreveìan algun atisbo de tormenta, lejana, lejanìsima, tal vez mañana, tal vez mañana pensaba yo... con culpa, porque adoro las tormentas de la misma manera que atesoro tragedias de agua, y porque los jòvenes saben que la lluvia arruina las fiestas. Cuando la vieja me llamaba toda compungida por algun chubasco fuerte, o, sin màs, por alguna de esas tormentas hijas de puta que arrecian Buenos Aires todos los meses, sin razon de Diòs alguno... yo me morìa diez mil veces, querria saber ahora mismo pro que uno a veces recibe esos golpes de Dios. O ella, o mi novia, o mi gemelo malvado. Todos.
Y masticando la pizza, el cielo violeta, el alma del color de las violetas mientra transcurre la noche en un ocio gordo y predecible. En la pantalla del viejo televisor zumbante, Mel Gibson se enamora mil veces de la misma suave, pulcra, tersa aborigen tahitiana. Procede de manera cautelosa a fisicapturarla de el regazo de su padre, un rey desdentado que llora desconsola- damente la partida de su primogènita, alta papusa quien, del otro lado de la pantalla, o sea, en las butacas, es, cuando tiene tiempo para sonreir, cuando no es constantemente violada, una Miss Universo que se las trae. Que hoy en dia es una revendedora de ropa hindù quien sabe en que parte del globo. Allà tu. Cada uno se las arregla como puede. Sigue soplando el viento desde la ventana. Si fuera gato, ronronearìa, solo que los gatos no esperan, solo son sabios. Esta noche yo lo espero todo y no se nada de mi mujer, quien a salido en noche de chicas, supuestamente. Ya me estoy acostumbrando. Si ella es feliz, yo soy feliz. «Live and let live».
Me llamò y me dijo que se iba a lo de una amiga. Todo bien. Ponèle que yo soy ese tipo que nunca se queja. O se queja demasiado. Ponèle. Que yo sea una especie de ameba social no quiere decir que ella tenga que serlo tambien. Cruz diablo! Llegò a las tres de la mañana, con olor a licor de menta. Cerveza y mentas, es lo que era. Los ojos un poco pesados, enfundada en su campera de jean, la que compramos en el parque. Nuestro parque de juegos. Con el pelo rojo y la piel muy blanca, la sombra azul debajo, en los ojos.

- Nos tomamos una cerveza entre tres. Estaban carìsimas. Fuimos a Olivos.
- Todo ok. Me alegro que la hayas pasado bien.
Estoy irritado. La esperaba mucho mas temprano. Mañana vamos a lo de su amiga. En Temperley. Yo solo voy por ella. Vamos.
Nos acostamos, se saca la ropa, està tan linda... lo suficiente como para hacerselo saber sin ningun compromiso de por medio. Me acurruco cerca de ella con un muñeco de peluche de Tiger, el de «El Libro de la Selva», como almohada, cerca de su cuello, su pecho, su centro norte. Paso una mano por su pecho blanco. Calla. Solo respira.
- Tengo las tetas mas grandes?
Ok...
- Nò.
- Porque estoy esperando que me venga...
- LA PUTA QUE TE PARIÒ, ENFERMA DE MIERDA...!
Me levanto intempestiva y furiosamente. lo que mas me molesta es que no me puedo quedar en mi propia cama fumando y puteando: a ella le molesta el humo.
- La concha de tu madre, no podias guardartelo para vos misma, no, forra de mierda...!
- Peeeero...!, quiere argumentar algo mas pero: a) està tocada de birra, b) debajo de la birra sabe que no tenia que cagarme la paz de manera tan pelotuda.
Y no dice mas nada. Hace unos quince dias hicimos un test de embarazo. Dio negativo. Ella no podia embocarle al puto STICK, aunque fui testigo de que SÌ se habia mojado con la orina. Diò negativo. Somos volàtiles e inocentemente autodestructivos. Reincidìmos. Cada vez que nos pasa, y esto debe de haber sido ya unas cuatro veces, lloramos. Nos acurrucamos uno con el otro en la cama, esperando los cinco minutos de reaccion del test, besàndonos, temblando como una hoja, descontrolados, abrazàndonos cada vez mas fuerte, cada segundo que pasa mas fuerte, sin màs musica que nosotros mismos vivos ahì, ella arriba de mì, mientras el segundero en el relòj pasa lentamente instante a instante, los engranajes gimiendo por siempre jamàs, y el stick de embarazo està arriba del anaquel del botiquìn, y yo cierro la puerta para que no le dè el humo en el aire, en mi pobre baño mugriento y mohoso, y ahì queda, y entonces es nuestro DIOS, nuestra guadaña, nuestro todo sin màs. Y pasan un minuto, dos minutos, y ella va al balcòn a leer las instrucciones en la caja del test de embarazo y me doy cuenta de que no entiende mucho de nada, solo ama, ama sin mesura y todo la hiere y todo la hace feliz, como un maldito gamo en un bosque de arrayanes de Wal Disney, y si un viento fuerte se cruzara en su camino, su cabeza saldrìa volando por el aire con una ultima consonante de disculpas asomando por su boca abierta.
Y yo estarìa condenado por siempre, y ella no tendrìa remisiòn, y yo serìa indiscutiblemente el imbècil del siglo.
Buenas noches, queremos presentarles al Sr. Imbècil del Siglo. Y señora. Mucho gusto, que tal està usted... adiòs, adiòs...
Lloramos porque no estamos preparados para ser padres, y lloramos porque no vamos a ser padres, y lloramos, ella, no sè bien por què, ya que no me lo dice nunca con claridad o siquiera con un atisbo de claridad, ni mucho menos, y yò por miedo a tener un niño con una mujer niña que merece vivir un poco mas, y no se merece ser TIMADA y empalada de por vida por un truhàn que no tiene donde caerse muerto como yo. No quiero tener un niño en la pobreza. No quiero que me vea llorar de emociòn mas de dos veces por año. Yo lo harìa dos veces por semana! Probablemente desde un asilo de locos. No sabrìa como decirle que no tenga verguenza, deberìa ser un coloso por propio derecho y esfuerzo. No quiero cargar en mis brazos a un neonato con el pulso debil de mis bracitos de mierda, mi calaca eterna, o que se me caiga de los brazos. Simplemente no puedo. Soy pobre, estoy bajo presiòn, no tengo apoyo familiar, todos se fueron, la salud no me acompaña mucho, los amigos son de cartòn piedra pintados en una representaciòn teatral de feria de loquero. Y ella es una niña aùn! Digo yo, o estoy equivocado? Es un angel delicado dentro de la maquinaria de trituraciòn de carniceria del mundo. Todos moriremos, pero nosotros dos estamos hechos de un fino cuero fatàl, de un tipo especial de carne y de piel que los bastardos pueden oler a kilometros de distancia. Tengo miedo. Miedo? Pavor en las entrañas de mi vida, tengo! Y esta pobre criatura con una pobre criatura dentro, alimentada por milanesas de pollo y arroz, cuatro veces por semana. La leche, el abrigo, la miel. Las mieles. Los terribles faltantes. Imposible.
Y en el stick aparece una solitaria rayita del color de las uvas negra, del color de la violeta en lo que parece ser un sucedàneo del algodòn. Pienso en quienes se reirìan de esto y parecen ser todos. Esto aquì, adonde lo escribo, es un lugar muy desoladoramente solitario para nosotros dos. Una rayita violeta. Si fueran dos, tendria que ir a comprar pañales. Tendria que afinar el pulso. Tendrìa que buscar trabajo. dejar de fumar e iniciar una dieta por dieciocho años o màs. Tendrìa que hacer tantas cosas que el corazòn ya no querrìa escribir de las aventuras del lo-fi y de la colisiòn de los fugitivos corazones.
Tendrìa que escribir de la vida, tendrìa.

Y aqui estamos en domingo, con una media sonrisa caradura, sorbiendo el drama. Es bueno ver a los gomìas. Los fines de semana solìan ser muy estèriles y llenos de un pànico atroz adelante del vaciò. Nadie a quien llamar y solo el maldito reflejo delante del espejo.

- Hola, querria presentarte al señor... ya lo conocès. Es el culpable de todos tus infiernos. Tiene exactamente tu mismo nombre, tu misma cara, tus mismos tatuajes, tus mismos ojos, e, inclusive, escribe poesìa como vos todos los jueves a la noche con una botella de vino tinto al lado del mismo monitor que usàs vos. Pierde el pelo como vos. Tiene brazos cortos como vos, es cabezòn como vos, petiso, desaseado, obtuso y barrigòn como vos. Debe ser vos mismo, no es asì?

Y uno lo negaba todo, pensando que uno tenia alas y era super especial.
No era el caso.
Ese sujeto era uno mismo, cuesta abajo, con el puñal en la yugular.
Los domingos no ayudaban. Pero ahora lo hacian, de alguna manera primitiva y maravillosa...
La vida «parklife» bien podria ser llana, chata, si no fuera por las figuras femeninas, los muslos, lo radiante de sus sensaciones y los rayos que expelen a travez de la piel, y lo maravillosamente lejano que parecen esas piernas, esos vestidos limpios, esas melenas rubias y morochas que parecen flotar en la linea de mi tiempo con un perfume dulcìsimo, que bien podria ser el vientre del cielo. Sufriste hambre de mujeres alguna vez? Si es asì, quiero que estès en mi equipo. Sì, tengo mujer. Sì, mis amigos nò. Sì, el menù es tentador, pero quien camina derecho no anda torcido. Lo malo es no andar. Aqui en el verde le doy el lujo a mis pies de respirar el pasto y andar entre las luces del cielo, y hoy es un dia temprana y sorpresivamente nublado, y uno querrìa tal vez lamentarse y aburrir a todo el mundo, pero Laura, mi Laura, anda un poco desanimada, porque este domingo es igual al domingo que pasò, y el otro, salvo algunos detalles importantìsimos, y me lo marcarìa en el bondi de vuelta a la avenida Santa Fè, apretados entre los bueyes, apestando todos menos ella, que es como un lirio, que es fina como la ley del oeste. Me dijo, casi sin quejarse: no quiero que todos los fines de semana sean iguales. Pensè en regañarla y decirle que si quiere un mundo hermoso bien estarìa tratar de alcanzarlo con algo mas que buenos deseos, pero yo que estoy crucificado y vivo abajo del agua con todos los peces de la mafia, asiento porque sè que es verdad, y asiento esperando que el proximo fin de semana, cuando me lo diga de vuelta, todo esto mejore, magicamente, o que suceda otra cosa. Mi osamenta es predecible, ella la eligiò entre otros pocos o tal vez entre nada y ningun otro. Y la compadezco. Yo no me elegirìa a mi mismo, yo cerrarìa la puerta, prevenido por dios y por el diablo, seria sagaz, inteligente, un tipo copado con todo el tiempo del mundo, sin presiones, sin sucumbir a las urgencias de la pija. Pero en ese caso, serìa una perra, y tal vez estaria encantada de tener a un loser tan amable y dulce como... yo mismo. El caso es que no somos insoslayables, irreconciliables opuestos, y la alegria que yo vi en ella y la que ella viò en mi se revelò, entre guardia de hospital y suaves gestos de violencia, y ternuras profundìsimas al borde de la vida, en lo que realmente era: un tedio entrañablemente familiar, un tedio insoportable de navegar en un mundo cocacolezco donde los marcados no podrìan ser perdonados. Ves? Ahi està mi queja. Yo puedo soportar el sopor, irme a la tumba completamente incompleto.
Pero ella tiene veinte años y odia el cigarrillo, y al estupido de su padre. Y me reta a mì, porque el humo va flotando desconsideradamente hacia su cara.

- Estoy pergueñando algo bueno, me llamaron de la bolsa de trabajo, la de retrasados mentales. Hay un laburo en el planetario, necesitan un vigilador, o un tipo en el puesto de informaciones... me pusieron en la lista. Son tres entrevistas. Si paso la primera voy a la segunda, si paso la segunda voy a la tercera, y ahi me toman. Es un buen laburo. como cinco mil pesos. Està bueno. con eso me podrìa comprar un televisor de sesenta pulgadas en ochenta cuotas de doscientos pesos.
- Pero Damiàn, vos ya estas endeudado hasta el cuello, la ultima vez reventaste esa tarjeta Argenta y no podìas ni tomar una coca cola.
- Ahora si puedo, si me mido con los gastos... llego. Ademàs tengo la beca de estudios. Dos mil pesos. Me voy a comprar un lavarropas, un secarropas, ropa, bermudas, un celular nuevo en cuotas y, encima de eso, me queda para otras cosas mas!
- Como que?-, pregunto, sin el menor interes aparte de la diversion malsana.
- Una computadora para editar video. Necesito una de esas. Ocho gigas de memoria, minimo. Si no, no se puede. Ocho gigas y me bajo un programa, el Vegas. Vos ya viste lo que hice.
- Si, lo vì. El corto con fotos de el espìa que manda las cartas debajo de las puertas. Ta bueno. No es lo mejor que vi en mi vida, pero esta OK.

Pensè entonces, rodeado de la vida en el parque, de lo que bullìa: brindemos con mate, por suerte, algo sale, a alguien. Quien sabe, podria pedirle un prestamo en ochocientas mil cuotas a èl si es que el quìa confìa tanto en mi como el confìa en el poder crediticio de sus tarjetas. Tratarè de recordar esto para mi provecho, malvado como los dientes de una morena, pensè, me acordarè de cosas y de dialogos. Instant reality check: me doy cuenta de que yo y mis limados amigos solo hacemos operetas ligeras que no puedo recordar bien. Quien sabe, tal vez seamos solo gente intrascendente. Engullidos por nuestro mito y nuestros problemas pequeñajos y soretes.

-... Sì, y voy a hacer todo eso y terminarè la carrera de producciòn televisiva con esa compu...
- Cuanto te cuesta esa maquina, Spielberg?
- Ocho mil pesos.
- Y de donde vas a sacar esa guita, animal...?!?
- Le pido a mi vieja que me saque otra tarjeta.
- Te va a mandar a cagar.
- Si no me la dà me mato.
- Creo que te matarias igual aunque te la diera, che.

Laura se rie, es condescendiente con los condenados desparpajados. Yo tambien.
Disfruto mòrbidamente de esta charla. Ella nò. Tal vez deberiamos estar juntos en otro lugar, los dos solos, afuera de esta reuniòn. Yo sè que ella lo està. Lo veo en sus ojos. Ella tiene veinte años, y cuando sucediò lo que sucediò, todos sus amigos y amigas se fueron a la mierda, abrièndose de piernas. No quedò casi nadie, excepto los interrogantes, mientras el mundo cruel seguìa dando vueltas. Tenìa un piano, pero se lo quedò el viejo en la otra casa, con la mogòlica de la noviecita, una morocha gorda con el culo lleno de pùs.

Damiàn no sonrìe. Està con los ojos saltones debajo de sus cejas rubias, casi inexistentes, y los ojos detràs de esos anteojitos de montura que todos los niños bien, proactivos y prolijos, descerebrados progres todos ellos, parecen usar. Puedo entender mi enojo pero nada mas allà de ello.
Damiàn no es malo, solo es Damiàn.
Pasa una chica con una bicicleta cerca nuestro. Grandes musculos elàsticos y una gran sonrisa de pan integral y vida natural. Estudiante de Filosofìa y Letras, diagnostiquè, tal vez inclusive algo mas benigno. Nos ofrece pànes de harina integral, rellenos de mozzarella, tomates y albaca. Albert pide dos y convida. Sentado como un agradable Buda con su remera triple equis y las zapatillas blancas ordenadas en una postura de màximo bienestar. Me hace sonreir. Un tipo cerebral que en algun momento de su estancia en este planeta debiò haber aprendido a ser frio y calculador, una refinada mesura despuès de un muy mal trago y la mala suerte de creer merecerlo. No resultò bien ese trip. Media vida encerrado y las pastillas solo alcanzaban despues de un duro ajuste de cuentas. Justo al borde, pero alegres todos de tenerlo con nosotros. Todos nosotros tenemos un angel de la guarda salvandonos el culo todo el tiempo.

Hace calor y el ànimo es bueno. Pequeños milagros: el mate, el tererè con jugo instantàneo y el mate caliente de los que pican en el alma. Torta, amigos. Todos nosotros deberiamos estar muertos, excepto Laura, que no deberìa morir nunca, porque se necesita calidad y belleza en un mundo populado por feos hijos de puta. Algo es seguro, este conjunto no es lo mas glamoroso del mundo pero, Dios nos criò y nosotros nos juntamos. La calidad siempre se impone. Hablamos de este y aquèl, lo llamamos «cuereo». En realidad no lo disfrutamos, somos cinco gatos locos perdidos en el puto tùnel del tiempo. Padres muertos, sin trabajo, sin horizonte. Èste tiene plata y no sabe, este otro no tiene un cèntimo, y tampoco sabe. Nos internaron tantas veces que ya perdimos la cuenta, y aquel se pasò media vida en el calabozo, y este que suscribe tiene envidia de este terrible encuentro y de la experiencia de ellos y, sabes vos? Me persigno.
El encierro indiscutible es una perdida de individualidad indiscutible.
Y aqui estamos. Y aqui estoy. Los miro a todos de soslayo, no quiero que sepan lo que pienso. Nunca tuve un grupo de amigos tan maravilloso como este.
Pasa el mate, se cierran las nubes. las camisas y las remeras se pegan y nada puede ocultar el hecho irrefutable de que estamos todos bastante gorditos. La atmosfera se hace pesada y elèctrica, y sigo pensando en lo que dirà mas tarde Laura: todos los fines de semana igual. Tiene razòn. Estas no son vacaciones, esto es un mal signo. Tal vez deberia repasar todas las letras de blues que he escuchado. Cada lick de guitarra, debe de haber un mensaje, debe de haber una ayuda. Como zafar, como aprender a empezar a vivir.
La mozzarella debe ser un elìxir de los dioses, hace vibrar. Laura goza. Estoy contento porque hoy al mediodìa comimos bien. Pollo broster con arroz y papas. Mantecol de postre. Yo me duchè con agua fria, con deleite. Estoy contento.
Laura no està embarazada.
Està justo justo a punto de empezar a llover.

El humo entra mis pulmones y aquì se va otro cigarrillo. pobre cèsped recibiendo mis colillas ardientes. Aqui va otra al suelo. Hay un par de chicas muy bonitas por ahi. Si dejo este cigarrillo seguro las voy a pòder ver mejor sin que nadie se de cuenta de que estoy en otra cosa, en lo mio.

Apago con la izquierda. Pero le erro completamente al cèsped y se lo apago dos veces en un dedo a Alberto.

- AAAYYYAGHH LA CONCHA DE TU MADRE ARRRGHH AHHH ARRGH AYYYY!!!

Alberto sale dando un resopingo sacandose las brasas incandescentes de la mano.

- LA PUTA QUE TE PARIÒ!
- Uyyyy Albert, perdon, uy, tomà ponete un poco de jugo de manzana ahi...
- PERO PELOTUDO NO VISTE QUE TENIA LA MANO EN EL SUELO???? NO QUIERO QUE ME PONGAS JUGO DE MANZANA???!!!
Albert està que trina. Sale corriendo a pedirle el hielo que descartaron las minitas, las que yo estaba bichando. Vuelve todo compungido y enojado, resoplando y devastado...
- Albert no queres que te vaya a comprar una pomada? Algo, lo que sea, bolò...
- PONETE POMADA EN EL CULO, LA PUTA QUE TE PARIÒ...!
- O algo con furacina, unas gasas...

Y le empieza a salir una ampolla grande y azul. Negra y azul y blanca, la quemadura tiene un aspecto purulento y virulento y violento, da cosa.
- Ponete ese hielito Albert...
- SI SE ME INFECTA TE VOY A MANDAR LA CUENTA, LA CONCHA DE TU MADRE...
- Ponete hielo Albert... perdòn, no vi que estabas apoyado en el cèsped. Esperà que voy a buscar màs...

A Albert le tiemblan las manos, està asustado. un a quemadura que se infecta puede venir con amputaciòn. Es necesario tomar medidas urgentes. Hospital?
No, para eso Dios hizo a la mujer. para curar al hombre para encontrar maneras mas lentas y divertidas de matarlo.
Las niñas son gràciles. Son tres. Se rien de mi torpeza. Son blondas y frescas, tienen muslos suaves y redondos y jòvenes. Pienso: oh siii, podria culearlas por turnos, oh siiii...
- Lo... quemè a mi... amigo. Podrias... darme... eeeee hielito? Hielo? Si? Gracias, gracias...

Pasa una jovencita con una caja de panes rellenos. Tiene los costados de la cabeza rapados a cero y un jopo de rulos inverosìmil en la mollera. Gordita, todas y cada una de las curvas en los lugares adecuados. Un tenue vestido, zapatillas botitas. Una alegrìa despreocupada. Panes rellenos. Oh si. Se agacha para mostrarnos los panes. Puedo ver patentemente los pelos de la concha a los costados de su bombacha, con voladitos blancos y rosas. Pienso, oh si, nena, tù, sucia hippie comunista, te echarìa un polvo salvaje e irresponsable y podria dejarte de cuatrillizos y nunca aparecer màs de vuelta por Buenos Aires. Compro tres panes rellenos. Yo invito. Cuanto màs tarde en sacarlos de la caja, mejor para mis ojos. Que sean tres. Oh yeah. Si estan tan caliente como vos, eso serìa un golazo...
Pero las chicas del conurbano bonaerense son mas duras, mas completas, mas terribles y mas amables y menos melindrosas e histericas y teatreras que las de la Capi porque son criadas sin mayores oropeles. En un ecosistema bastante violento que no admite demasiada linsonja y pelotudismo. Las admiro. Y las temo. Siempre me gustaron, las codiciè, cuando conocì a esta y aquellas siempre quedè fascinadisimo, caliente y tembloroso, pensando, oh, si, viòlame, serè tu chambelàn distinguido, tu perro faldero sexual y del amor. Pero como soy muy mariquita y delicadito, siempre se me cagaron de risa. Y si me compro una gorrita y me la pongo? Ves? No sabria que musica comprar, seguro trataria de conseguir a Adrian y Sus Dados Negros, pero a quienes escuchan estos ahora? No sirvo pa grone, soy mas blanco que el Ace, morirè con mi blando culete intacto por la cobardìa y la suavidad de los pocos billetes que se corran en mi boca de fresa.
Alberto sigue con el hielo pero hace un break en el curso de enfermeria bàsica gay para zamparse el pan relleno de capresse, chasqueando los labios con deleite. Desaparece en exactamente cuarenta y tres segundos. Yo le digo a Alberto que si el quisiera se podrìa cojer a quien se le cante la gana, a pesar del sobrepeso, con todo el buen caracter que tiene. Està en camino a creerme o reventar. Èl dice que yo tuve suerte. Yo creo que no. Solo tuve miedo de estar solo. Y los extras de haber matado eso por un rato no son agradables.
Es un dia lindo. No memorable, pero agradable. Aqui acostado con amigos. Pinos japoneses y culos argentinos. Jòvenes y viejos, todos perdidos y encontrados. Un tanto secos, un tanto llenos de agua y pùs, un tanto hinchados y un tanto desagradables. Eso los hace màs humanos. Mucha carencia de musica y ritmo, excepto cuando nos estamos matando sutilmente. Entonces la canciòn humana es mas grande.
Es el hit mas grande de la historia.
BORN TO DIE.
Y taza taza cada uno a su casa.

33.

Y empezò asì: Estaba yo bebiendo un tinto, EN PAZ, hasta que me llamaron para ir al Starbucks... y no coincidimos en como practicarle sexo oral a una mujer de FORMA SEGURA. Separados por un vidrio? ESCUPIENDOLA DE LEJOS? El preservativo femenino no funcionarìa. Hacer una pared-troquel con tiras de preservativos masculinos... no, tampoco, tampoco tirandole un balde de agua. O sea, no hay forma, caballeros. las tarjetas de estoy-libre-de-sida tampoco, pueden ser truchas. tal vez sea menester elegir parejas razonablemente (???)... razonablemente, dejemoslo ahi. O sea si tiene el escudo de Nueva Chicago tatuado en la nuca ponete el traje de buzo, metete adentro y persignate, si no, preguntà, preguntà mucho, indagà y buceà. Wiiiii està calientito aqui abajo, HUELE A PESCADO PERO SABE A POLLITO!!! MmmmmmmmMMMHHHH!!!...

Puedo confiar en las flores unicamente.
Es bueno, sì, que aqui en el cono sur las navidades vengan con la llegada fuerte del calor, del verano. Escuchàs lo que estoy diciendo? Vienen con el olor de los jazmines del aire, con la dulzura eròtica de el olor de la miel de las flores y de los flujos calientes de una mujer. Paseo por la calle y las veo ahora que mi novia està de vacaciones. Las imagino a medida que las veo caminar o leyendo en la plaza, sentadas en el cèsped, cruzando de una punta a la otra. me gusta una mas que la otra, a todas las imagino con mis dientes en el lado interno de los muslos, mi nariz hurgando ahi abajo buscando a Dios. O en un beso... me gustan los besos, y los pechos, y los culos groditos y las tetitas gorditas y en general todo bicho femenenino que no sea despanpanantemente perfecta. Las modelitos no me van. Me gustan las morenas regordetas y las blancorras con cara de zonzas y con reservas a la hora de cojer, medio zumbadas, medio locas, completamente de acuerdo con sus dudas y que quieran ser violadas lentamente para despejar esas mismas dudas... Del otro lado de la plaza diez negros se estàn cagando a trompadas solo para divertirse despues de fumetear. Gritan y hacen aspavientos. «Mis queridos grasitas"... De este lado està mejor: soy bajito y cobarde y pelear no se me da mucho... de este lado hay un vago tomando sol, sin grasa, y una vaga con apuntes de dios sabe què, yo con mi guitarra, saliendo de la pieza que huele a polvo y polvos y ceniza y tristeza profunda... salì de ahi pensando en pasar el momento, la tarde, y lo hice... pero necesito un culo, ni que decir de un amor, o alguien con quien pelearme o con quien pensar en pelearla. Una razòn. Estoy famèlico de pussy. De pasar esa barrera de ilegalidad en la que del otro lado hay un rostro ignoto mirandome mientras le meto el pene adentro.
Por lo menos cuando estàs en Buenos Aires supongo que te tengo y con eso me enojo y como que acabo. De una forma u otra.
Viene un perro con una pelota de tenis verde en la boca. Un collie blanco y negro zorrito con los ojos bondadosos y un hilo de baba colgando. Buen perro. Da tres vueltas a mi alrededor, tratando de llamar mi atenciòn. Lo logra. Le acaricio el lomo, està suave y limpio y pelos largos y suaves corren entre mis dedos, gentil y tiernamente.
El ùnico tipo de lomo que pude tener hoy.
Agarrè la pelota y la lancè al otro lado del parque y el perro saliò como una flecha a buscarla. Good doggy. Me calcè el slide en el dedo anular, me limpiè el sudor del bigote con el dorso de la mano y seguì con mi blues, pensando, si sigo pensando tiernamente sobre la humanidad y su circunstancia, voy a quedar atrapado debajo de ella.
Yo querrìa que llueva esta noche. Mucho.

Fue un buen año: tengo mamà, hermano, novia. tengo amigos copados. Por lo pronto me acompaña la salud y la idea de que tengo que fumar menos. Plata no me sobra pero como soy muy pillo y funciono a 9 volts no me puedo quejar. Tengo casa, y tengo guitarras y musica para hacer. La tengo a Laura para que me haga mimos. Tengo un ventilador y piernas para caminar y plazas donde acostarme en el cesped cuando estoy cansado de estar aqui dentro tomando sombra como un champignòn. Tambien tengo calor y cuando llega el invierno, mantas para taparme; almohadas para relajarme, tengo ojos para ver los autos pasar y chocar en la esquina. Se me cae el pelo pero crece la sabidurìa. Puedo sentir, a veces demasiado, pero puedo y DEBO. De otra manera no puedo funcionar. Puedo urdir planes tremendistas y fascinantes, puedo extasiarme con las formas y ser un ser humano complejo y explosivo. Puedo soliviantar y puedo ser curado. Los amores van y vienen como tromba, el odio no es excluido y se lleva lo suyo. Tengo libros para escaparme y notas musicales que se elevan al cielo en las noches mas solitarias y desesperantes. Botellas de vino y botellas de agua fria. Una bañadera llena de agüita fria para el verano, duchas calientes en los otoños de encierro. Microfonos para salivar. Teclados por donde pasar mis dedos famèlicos de aventura. Tenedores de plastico y ollas de tèflon donde las cucarachas toman baños de luna cuando apago las luces.
Y por sobre todo: el amor.

34.

Es un hecho, sorprendente, pero completamente inusual. Dios me ampare debajo de las alas de esta ex suburbia. Estoy en una estaciòn de tren en un pàramo salvaje de tibia jungla verde, de sol entre ramas que son como dedos de amor. Parado en el andèn, me encuentro perdido, pero en viaje. Mucha gente està conmigo, tambien estàn en alguna suerte de èxodo, aunque no puedo escuchar lo que dicen. Son primero una turba, despues una multitud, de un andèn y del otro el movimiento de gente es extremadamente acuciante, paren casi hormigas negras, sin rostros discernible, locas, con cabeza y brazos lungos, con piernas muy juntas, con rostros cetrinos donde hay dobleces esfumados, ensayos de humanidad. No puedo ver mis brazos, ahi viene el tren, ahi viene el tren y emprenderè un viaje, serè libre de viajar y de perderme màs y encontrarme, con suerte saldrè librado de toda este populacho meloso cuando me baje diez mil kilometros mas allà de toda esta pringosa gentusa... y todo este sol, todo este sol berreta naìf entre las lianas y los cielos llenos de verde y hojas gruesas! Tropilla vegetal. Aquì viene el tren, y es una cosa cuadrada y llena de algun sentido fragil y emocional, una cosa pintada de amarillo con una ventana en la cabina, y se bambolea como si estuviera borracho de trabajo, de peso, es un tren cansado. Algo caliente. Y dios sabe que yo soy un viajero cansado, porque mi ser aqui dentro me dice que la tribulaciòn no ha cesado nunca. Aquì viene el tren. Respiro aire de jungla, de sol caliente, de cables forzados al maximo en maquinarias cuyas turbinas electricas estan al borde del colapso. La muchedumbre se apiña, en el anden de enfrente y en el que estoy parado la ansiedad es extrema. Vienen a buscarnos. Somos presa. Se abren las puertas de los vagones con un sordo siseo, entro por una, adentro hay sombras y tenues reflejos de las hojas verdes del exterior. Hay aire, pero no respiro. Los pulmones son pesados, llenos de una humedad reciclada en un millòn de cuerpos negros. Son todos extraños, vibran, despiden electricidad condenada por algun tipo de anhelo extremo, secreto a mi discernir. batallo contra ese sentimiento, pero la sensaciòn de que otra vez nos han tomado por el cuello de la camisa del alma es casi imposible de resistir. Entran como ganado. Son la gente que me da miedo, son la muchedumbre, son los ellos. Es mi unica oportunidad de hacer este viaje a ningun lado y a todas partes, son los ellos que vienen desde todos lados, las ànimas sin recogimiento que haràn de este paraiso terrenal un mercado sin ningun Jesùs con un làtigo proveedor de toda razon y justicia. Ellos quieren ir, viajar, marcar, dejar la basura de sus pieles en los lugares hermosos mas recònditos y salvaguardados de todos los universos, el tuyo, el mio, el de ellos. Dejaràn su pintada al spray en la piedra prehistorica y un par de stickers cabezas y no nos diràn nada. Y aqui salimos de el tùnel de la jungla hacia la aventura de la ciudad, felicitaciones... mas allà, donde hay mas luz. Se inflaman los gruesos cables de alta tension, goznan las ruedas y los carretes, como en un tren de cartulina y papier machè, se doblan los hierros viejos de las carrocerias y titilan luces y siento que en mis pulmones se revuelven ratas asquerosas y que cada uno de mis compañeros de viaje tensan los dedos en sus negros brazos de petròleo porque se saben al igual que yo al borde de la catàstrofe, pero està bien, està bien. Acaso se està incendiando algo debajo de la cama? Que me crucifiquen todos los fasntasmas que hay en esta habitaciòn del tren si no hay algo prendido fuego debajo de la almohada. Algo que escondì porque debia salvaguardarlo de todo, de todo lo que soy y del miedo que debo preservar. Inclusive lo que destruye mi alma, lo que soy, lo que fuì, la energìa que debì, debo y deberè ser. Oculto. Un paquetito atado con amor con piola de barrilete o de caja de pizza. tiene que haber una diferencia, hay que elegir. No lo toquen, por lo menos por un tiempo hasta saber estratagemas de escape alternativas. Voy a quemarme vivo! Prendo la luz, estoy hecho de huesos helados, envuelto por frios trapos y en mi cabeza viven mil pajaros exhaustos. Dios me odia! No creo en Dios, por ende Dios se ha colado en mi corazòn como el peor de todos los miedos, por figura de Juez Mayor, por la Barba, por el libro que dicen dejò escrito y el que nos hacian leer en esas fabricas de monstruos que llaman centros educacionales, escuelas, campos de concentracion de todo lo horrible, enseñados por frias y arrugadas lesbianas con la cara de goma, por ende, mi cruz de goma, mi cuello inexistente de rafia blanda y dulce caramelo.Requerir la paternidad de algùn pobre Dios menor en la salida de todas las angustias, medir el pavor, comulgar acordemente a la magnitud de la desgracia. Esas no son mis cosas. Me digo y me repito, a ver si algun dia me lo creo. Pero... no aùn. Aùn con las cosas que me gustan. Caminar como con un tambor en el pecho. Hacer mùsica todo el tiempo, decir, comunicar, estar ahi tirando el mensaje al espacio para que los aliens vomiten o tengan fiesta de parkas, o de togas, lo que sea, hacer, hacer todo el tiempo, mascullar y rumiar, profunda y cavernìcolamente, sensaciòn refrescante repetida que auna los sentimientos de duda con respecto al caràcter! Estar ahi, ser un soldadito del amor sin verguenza, estar haciendo todo el tiempo, indagar en uno mismo, retozar y pensar mucho y tomar mate y sentir que el calor es caluroso y no importa, mientras cae el sudor por mi cuerpo porcino y pecaminoso, pifiarla, empezar de vuelta, ser curioso, escuchar las explosiones y saber que ser uno mismo tiene su lujo, una cosa suntuosa, erotica y heroica, una cosa de uno solo en un universo donde no puede haber otro que no sea uno solo, y las manos que nos requieren, pedazos de Fer hacia afuera, de vez en cuando, una cosa de ser un poco un hèroe con su heroìna, un tanto sombrìa, pero que es de uno, un folklore particular, delectable, en contra de todo, relamerse, probar bocado de la oportunidad y sentir que està bien. Seguir jugando.

Cuarenta grados y sigue subiendo la fiebre. Quiero ganarle a la sensaciòn tèrmica. Me vengarè de Buenos Aires o dejarè de llamarme Ernesto. Leeria un libro, pero estoy triste y me siento sucio. Cosas que pienso de mi y de las personas y las cosas que hacen. Es asì: Primero me tiene que gustar el tipo o la tipa, lo cual pasa... muy raramente. Despues viene si me interesa si escribe. Despues me tiene que interesar lo que escribe. Despues considero considerarlo una persona. Si no escribe, mejor, y paso al cuarto punto de una, sin interesarme en realidad los libros, o si es buena persona.
Tengo un grupo reducido de amigos, en su mayoria pacientes psiquiatricos, dementes y locas. Ninguno escribe. Eso esta mas bien que mal. Son buena gente. Nadie nos mira, nadie nos vè. Los libros somos nosotros.
La gente normal que escribe de gente normal para gente normal por lo general crian hijos para que remonten barriletes, yo quiero empezar una guerra.

35.


Esta gente no tiene musica. Algo que encontre pocas veces en musica grabada, multipista, underground, son las pinceladas impresionistas de sonidos efectistas que funcionen como catalizadores emocionales de texturas base o de esqueletos primarios de canciones. Como, por ejemplo, pensar en el esqueleto de un dinosaurio que es recorrido por colores o sueños de capas de historias sonoras. Eso funcionaria a un volumen moderado para la cancion base primero y las demas capas de sonidos o de adendos un poco mas arriba. De una forma atrevida, efectista, afectada, como un cachetazo de dama. He recibido un par. Tal vez sea incomodo de escuchar, la musica asì hecha, digo, si se escapa la intencion poetica a la oreja que escucha, que debe de haber recibido, anteriormente al placer, algunos golpes casi mortales. No hay otra manera.
Volvì del cafè sintiendome muy extraño. Navegando calle arriba hacia mi habitaciòn-catafalco sintiendome harto de todo, demasiado solo en un grupo ya de por si bastante reducido y friccionante. No tuvo la mejor idea, esta gente, de decirme que soy un sadico masturbador delante de la gente que sufre. bueno, si te gusta darle de sopapos a tu pobre y enclenque padre septuagenario y que encima se te escuche decirlo, con evidente regocijo justiciero, y que uno se calle la boca sin chistarte falta... allà tù. Supongo que te falta un amor. Lo dije y lo seguirè repitiendo: aquellos libros del romanticismo francès solo apachurran tu sentido del disfrute. Querias sufrir? Sufrìs. Querias congoja? Lo hacès en el sentido clàsico, de maricòn de zaguàn de ultratumba, con mil sufrimientos.
Y los postulados.

- Me deshice de este y de este otro proque son personas tòxicas a mi manera gentil de ser. Uno es demasiado generoso. Si. Soy demasiado generoso.

Sep. Das todo de vos.
- Cuando se enteran de que uno tiene un pasado psiquiatrico, todos se van a la mierda.

Es verdad. Pero uno cambia un veneno por un veneno mas dulce y mas lento. Vos mismo.

- No entiendo por que uno va por la calle y tiene que ver a estos chicos bonitos repantigarse en sus putas caminatas mostrando sus torsos trabajados en gimnasio. Acaso no saben lo que es tener un cerebro? Una mente?
- Stanley, la mente no se puede ver a menos que les hables.
- Que les voy a hablar si es uno mas puto que el otro.
- Vos tambien sos puto, y ellos no pueden ver tu mente.
- Creo que es hora de que volvamos cada uno a su casa. Esta zona es peligrosa. Barrio Parque es peligroso. A mi me robaron, lungo como soy, en la bajada de Plaza francia. Me sacaron un cuchillo en la nariz.
- Pero Stanley, aqui cenan millones. Hay securities por todos lados, se estan haciendo una pelicula de Woody Allen con nuestros paseillos.
- Puede ser. Yo trabajaba acà en uno de estas mansiones. El palacio Belloques. Era cadete asistente de el dueño de este lugar. Un año y medio trabajè acà. estabalo mas bien hasta que me enfermè. Para la cena de fin de año, estaba tan agustiado, tan paranoide y enfermo que no pude proferir una sola palabra, mis compañeros de trabajo me miraban como si estuviera loco. no dije una sola palabra. Tenia dieciseis años. Seis dias despues me internaron por primera vez. Y conocì a ese psiquiatra hijo de puta que me retorciò la cabeza y me hizo mierda. El doctor Pardòz. Hablaba con una voz de maricòn... la voz aflautada como la de monseñor Laguna. Pomposo forro de mierda, seguro que era marica. Me dijo que yo era esquizofrènico. No soy esquizofrènico. No soy esquizofrènico, idiota. Soy BIPOLAR.

Las casas son geniales aqui. El lugar mas caro de la Argentina. No se puede ver sus interiores. Solo un atisbo de luces mortecinas. Construcciones suntuosas y antiguas, setos, rejas con paredes de metal, placas de bronce pulidas a escupitajos de negro, impolutas. Embajadas, oficinas de repartos privados. Museos. Quietos. Riqueza impenetrable. Tiene un aura de irrealidad. Garitas de plastico grises con radios prendidas adentro, muy calladitas. Hombres burdos ùtiles a los amos de la guerra rascandose los huevos en uniformes de lavandina en sus pequeñas garitas.

- Ok, sos bipolar.
- Si, y necesito echarme un polvo yà.
Se rie.
- Perdon stanley pero no puedo ayudarte en eso.
- Dale puteto, si te cabe...
- Chupàla.
- Dale.
- Pero que tipo imbècil... conseguite un novio...!
- Ya quisiera pero que voy a hacer? No se como.
- Andate a la sede de la Comunidad Homosexual Argentina y seguro te regalan una membresia de por vida mas un voucher gratis con diez mil pijas de regalo..., decile sì al amor, Stanley.
- No puedo. No me quiero enamorar. Cuando tenia dieciocho años me enamotrè de un francès. Y despues me enfermè.
- Te lo cojiste?
- No.
- Te lo transaste?
- No.
- Era gay?
- No.
- Y entonces para que sufrias tanto por un tipo asì?
- Porque estaba re bueno. Rubio, alto... era perfecto.
- Pero no era puto.
- No.
- Ok.
- Desde esa vez nunca màs me quise enamorar.
- Y te cortaste los huevos. Està lindo enamorarse. Jugàte. Uno nunca sabe.
- Y vos quien sos para decirme eso? Siempre estas penando por ahi diciendo lo pelotuda que es tu mujer.
- Todas, Stanly, todas.
- Bueno, vayàmonos de vuelta a Starbucks. A charlar, tranquilos. Acà nos van a afanar.
- No pasa nada, querido...
- Si pasa: que sos un PELOTUDO! Me hacès hablar de cosas que no quiero hablar. Sos un sàdico. Todos son unos soretes. Damiàn hace lo mismo. Hace nueve dias que no lo veo, es una persona perniciosa para mi salud. Es algo que descubrì. Ustedes no muy sàdicos.

No digo nada, solo soy un paseante en medio de la oscuridad. paso a paso. oscuridad a oscuridad. A travez de los años he perdido y encontrado dos docenas de amigos, todos locos, drogadictos, putas, neuròticas, chifladas, enojados perdidos en medio de esta divina comedia.
Entonces lo digo:

- Estas seguro que no era gay el francès?
- BASTA!

Se empieza a poner pùrpura otra vez.

- stanley, que onda, que te pasó?
- Nada-
- Te veo mal che.
- ya me vas a psicoanalizar otra vez?
- No, pero es lo que traes. Se nota.

Stanley patea unos papeles y se queda mirando fijo el suelo. Deja de caminar y me mira.

- Pasó lo que algun dia tenia que pasar, que va a pasar?
- Y eso es…?
- Nada. Pasó lo que alguna vez tenia que pasar.
- Que.
- Me agarraron.
- En el baño.
- Si.
- De donde.
- McDonalds.

No digo nada.

- Me agarró un seguridad forro del orto chupapijas. Era el primer dia y se metió adentro y me golpeó la puerta, la re bardeó. Me golpeó la puerta con una violencia el hijo de mil putas…
- Todo mal.
- Seguro que se la re come. Me golpeò la puerta y me hizo salir. Hizo un escándalo… yo le dije: “QUE NOVEDAD!” y me fui. Como si fuera algo nuevo. Entre el cuarenta y el cincuenta por ciento de los hombres del mundo se la come y a mi me hacen bardo? Un tarado de mierda forro del orto que empezó hoy y alguien entró y fue y le dijo que me fuera a buscar…
- Chabón, tene cuidado…
- Como si fuera algo nuevo! Eso le dije yo. COMO SI FUERA NOVEDAD!...
- Bueno pero anda a saber si hay un pendejo en el baño, ponele de seis años y…
- Nunca entré cuando habia un menor.
- Joya. Pero tené cuidaod boludo a ver si llaman a la cana y te tienen que ir a buscar tus viejos. Les romperia el corazon.
- Y por que me iban a tener que ir a buscar?
- Por algo asi como indecencia publica o… actos obcenos en la via publica.
- Ni que fuera algo nuevo, todo el mundo lo hace.
- No sé. Dudo. Pero tené cuidado.
- CLARO SI FUERA AL REVES Y VOS TUVIERAS CANILLA LIBRE DE PUTAS NO TE QUEJARIAS, NO?
- Probablemente no. Pero alguna gente tiene problemas con los putos.
- Como vos? Puto reprimido?
- Mi represión es alcoholica, y mujer ya tengo y voy por la siguiente.
- Claro, sabes la cantidad de tipos que a los cuarenta años se hacen putos?
- No, no se.
- Miles. Sabés cuantos conocí?...
- Tené cuidado Sanley, te va a pasar algo y te vas a querer matar otra vez.
- No se ni para que te cuento esto, solo lo puede entender un gay.
- Si tuvieras amor no te concentrarias tanto en la pija. Ya seria hora de que encuentres un gay que te caiga bien porque a los demas los matás, como si fueran todos insoportables, cosa que no te dudo, porque el ser humano es el ser humano: inaguantable. Pero dale, media pila, esto de todos los dias andar hurgandose la pija en los baños, boludo…. Es como bastante oscurito ya. De todos modos, al baño de Mcdonalds ese no vuelvas mas, ya te calaron mal. Te sacaron la ficha.
- El otro dia fui a un cine porno, estaban todos en la oscuridad, Y QUE? Yo no queria que me chupen la pija y me la chuparon igual. NO TE VOYA DECIR QUE ABUSARON DE MI, PERO…
- Naaa, me jodés.
- No. Un chabon vino y me agarró la pija y los huevos y se la metio toda en la boca.
- Y vos no querias.
- No.
- OK. Pero se te puso dura igual?
- Si. Yo le dije que no queria pero me la chupó a la fuerza.
- Tenes que conseguirte un novio.
- Si. Pronto.
- Un buen tipo del que te puedas enamorar.
- No, eso no.
- Por que?
- Porque no.
- Bueno chabón, tené cuidado porque la proxima vez se van a dar cuenta y van a llamar a la cana. No la bardees. Tratá de involucrarte mas con tu sentimentalidad y menos con tu sexualidad. Ponele que te estas llendo de mambo y bien al carajo, debe de haber otras maneras. Cuando empezas terapia?
- No voy a empezar.
- Pero si el otro dia fuiste con tu vieja al Hospital a pedir un medico tratante.
- No voy a hacer terapia.
Stanley mira hacia delante, y yo no quiero ver lo que ven sus ojos. Son como dos huevos duros con pupilas dementes en el medio en vez de yemas. Su pelo ya está canoso y sus manos estan pringosas. Brazos peludos, remera chica, estomago voluminoso y duro, seis comidas al dia y un diván en vez de cama. Todo encaja en el cuadro de una gran explosión con un solo final. Treinta y cuatro años de edad. Cuatro sobreingestas de barbituricos, tres o cuatro internaciones, casi ningun amigo, sin novio, sin trabajo, acaba de rendir una materia y abandonar siete. Cada persona es una pija, pero tiene encerrado entre paredes de bunker de cemento cada pieza de su corazón. El mundo es frio, muy frio. Por la noche la madre le hace la comida y el padre soliloquea en un viejo sillón. Stanley sabe que Perón era malo y que la gente se pelea por todo y todos tienen que tener la razón, por ende, la mesura… la mesura, en estos tiempos modernos, es un “must”. Lee los grandes clasicos romanticos y algunos modernos locos. Rompió la televisión, el dvd, el equipo de musica, ocho celulares, los domigos los hermanos lo consuelan y él se enoja y se va. Por las noches va a Starbucks a leer un libro, pero él no quiere en realidad leer libros. Los libros lo aburren porque los libros no tienen las respuestas que el queria, los libros le mienten… No quiere leer libros. Quiere coger y que lo peteen. La literatura es una excusa para mojarla. Se sienta ahí mirando por sobre el libro o con el rabillo del ojo a otros tipos, que tambien se sientan a tomar pequeños vasos de café a mirar a otros tipos que tambien se sientan con pequeños vasos de café que nunca se terminan. El mira y ellos lo miran. Estan todos como muy mal alimentados y tienen la piel muy blanca y la ropa raida y parecen seguros y enfermos. En un momento se levantan al mismo tiempo y uno entra en el baño, unos segundos despues entra el otro. Todo con mucho silencio. Verdad que a veces no hay lugar en esos baños, y son baños grandes. Cinco o seis tipos adentro, y afuera otros tres o cuatro que en realidad se estan meando. Y la carrera de bibliotecologia es un modo de poner entre parentesis su sexualidad. Cuando esté detrás de un escritorio o de un mostrador, va a seguir con los ojos a los atendientes de la biblioteca preguntandose cuando tendrian ganas de ir a mear, aunque en realidad, ya lo sabemos todos, en los baños publicos, en los baños de las instituciones, en los hospitales, en las bibliotecas, en los restaurants, la gente no mea, la gente hace otras cosas.
Los hombres de verdad no orinan.

Ni siquiera puedo sonreirme.

36.

Marco el numero de telefono apresuradamente. No tengo musicos amigos. Nadie que haga musica, excepto mi novia, que no quiere sentarse a grabar porque es tìmida y le doy miedo cuando me pongo en “plan Phil Spector”. Tiene razòn y no tiene razòn.
Està llamando el telèfono. debo de estar demasiado solo en esta isla insoportable. Atiende Damiàn. Està un poco salsoso. Que quiero decir con salsoso? Esto. Ataco primero, y estoy que trino, convencido de que soy fuente de toda razòn y justicia.

- Te perdiste mi rapto de furia hace media hora cuando Stanley me llamò "agresivo"... me fui a la mierda de Starbucks, estaba para pegarle bolò... hizo tanto escandalete que me dio verguenza ajena y me fui a la mierda... que garron, boludo... Lo unico que le dije a Stanley fue: "Che, boludo, de en serio, tenes que controlar tu impulsividad un poco y dejar de estrolar los celulares y las computadoras, asi se te puede llamar o dejar mensajitos"... Està loca. Loca.
- Pobre. No puede tapar su destapujo.
- Des - ta - pu - jo... QUE? Como sea, que se curta, pobre yo que me tuve que ir hecho una tromba.
- Que? Empezò a los gritos?
- Estaba en eso cuando me fui para no darle un bife. Empezo con eso de "concertemos y dejemos de agredirnos" y de ahi se fue a la mierda, nada, le dije que no rompa mas celulares para que se lo pueda contactar y me entrò a bardear diciendome que yo lo agredia y que soy un sadico, que toco los puntos debiles. Era una perorata de locos, y la gente se iba callando y hablando mas bajito y hundiendose en los sillones... un papelòn.
- Yo creo que necesitamos una reunion con un moderador, para arreglar este odio comprimido que tenemos todos y no sabemos en donde dopositarlo y nos bombardeamos, lo que si creo es que nos conocemos y nos lastimamos en vez de ayudarnos, creo que si queremos seguir un grupo de amigos sanos tenemos que tener un conversacion con una terapeuta o un psiquiatra.Porque Stanley se fue a la mierda, vos te fuiste a la mierda, y todo es una mentira.
- Wot? Yo ya estoy en terapia che... Buò...
- Està bien, yo creo que el grupo esta jugando en contra. Porque Stanley no se quiere hacer cargo, y vos lo pones en evidencia... Se quiere matar, pero Stanley quiere jugar un juego, vos queres jugar otro juego, y creo que no hay comunicacion, nadie tiene huevos para poner las cartas en la mesa.
Pero yo lo unico que le dije fue que no revolee mas las cosas asi se lo puede llamar???!!!
- No te hagas el boludo...
- Es un dictador Stanley, es el tipo mas perverso y mentalmente desnutrido que conoci en mi vida che.
- Sabès que èl es el ùnico que se miente con ese tema.
- Yo que se, no soy psicologo, pero me tiro una avalancha de mierda el muy forro. De todas maneras esta todo bien.
- Es jodido, porque està mal, pero vos tambien hacete cargo que tiras el cuchillo en la herida sin anestesia. No me jodan. Este grupo si quiere seguir así, se va a la mierda... tenemos que buscar una solucion.
- Damian...
- ...Pero acá hay algo que no entiendo, vamos a hablar de nuestras falencias, de nuestras necesidades de afecto, pero tenemos que ir para adelante, no quedarnos estancados como estas vos y Albert, Stanley es una cosa aparte, yo me sumo, para ayudarnos, pero vamos para adelante, no para atràs, o estancados... Si no queremos ser un grupo endogamico, tenemos que poner bien las reglas sobre la mesa para saber como jugar y ganar....

Miro el tubo del telèfono. Casi puedo escuchar la banda de sonido de fondo exclusiva de este novelòn, compuesta por un lacrimoso y añejo john Williams. No puedo creer lo que estoy escuchando, estàn todos locos, y yo soy el peor por llamarlos, por tratarlos, por juntarme con ellos en las navidades, en sus cumpleaños, hasta en mi funeral van a estar.
Trato de responder con calmada ubicuidad.

- Si bueno, no se si me siento tan estancado, tal vez me falte sentirme mal de estar tan quieto, cosa que ni pincha ni corta, en realidad... pero ese mensaje de reconciliacion nacional es recontra trucho... me lo dice a mi y despuès le pega un cachetazo a la vieja amnèsica. No lo comprendo. De todas formas no va a volver a ocurrir, te lo aseguro. Voy a ser un señorito inglès...
- ... Y bien, o ponemos o no sale nada, Fer tenes que empezar a hacert cargo.
- De?
- No queres tener un mejor estilo de vida.
- No.
- ... Una serenidad de que sabes y que podes crecer...
- Yo se que lo sè, son los demas los que no me dejan tener mi serenidad con su ignorancia.
- Eso es aislarte, no sabès, porque si supieras no estarias como estàs, fijate la salud.

Pensè: Eso merece un cigarrillo, rubio, picante, sudamericano sucio cachondòn. Como los chongos de baño publico de Mc Donalds de Stanley.

- ... la inercia hacia el afuera... estamos en un vientre... hay que salir, no se como... pero siento que es una obligacion... no se vos...
- Wot?????????? Vientre??? Wot??????????? DE QUE COÑO ESTAS HABLANDO DAMIAN???
- ... estamos en una burbuja muy mezquina... pero nada, es para hablar con una terapeuta en grupo y ver si tenemos salida o si es mejor no vernos mas... realmente es una mierda la que estamos viviendo, pero para mi, y yo quiero salir de ese lugar, los veo a ustedes y me pone mal, no hay crecimiento, somos solitarios locos, que nos queremos, conocemos al otro en bolas total pero con las cartas no claras y como estan repartidas.
- Damian...
- ... tenemos que ordenarnos...
- Damian...
- ...pero sino no se, que queres que te diga, que Stanley se desubicò? Te lo digo...
- No, digo que si queres hablar, puto, hacelo decentemente, sin dar lo mismo que te dan esos crapulas comecocos.
- Me decìas a mi?
- No, a èl.
- Ah.
- Ah que?!?
- No entiendo...
- Nada. En realidad no hay mucho para decir aparte de eso... acaso no es la segunda vez que me voy despues de tener un argumento con Stanley? Locas, locas, estamos todas locas...
- Està bien, me parece bien, que querès que te diga? Todos nos mentimos. Vos tambien, yo tambien. Y Albert tambien, no te das cuenta, y nadie es perfecto para revertir un problema sin un recorrido...
- Los postulados, Damiàn...
- ... Es lo mismo que Stany te diga algo sobre tu viejo, todos, nosotros todos no queremos ver nuestro dolor. Fijate otra que Stanley te diga: Deja el pucho si nò no llegas a los cuarenta y cinco entero. Vos podes cambiarlo?
- Lo del cigarrillo no: me VOY a morir a los 45, Damian.
- No vez que tenes en la cabeza la gozosa idea de suicidarte? Eso es perverso y enfermo. Te cagàs en todos y en vos, que no valès mucha cosa, no? Vamos, acá hay que sacar toda esa mierda, limpiar el terreno...
Puede ser , lo de la idea gozosa... es gozosa ahora que te escucho decirlo, mientras tus palabras llegan a mi oreja y pasan a mi cerebro... si, definitivamente AHORA quiero morirme.
- ...Perverso y el último escalon de todo, pero de verdad, eso es enfermo y de putos reales, si no podès distinguir la diferencia entre la finitud y la mortalidad, estas muy inmaduro y andar con la cabeza por ese terreno de los putos genes de Kurt Cobain... dejate de joder y hablà de tu viejo, chabòn, mirà la locura que tenés pensada... no, no, no...
- Damian? Estàs muy dramàtico, Damian.... fumaste?
No puede parar.
- ...Vos hacete cargo, vos me contaste un drama... Que nos hacemos los pelotudos todos y no, no, no quiero seguir explicando... la vida es una sola y nosotros tenemos como obligacion y orgullo llevarla lo mejor posible. Chau. NO SE LO QUE DIGO, pero algo esta muy mal, puedo sentirlo, lo siento, no se vos si no lo sentis? SE ME ESTÀ PONIENDO LA CARA TODA ROJA! GRANOS! GRANOS COLORADOS, GRANOS PÙRPURAS!
- Damian, fumaste?
- No. Creo que no. No sè. No. No. No creo.


Mentira. Se sabrìa despues que Damàn, nuestro querido Damàn, ahora es un cabeza de porro «twenty four seven». Siete chinitos por dia, y estàs de vuelta en el viejo ruedo. Mamà no te darà las llaves de la casa, Damàn! Diagnostico: resina de cannabis tapandole las arterias del cerebro con consiguiente imposibilidad de pensamiento concreto no deliroide. Previo daño severo anterior del lobulo frontal por consumo de cocaìna.
Miro el tubo del telefono. Bueno, bien ahi, si, exacto, pero bueno, pienso: lo unico que queria era que ese Stanley se cope y no destruya mas celulares asi se lo puede llamar mas ràpido...
Y continùa:

- ... Por eso no sos conciente, no tenès culpa, pero todo esto hace ruido... que no seamos concientes no tiene derecho que el otro pague tus platos rotos, por un lado, y por el otro que es lo piola que es ver que falta para hacerlo conciente.
Silencio en la linea.
Damiàn està fumado otra vez. Diagnòstico: daño cerebral irreversible.
- Y asì poder darnos manos para superarlo
- A tu hermana le voy a dar un par de manos.
- Que? Yo por ejemplo no se amar, no amo, soy frio, calculador, un francotirador, un francotirador... me senti verdugueado pero le di el frente al escupitajo, rock, arrghh ahhh me atragantè me ahoguè...
Damian tose.
- ... me voy a ver una pelicula decente con peliculas despiertas, esa si que es Argentina. Chau.

Corta.
Miro el tubo del telefono.
Debo de haber sido un hijo de puta en mi vida anterior para merecer esta mierda.

37.

Cuando saquè el stick del test de embarazo de la caja, pensè:
...esta debe de ser la quinta o sexta vez.

- Lau, sentate y abrì las piernas. Bajate los pantalones.
Laura se los bajò timidamente hasta apenas abajo de las rodillas.
- Màs. Hasta los tobillos.
Laura se arrebujò los pantalones y la tanga roja hasta los tobillos y se abriò de piernas.
- Abrite MÀS.
Se abriò mas de piernas, inclinando hacia adelante y hacia atràs la pelvis, a la marchanta.
- Que pasa Lau??!!
- Es que no se por donde sale...
Pensè: esto està muy mal.
laura expulsò un timido goteo de orin que principalmente caia hacia atràs deslizandose por las nalgas. Me ti el brazo adentro del inodoro hasta el codo para alcanzar las gotas. Entonces Laura hizo mas fuerza y un chorro poderoso de orina caliente me bañò la mano, el brazo, y todo el stick.
- Pero que pelotuda que sos Laura...!
laura me mirò furiosa ydolida. Solo es una joven perdida en el mundo que buscaba que le dieran una mano, un poco de amor, alguien con quien hacer cucharita a la noche cuando lloviera. Eso lo tuvo comigo, pero no se dio cuenta de que yop era un payaso y un cobarde.
- Disculpà amor. Perdoname. No pares, hacè pis, dale...!
Saliò el chorro, uniforme y caliente y cayò directamente sobre la punta de felpa del test. lo dejè mojarse por cinco segundos y lo retire de adentro del indoro, junto con mi mano, mi brazo, y lo poco que me queda aun de alma.
Lo tapè con el capuchòn. Temblando como una hoja.
Hace cuatro dias hicimos lo mismo, pero lo hizo ella sola porque yo no podia, simplemente, dar credito al pedido extraño por su parte de un nuevo (y va...) test de embarazo. Entonces ella no estaba segura de si lo habia hecho bien. Apuntar es dificil. Y aqui de vuelta. Entonces dio negativo, como la primera y la segunda y la tercera y la cuarta vez.
Laura se subiò los pantalones y fue a la pieza a acostarse en la cama. Siempre tiene esa cara de «que fue lo que pasò aqui?". Yo me prendì un cigarrillo. Y despues otro. Pasaron cinco minutos y fui a mear. Habia dejado el test recien meado en la repisa del botiquin del baño. Mirè de reojo, una linea purpura solitaria se formaba en el stick. Felicidades. No ibamos a ser padres.
Fui al cuarto.

- Felicidades Laura, no vas a ser mamà.

Empecè a llorar como la primera vez, y la segunda, y la tercera, y la cuarta y la quinta y esta sexta vez. con espasmos, mocos, muchas lagrimas. Pero esta vez directamente empecè a vomitar. lo habia hecho toda la noche anterior, de cualquier manera. Vomitaba flema y aire y mocos mientras me aferraba a toda la unica salvaciòn del infierno que tenia cerca. No era mi mujer.
Era la loza del inodoro.
Laura se acercò con un vaso de agua mientras yo expulsaba toda la mala onda de los pulmones y la cabeza y el cuerpo en general.
- Tomà agua, Chinche...
En ese momento parè de vomitar y tomè una gran bocanada de aire y girè la cabeza con los ojos inyectados en sangre y le dije:

- Lau, si estoy expulsando el vomito no puedo tomar agua al mismo tiempo, no tengo dos bocas, no se puede, no... BLEEEAARRGHHH...!

Y continuè con lo mio.
Y cuando dejè de vomitar, nos metimos en la ducha y yo seguìa llorando espasmodicamente, asustado, aterrado en realidad, lisa y llana y simplemente desnudo desde toda la vida, mientras nos abrazabamos y sentì que las piernas cedian un poco, que la espalda estabalarmantemente encorvada y que si le daba rienda suelta a mis emociones libremente, tendrìa una regresiòn mortal, un escindir del cerebro o un ataque al corazòn, y deseè estar muerto. La espalda de Laura estaba suave y caliente, como siempre, y el agua estaba tibia y entonces Laura abriò el agua fria y me cayò sobre la cabeza epilèptica un escozor helado sobre la fiebre y los temblores. Y cuando el agua empezò a bajar sobre mi cràneo, sobre mi menguante y fina cabellera, creì que iba a empezar a sangrar, y para no caerme al suelo antes de desmayarme un poco, me aferrè a las canillas y contra la pared, y, sin verguenza alguna, porque yo era culpable, seguì sollozando.

38.

El destino se hace terrible en la medida que el cuerpo despierta a la terribilidad de su peso.
El peso se hace terrible cuando los huesos, esos centros primeros del alma, sienten la terribilidad de los ultimos pasos. Estos, pesados, viejos nuevos, cada pierna es el peso de los brazos. Los pasos se hacen mas cansinos, aprendemos a movernos en fases, en division de movimientos. Un brazo derecho hacia adelante cuando la pierna izquierda va adelante. O, el brazo casi no se mueve, para mantener la coordinacion del equilibrio, principio fundamental del caminar; ademàs, se omiten dolores, los nuevos, que se apilan sobre los viejos, las angustias aglutinadas en el cuerpo hecho toda alma. El pantalon ceñido al voluminoso vientre, las patas flacas, el pecho anegado, el cuello tieso, el cuero cabelludo tirante, los ojos que se empozan en las cuencas como esperando otro golpe terrible. Y la muerte. Que viene de a poco con la tos, seca y corta antaño, al principio; flemàtica y copiosa ahora, hoy. Uno camina como vive. Con la actitud de que esto es un teatro de guerra terrible, apenas disimulado por felicidades mistongas, algunas elevadas, otras, solo polvo y ceniza de cigarrillo en el suelo flojo, teatro de guerra apenas disimulado por pequeños cumpleaños obituarios melancolicos, por cambios de estaciones. Si hasta las estaciones se complotan con el pobre cuerpo, el cuidadoso caminar, el paso certero evitando nuevas contracturas, nuevos desastres. El sol de la mañana gritando a travez de la ventana y algunas nubes, lìmpidas como un Angelus, con las bases tiernamente grises, remanentes de la fria lluvia cansina de la noche anterior. La mujer que duerme en la cama percibe estas elucubraciones a travez de las vibraciones certeras de su cabeza dormida a la mia despierta, tipeando estos gritos. Se acerca el otoño despacio inclusive cuando no ha terminado el verano. Con el ultimo terremoto se ha movido de su eje la tierra, dos grados hacia la izquierda, los satelites se han reconfigurado, el polo congelado ahi abajo en el culo virgen de la tierra ha llorado un poco mas hacia Buenos Aires y mi cabeza tiene un imperceptible olor a enebro y tabaco paraguayo. Y el dolor en las sienes mientras arrecia la humedad en la mañana luminosa y yo me cubro con un manto de melancolìa, sin musica, secuestrado en esto de clavar palabra por palabra para hacer un enigmàtico esqueleto de papier machè, que clavarè en la pared sucia porque aùn soy demasiado niño, y porque estoy buscando un nuevo llanto. Mas tarde, cuando el mate entre en mi torrente sanguìneo y me acucie el picor de alguna timida acciòn, saldrè afuera a comprar alguna oferta en dulces, tal vez un panettone, con frutas secas, para cuando Laura se despierte: quiero que tenga fuerzas, que pruebe alegria temprano, aunque sea alguna barata, alguna, alguna!, suave, recomfortante, algun sendero gentil que la apruebe con su delgadez, que la quiera, porque no quiero que le duela tanto. Quiero que coma dos huevos duros a la mañana, un pan dulce, mate cocido y darle caricias en el pelo leonino. Debo decir aquì que tuve buenos maestros de caricias en el pelo, mi abuela y mi padre. Con manos sarmentosas increibles y ojos sinceros en su doloroso aprendizaje. Ya se han ido, pero de vez en cuando, cuando estoy cerca de algun espejo o en medio del living en un impasse de la locura, y estoy ahi receptivo, embarga esta casa un olor a flores divino, un aroma perfecto y extrañisimo que no corresponde a este departamento tan sucio y maloliente. Y entonces es todo lo que hay. Lo he sentido en el living room, lo he sentido en mi pieza, sobre mi cama, he corrido a la ventana a olfatearlo y no, està ahi, suspendido en mi habitacion, o en el living , o este otro lado. No viene por la ventana, las ventanas estan cerradas. Se hace un silencio solemne y a mi me dan escalofrios. Entonces yo digo en voz alta: Hola Abuela, hola Papà. Miro a las esquinas, aqui y allà, agudizo el ojo, a veces sueño con incendios... a veces veo figuras de sombras flotando en mi cama. Y el aroma frutal, pendiente, como un bouquet delicadamente preparado. Algunos dicen que es la presencia de la Virgen, otros, alguien fallecido que està ahì presente al lado de uno, cuidandome. Quien sabe. No me siento observado. Ni acompañado mas que con una pequeña tonelada de recuerdos, y la gran culpa de mi salvaje ocio, y la presiòn de la acciòn de la ternura y la bronca de los enojos, pero que hay fantasmas, los hay. Ya me lo han dicho: esto de que algo en esta casa acompaña mis huesos. Debo ser entonces de la idea de que es un mundo espiritual que se levanta paso a paso, mientras de este lado se horadan las piramides del juràsico con grafittis de amor. Alguno lo llaman angeles, otros, fantasmas, otros, la santa compaña. Yo lo llamo la Universalia. No los he visto, pero bien querrìa. Salgo a la calle y veo a la gente revolverse entre pequeños ayes e inconsistencias apresuradas, respiran, pero estan medio muertos, compran y venden, pero entregan esporadica y recelosamente: he aqui los verdaderos fantasmas. Y yo me escurro como puedo y me deslizo con el movimiento de mis huesos rotos debajo del sol como quien evita un bombardeo nazi, como quien busca agujeros de madriguera de conejos, listo para caer en espiral hacia el mundo de los nuevos sueños.
El destino se hace terrible a medida que la vida se desenvuelve en si misma con el peso de los actos. Algunos han sido malos, otros solo quitan concienzudamente la grasa del churrasco para hacerle màs lugar al certero y afilado cuchillo, ahi donde la carne suspira un gozne, y llora su jugo de sangre. Exactamente donde el animal se ha ido.

39.

Està empezando a oscurecer mas temprano. Mas temprano que lo muy temprano que era y que tambien èramos. Somos como cuchillos mellados por un tipo de piedra mas dura que nuestros mas grandes deseos.
Quien sabe, tal vez algun dios en los cielos està empezando a dispersarse, a cansarse de su obra, nosotros, los en trànsito. Nosotros que fuimos orgullosos y nos charlàbamos los unos a los otros tan àlgida y descaradamente, peleàndo con nuestros musculos en medio de la fiebre, a por un mendrugo de respeto. Como toros perfectos, como un zènit inacabable.
Està empezando a oscurecer mas temprano. Y el verano se fuè rapido, cargado de ciudad, con el cielo ora enojado ora llorando, y emisarios terminantes galopando embriagados de violencia por debajo de la puerta, pasaron como una leve y toxica risa, con las calaveras de media docena de reyes en los brazos, que se llamaban a si mismos: nosotros los invencibles.
Otra vez estoy sintiendo el aroma a flores, el perfume de flores angelical que hay en el aire de vez en cuando. Las ventanas estan cerradas, no puede venir de ningun lado. Mi casa huele a mierda todo el tiempo, y de vez en cuando siento este olor a bebè, intenso, precioso. Por lo general lo siento delante del espejo o en el medio del living, ahora se ha desplazado a donde estoy sentado. He leido varias cosas al respecto. Cosas religiosas y esotericas. extrañas y un poco aterrorizantes. Que es la visita de un ser querido desde el mas allà. Que es la Virgen que te hace una visita, que està conmigo. Cosa que es dudosa ya que tengo religiòn cristiana encima lo mismo que un neanderthal tiene un Ipod. O que es la presencia de alguien que muriò de manera tragica. Por ende, cuando siento este aroma celestial, digo: Hola papà, hola abuelo, hola abuela. Espero verlos en cualquier momento parados en el living. De hecho hoy pensè en mi abuela en su camisòn, parada en la puerta de entrada. Una hora despues empecè a sentir el aroma. Ahora està al lado mio el olor, apenas tocandome las narices. Ni siquiera puedo sentir el olor al tabaco humeando encendido a centimetros de mi nariz, el olor lo embarga todo. Pienso, O.K., es algun tipo de mensaje. Estoy casi preparado para lo que venga. Tal vez es una suerte de señal, de preàmbulo. Podrìa entenderlo un poco mas si solo empezara aver cosas de la scuales estè un cien por ciento seguro de que no son solo flashes de angustia extrema, de palpable locura, pero como no ando ni cerca de eso, y no pasa nada, no le doy vueltas al asunto. O, simplemente me estoy volviendo loco paso a paso, metòdicamente, en mi exasperante pasividad de mi punto muerto, y hay ahi afuera cuarenta idiotas para decir que esto es cierto o que no lo ès. Como si me importara un carajo, no?

40.

Embelesamiento es poco si tengo que decir lo que sentì cuando me comprè mi primer guitarra. Para el que no toca la viola es initeligible. Lo mismo siente el apicultor, el jinete, la victima del primer amor, el erotòmano y la ninfòmana, la primer visita la la costa atlantica... esas cosas. El primer beso. Ser humano es problematico, pero las guitarras han salvado a cien millones de suicidas, de la misma manera que solo un par de malas mujeres y hombres pueden sepultar a cientos de miles.
Cambiar las cuerdas lentamente, pasarle la franela a la guitarra.. curvas, brillo, la fragancia del Blem... yo me iba a dormir y no podia dormir: prendìa la luz y e quedaba mirando a la muy puerca, con su acabado sunburst y sus microfonos,a poyada en el sofà.
Cosas del amor, guitarra mia. Sigo siendo fana de lo nacional. Las viejas guitarras me excitan de la misma manera que cuando veo a mi mujer en la puerta de mi casa: con un poco de voluntad, son mensajeras ambos de tormentas, cataclismos y sensualidad y cosas buenas.
Este mate es para vos, entonces. Buen dia.
Mierda que està feo. los bancos de niebla son espesos como una clase extraña de muerte: se pegan en la lengua y uno casi no necesita tomar agua. Acarician los pulmones y los estrujan como una esponja, y cuando me pongo la camisa y el buzo empiezo a transpirar levemente, y despues de un rato mi espalda ya està mojada y el lomo se pone triste, y si mi lomo se pone triste... yo sigo al lomo. es lo que me sostiene por arriba del suelo.
Hay unos billetes chicos arrugados en la mesa. Al lado de los billetes hay una boleta de Telefonica sin pagar y al lado de la boleta sin pagar hay medio cartòn de cigarrillos y las llaves y una cajita de mentas Lacasa. Un perro ladra una sola vez en la semioscuridad. Con eso solo parece bastante contento. Pobres perros. Depender de los seres humanos. Si todos nos quedàramos dormidos para siempre los pobres pichichos tendrian que aprender a usar sus patas delanteras para abrir frascos y latas con el Dog Chow adentro, servirselos en el platito de plastico, arreglarse el flequillo y empezar a comer. mirando a un costado ahi donde el dueño, el amo, ha quedado duro y seco.Tal vez algun dia lo logren. Podès imaginartelo? El fin del movimiento hidraulico de las màquinas. Todos los servers del mundo esperando una ultima contraorden final que nunca vendrà. Un mundo en donde el oro no valga màs que un tierno y solitario murmullo. En el futuro los perros van a empezar a hablar, se va erguir y a caminar en dos patas, van a usar traje y van a ir a trabajar, se van a meter en albergues transitorios en medio de la noche, con gafas oscuras, sonriendo una sonrisa pìcara y la lengua afuera. Abriendo esa puerta con esa luz roja con sus perras. Pero primero se van a tener que sacar el collar y la correa y el bozal, pero sus dueños no los van a dejar: cuando un hombre ama algo demasiado por lo que cree que es, sin darse cuenta, y, dàndose cuenta tambien, ha creado un esclavo. Los perros son nobles y no morderan... por un tiempo. Seràn corteses hasta que el hombre descubra que el mejor amigo del hombre debìa ser el hombre mismo, y no una simpàtica criatura lo suficientemente inteligente como para saber que hacer con cincuenta y cuatro dientes bien afilados.
Ya ves como piensa todo el mundo Fernando: mi vecino es el vecino de mi vecino.
Llega un camiòn por la calle bufando y tirandose pedos de nafta. Lentamente apaga el motor y se muere un poco y no se escucha nada màs de èl. A lo lejos se escuchan dos tiros y unos gritos. Y una risa. El sol ya debe de estar despuntando. Pronto los bancos de niebla se van a abrir un poco mas. Escucho una solitaria escoba barrer una solitaria calle. A veces pienso en Tilcara. Managua. Arrecifes de coral, peces entre los dedos. Deben ser como veinticuatro horas en òmnibus hasta el fin del mundo. Me pregunto si tendrìa estos mismos ojos una vez que vaya ahì. Ahì todo el mundo es diferente a todo este mundo que conozco acà. El problema es que si me corro del epicentro donde va a caer la primer bomba atòmica, me voy a sentir como un cagòn; por otro lado, aqui en esta mierda de ciudad sin alma, parte basural, parte paraìso bicentenario, aqui se muere bajo una extraña ley. Todavìa estoy tratando de decodificar esta carta de muerte que no puedo rechazar.

Mujer detras mio en la cola a las ocho y media de la mañana. Gordita, fierucha, medio viejarda. Anteojos. Doble papada. Pelo marchito rojizo en largas mechas con las raices bien crecidas. Acomete detràs mio con toda la furia de sus sandalias con sus gordos y estupidos dedos desnudos dentro. La escucho decir: BUENO CUANDO USTEDES DEJEN DE FUMAR VUELVO ATRAS! Y se pone delante de mi y de un vejete con media dentadura amarilla, tambien fumador. Me corro dos pasos a un costado de la cola y empiezo a fumar a dos manos, bah, normalmente. La histèrica saca un pomito MINUSCULO DE ALCOHOL EN GEL Y MIRANDONOS A TODOS SE PASA EL GEL EN SUS MANOS, con un rictus de demente victoria. Toda enseñoriada y gallinàcea, ella. El carcamàn desdentado que estaba delante mio deja de fumar, aterrado, y excitado porque la gordis le empieza a hablar apenas ve que no va a prender otro cigarrillo. Oh si, puedo sentir a los dos enfrascadisimos en una diatriba anti-tabàquica. Por mi mente corre libre el homicidio, el pegarle patadas a mujeres estupidas, golpes de karate kung fu master, en el vientre fofo y desèrtico. El cielo està gris. En la vereda de enfrente, una grua en el cielo levanta una tonelada de columnas de concreto y las deja dentro de un baldìo. Pasa una señora calva con un gorro de Nosferatu y dos perros de raza indistinta, uno en cada mano. La deigors y el vejete se estremecen entre dimes y diretes, oooohhh puedo sentir sus sexos sexos estremecerce en sus desteñidos y naftalinados respectivos pantalones conteniendo la energìa estàtica muerta de quinientos catafalcos. Algunos viejos en la puerta del banco golpean ofuscados por la demora la puerta de cristal con monedas. Es igualito que en "La Niebla", de Stephen King. "DEVUELVAME MIS SETITAS!". Abren el puto banco. Son las nueve y cuarto. Los ancianos entran complacidos y tambien vuestro servidor. La gorda se rescata y cuando se pone detras mio. APENAS detras mio. Puedo sentir sus vibraciones histericas y malcogidas atravesarme el cuerpo. Lo sè. Entonces, mientras avanzamos dentro del banco, dice: "YO ESTABA ACA LO QUE PASA ES QUE EL FUMABA DEMASIADO Y ME VINE ADELANTE». Y siento un dedo golpearme la parte de atràs del hombro.

«Luces de colores, chinaguitos ejecutados de un tiro de calibre .38 en la sien en las calles de Vietnam del Norte. Lamas que se prenden fuego con en protesta a la protesta de la guerra.».

Lo sabìa. La muy gorda pelotuda de mierda no hubiera podido contenerse, le iba la vida en ello. Dios sabe que amo a los gordos, yo soy uno. Pero algunos tienen mas estilo que otros. Es algo con lo que se nace, no se puede fingir. Un temblor en el alma, una calidez heredada de antiguos reyes. O sos o no sos. Esta idiota no es. Evidentemente uno de los dos no se ha masturbado correctamente esta mañana.
Luces de colores en el despunte y quiebre de la nubosidad pesada de la mañana. Vuelan pajaros negros hacia el norte en una confusa y risueña bandada, y hermosas jovencitas pasean por el sonido de la calle. Siendo barrida y regada, otros jovenes fuman, otros con el pelo blanco esperan. Yo salgo con lo mio en el bolsillo directamente hacia una rotiseria a comprarme un pingüe menù a base de tarta de queso y un millon de dolares en estilo. Echando humo de la nariz y acomodandome un huevo con los dedos en la entrepierna del pantalòn.

41.

Pausa.
Pausa.
Pausa de calor.
Los canales de sodio en mi red cerebro-vascular poniendose en marcha. Click.
It”s on.
Algo me està buscando mas allà de este mundo y es todo lo que no està en este mundo. Y si yo no entiendo este mundo no sè que voy a hacer con todas estas preguntas en el siguiente.
Tengo que salir. Tengo que salir. Estoy ahi abajo y ahì arriba. No hay musica, ni siquiera sonidos de pasos, he perdido la cintura. No es que estoy yaciendo, tampoco estoy pesado en los pies, no veo mis pies, veo parajes. No me pregunto si puedo comprarlos, directamente, estos paisajes me arrebatan el alma sin màs.
Click.
Abro los ojos. El pelo revuelto, las mantas calientes ahogandome. Estoy hecho un bollo. Supongo que todo el mundo debe de estar hecho un bollo a estas horas. Que hora serà? Hace una semana que estoy durmiendo de dia. Tardè nueve dias en darme cuenta de que el sol y la luna muy pocas veces se dan la mano en el cielo. Todo descansa, todo yace en la espera de un motor-milagro que los transforme en vida.
Abro los ojos.
Debe ser muy temprano, no se escucha ningun sonido. Hay un hilo de plata surcando la habitaciòn. La cara fria, la nariz fria, humedad. Una extrañeza repentina, la tristeza del blues de la mañana tomandolo todo repentinamente, como si se tratara de un ataque, una patada artera, un puñetazo desde las sombras. Las luces titilan en otro hemisferio en un redondo y gèlido cero a la izquierda. Debo de estar maldito, pienso. O, la maldiciòn ha agarrado gusto por mi cabeza. Quien sabe.
Soy el poster triple de la desgracia.
Me revuelvo en la cama, lleno de aire. Demasiado. Las circunstancias piojosas siempre ameritan un puto cigarrillo. Me prendo uno. Hace seis horas me quedè dormido con uno encendido en el cenicero. La brasa naranja y el humo.
En esta pieza hay gnomos que tiran ceniza de incienso en el suelo que me hace sentir culpable, no puedo ser yo el que ponga todo este mosto en el parquet, como podria ser yo? Si soy un niño muy bueno, humilde, tribulado. Como podria ser yò?
Todos los residuos de los tres paquetes y medio al dia siempre se van por los canales acuàticos adecuados del que son inquebrantable parte y menester.
Yo solito estoy haciendo un fucking Ganges de nuestro querido, sufrido Rio de la Plata. Pobechito.
No se ha visto gringo mas augusto desde el hundimiento del Graf Spee.
La persiana.
La persiana.
La persiana y el viento.
Goznes. Sordos. Llanto de cañerìas. Humedad en las paredes, la sangre derramada por las venas de las paredes. Todas las camas del mundo occidental parecen llorar quedamente desde mi pequeño y solitario satèlite enmudecido.
Exhalo. Todavia es gratis. Algun dia voy a pagar muy caro el haberme atrevido.

Soñè con un pueblo fronterizo, viejas casas ancestrales perdiendo el revoque, mas que centenarias; a la izquierda las casas, a la derecha algunos arboles antiguos y enormes y el resto... solo horizonte, tierra Terra y verde y la legua infinita. Me levantè perturbado en el encierro pùrpura de la ciudad, el invierno capitalino, sin ningun arbol que me escuche. Molina Campos que estàs con nosotros, ten piedad de nosotros! Precisamente ayer hablaba con mi vieja de Entre Rios y creo se me vino a la cabeza un ideal del paraje rural, del pueblo de los pueblos, de las edades de los pueblos sobre los pueblos. Esos lugares que uno visita de chico y nunca vuelve a ver, con los caballos, la gente simple, sabores naturales, una existencia simple de trabajo y de disfrute. No me extraña que nos aborrezcan a los de la Capi, acà hay demasiado veneno. Vuela por los cielos y se mete dentro de los huesos en la forma de la enfermedad del miedo. Lo que soñè esta noche estaba empapado de sosiego, de viajes y de perderse literalmente entre pueblo y pueblo. Y cruzabamos de Entre Rios a Santa Fè en bondi, cruzabamos un rio hacia la ciudad, hacia Santa Fè, un Santa Fè turbio de los sueños empapado en rìo, un tanto marron, un tanto gris, un tanto orbe en melacòlicas llamas, perdidos por perdidos muy lejos de casa, yo y mi novia, en cochambrosos Mercedes Benz 1113's. Como terminamos en un depòsito de la Aduana... no lo sè. Nos persiguieron, nos querian violar y pegarnos. Curioso, no? Fuera de los sueños y dentro de los sueños, sudor, nerviosismo, persecuciòn, nos habìan olido desde el principio, carne nueva, fresca e inocente. El choque contra las fuerzas antinaturales del odio. Ni siquera nos dejan en paz detràs de los pàrpados cerrados. Y nos convertimos en un còmic a ocho colores entre amarillos patito chillones y rojos de tinta de sangre de intravenosa, corriendo desesperados y solos. Y nos salvaban de las fauces de los dependientes de depòsito sendos imbèciles y grotescos Cachos y Karinas a cuatro colores con dientes mas espantosos que los idiotas que querian mancillarnos en primer lugar. Fuck you! Gracias de nada. El ombù no dijo nada, habìa quedado atràs. Me despertè tiritando entre la sequedad bucàl imposible y la desesperante necesidad de sentarme en una silla y cavilar tempranamente en el mundo digital, fumando y tomando mate, con ganas de comer un churrasco, con ganas de unos huevos duros y de sacarme esta mochila milenaria, que es como un mastodonte y medio en cada hombro. A donde ir? A quien recurrir? Si cada nota musical que expelo por entre estos dientes rotos es una cantata a barcos quebrados. Ah, fuck it. Deberia ir a Retiro a exorcisarme con un par de pasajes hacia Remolonilandia, pero se viene la mala y cada centavo para placeres se va en expensas y lo que sea que valga el reflejo masticatorio. Me pincha el frio. Me pesa el culo. La silla està dura. Por lo menos tenès silla, Fernando!, me digo. Algo dentro de mi responde: Y que? Demasiado frio para que canten pàjaros tan temprano, se les hielan las plumas y, si me saben un poco, debe ser por eso que parece que se les ha atorado algo en la garganta.

42.

Hey hey, my my.

En un centro de atenciòn ambulatoria psiquiatrica. Lugar donde no està mal visto llorar, o se entiende en demasìa que te tengas que rascar los huevos por dentro del pantalon, si es que tenès las ganas. O, que te agarren dentro de un baño con una compañera mientras hundìs tus narices en una entrepierna, o, que te den ganas de volar, o que trates, o que elijas no elegir. Ellos tambien pueden elegir. Hay pastillas para eso. Tambien està la talking therapy. Es el hogar de Jung, Marx, Nietszche, Siegmund Freud y Jeemee Hendrix. Algunos hasta juran que estos les hablan. A veces me digo esto a mi mismo. Al igual que cualquiera, le pongo cierto grado de gran voluntad para que la cosa funcione y avance, tal como lo quiere reconocer el consenso general de que es asì como las cosas funcionan, de hecho.
Y no.
Y no.
- No se que hacer. O mejor dicho: sì se que hacer, pero encuentro obstàculos. Si mi vida fuera una carrera de ciento diez metros con vallas, entonces en mi pista no habrìa vallas, sino la falta de estas, y en las gradas habria un millon de policias fantasmas.
Me doy cuenta de que acabo de hablar en voz alta algo que yo pensaba que solo estaba pensando. Ultimamente mi voz interior se transforma en mi voz exterior, involuntariamente.
- En que andas Fer, que te pasa?

Es una amiga o una maga del Centro. Tribulada, como todos, tal vez mucho mas que yo.

- Estoy triste, extraño todo... miro fotos, cruzo pensamientos, me enojo demasiado... es una cosa de tristeza compulsiva. Como una fobia a la felicidad. Si no hablo, me retan, si no me lavo los dientes me retan, si toco la guitarra fuerte me retan. Tengo cuarenta años y todavia no matè a nadie. Es algo que me acucia en el interior... la ley no me contiene cuando yo sufro, pero me dicen, y me digo, que està mal despachar a un sorete, o varios.
- Bueno, tal vez necesites encontrar la fuerza de Cristo.
- Tal vez Cristo esta enojado por no poder usar mi fuerza, porque se la niego.
- El te querria necesitar, solo si lo dejàs entrar en tu corazon.
- Es por eso que està enojado, lo deje entrar en mi corazon y lo echè a la mierda, porque me puso mala cara porque no le gustò lo que habia adentro. Debe de estar muy sucio aqui dentro en mi corazòn.
- Como es la cara de Cristo? Siempre quise saber...